La ma­de­ra de sán­da­lo

La Opinión - Imágenes - - Enseñanzas -

Era un hom­bre que ha­bía oí­do ha­blar mu­cho de la pre­cio­sa y aro­má­ti­ca ma­de­ra de sán­da­lo, pe­ro que nun­ca ha­bía te­ni­do oca­sión de ver­la. Ha­bía sur­gi­do en él un fuer­te de­seo por co­no­cer la apre­cia­da ma­de­ra de sán­da­lo. Pa­ra sa­tis­fa­cer su pro­pó­si­to, de­ci­dió es­cri­bir a to­dos sus ami­gos y so­li­ci­tar­les un tro­zo de ma­de­ra de es­ta cla­se. Pen­só que al­guno ten­dría la bon­dad de en­viár­se­la. Así, co­men­zó a es­cri­bir cartas y cartas, du­ran­te va­rios días, siem­pre con el mis­mo rue­go: “Por fa­vor, en­viad­me ma­de­ra de sán­da­lo”. Pe­ro un día, de sú­bi­to, mien­tras es­ta­ba ante el pa­pel, pen­sa­ti­vo, mor­dis­queó el lá­piz con el que tan­tas cartas es­cri­bie­ra, y de re­pen­te olió la ma­de­ra del lá­piz y des­cu­brió que era de sán­da­lo.

El Maes­tro di­ce: Si la per­cep­ción es­tá em­bo­ta­da, se es­tre­lla en las apa­rien­cias de las co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.