Es­ta­mos aquí co­mo en una lla­nu­ra som­bría

Matt­hew Ar­nold (In­gla­te­rra, 24 de di­ciem­bre de 1822 – 15 de abril de 1888)

La Opinión - Imágenes - - Poesía -

LA VI­DA EN­TE­RRA­DA

A me­nu­do, en las más con­cu­rri­das ca­lles del mun­do, En los más es­truen­do­sos con­flic­tos, Se le­van­ta un de­seo inex­pli­ca­ble Des­pués del co­no­ci­mien­to de nues­tra vi­da en­te­rra­da; Una sed de de­rro­char nues­tro fue­go y el in­quie­to vi­gor, De se­guir nues­tro rum­bo ver­da­de­ro; Un an­he­lo de in­ves­ti­gar El mis­te­rio de es­te co­ra­zón la­tien­te, Tan sal­va­je, tan pro­fun­do en no­so­tros, pa­ra co­no­cer El ori­gen de nues­tras vi­das y ha­cia dón­de van.

LA VOZ

Co­mo mi­ra­das lla­mean­tes, Blan­cas y bri­llan­tes, Lan­za­das por la pá­li­da lu­na Des­de su tran­qui­la es­fe­ra, Ca­yen­do so­bre las aguas in­som­nes De un so­li­ta­rio mar, Vi­bran­do en las olas del vien­to, Atri­bu­la­das, las­ti­me­ras, Tem­blan­do y mu­rien­do. Co­mo lá­gri­mas de tris­te­za Que las ma­dres han de­rra­ma­do —Ple­ga­rias que ma­ña­na se­rán en vano— Cuan­do la flor por la que llo­ran Yaz­ga fría y muer­ta; Aplas­ta­da con­tra la fren­te, Caí­da so­bre el pe­cho ar­dien­te; Sin traer paz ni des­can­so. Co­mo on­das lu­mi­no­sas que caen, Con un mo­vi­mien­to na­tu­ral, So­bre la ori­lla in­fer­nal De un es­pu­mo­so Océano; Una ro­sa sal­va­je se arras­tra por el mu­ro, Un ra­ci­mo de sol cae en la sala en rui­nas, Cuer­das de una me­lo­día ale­gre en el fu­ne­ral, Tan tris­te que ha lo­gra­do con­for­tar Es­te pro­fun­do co­ra­zón so­ber­bio, Tan an­sio­so y do­lo­ro­so, Tan con­fun­di­do y ape­na­do, Con pen­sa­mien­tos de in­to­le­ra­ble cam­bio, —Tal es aquel con­tras­te ex­tra­ño— Y tu voz inol­vi­da­ble, tu acen­to arri­ban­do Co­mo via­je­ro des­de el ex­tre­mo del mun­do Has­ta su an­ti­guo pa­la­cio. To­do es en vano, to­das las co­sas son en vano, Tu voz gol­peó so­bre mis oí­dos otra vez, Aque­llos to­nos de me­lan­co­lía tan dul­ce e in­mó­vil; Aque­llos to­nos co­mo un laúd os­cu­ro y ol­vi­da­do —Que to­da­vía pe­ne­tran en mis oí­dos— Vo­la­ron so­bre to­da mi vo­lun­tad, Y no pu­die­ron sa­cu­dir­la; Que­ma­ron mi co­ra­zón con su pro­pia san­gre, Y no pu­die­ron que­brar­lo.

REQUIESCAT

Que se es­par­zan so­bre ella las ro­sas y nun­ca el ro­cío del te­jo. En paz ella des­can­sa, así tam­bién co­mo lo ha­ré yo. El mun­do re­qui­rió su ale­gría; ella se ba­ñó en el re­go­ci­jo de las son­ri­sas, pe­ro su co­ra­zón es­ta­ba can­sa­do, can­sa­do, y aho­ra el mun­do la de­ja ser. Su vi­da da­ba vuel­tas y vuel­tas, en la­be­rin­tos de so­ni­do y ca­lor. Pe­ro paz era lo que su co­ra­zón desea­ba, y aho­ra la paz bai­la a su al­re­de­dor. Su es­pí­ri­tu am­plio y fuer­te re­vo­lo­teó sin po­der res­pi­rar. Es­ta no­che por fin po­drá he­re­dar El vas­to sa­lón de la muer­te.

SHA­KES­PEA­RE

Otros aguar­dan nues­tra pre­gun­ta. Tú eres li­bre. No­so­tros in­te­rro­ga­mos sin pau­sa. Tú son­ríes y guar­das si­len­cio, co­no­ci­mien­to su­pre­mo. Pues la ci­ma más al­ta, aque­lla que so­lo las es­tre­llas Co­no­cen su ma­jes­tad, la que cla­va sus hue­llas In­mu­ta­bles en el mar y ha­ce del cie­lo de los cie­los Su mo­ra­da, de­ja só­lo el ar­co ne­bu­lo­so li­bra­da A la ex­plo­ra­ción frus­tra­da de los hom­bres; Y tú, que has co­no­ci­do las es­tre­llas y el sol; Au­to­di­dac­ta, au­to­crí­ti­co, hon­ra­do y se­gu­ro de ti mis­mo, Va­gas­te por es­ta tie­rra, in­sos­pe­cha­do. ¡Me­jor que así ha­ya si­do! To­dos los do­lo­res Que de­be to­le­rar el es­pí­ri­tu in­mor­tal, To­das las de­bi­li­da­des que me­nos­ca­ban, To­das las pe­nas que ago­bian el al­ma, Ha­llan su voz en aque­lla fren­te vic­to­rio­sa.

LA PLA­YA DE DOVER

El mar es­tá en cal­ma es­ta no­che. La ma­rea al­ta, la lu­na duer­me her­mo­sa So­bre el es­tre­cho – en la cos­ta fran­ce­sa la luz Res­plan­de­ce y se ha ido; los acan­ti­la­dos de In­gla­te­rra al­zan, Te­nues y vas­tos, allá en la plá­ci­da bahía. Ven a la ven­ta­na, el ai­re noc­turno es dul­ce, So­ño­lien­to, des­de la lar­ga lí­nea de es­pu­ma Don­de el mar be­sa la tie­rra em­pa­li­de­ci­da por la lu­na, ¡Es­cu­cha! Pue­des oír el ru­gir de las pie­dras Que las olas agi­tan, arro­ján­do­las a su re­gre­so allá en el ra­mal de arri­ba, Co­mien­za y ce­sa, y lue­go co­mien­za otra vez, Con tré­mu­la ca­den­cia dis­mi­nu­ye, y trae La eter­na no­ta de la me­lan­co­lía. Só­fo­cles, ha­ce mu­cho tiem­po Lo es­cu­chó en el Egeo, y tra­jo A su men­te el tur­bio flu­jo y re­flu­jo De la mi­se­ria hu­ma­na, no­so­tros Tam­bién en­con­tra­mos una idea en el so­ni­do, Cer­ca de es­te re­mo­to mar del nor­te.

EL MAR DE LA FE

Tam­bién era uno, en su ple­ni­tud, Y ro­da­ba en las ori­llas de la tie­rra, Ya­cía co­mo los plie­gues de una glo­rio­sa dia­de­ma. Pe­ro aho­ra só­lo es­cu­cho su ru­gir lleno de tris­te­za, lar­go y en re­ti­ra­da, ale­ján­do­se ha­cia el se­reno de la no­che Ha­cia los ex­ten­sos bor­des mo­nó­to­nos. Oh, mi amor, ¡sea­mos fie­les el uno al otro! Pues el mun­do, que pa­re­ce ya­cer an­te no­so­tros Co­mo una tie­rra de sue­ños, Tan va­ria­da, tan be­lla, tan nue­va, No po­see en reali­dad ni go­zo, ni amor, ni luz, Ni cer­te­za, ni paz, ni ali­vio pa­ra el do­lor; Es­ta­mos aquí co­mo en una lla­nu­ra som­bría En­vuel­tos en alar­mas con­fu­sas de fu­gas y ba­ta­llas, don­de los ejér­ci­tos, ig­no­ran­tes, se en­fren­tan por la no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.