¡Han pa­sa­do 50 años...

Y las bri­sas ma­ña­ne­ras con­ti­núan de­lei­tan­do la ciu­dad!

La Opinión - Imágenes - - Celebración -

Pa­ra ce­le­brar los 50 años con­se­cu­ti­vos de ser­vi­cio em­pre­sa­rial de In­mo­bi­lia­ria Ase­so­ría Fi­du­cia­ria S.A.S., he­mos que­ri­do ho­me­na­jear a nues­tros pa­dres, fuen­te per­ma­nen­te de inspiración con su ejem­plo y cons­tan­cia. Qui­si­mos com­par­tir, en­tre otros, al­gu­nos de los poe­mas de nues­tro pa­dre, el em­pre­sa­rio, abo­ga­do, his­to­ria­dor y poe­ta Jo­sé Luis Vi­lla­mi­zar: (Her­ma­nos Vi­lla­mi­zar Maldonado).

Era 30 de agos­to de 1968, cuan­do Jo­sé Luis Vi­lla­mi­zar Me­lo y su es­po­sa Luz­mi­la Maldonado de Vi­lla­mi­zar lo­gra­ron, en­tre bri­sas ma­ña­ne­ras cu­cu­te­ñas, ha­cer reali­dad su sue­ño de crear y cons­ti­tuir ju­rí­di­ca­men­te la em­pre­sa In­mo­bi­lia­ria Ase­so­ría Fi­du­cia­ria Lt­da., cu­yas fun­cio­nes ini­cia­ron en la o cina 308 del edi cio que en esa épo­ca se co­no­cía co­mo el Ban­co Co­mer­cial An­tio­que­ño, fren­te al par­que Santander, en pleno co­ra­zón de Cú­cu­ta.

En el año 2012 cam­bia su ra­zón so­cial por In­mo­bi­lia­ria Ase­so­ría Fi­di­cua­ria S.A.S. y pres­ta aho­ra sus ser­vi­cios en el Edi cio Agro­ban­ca­rio, o ci­nas 18,20 y 22.

Hoy, a me­dia­dos del 2018, ese sue­ño si­gue sien­do reali­dad. Los su­ce­so­res: Dia­na­luz, Li­lia­na, Ro­cío, Jo­sé Luis y An­drés con­ti­núan la so­cie­dad y, des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 18 años, es­tá ba­jo la ge­ren­cia de Jo­sé Luis y la sub­ge­ren­cia de Dia­na­luz quie­nes, jun­to con sus co­la­bo­ra­do­res, rea­li­zan con res­pon­sa­bi­li­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo to­das las ac­ti­vi­da­des a nes al sec­tor in­mo­bi­lia­rio.

ABA­NI­CO DE BRI­SAS

Con mú­si­ca de Ma­nuel Al­va­ra­do y le­tra de Jo­sé Luis Vi­lla­mi­zar Me­lo, el pa­so­do­ble in­va­de las no­ches fes­ti­vas, co­mo pre­sa­gio de una fa­bu­lo­sa es­ta en la cual bai­lan vie­jas y no­ví­si­mas ge­ne­ra­cio­nes. Los ver­sícu­los tie­nen la ar­qui­tec­tu­ra tí­pi­ca de una can­ción, pe­ro ca­da pa­la­bra es el co­mien­zo de una his­to­ria o de un he­cho de ayer, o de hoy, que el abue­lo re­la­ta o an­da por ahí, es­con­di­da en los li­bros que es­cri­bie­ron an­te­pa­sa­dos ilus­tres. En­tre un bos­que de al­men­dros, Cú­cu­ta obra de mu­jer in­ge­nie­ría de cua­drí­cu­la que des­di­bu­ja el atar­de­cer... Tie­ne su sol co­lo­res ve­ra­ne­ros, su río pa­re­ce he­bra de pla­ta y de si­len­cio. De­ba­jo del re­lám­pa­go vi­gi­la Ta­sa­je­ro sus no­ches or­la­das de lu­na y lu­ce­ros. Cú­cu­ta me­di­te­rrá­nea, vi­gía de la frontera aba­ni­co de bri­sas con rit­mo de can­ción, es mi tie­rra que­ri­da don­de el amor tran­si­ta por las ca­lles ful­gen­te co­mo su cie­lo ar­dien­te co­mo su sol.

TA­SA­JE­RO

Pa­ra ser vis­ta de cual­quier si­tio de la ciu­dad, fue pues­ta al nor­te la her­mo­sa co­li­na. Sue­le co­ro­nar­la el re­lám­pa­go tem­pes­tuo­so del Ca­ta­tum­bo y la ca­li­na la de­co­ra en los ri­go­res del ve­rano. Tie­ne la en­tra­ña del car­bón y los ci­mien­tos de pe­tró­leo, la piel de pie­dras y de ver­des gri­ses, cru­za­da de ca­mi­nos que co­no­cen bien los re­ba­ños. Ubí­ca­se, siem­pre, allí la tar­de. Y an­tes de la pri­me­ra som­bra, la pi­rá­mi­de de su cum­bre se abri­llan­ta con los ro­jos cre­pus­cu­la­res del sol de los ve­na­dos.

VA­LLE DE CÚ­CU­TA 1

La luz que inun­da el va­lle ba­jo los so­les ve­ra­ne­ros. La bri­sa pia­do­sa que lle­ga por las tar­des. El vie­jo re­lám­pa­go de Ta­sa­je­ro. La nos­tal­gia del uni­ver­so que se pro­lon­ga en un fe­rro­ca­rril ig­no­to más allá de la lí­nea fra­ter­nal. Las som­bras diur­nas ador­me­ci­das en las ca­lles ba­jo la cú­pu­la de los ár­bo­les. La he­bra de pla­ta y de si­len­cio del río. La me­mo­ria de los re­cons­truc­to­res en la ya­cen­cia cer­ca­na del Ol­vi­do y de la Glo­ria.

VA­LLE DE CÚ­CU­TA 2

(A ELENITA OLI­VA­RES CON SASSU) En­con­tra­rás los mis­mos ár­bo­les gri­ses en el ba­rrio de nues­tra in­fan­cia y per­ci­bi­rás que la par­ti­tu­ra del amor no se de­tu­vo con su lar­ga au­sen­cia. Aquí no pa­sa el tiem­po. El mis­mo so­por ca­ni­cu­lar, el río si­len­cio­so, la ciu­dad co­mo un in­men­so cue­ro al sol adon­de con­cu­rre la avi­dez del país, el som­brío de las ca­lles opre­so en­tre ca­se­tas y ca­chi­va­ches. De vez en cuan­do nos aso­ma­mos al azul per­pe­tuo y por la tar­de nos di­fun­di­mos en el sol de los ve­na­dos que pa­cen por las co­li­nas tu­te­la­res. Sa­be­mos que ca­da día es po­si­ble en­con­trar­se la muer­te en una es­qui­na y ce­le­bra­mos ju­bi­lo­sos ca­da ano­che­cer que nos sor­pren­de en la in­ti­mi­dad de la mu­jer, los hi­jos y las co­sas… Re­gá­la­nos un ca­ba­llo ro­jo y ne­gro con una fle­cha de oro en la fren­te pa­re­ci­do a nues­tra ban­de­ra que ini­cie el ga­lo­pe ha­cia la luz.

EL RÍO

El sol fuer­te del me­dio­día lo iden­ti­fi­ca y lo trans­for­ma en una he­bra de agua bri­llan­te. La bri­sa sa­le por la tar­de. Un aba­ni­co de fres­co­res ba­rre el bo­chorno de las

ave­ni­das y las ca­lles. En­tre la no­che se per­ci­be el ru­mo­ro­so pa­so len­to del río. Otras ve­ces la arra­sa­do­ra sor­da ave­ni­da, ame­na­zan­te. Mas si­gue ahí, ba­jo los puen­tes, co­mo des­de an­tes: fiel, su­mi­so, ple­nas de his­to­ria sus ori­llas, nos­tál­gi­co de vie­jos cau­ces…y ba­jo el sol de me­dio­día co­mo he­bra de luz ca­mi­nan­te.

Jo­sé Luis Vi­lla­mi­zar Me­lo

Jo­sé Luis Vi­lla­mi­zar Me­lo

Luz­mi­la Maldonado de Vi­lla­mi­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.