Un fes­tín li­te­ra­rio con Héctor Abad Fa­cio­lin­ce

La Opinión - Imágenes - - Personaje - Al­fon­so Gan­di­ca Dá­vi­la Chicago, Illi­nois

El 18 de sep­tiem­bre Est­her y yo fui­mos a Chicago a ce­le­brar el Día del Arre­pen­ti­mien­to Ju­dío (Yom Kip­pur) con nues­tra hi­ja Gi­na y su fa­mi­lia en la gran Ciu­dad de los Vientos. Vo­la­mos des­de Ne­wark, Nue­va Jer­sey y al pa­sar so­bre Pittsburgh, Pen­sil­va­nia el ca­pi­tán anun­ció que aca­ba­ba de re­ci­bir ór­de­nes del con­tro­la­dor de trá co aé­reo asig­na­do a nues­tro vue­lo de Uni­ted Air­li­nes que te­nía que des­viar­se ha­cia De­troit, Mi­chi­gan por­que ha­bía mu­cha tur­bu­len­cia al­re­de­dor de am­bos ae­ro­puer­tos de Chicago (O’Ha­re y Mid­way). A pe­sar del cos­to de la ga­so­li­na de avia­ción pa­ra ate­rri­zar y vol­ver a des­pe­gar el pi­lo­to to­mó la de­ci­sión de obe­de­cer las ór­de­nes del con­tro­la­dor aé­reo. Des­pués de es­pe­rar 45 mi­nu­tos en el ae­ro­puer­to de De­troit sin po­der des­em­bar­car el vue­lo con­ti­nuó ha­cia el ae­ro­puer­to de O’Ha­re y lle­ga­mos sin nin­gún pro­ble­ma con so­lo un po­co de vahí­dos re­za­ga­dos de las tor­men­tas an­te­rio­res.

To­ma­mos el tren que lo lle­va a uno des­de O’Ha­re has­ta Chicago por so­la­men­te $3,50 dó­la­res y lle­ga­mos a don­de Gi­na y Est­her em­pe­zó a pre­pa­rar la ce­na pa­ra esa no­che por­que des­pués te­nía­mos que ayu­nar por 28 ho­ras. Es una ex­pe­rien­cia mag­ní ca cuan­do nos arre­pen­ti­mos de nues­tros pe­ca­dos en un pro­ce­so que em­pie­za diez an­tes en el fes­ti­val del Rosh Has­han­nah (la Ca­be­za del Año en he­breo) y du­ran­te el cual Dios de­ci­de quié­nes va­mos a vi­vir o mo­rir en el si­guien­te año del ca­len­da­rio he­breo. Ese día has­ta los ju­díos más lai­cos van a la si­na­go­ga a pe­dir­le per­dón a Dios por sus pe­ca­dos. Les re­cuer­do que ha­ce 35 años los ve­ci­nos ára­bes de Is­rael de­ci­die­ron ata­car y por el co­ra­je de los miem­bros de las fuer­zas ar­ma­das is­rae­li­tas y el li­de­raz­go de Gol­da Mier, la pri­me­ra mi­nis­tra is­rae­li­ta de ese tiem­po, los ata­ques fue­ron re­pe­li­dos gra­cias a los he­roi­cos es­fuer­zos de las tro­pas is­rae­li­tas ba­jo el co­man­do de Mos­he Da­yan, Ariel Sha­ron y Yitz­hak Ra­bin y va­rios otros cu­yos nom­bres he per­di­do en las te­la­ra­ñas de mi me­mo­ria. Es­ta gue­rra es lla­ma­da la Gue­rra del Yom Kip­pur del 1973 y cuan­do uno va a Is­rael pue­de ver en cier­tas ca­rre­te­ras los res­tos aban­do­na­dos de los tan­ques tan­to is­rae­li­tas co­mo egip­cios, si­rios y li­ba­ne­ses usa­dos en esa gue­rra. Oja­lá en un día no muy le­jano ha­ya paz en esa re­gión y to­dos po­da­mos dar­le gra­cias a Dios por­que su paz ha lle­ga­do.

Aho­ra va­mos al meo­llo de es­te ar­tícu­lo: el jue­ves 20 de sep­tiem­bre el Ins­ti­tu­to Cer­van­tes de Chicago, a don­de mis dos nie­tas chi­ca­gue­ñas van a es­tu­diar es­pa­ñol, pre­sen­tó un ver­da­de­ro ban­que­te li­te­ra­rio co­lom­biano. Nues­tro gran au­tor y co­lum­nis­ta pai­sa, Héctor Abad Fa­cio­lin­ce, fue en­tre­vis­ta­do por el pro­fe­sor co­lom­biano Juan M. Mar­tí­nez quien dic­ta cur­sos so­bre es­cri­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos de cien­cia cción en la fa­mo­sa Uni­ver­si­dad de North­wes­tern en Chicago. Es­te con­ver­sa­to­rio fue pa­tro­ci­na­do por el Ins­ti­tu­to Cer­van­tes de Chicago, el Con­su­la­do Ge­ne­ral de Co­lom­bia en Chicago di­ri­gi­do por el cón­sul Di­xon Mo­ya y va­rias per­so­nas que pre eren per­ma­ne­cer anó­ni­mas. El te­ma prin­ci­pal del con­ver­sa­to­rio fue so­bre el lan­za­mien­to de la tra­duc­ción al in­glés de su no­ve­la La Ocul­ta a la cual la editorial y la tra­duc­to­ra le die­ron el nom­bre “e Farm” (La Fin­ca) sin re ejar el ver­da­de­ro sen­ti­do de que “La Ocul­ta” es el nom­bre de la nca de la fa­mi­lia de Héctor en el su­r­oes­te an­tio­que­ño. Pe­ro, en n, esos son los pro­ble­mas de las tra­duc­cio­nes que en reali­dad son li­bros di­fe­ren­tes al ori­gi­nal por­que hay cier­tas pa­la­bras que no se pue­den tra­du­cir bien, es­pe­cial­men­te las gro­se­rías y los nom­bres de co­mi­das co­mo el ajia­co, el mon­don­go, are­pa, agua de pa­ne­la, ma­sa­to, etc. Una vez le oí de­cir al gran Ga­bo que a pe­sar de que ha­ya un buen tra­duc­tor o tra­duc­to­ra un hi­juepu­tazo no sue­na tan bien en otro idio­ma co­mo en el len­gua­je de Cer­van­tes. Re­cuer­do que una vez vino a Co­lom­bia al prin­ci­pio de los años se­sen­ta una pe­lí­cu­la in­gle­sa lla­ma­da

Blow Up (El Es­ta­lli­do o La Ex­plo­sión) so­bre unos hip­pies en Londres ju­gan­do

bad­min­ton, el fa­mo­so deporte in­glés, en las frías ca­lles de esa gran me­tró­po­lis y en­tra­ron al al­ma­cén de por­ce­la­na fi­na de unos pa­rien­tes de mi es­po­sa Est­her que emi­gra­ron de Gre­cia a Londres al prin­ci­pio del Si­glo XX. Los po­de­ro­sos tra­duc­to­res co­lom­bia­nos de la Jun­ta de Cen­su­ra le die­ron el tí­tu­lo Un ar­dien­te de­seo en una ca­lu­ro­sa no­che de ve­rano”. Des­de esa ocu­rren­cia le per­dí la fe a nues­tros bi­zan­ti­nos tra­duc­to­res.

Les ten­go que de­cir que La Ocul­ta es una de las me­jo­res no­ve­las que he leí­do en mi vi­da y se la re­co­mien­do sin nin­gún ta­pu­jo. La com­pré el sá­ba­do 15 de sep­tiem­bre por Ama­zon y me lle­gó el lu­nes 17 y no pu­de de­jar de leer­la has­ta que la ter­mi­né en el vue­lo a Chicago. La fin­ca to­da­vía exis­te y Héctor siem­pre va a des­can­sar en ella cuan­do es­tá en el Va­lle de Abu­rrá. El sa­lón de con­fe­ren­cias del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes es­ta­ba has­ta los te­ques co­mo de­ci­mos en nues­tro Va­lle de los Gua­si­ma­les. Ha­bía mu­chos co­lom­bian@s pe­ro tam­bién bas­tan­tes güe­ros que sa­ben de Héctor a quien su fa­ma li­te­ra­ria tan­to co­mo es­cri­tor co­mo co­lum­nis­ta lo pre­ce­de. No los voy a abu­rrir ha­blan­do mu­cho del li­bro por­que la me­jor ma­ne­ra de sa­ber có­mo es la no­ve­la es com­prán­do­la y le­yén­do­la.

An­tes del even­to le pe­dí el fa­vor a Héctor de que me fir­ma­ra el li­bro y es­cri­bió: “Pa­ra Al­fon­so Gan­di­ca Dá­vi­la des­cen­dien­te de los ju­díos de Ga­li­cia. Héctor Abad Fa­cio­lin­ce, Chicago, sep­tiem­bre de 2018”. Fue un ges­to su­per ge­nial co­mo di­cen nues­tros ro­los que lo con­mue­ve a uno mu­cho ya que fue la pri­me­ra vez que tu­ve el ho­nor de co­no­cer­lo y su gentileza y ma­ne­ra de ser son bien tí­pi­cas de sus an­ces­tros pai­sas.

Tam­bién ha­bló so­bre otros dos de sus fa­mo­sos li­bros: El ol­vi­do que se­re­mos y El

tra­ta­do de cu­li­na­ria pa­ra mu­je­res tristes y so­bre sus co­lum­nas se­ma­na­les. Di­jo que pa­ra él es­cri­bir es re­cor­dar y en el ca­so de La Ocul­ta la es­cri­bió pri­me­ro usan­do un na­rra­dor que ha­bla­ba en ter­ce­ra per­so­na in­ter­lo­cu­tan­do con los tres per­so­na­jes prin­ci­pa­les los her­ma­nos An­to­nio, Pi­lar y Eva Án­gel, cu­yo pri­mer an­te­pa­sa­do que vino a Co­lom­bia fue un ju­dío to­le­dano) pe­ro des­pués de dos años de ru­miar la vol­vió a es­cri­bir usan­do úni­ca­men­te las na­rra­cio­nes de los tres her­ma­nos. Él se sus­cri­be a la teo­ría del fa­mo­so es­cri­tor fran­cés Ho­no­ré de Bal­zac, un ávi­do be­be­dor de ca­fé a quien su con­su­mo de ca­fé le cos­tó la vi­da: “Es más fá­cil ob­te­ner fa­ma co­mo un buen es­cri­tor que te­ner éxi­to con una jo­ven be­lla, in­te­li­gen­te y gra­cio­sa”.

Res­pon­dió a otra pre­gun­ta que es­cri­bir so­bre política es co­mo echar­les car­ne a los leones pe­ro que le gus­ta es­cri­bir sus co­lum­nas se­ma­na­les y re­afir­mó que fue de las po­cas per­so­nas que pre­di­jo ha­ce dos años que Trum­po­lo­co (así lla­mo a Do­nald J. Trump por­que no quie­ro insultar la me­mo­ria de nues­tro ilus­tre Trom­po Lo­co, Car­los Ra­mí­rez París) iba a ga­nar las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les aquí en los EE.UU. Otra per­so­na le pre­gun­tó qué opi­na­ban su ma­dre y cin­co her­ma­nas de sus es­cri­tos y di­jo que “ellas seis hablan y yo es­cri­bo” y des­de muy pe­que­ño apren­dió a es­cu­char a las mu­je­res. Tan­to su ma­dre co­mo sus cin­co her­ma­nas re­vi­san y cri­ti­can sus es­cri­tos y di­ce que a eso se de­be la ca­li­dad de sus obras. Tam­bién co­men­tó que al es­cri­bir hay que usar lentes, pe­ro mu­chos lentes, por­que hay mu­chos ma­ti­ces que se de­ben con­si­de­rar al es­cri­bir.

Les re­co­mien­do al­ta­men­te que va­yan a Fa­ce­book.com y bus­quen “Ins­ti­tu­to Cer­van­tes Chicago” en don­de en­con­tra­rán el vi­deo del con­ver­sa­to­rio. Tie­nen que po­ner el vo­lu­men bien al­to por­que no fue una gra­ba­ción pro­fe­sio­nal. No­ten có­mo Héctor se cu­bría la fren­te pa­ra po­der ver la au­dien­cia me­jor por­que las lu­ces del au­di­to­rio no le per­mi­tían ver­nos bien.

En to­do ca­so fue un gran pla­cer po­der asis­tir a es­te fes­tín li­te­ra­rio con uno de los me­jo­res es­cri­to­res co­lom­bia­nos con­tem­po­rá­neos. Que Dios los guar­de, los pro­te­ja y los ins­cri­ba es­te año en el Li­bro de La Vi­da.

¡AMÉN!

Chicago

Héctor Abad Fa­cio­lin­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.