En el mes del amor…

La Opinión - Imágenes - - Versos -

EL AMOR

Exis­te el Amor Vi­ve, es cre­cien­te Lla­ma vi­va de es­plen­dor Lo sien­tes, es ex­pre­sión De go­zo, paz, tran­qui­li­dad, Eu­fo­ria, pa­sión ple­na Exis­te el Amor Y con ella la dul­zu­ra El ca­ri­ño, la de­li­ca­de­za, El res­pe­to, la hu­mil­dad Es una mez­cla de Sen­ti­mien­tos y vir­tu­des Pue­des dar­lo, re­ci­bir­lo, Sen­tir­lo, res­pi­rar­lo Es sello de ple­ni­tud Y cuan­do lo en­cuen­tras Hay que cui­dar­lo… Amar­lo, te­ner­le pa­cien­cia, Arru­llar­lo, con­sen­tir­lo Por nin­gún mo­ti­vo Las­ti­mar­lo…El amor Su­fre se es­ca­pa Y se va… El Amor también re­na­ce Pue­de se­guir acom­pa­ñán­do­te Ser tu ami­go de siem­pre Cree, ríe, com­par­te, Sa­cri­fi­ca, di si, re­co­no­ce, En­gran­de­ce y vi­ve por Amor Por amor se per­do­na Se ol­vi­da, él su­pera la ra­zón, Los con­ven­cio­na­lis­mos, las re­glas Él sana, nos ha­ce ser fe­li­ces, Trans­cen­de­mos Nú­tre­lo, con po­si­ti­vis­mo, Con ale­gría, con fe y ora­ción Por eso ama, acep­ta y dis­fru­ta A tus se­res que­ri­dos, a tus pa­dres Her­ma­nos, fa­mi­lia… Ve­ci­nos, her­ma­nos de la ca­lle Al des­co­no­ci­do, a tus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, Tu tra­ba­jo, a la Na­tu­ra­le­za, a tus mas­co­tas, A tu enemi­go a la hu­ma­ni­dad Y lo más im­por­tan­te a Dios tu crea­dor y salvador

SI EL HOM­BRE PU­DIE­RA DE­CIR LO QUE AMA

Si el hom­bre pu­die­ra de­cir lo que ama, si el hom­bre pu­die­ra le­van­tar su amor por el cie­lo co­mo una nu­be en la luz; si co­mo mu­ros que se de­rrum­ban, pa­ra sa­lu­dar la ver­dad er­gui­da en me­dio, pu­die­ra de­rrum­bar su cuer­po, de­jan­do só­lo la ver­dad de su amor, la ver­dad de sí mis­mo, que no se lla­ma glo­ria, for­tu­na o am­bi­ción, sino amor o de­seo, yo se­ría aquel que ima­gi­na­ba; aquel que, con su len­gua, sus ojos y sus ma­nos pro­cla­ma an­te los hom­bres la ver­dad ig­no­ra­da, la ver­dad de su amor ver­da­de­ro. Li­ber­tad no co­noz­co sino la li­ber­tad de es­tar pre­so en al­guien cu­yo nom­bre no pue­do oír sin es­ca­lo­frío; al­guien por quien me ol­vi­do de es­ta exis­ten­cia mez­qui­na por quien el día y la no­che son pa­ra mí lo que quie­ra, y mi cuer­po y es­pí­ri­tu flo­tan en su cuer­po y es­pí­ri­tu co­mo le­ños per­di­dos que el mar anega o le­van­ta li­bre­men­te, con la li­ber­tad del amor, la úni­ca li­ber­tad que me exal­ta, la úni­ca li­ber­tad por que mue­ro. Tú jus­ti­fi­cas mi exis­ten­cia: si no te co­noz­co, no he vi­vi­do; si mue­ro sin co­no­cer­te, no mue­ro, por­que no he vi­vi­do.

Ma­ría Pao­la Soto Cai­ce­do

Luis Cernuda

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.