El mi­to del an­dró­gino o la teo­ría de las al­mas ge­me­las

La Opinión - Imágenes - - Tradición - Bar­to­lo­mé Del­ga­do Ce­rri­llo

Pa­re­ce que la pri­me­ra alu­sión al con­cep­to de la bús­que­da de la “media na­ran­ja” en alu­sión a nues­tra “pa­re­ja ideal” apa­re­ce en la obra El ban­que­te, de Pla­tón, “Dis­cur­so de Aris­tó­fa­nes”. En el li­bro, tras un co­pio­so fes­tín, Aris­tó­fa­nes cuen­ta que, en una épo­ca re­mo­ta, los hu­ma­nos eran se­res re­don­dos, con cua­tro bra­zos y cua­tro pier­nas, ade­más de dos ros­tros. Aque­llos in­di­vi­duos qui­sie­ron en­fren­tar­se a los dio­ses y es­ca­lar el cie­lo, pe­ro Zeus los cas­ti­gó par­tién­do­los en dos. Des­de en­ton­ces, se­gún na­rra­ba la obra de Pla­tón, ca­da mi­tad bus­ca a su otra mi­tad pa­ra fun­dir­se con ella pa­ra siem­pre en un abra­zo:

En pri­mer lu­gar, tres eran los se­xos de las per­so­nas, no dos, co­mo aho­ra, mas­cu­lino y fe­me­nino, sino que ha­bía, ade­más, un ter­ce­ro que par­ti­ci­pa­ba de es­tos dos, cu­yo nom­bre so­bre­vi­ve to­da­vía, aun­que él mis­mo ha des­apa­re­ci­do. El an­dró­gino, en efec­to, era en­ton­ces una co­sa so­la en cuan­to a for­ma y nom­bre, que par­ti­ci­pa­ba de uno y de otro, de lo mas­cu­lino y de lo fe­me­nino, pe­ro que aho­ra no es sino un nom­bre que ya­ce en la ig­no­mi­nia. En se­gun­do lu­gar, la for­ma de ca­da per­so­na era re­don­da en to­ta­li­dad, con la es­pal­da y los cos­ta­dos en for­ma de círcu­lo. Te­nía cua­tro ma­nos, mis­mo nú­me­ro de pies que de ma­nos y dos ros­tros per­fec­ta­men­te igua­les so­bre un cue­llo cir­cu­lar. Y so­bre es­tos dos ros­tros, si­tua­dos en di­rec­cio­nes opues­tas, una so­la ca­be­za, y ade­más cua­tro ore­jas, dos ór­ga­nos se­xua­les, y to­do lo de­más co­mo uno pue­de ima­gi­nar­se a te­nor de lo di­cho. Ca­mi­na­ba tam­bién rec­to co­mo aho­ra, en cual­quie­ra de las dos di­rec­cio­nes que qui­sie­ra; pe­ro ca­da vez que se lan­za­ba a co­rrer ve­loz­men­te, al igual que aho­ra los acró­ba­tas dan vol­te­re­tas cir­cu­la­res ha­cien­do gi­rar las pier­nas has­ta la po­si­ción ver­ti­cal, se mo­vía en círcu­lo rá­pi­da­men­te apo­yán­do­se en sus miem­bros que en­ton­ces eran ocho. Eran tres los se­xos y de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, por­que lo mas­cu­lino era ori­gi­na­ria­men­te des­cen­dien­te del sol, lo fe­me­nino, de la tie­rra y lo que par­ti­ci­pa­ba de am­bos, de la lu­na, pues tam­bién la lu­na par­ti­ci­pa de uno y de otro. Pre­ci­sa­men­te eran cir­cu­la­res ellos mis­mos y su mar­cha, por ser si­mi­la­res a sus pro­ge­ni­to­res. Co­mo ve­mos, Aris­tó­fa­nes co­mien­za di­cien­do que al prin­ci­pio del tiem­po los se­res hu­ma­nos eran se­res com­ple­tos, con dos ca­be­zas, cua­tro pier­nas y cua­tro bra­zos, lo que les per­mi­tió un mo­vi­mien­to cir­cu­lar muy rá­pi­do pa­ra mo­ver­se. Sin em­bar­go, te­nien­do en cuen­ta que los se­res ha­bían evo­lu­cio­na­do, los hom­bres de­ci­die­ron ir al cie­lo y rea­li­zar una lu­cha con­tra los dio­ses, pa­ra des­tro­nar­los y ocu­par sus tro­nos. Los dio­ses ga­na­ron la ba­ta­lla y Zeus de­ci­dió cas­ti­gar a los hom­bres por su re­be­lión. To­mó una es­pa­da en la mano y de­ci­dió di­vi­dir a to­dos los hom­bres por la mi­tad. Zeus pi­dió al dios Apo­lo que ci­ca­tri­za­se la he­ri­da -el om­bli­go- y vol­vie­ra la ca­ra de esos se­res ha­cia el la­do del cor­te, pa­ra que ob­ser­va­sen el po­der de Zeus. En ese mo­men­to, los se­res hu­ma­nos ca­ye­ron a la tie­rra de nue­vo, y, de­ses­pe­ra­dos, ca­da uno se fue en bus­ca de su otra mi­tad, sin la cual no po­drían vi­vir. Ha­bien­do asu­mi­do la for­ma que te­ne­mos hoy, ca­da cual bus­ca su otra mi­tad, por­que la nos­tal­gia no es más que la sen­sa­ción de que nos fal­ta al­go, al­go que an­tes era par­te de no­so­tros. Por lo tan­to, los se­res hu­ma­nos vi­ven en la so­cie­dad, tra­tan­do de desa­rro­llar el tra­ba­jo en es­ta re­la­ción, pa­ra man­te­ner su su­per­vi­ven­cia.

He aquí el re­su­men de esa le­yen­da so­bre el mi­to del an­dró­gino adap­ta­da li­ge­ra­men­te:

Cuen­ta có­mo los se­res hu­ma­nos, a se­me­jan­za del Sol, la Tie­rra y la Lu­na, eran tan fuer­tes, tan com­ple­tos y po­de­ro­sos, que los mis­mos dio­ses, con­tra cu­yo po­der po­dían lle­gar a aten­tar, ate­mo­ri­za­dos por es­te pe­li­gro, de­ci­die­ron dis­mi­nuir su fuer­za mu­ti­lán­do­los. Y así fue, por­que aque­llos se­res que eran cir­cu­la­res co­mo los astros de los que pro­ce­dían, y que te­nían dos ca­be­zas, cua­tro pier­nas y cua­tro bra­zos, fue­ron di­vi­di­dos en dos mi­ta­des, re­sul­tan­do se­res im­per­fec­tos e in­com­ple­tos con una so­la ca­be­za, dos pier­nas y dos bra­zos. Es­tos se­res mu­ti­la­dos no re­cu­pe­ra­rán su per­fec­ción, su po­der y su fe­liz se­re­ni­dad, has­ta que no en­cuen­tren su otra mi­tad, la par­te que les fue arre­ba­ta­da; en­ton­ces, y so­lo en­ton­ces, el ser hu­mano, gra­cias al amor que le uni­rá a su otra mi­tad, lo­gra­rá ser un ser hu­mano com­ple­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.