Ima­gen (in)com­ple­ta

La Opinión - Imágenes - - Poesía - CA­RO­LI­NA DÁVILA

Ca­ro­li­na Dávila (Bo­go­tá). Es es­cri­to­ra y abo­ga­da fe­mi­nis­ta, ma­gis­ter en De­re­chos Hu­ma­nos y De­mo­cra­ti­za­ción. “En es­te li­bro en­con­tra­mos la voz de una poe­ta que no li­mi­ta su mi­ra­da; to­do lo que to­ca, el cuer­po y su hon­du­ra, la mul­ti­pli­ci­dad del via­je, el pa­sa­do inexo­ra­ble, con ele­men­tos lla­ma­dos a la ima­gen de­pu­ra­da co­mo cer­te­za de que, en lo pe­que­ño, tan­tas ve­ces, es­tá la be­lle­za y la po­ten­cia de la vi­da”: Ca­mi­la Charry No­rie­ga (De­ca­na­tu­ra Cul­tu­ral de la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia). LU­NA NUE­VA

A esa ho­ra la lí­nea ní­ti­da que de­mar­ca el ho­ri­zon­te abar­ca la no­che en­te­ra Ella re­co­ge las pier­nas y las en­la­za se de­ja me­cer por el vien­to mi­ra los ár­bo­les, se­re­nos ex­tran­je­ros en la co­mar­ca de las des­pe­di­das Ella, con­de­na­da al mo­vi­mien­to Ellos, con­de­na­dos a lo quie­to Sus som­bras se pier­den En la no­che, en­tre lo quie­to y no­so­tros la os­cu­ri­dad es la dis­tan­cia man­tie­ne los ojos abier­tos no fal­ta par­tir pa­ra sen­tir­se le­jos.

LO IN­SIG­NI­FI­CAN­TE

Eclip­se, su­per­lu­na y equi­noc­cio pa­sa­ron sin no­so­tros so­mos lo que va per­dien­do su nom­bre mien­tras un vue­lo se re­tra­sa y en una ciu­dad la más tris­te del con­ti­nen­te una mu­jer gri­ta y re­vien­ta va­sos con­tra las pa­re­des.

EL CUER­PO, EL AGUA

La flui­dez de la caí­da un ver­bo en cons­tan­te vi­bra­ción Dos cuer­pos que se em­pe­ñan en jun­tar­se en tras­pa­sar la ba­rre­ra de la car­ne co­mo si la san­gre pi­die­ra san­gre y los hue­sos pi­die­ran hue­sos y ca­da par­te la co­mu­nión con su igual en el cuer­po que se abra­za Pe­ro no se abra­za el lí­qui­do la pa­la­bra inasi­ble aque­llo que tie­ne la cua­li­dad de mez­clar­se Lo que al co­rrom­per­se des­pier­ta.

HA­BRÁ QUE DE­TE­NER EL IM­PUL­SO

Ha­brá que de­te­ner el im­pul­so, jus­to ahí don­de el bor­de de la mon­ta­ña es un fin­gi­do abis­mo No cree­rá na­die en el so­sie­go de un ni­ño que jue­ga a la pe­lo­ta en la pla­za de un pue­blo don­de to­dos se co­no­cen Ni en los co­lo­res que apa­ci­guan el pe­so en la es­pal­da de la mu­jer que hu­ye con el ni­ño en bra­zos Ha­brá que de­te­ner­se en el fi­lo de la roca y es­cu­char el se­cre­to que la bri­sa ci­fra: Com­pro­bar que el vér­ti­go es un dis­fraz co­bar­de y que sal­vo el ca­mino to­do lo real es inasi­ble.

5:45 A.M. EN EL BAL­CÓN

A la iz­quier­da la ma­ña­na se anuncia con el in­cen­dio no, no es la ma­ña­na es la re­ti­na con­su­mién­do­se go­ta de acei­te es­ta­llan­do en el te­flón ca­lien­te Ter­mi­nó en gol­pe se­co la caí­da ama­ble que nos aco­gía Tra­tar de in­cor­po­rar­se es sa­cri­le­gio pri­me­ro las ex­tre­mi­da­des un le­ve cos­qui­lleo, una legión de in­sec­tos que se en­fi­la los bra­zos crecen co­mo raí­ces de man­gle y la co­lum­na -inac­ce­si­ble mu­ral de ci­ca­tri­ces­se ar­quea y en su cris­par se rin­de an­te la ho­gue­ra que la ma­ña­na en­cien­de

FREN­TE A LA FLOR CA­SI MARCHITA

Fren­te a la flor ca­si marchita la ni­ña su­pli­có a su ma­dre No la cor­tes, dé­ja­la mo­rir en­tre la tie­rra pues lo que yo he cui­da­do no son sus pé­ta­los, sino sus raí­ces negras.

ESA NI­ÑA

Esa ni­ña la que cui­da­ba raí­ces no es la mis­ma que re­pe­tía en las tar­des Las ma­ri­po­sas son flo­res a las que les cre­cie­ron alas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.