La tra­di­ción de HA­LLO­WEEN

La Opinión - Imágenes - - Tradición -

Ha­llo­ween (con­trac­ción del in­glés All Ha­llows’ Eve, en es­pa­ñol: «Vís­pe­ra de To­dos los San­tos»), tam­bién co­no­ci­do co­mo No­che de Bru­jas, No­che de Muer­tos o No­che de Vís­pe­ra de Di­fun­tos. Es, ade­más, el nom­bre en in­glés que re­ci­ben las vi­gi­lias de las es­tas li­túr­gi­cas del cris­tia­nis­mo. Se ce­le­bra in­ter­na­cio­nal­men­te en la no­che del 31 de oc­tu­bre.

Sus raí­ces es­tán vin­cu­la­das con la con­me­mo­ra­ción cel­ta del Sam­hain y la fes­ti­vi­dad cris­tia­na del Día de To­dos los San­tos, ce­le­bra­da por los ca­tó­li­cos el 1 de no­viem­bre. Se tra­ta de un fes­te­jo se­cu­lar, aun­que al­gu­nos con­si­de­ran que po­see un tras­fon­do re­li­gio­so. Los in­mi­gran­tes ir­lan­de­ses trans­mi­tie­ron ver­sio­nes de la tra­di­ción a Amé­ri­ca del Nor­te du­ran­te la gran hambruna ir­lan­de­sa.

El día se aso­cia a me­nu­do con los co­lo­res na­ran­ja, ne­gro y mo­ra­do y es­tá fuer­te­men­te li­ga­do a sím­bo­los co­mo la jack-o’-lan­tern. Las ac­ti­vi­da­des tí­pi­cas de Ha­llo­ween son el fa­mo­so tru­co o tra­to y las es­tas de dis­fra­ces, ade­más de las ho­gue­ras, la vi­si­ta de ca­sas en­can­ta­das, las bro­mas, la lec­tu­ra de his­to­rias de mie­do y el vi­sio­na­do de pe­lí­cu­las de te­rror.

En al­gu­nos paí­ses de His­pa­noa­mé­ri­ca se acos­tum­bra a sa­lir por la no­che con los ni­ños más pe­que­ños dis­fra­za­dos a pe­dir dul­ces y can­tan­do. Los ma­yo­res sue­len acu­dir a fies­tas noc­tur­nas.

Re­cien­te­men­te se ha reivin­di­ca­do otro ori­gen: la mes­nie o mes­na­da, ejér­ci­to, com­pa­ña o pro­ce­sión de muer­tos. Se­gún tes­ti­mo­nio de Gui­ller­mo de Au­ver­nia en el si­glo XIII la pro­ce­sión de di­fun­tos se de­no­mi­na­ba «vul­ga­ri ga­lli­cano He­lle­quin et vul­ga­ri his­pa­ni­co exer­ci­tus an­ti­quus» («en ga­li­cano He­lle­qui­ni y en his­pá­ni­co ejér­ci­to an­ti­guo o hues­te an­ti­gua»). La eti­mo­lo­gía Ha­llows’ Eve pa­ra Ha­llo­ween en­ton­ces ha de ser una in­ter­pre­ta­ción eru­di­ta; nom­bre y con­te­ni­do en­la­zan con el fol­klo­re de la Ca­ce­ría sal­va­je, la San­ta Com­pa­ña, la es­tan­ti­gua (es­tán­ti­ga en ga­lle­go y por­tu­gués). El tér­mino Ha­llo­ween en sí mis­mo se­ría una de­ri­va­ción del nom­bre da­do al ca­pi­tán de es­ta pro­ce­sión de muer­tos, que a su vez pro­ven­dría de tra­di­cio­nes an­ti­guas del nor­te de Eu­ro­pa; es­te nom­bre se­gún es­ta teo­ría aca­bó de­ri­van­do tam­bién en Ar­le­quín.

ORI­GEN CEL­TA

Se ins­pi­ra en una es­ta de Ha­llo­ween a la que asis­tió en Blar­ney, Ir­lan­da, en 1832.

Ha­llo­ween se­gún la teo­ría tra­di­cio­nal tie­ne su ori­gen en una fes­ti­vi­dad cél­ti­ca co­no­ci­da co­mo Sam­hain, que de­ri­va del ir­lan­dés an­ti­guo y sig­ni­fi­ca fin del ve­rano. Los an­ti­guos bri­ta­nos te­nían una fes­ti­vi­dad si­mi­lar co­no­ci­da co­mo Ca­lan Gaeaf. En el Sam­hain se ce­le­bra­ba el nal de la tem­po­ra­da de co­se­chas en la cul­tu­ra cel­ta y era con­si­de­ra­da co­mo el «Año nue­vo cel­ta», que co­men­za­ba con la es­ta­ción os­cu­ra.

Los an­ti­guos cel­tas creían que la lí­nea que une a es­te mun­do con el otro mun­do se es­tre­cha­ba con la lle­ga­da del Sam­hain, per­mi­tien­do a los es­pí­ri­tus (tan­to be­né­vo­los co­mo ma­lé­vo­los) pa­sar a tra­vés. Los an­ces­tros fa­mi­lia­res eran in­vi­ta­dos y ho­me­na­jea­dos mien­tras que los es­pí­ri­tus da­ñi­nos eran ale­ja­dos. Se cree que el uso de tra­jes y más­ca­ras se de­be a la ne­ce­si­dad de ahu­yen­tar a los es­pí­ri­tus ma­lig­nos. Su pro­pó­si­to era adop­tar la apa­rien­cia de un es­pí­ri­tu ma­ligno pa­ra

evi­tar ser da­ña­do.

TRU­CO O TRA­TO

Ori­gi­nal­men­te el tru­co o tra­to (en in­glés «Trick-or-treat») era una le­yen­da po­pu­lar de ori­gen cél­ti­co se­gún la cual no so­lo los es­pí­ri­tus de los di­fun­tos eran li­bres de va­gar por la Tie­rra la no­che de Ha­llo­ween, sino to­da cla­se de en­tes pro­ce­den­tes de to­dos los reinos es­pi­ri­tua­les. En­tre ellos ha­bía uno te­rri­ble­men­te ma­lé­vo­lo que deam­bu­la­ba por pue­blos y al­deas, yen­do de ca­sa en ca­sa pi­dien­do pre­ci­sa­men­te «tru­co o tra­to». La le­yen­da ase­gu­ra que lo me­jor era ha­cer tra­to, sin im­por­tar el cos­to que es­te tu­vie­ra, pues de no pac­tar con es­te es­pí­ri­tu (que re­ci­bi­ría el nom­bre de jack-o’-lan­tern, con el que se co­no­cen a las tra­di­cio­na­les ca­la­ba­zas de Ha­llo­ween) él usa­ría sus po­de­res pa­ra ha­cer «tru­co», que con­sis­ti­ría en mal­de­cir la ca­sa y a sus ha­bi­tan­tes, dán­do­les to­da cla­se de in­for­tu­nios y mal­di­cio­nes co­mo en­fer­mar a la fa­mi­lia, ma­tar al ga­na­do con pes­tes o has­ta que­mar la pro­pia vi­vien­da. Co­mo pro­tec­ción sur­gió la idea de crear en las ca­la­ba­zas for­mas ho­rren­das, pa­ra así evi­tar en­con­trar­se con di­cho es­pec­tro (y con el tiem­po, de­bi­do a la aso­cia­ción men­tal en­tre el es­pí­ri­tu y las ca­la­ba­zas, el nom­bre de es­te se­ría da­do a ellas, que es co­mo son co­no­ci­das hoy día cuan­do lle­ga es­ta es­ta).

Real­men­te, aun­que se ha ge­ne­ra­li­za­do la tra­duc­ción «tru­co» en cas­te­llano por el in­glés «trick» y «tra­to» li­te­ral­men­te por «treat», en el ca­so del «Trick-or-trea­ting» no se tra­ta de un tru­co pro­pia­men­te di­cho sino más bien de un sus­to o una bro­ma por lo que una tra­duc­ción más exac­ta se­ría por ejem­plo «sus­to o dul­ce» o «tra­ve­su­ra o dul­ce».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.