Las me­ni­nas, de Die­go de Ve­lás­quez

La Opinión - Imágenes - - Pintura -

El cua­dro Las me­ni­nas de Die­go de Ve­láz­quez (1599-1660) fue pin­ta­do en el año 1656 y re­tra­ta a la in­fan­ta Mar­ga­ri­ta (1651-1673), hi­ja del rey Fe­li­pe IV (16051665), en el ta­ller del pin­tor si­tua­do en el pa­la­cio real Al­cá­zar de Ma­drid.

Es una de las obras más re­pre­sen­ta­ti­vas de la pin­tu­ra es­pa­ño­la ca­rac­te­ri­za­do por su ex­ce­len­te eje­cu­ción en la téc­ni­ca, la pers­pec­ti­va, el con­tras­te en­tre la luz y la som­bra, la dis­tri­bu­ción de pla­nos y per­so­na­jes y la re­crea­ción del am­bien­te fa­mi­liar. Mi­de 3.18 me­tros de an­cho por 2.76 me­tros de al­tu­ra y se en­cuen­tra ac­tual­men­te en el Mu­seo del Pra­do en Ma­drid, Es­pa­ña.

El cua­dro re­tra­ta a la in­fan­ta Mar­ga­ri­ta ro­dea­da de su pe­que­ña cor­te. Ti­tu­la­da ori­gi­nal­men­te co­mo

La em­pe­ra­triz y sus da­mas y lue­go La fa­mi­lia pa­ra nal­men­te en el si­glo XIX adop­tar el nom­bre de Las me­ni­nas.

Es la penúltima obra del pin­tor y es la más acla­ma­da y fa­mo­sa, ya que, con­si­gue re­tra­tar el am­bien­te fa­mi­liar, ho­ga­re­ño e ín­ti­mo de la reale­za. Su es­ti­lo ba­rro­co con­tras­ta la for­ma­li­dad de la fa­mi­lia real y su en­torno con la vi­da co­ti­dia­na co­mún a to­dos. El con­tras­te de lu­ces y som­bras jun­to con el jue­go de pers­pec­ti­vas con­se­gui­do me­dian­te los es­pe­jos y las mi­ra­das de los per­so­na­jes pin­ta­do en ta­ma­ño real ge­ne­ra la ilu­sión de es­tar den­tro del cua­dro.

EX­PLI­CA­CIÓN DEL CUA­DRO LAS ME­NI­NAS DE DIE­GO DE VE­LÁZ­QUEZ

Las me­ni­nas se ca­rac­te­ri­za por la ri­que­za de sus ele­men­tos. Die­go de Ve­láz­quez no se con­si­de­ra­ba un pin­tor y en el cua­dro bus­có re ejar la ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual a tra­vés de su com­ple­ja com­po­si­ción.

AM­BIEN­TE

El am­bien­te que Die­go de Ve­láz­quez con­si­gue trans­mi­tir en su cua­dro con­tras­ta con la na­tu­ra­le­za de la fa­mi­lia. La fa­mi­lia real es con­si­de­ra­da inal­can­za­ble, pe­ro Ve­láz­quez lo­gra que el es­pec­ta­dor sien­ta la in­ti­mi­dad de un am­bien­te fa­mi­liar.

El pin­tor lo­gra, a tra­vés del jue­go de es­pe­jos y de luz, dar la sen­sa­ción de que el es­pec­ta­dor es­tá in­mer­so en el cua­dro: co­mo un es­pe­jo que re eja la es­ce­na o que el es­pec­ta­dor es­tá en la po­si­ción pri­vi­le­gia­da de los re­yes que se re ejan en el es­pe­jo al fon­do del cua­dro.

PER­SO­NA­JES

La in­fan­ta Mar­ga­ri­ta: co­mo la gu­ra prin­ci­pal de la obra, es re­tra­ta­da ma­ni­fes­tan­do, a la vez, su ori­gen real y su con­di­ción de ni­ña. Se en­cuen­tra ro­dea­da de sus da­mas de ho­nor o de las me­ni­nas.

Ma­ría Agus­ti­na Sar­mien­to: es una de las me­ni­nas y, por lo tan­to, da­ma de ho­nor de la in­fan­ta. Se en­cuen­tra al la­do de­re­cho de la in­fan­ta Mar­ga­ri­ta o al la­do iz­quier­do, des­de la pers­pec­ti­va del es­pec­ta­dor. Es­tá de ro­di­llas ofre­cien­do en ban­de­ja de pla­ta un re­ci­pien­te con ba­rro ro­jo co­mes­ti­ble a la in­fan­ta.

Do­ña Isa­bel de Ve­las­co: se en­cuen­tra al la­do iz­quier­do de la in­fan­ta Mar­ga­ri­ta o al la­do de­re­cho del cua­dro, des­de la pers­pec­ti­va del es­pec­ta­dor. Su mi­ra­da se di­ri­ge ha­cia el pú­bli­co crean­do com­ple­ji­dad al aná­li­sis de la pers­pec­ti­va del cua­dro.

Ma­ría Bár­bo­la: ena­na ale­ma­na que in­te­gra el gru­po de los bu­fo­nes de la cor­te.

Ni­co­la­si­to Per­tu­sa­to: es un bu­fón enano de la cor­te ita­lia­na que im­pri­me el ai­re in­fan­til y juguetón mo­les­tan­do al mas­tín con su pie.

El mas­tín: es el pe­rro pro­tec­tor de gran ta­ma­ño que rom­pe con la pre­sen­cia úni­ca­men­te hu­ma­na de la es­ce­na.

Die­go de Ve­láz­quez: el pin­tor se pin­ta a sí mis­mo es­con­di­do de­trás de un lien­zo de gran ta­ma­ño.

Mar­ce­la de Ulloa: es la da­ma de com­pa­ñía de la cor­te y re­pre­sen­ta la fri­vo­li­dad.

El guar­da­da­mas: es el car­go del ma­yor­do­mo mo­derno. In­ten­si ca la fri­vo­li­dad al ser la con­tra­par­te que con­ver­sa con Mar­ce­la de Ulloa. Jo­sé Nie­to: se cree que era pri­mo del pin­tor y ejer­cía de po­sen­ta­dor de la cor­te. Su fun­ción en el cua­dro es la de in­tro­du­cir luz a la ha­bi­ta­ción des­de el fon­do,

Fe­li­pe IV: re­pre­sen­ta­do en un es­pe­jo o cua­dro al la­do iz­quier­do de la puer­ta en el plano del fon­do, con­fun­de al es­pec­ta­dor con la mul­ti­pli­ci­dad de pers­pec­ti­vas.

Ma­ria­na de Aus­tria: es la se­gun­da es­po­sa del rey Fe­li­pe IV y ayu­da a com­ple­tar el mis­te­rio del es­pe­jo en el úl­ti­mo plano del cua­dro.

LUZ

En el cua­dro Las me­ni­nas de Die­go de Ve­láz­quez el jue­go de lu­ces y som­bras es uno de los as­pec­tos me­jor lo­gra­dos. Po­de­mos dis­tin­guir 3 fuen­tes de luz: la más im­por­tan­te es el que pro­vie­ne de los bal­co­nes y que in­cor­po­ra al es­pec­ta­dor en ese plano, la se­gun­da luz vie­ne del fon­do del co­rre­dor y la ter­ce­ra es la más te­nue cap­ta­da por el es­pe­jo.

PLA­NOS

En el pri­mer plano se en­cuen­tra la in­fan­ta Mar­ga­ri­ta con sus da­mas de ho­nor: “las me­ni­nas”; los bu­fo­nes de la cor­te y el mas­tín que re­pre­sen­tan la inocen­cia y la in­fan­cia; en el se­gun­do plano se en­cuen­tra el pro­pio Ve­láz­quez al la­do iz­quier­do de la in­fan­ta y al ex­tre­mo de­re­cho se en­cuen­tra el guar­da­da­mas y la guar­da­mu­je­res, con­tras­tan­do el la­do in­te­lec­tual con el la­do su­per cial; y en el ter­cer plano po­de­mos ver al po­sen­ta­dor y a los re­yes que a pri­me­ra vis­ta pa­re­cen ser los me­nos im­por­tan­tes del cua­dro pe­ro son los que le dan la pro­fun­di­dad in­te­lec­tual y téc­ni­ca a la obra.

Die­go de Ve­lás­quez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.