Nos­tal­gia y re­cuer­dos de los si­tios

La Opinión - Imágenes - - Memoria - Luis Fer­nan­do Ca­rri­llo

-I-

na de las gran­des con­quis­tas del hom­bre fue la ciu­dad. El do­mi­nio del fue­go le per­mi­tió en­tre otras co­sas aban­do­nar el no­ma­dis­mo. Ya no ne­ce­si­ta­ría des­pla­zar­se de un lu­gar a otro en bus­ca del ca­lor y con eso es­ta­bi­li­zar­se en si­tio de­ter­mi­na­do. Apa­re­ce­rían for­mas ru­di­men­ta­rias de ele­men­tos de cons­truc­ción co­mo el ado­be. A su ima­gen y se­me­jan­za co­men­za­ría a cons­truir los pue­bli­tos que con el avan­ce de la ci­vi­li­za­ción se con­vir­tie­ron en las gran­des ciu­da­des que asom­bran por la ca­pa­ci­dad de la sa­bi­du­ría hu­ma­na. Allí fue de­jan­do la im­pron­ta de sus ma­ne­ras de ser. Tem­plos, edi cios, ho­ga­res de un es­ti­lo, me­dios de lo­co­mo­ción y en n to­do lo que per­mi­tie­ran a las ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res re­cor­dar­lo. Así tu­vo que ser en Cú­cu­ta. En los te­rre­nos que re­ga­la­rá do­ña Jua­na sur­gió la ciu­dad en que se vi­ve. Ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción se hi­cie­ron asen­ta­mie­ntos que al vol­ver atrás per­mi­ten de­cir lo que ella sig­ni ca­ba y lo que ella pen­sa­ba. Las ciu­da­des se ha­cen su­per­po­nien­do so­bre la an­ti­gua una nue­va. Es­con­di­da en lo que aho­ra se ve hu­bo otra. Los si­tios que aún per­vi­ven son el re­gre­so del re­cuer­do.

-II-

Es­ta in­tro­duc­ción pa­ra re­se­ñar al­gu­nos lu­ga­res que iden- ti ca­ron a San Jo­sé de Cú­cu­ta y sus año­ran­zas. Es una ma­ne­ra de in­te­grar­se a la reali­dad to­tal del pue­blo. Em­pe­ce­mos: El La­go si­tua­do en la ave­ni­da cuar­ta con ca­lle die­ci­ocho. Tien­da-re­si­den­cia del Que­ri­do Her­mano Trino Pra­da. Allí vi­vía la her­mo­sa Ju­dith. Pa­na­de­ría Ai­re Li­bre de Po­lo Sa­na­bria dia­go­nal al si­tio an­te­rior. Allí es­ta­ba el fa­mo­so mu­ñe­co del mis­mo nom­bre. El mo­ji­cón que se ven­día era man­jar in­dis­pen­sa­ble en el co­me­dor. El Re­lám­pa­go, tien­da si­tua­da en la ca­lle die­ci­ocho con ave­ni­da quin­ta, des­apa­re­ci­da y sin ma­yo­res da­tos. La Pie­dra El Ga­lem­bo ubi­ca­da en la ave­ni­da no­ve­na con la cir­cun­va­la­ción. Así lla­ma­da por­que allí pro­crea­ban y vi­vían los chu­los o ga­lem­bos. Es fa­mo­sa tam­bién por el cuen­to que se atri­bu­yó a don Ro­que Pe­ña­ran­da quien tras­la­dó un pa­que­te que le ha­bían en­via­do de re­ga­lo. Al sos­pe­char que era una bom­ba sin abrir el pa­que­te la lle­vó a la pie­dra del ga­lem­bo y de un cer­te­ro ti­ro a dos­cien­tos me­tros hi­zo ex­plo­tar el ar­te­fac­to. King Kong so­bre la ave­ni­da de la cir­cun­va­la­ción. Edi cio centenario que sir­vió de pros­tí­bu­lo, de co­le­gio pos­te­rior­men­te y aho­ra un con­ven­to de clau­su­ra fun­da­do por el pa­dre Da­niel Jor­dán. Ta­ra­pa­cá en sus co­mien­zos un bur­del si­tua­do en el des­cen­so de la cir­cun­va­la­ción ha­cia el ba­rrio Al­fon­so Ló­pez. Tien­da Arre­cha Al fon­do del ba­rrio an­te­rior. Pun­to ideal pa­ra pa­sear tran­qui­lo con la fa­mi­lia en una no­che es­tre­lla­da. El Cai­mi­to, tien­da que aún exis­te por la ca­lle die­ci­sie­te lle­gan­do al Ce­men­te­rio Cen­tral. Bom­ba de Mi­ra ores, sur­ti­dor de ga­so­li­na pro­pie­dad de Ne­me­sio Cha­cón. Pro­vee­do­ra de los bu­ses que iban en ese en­ton­ces pa­ra los pue­blos de oc­ci­den­te. El Vo­lan­te si­tua­do en la cur­va que vi­nien­do de Mi­ra­flo­res cru­za­ba ha­cia el ba­rrio de la Mag­da­le­na. Ce­na­de­ro de la Tu­rra Pe­tra, fa­mo­so per­so­na­je de la ciu­dad de Cú­cu­ta, fa­mo­sa por la pe­zu­ña y el bis­tec que ela­bo­ra­ba y por su li­be­ra­lis­mo que po­nía a prue­ba en los ba­za­res a don­de lle­va­ba sus me­jo­res pla­tos. Tres Pitos, si­tua­do en la ca­lle vein­te en­tre los ba­rrios La Ca­bre­ra, Cu­be­ros y Ló­pez. Allí ha­bía un tan­que don­de se re­co­gía el agua de es­tos ba­rrios pe­ro te­nía un so­lo pi­to con los con­si­guien­tes pro­ble­mas y pe­leas con­ti­nuas. Un juez sa­lo­mó­ni­co en fa­llo que se re­cuer­da aún en los es­tra­dos ju­di­cia­les de­ci­dió que en vez de un pi­to hu­bie­ra tres. Así se hi­zo y se ter­mi­na­ron los pro­ble­mas en­tre las co­ma­dres y que­dó pa­ra siem­pre Tres Pitos co­mo si­tio em­ble­má­ti­co de la ciu­dad. Tien­da Mi­ra­mar de la fa­mi­lia Ber­mú­dez, si­tua­da en la ca­lle on­ce con ave­ni­da on­ce. Una cua­dra aba­jo del ho­gar de Jo­sé Pa­tro­ci­nio Serpa. Al­ma­cén de don Olim­po Be­rrío, Puer­to Ar­tu­ro, Ave­nur y La Bo­de­ga El Te­quen­da­ma si­tua­dos por la mis­ma ca­lle on­ce en las ave­ni­das sub­si­guien­tes. La An­tár­ti­da, dul­ce­ría ubi­ca­da en la ca­lle diez con ave­ni­da oc­ta­va, de pro­pie­dad de don Luis Fer­nán­dez. Al­ma­cén Los Tres Gran­des, en la ca­lle do­ce al cons­ta­do del al­ma­cén Ley. Qui­so ser un al­ma­cén mo­derno y sus pro­pie­ta­rios fue­ron Mel­quia­des Ran­gel y Be­li­sa­rio Ro­drí­guez. La Fle­cha Ro­ja de pro­pie­dad de don Ole­ga­rio Gam­boa, ca­lle on­ce ave­ni­das oc­ta­va y no­ve­na. El In­dos­tán, Mi­choa­cán, La Es­pi­ga de Oro, en La Lo­ma de Bo­lí­var. Fe­rre­te­ría El ga­llo de oro, de Jo­sé Saieh. La Es­tre­lla de don Car­los Ba­lles­te­ros, en la ca­lle do­ce con ave­ni­da sép­ti­ma. Puen­te Es­pu­ma y Puen­te Car­ta­ge­na, en los al­re­de­do­res del ba­rrio Cun­di­na­mar­ca. La Gón­do­la tien­da del mi­mo­so ba­rrio en­tran­do por la ca­lle diez. La Tien­da de Cris­pín ave­ni­da oc­ta­va con ca­lle oc­ta­va, fa­mo­sa por el per­so­na­je muer­to allí vio­len­ta­men­te. La X Ro­ja en el ba­rrio Se­vi­lla. Allí se en­tre­cru­za­ban los vehícu­los que ve­nían por la ave­ni­da sép­ti­ma y la lí­nea del fe­rro­ca­rril. Por eso don He­ri­ber­to la pu­so La X y la pin­to de ro­jo co­mo li­be­ral que era. El Cam­pin tien­da y bi­lla­res, ca­lle diez con ave­ni­da oc­ta­va. La Ci­ta fa­mo­sa por los dul­ces que ven­día su pro­pie­ta­ria Do­ña Ri­ta. El agua de to­mar ha­bía que re­co­ger­la de un agua­ma­nil allí exis­ten­te. Que­da­ba fren­te al bar Flo­ri­da. En La Ín­su­la en el co­rre­gi­mien­to de El Sa­la­do en ese en­ton­ces exis­tie­ron bo­ti­qui­nes de fa­ma na­cio­nal co­mo El Cam­pes­tre, La Ca­sa de Mu­ñe­cas,

III

En fin son mu­chos los lu­ga­res que se vie­nen a la men­te. No se es­cri­ben por­que los que aún so­bre­vi­ven los re­cuer­dan con fa­ci­li­dad en to­do ca­so los an­te­rio­res y los que vi­ven en la ca­be­za y en el co­ra­zón de los cu­cu­te­ños sir­ven pa­ra de nir una ciu­dad que so­bre­vi­vió un te­rre­mo­to y aho­ra ten­drá que so­bre­vi­vir al te­rre­mo­to so­cial crea­do por sus enemi­gos de aden­tro, los más pe­li­gro­sos y los de afue­ra. Los días del Fe­rro­ca­rril, del Guz­mán Berti, de la pla­za de mer­ca­do de la ave­ni­da sex­ta con ca­lle on­ce, des­trui­da en un in­cen­dio po­lí­ti­co, son mo­nu­men­tos que tam­bién se­rán de ni­dos por los que más ade­lan­te ven­gan. Amen.

Ca­lle 10 en­tre ave­ni­das 4a. y 5a.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.