Un yo­gui al bor­de del ca­mino

La Opinión - Imágenes - - Enseñanzas -

Era un yo­gui erran­te que ha­bía ob­te­ni­do un gran pro­gre­so in­te­rior.

Se sen­tó a la ori­lla de un ca­mino y, de ma­ne­ra na­tu­ral, en­tró en éx­ta­sis.

Es­ta­ba en tan ele­va­do estado de cons­cien­cia que se en­con­tra­ba au­sen­te de to­do lo cir­cun­dan­te. Po­co des­pués pa­só por el lu­gar un la­drón y, al ver­lo, se di­jo: “Es­te hom­bre, no me ca­be du­da, de­be ser un la­drón que, tras ha­ber pa­sa­do to­da la no­che ro­ban­do, aho­ra se ha que­da­do dor­mi­do. Voy a ir­me a to­da ve­lo­ci­dad no va­ya a ser que ven­ga un po­li­cía a pren­der­le a él y tam­bién me co­ja a mí”. Y hu­yó co­rrien­do. No mu­cho des­pués, fue un borracho el que pa­só por el lu­gar.

Iba dan­do tum­bos y ape­nas po­día te­ner­se en pie. Mi­ró al hom­bre sen­ta­do al bor­de del ca­mino y pen­só: “És­te es­tá real­men­te co­mo una cu­ba. Ha be­bi­do tan­to que no pue­de ni mo­ver­se”.

Y, tam­ba­leán­do­se, se ale­jó. Por úl­ti­mo, pa­só un ge­nuino buscador es­pi­ri­tual y, al con­tem­plar al yo­gui, se sen­tó a su la­do, se inclinó y be­só sus pies.

*El Maes­tro di­ce: Así co­mo ca­da uno pro­yec­ta lo que lle­va den­tro, así el sa­bio re­co­no­ce al sa­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.