Una cor­ta his­to­ria de nues­tro Sol

La Opinión - Imágenes - - Astronomía - Car­los Co­rre­dor (*)

La le­yen­da az­te­ca cuen­ta que Coatli­cue, la dio­sa pri­mi­ge­nia fue em­ba­ra­za­da por plu­mas que la abra­za­ron mien­tras ba­rría un tem­plo. La dio­sa pa­rió a Huit­zi­lo­pochtli de una vez adul­to y te­mi­ble gue­rre­ro que ata­có a los cua­tro­cien­tos her­ma­nos que na­cie­ron con él y ma­tó a mu­chos y en­tre ellos a su her­ma­na, Co­yol­xauh­qui, a quien le cor­tó la ca­be­za y la en­vió con fuer­za al es­pa­cio con­vier­tién­do­la en la lu­na. Él la si­guió al cie­lo y se con­vir­tió en el Sol.

In­te­re­san­te le­yen­da que se apar­ta de otras co­mo la muis­ca en la que el sol, Xue y su her­ma­na, Chía se van al cie­lo pa­ra con­ver­tir­se en Sol y Lu­na, o los ca­cí­ques de Rá­qui­ra y Ra­mi­ri­quí que ha­cen lo mis­mo, pe­ro que en nues­tras le­yen­das vi­ven des­de to­dos los tiem­pos y no tie­nen ma­dre.

Ha­ce una dé­ca­da, los as­tró­no­mos se in­tere­sa­ron por es­tu­diar más a fon­do la his­to­ria del Sol que, de acuer­do con Re­bec­ca Boy­le en el sor­pren­den­te ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la edi­ción de Ju­nio de Scien­ti c Ame­ri­can ba­jo el tí­tu­lo: “La vi­da se­cre­ta del Sol”, no era más que una pe­que­ña es­tre­lla en un bra­zo de la ga­la­xia bas­tan­te ale­ja­do de su cen­tro y só­lo im­por­tan­te por ser NUES­TRO Sol y la fuen­te úl­ti­ma de to­da la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra la vi­da en la Tie­rra. Es de ese ar­tícu­lo del que he sa­ca­do la ma­yor par­te de la in­for­ma­ción per­ti­nen­te pa­ra es­ta cró­ni­ca. Pe­ro la pre­gun­ta real­men­te es: ¿Cuál es el ori­gen del Sol? La evi­den­cia ac­tual­men­te apun­ta a que ha­ce 4600 mi­llo­nes de años no exis­tía el Sol, a pe­sar de que la “gran ex­plo­sión” ha­bía ocu­rri­do al­re­de­dor de 14.000 mi­llo­nes an­tes. ¿Qué ocu­pa­ba el es­pa­cio que ac­tual­men­te ocu­pa nues­tro As­tro Rey? Po­dría­mos ha­blar de una na es­truc­tu­ra de pol­vo es­pa­cial den­tro de la cual se con­den­sa­ron es­tre­llas. Una de ellas, a la que en 1912 Mat­hew Gou­ne­lle y Geor­ge Mey­net lla­ma­ron Coatli­cue, muy gran­de, de unas 30 ma­sas so­la­res, co­mo to­das las de su cla­se tu­vo una vi­da re­la­ti­va­men­te cor­ta y en­con­tró la muer­te co­mo una su­per­no­va. Su ex­plo­sión ex­pan­dió no só­lo hi­dró­geno sino tam­bién ele­men­tos pe­sa­dos que se ha­bían for­ma­do en su in­te­rior y que ali­men­ta­ron el na­ci­mien­to de nues­tro sol y de va­rios so­les her­ma­nos, cu­ya mar­ca ge­né­ti­ca es la pro­por­ción de ele­men­tos pe­sa­dos y ra­dio­ac­ti­vos que los iden­ti ca co­mo de la fa­mi­lia. El más cer­cano, iden­ti ca­do por Iván Ra­mí­rez del Ta­co­ma Com­mu­nity Co­lle­ge, se en­cuen­tra a unos 110 años luz de no­so­tros en la cons­te­la­ción de Hér­cu­les. Pe­ro se han en­con­tra­do por lo me­nos otros nue­ve “her­ma­nos” a dis­tan­cias un po­co ma­yo­res.

Pe­ro si bien el na­ci­mien­to del Sol y sus her­ma­nos es de por sí fas­ci­nan­te, mu­cho más es la in­fan­cia y ju­ven­tud de nues­tra es­tre­lla. Al­re­de­dor de ella que­da­ron in­nu­me­ra­bles par­tí­cu­las de pol­vo es­pa­cial de las que se for­mó ma­te­ria só­li­da que en un cor­to pe­río­do de al­re­de­dor de 1 mi­llón de años per­mi­tió la for­ma­ción de as­te­roi­des con un nú­cleo me­tá­li­co y una cu­bier­ta de si­li­ca­to. A par­tir de ellos po­si­ble­men­te se for­ma­ron va­rios pla­ne­tas ro­co­sos que ha­ce un tiem­po se creía po­drían ser

los que hoy gi­ran al­re­de­dor de nues­tra es­tre­lla. Pe­ro des­de que se des­cu­brie­ron los así lla­ma­dos exo­pla­ne­tas, es de­cir, pla­ne­tas que gi­ran al­re­de­dor de una es­tre­lla, se en­con­tró que nues­tro sis­te­ma pla­ne­ta­rio es di­fe­ren­te a los de los otros so­les. En efec­to, los exo­pla­ne­tas co­no­ci­dos has­ta aho­ra tie­nen ma­sas su­pe­rio­res a las de la tie­rra, por lo que se les da el nom­bre de su­per­tie­rras. Ge­ne­ral­men­te hay dos, o tres, al­re­de­dor de su es­tre­lla y ca­da una le da una vuel­ta en me­nos de 100 días, es de­cir, un po­co más que los 88 que gas­ta Mercurio dan­do una vuel­ta com­ple­ta al­re­de­dor del sol. Los gi­gan­tes ga­seo­sos si­mi­la­res o más gran­des que nues­tro Jú­pi­ter só­lo se en­cuen­tran en me­nos de 10% de los sis­te­mas pla­ne­ta­rios en­con­tra­dos. Nues­tro sis­te­ma es anó­ma­lo ya que en la par­te in­ter­na es­tán los pla­ne­tas ro­co­sos, Mercurio, Mar­te, Ve­nus y Tie­rra y hay una cla­ra di­vi­sión en­tre ellos y los gi­gan­tes ga­seo­sos que se en­cuen­tran más ale­ja­dos del sol. ¿Cuál se­ría la ra­zón pa­ra es­ta di­fe­ren­cia? Fre­de­ric Mas­set y Mark Snell­gro­ve, de Queen Mary Uni­ver­sity de Lon­dres, pro­pu­sie­ron en 2001 lo que even­tual­men­te los as­tró­no­mos lla­man el Gran Gi­ro. De acuer­do a es­ta hi­pó­te­sis, Jú­pi­ter fue el pri­mer gi­gan­te ga­seo­so que se for­mó du­ran­te la caó­ti­ca ni­ñez del Sol. Le si­guió Sa­turno que co­men­zó a or­bi­tar con él en for­ma coor­di­na­da, lo que en fí­si­ca se lla­ma re­so­nan­cia. Otros dos pla­ne­tas se for­ma­ron más afue­ra y sos­tu­vie­ron con Ju­pi­ter y Sa­turno una coor­di­na­ción or­bi­tal o re­so­nan­cia. Pe­ro la im­pre­sio­nan­te ma­sa ma­yor del sol los fue atra­yen­do y to­dos ellos se fue­ron pre­ci­pi­tan­do ha­cia el as­tro in­cre­men­tan­do, a su vez, la ve­lo­ci­dad con la que da­ban vuel­tas a su al­re­de­dor, po­si­ble­men­te has­ta lle­gar a me­nos de 80 días por re­vo­lu­ción. Es­ta apro­xi­ma­ción ba­rrió to­dos los pla­ne­te­si­ma­les, o sea, to­das las ro­cas gran­des o pe­que­ñas que se hu­bie­ran for­ma­do, in­clu­yen­do po­si­bles su­per tie­rras si­mi­la­res a las que se en­cuen­tran en exo­pla­ne­tas. Pe­ro al lle­gar tan cer­ca del sol, le­jos de pre­ci­pi­tar­se y per­der­se en él pa­ra siem­pre, po­si­ble­men­te de­bi­do a la re­so­nan­cia de sus ór­bi­tas, los gi­gan­tes ga­seo­sos ini­cia­ron el Gran Gi­ro y se ale­ja­ron del Sol has­ta cuan­do el con­jun­to de fuer­zas gra­vi­ta­cio­na­les que los afec­ta­ban per­mi­tie­ron que fre­na­ran su ale­ja­mien­to y se co­lo­ca­ran en ór­bi­tas si­mi­la­res a las ac­tua­les con pe­río­dos de re­vo­lu­ción de al­re­de­dor de 12 y 29 años pa­ra Jú­pi­ter y Sa­turno res­pec­ti­va­men­te. En su re­ti­ra­da de­ja­ron un es­pa­cio con­si­de­ra­ble lleno de as­te­roi­des a par­tir de la coa­li­ción de los cua­les se for­ma­ron Mercurio, Mar­te, Ve­nus y la Tie­rra y que­da­ron otros mu­cho más pe­que­ños, dis­per­sos y más ale­ja­dos en lo que lla­ma­mos el cin­tu­rón de los as­te­roi­des.

Pe­ro la his­to­ria no ter­mi­na aún: du­ran­te las vio­len­tas co­li­sio­nes que acom­pa­ña­ron el na­ci­mien­to de nues­tro Sol y sus her­ma­nos, los as­tró­no­mos creen que al se­pa­rar­se uno de ellos, qui­zás de me­nor ma­sa que el nues­tro, de­jó atrás un pla­ne­ta de una ma­sa unas 10 ve­ces la de la tie­rra, que se asen­tó más allá del cin­tu­rón de Kui­per y que da la vuel­ta al­re­de­dor del Sol en 20.000 años. Es­te es el no­veno pla­ne­ta, que los as­tró­no­mos bus­can afa­no­sa­men­te en­con­trar con sus te­les­co­pios, pe­ro que has­ta aho­ra só­lo se de­tec­ta por sus efec­tos gra­vi­ta­cio­na­les so­bre los as­te­roi­des del cin­tu­rón de Kui­per, cin­tu­rón que has­ta aho­ra mar­ca­ba lo más ex­terno de nues­tro sis­te­ma so­lar.

Y ¿qué vie­ne des­pués en es­ta his­to­ria? El Sol en unos cin­co mil mi­llo­nes de años con­su­mi­rá to­do su hi­dró­geno y se agran­da­rá pa­ra con­ver­tir­se en un gi­gan­te ro­jo que en su ex­pan­sión abra­za­rá la tie­rra y des­pués per­de­rá to­da su at­mós­fe­ra y que­da­rá re­du­ci­do a una ena­na blan­ca que, ¡quien sa­be!, ex­plo­te y dé ori­gen a otros so­les…..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.