His­to­ria del Co­le­gio Ca­la­sanz

La Opinión - Imágenes - - Institución - Juan Pa­bón Her­nán­dez

Ha­cia 1950 los doc­to­res Jo­sé An­to­nio Ru­bio y Mi­guel Gar­cíaHe­rre­ros, preo­cu­pa­dos por la es­ca­sez de plan­te­les edu­ca­ti­vos, se pro­pu­sie­ron bus­car una co­mu­ni­dad re­li­gio­sa que se vin­cu­la­ra a la ciu­dad. Des­pués de al­gu­nas ten­ta­ti­vas frus­tra­das con los je­sui­tas (San Bar­to­lo­mé), fran­cis­ca­nos (Vi­rrey Solís) y do­mi­ni­cos (San­to To­más de Aquino), in­da­gan­do, se en­con­tra­ron con el he­cho de que las her­ma­nas del Dr. Gar­cíaHe­rre­ros vi­vían cer­ca al co­le­gio Ca­la­sanz de Bo­go­tá, en Cha­pi­ne­ro, y asis­tían pia­do­sa­men­te a la mi­sa del co­le­gio. Ellas fue­ron el con­tac­to ini­cial.

Se iba acla­ran­do el pa­no­ra­ma: los dos em­pren­de­do­res ciu­da­da­nos con­ver­sa­ron del asun­to con el pa­dre Da­niel Jor­dán, quien res­pal­dó to­tal­men­te el pro­yec­to.

Pron­to co­men­za­ron los acer­ca­mien­tos con las di­rec­ti­vas del co­le­gio. El pa­dre Eli­seo vi­si­tó a Cú­cu­ta y apro­bó la ciu­dad y, lue­go, el pa­dre Is­la, a quien se ofre­ció una ele­gan­te ce­na en el Club del Co­mer­cio, cuan­do ese cen­tro so­cial se ubi­ca­ba en la Ave­ni­da 4 con Ca­lle 11, don­de lue­go fun­cio­nó, por va­rios años, el Ban­co Cen­tral Hi­po­te­ca­rio. En esa oca­sión, el dis­cur­so de or­den fue pro­nun­cia­do por el Dr. Luis Ale­jan­dro Bustos.

Se pro­ce­dió a de­sig­nar una jun­ta pro­mo­to­ra, cons­ti­tui­da por Mi­guel Gar­cía-He­rre­ros, Jo­sé An­to­nio Ru­bio, Luis Ale­jan­dro Bustos, Gus­ta­vo Bue­naho­ra y Er­nes­to Var­gas Lara, ba­jo la di­rec­ción es­pi­ri­tual del pres­bí­te­ro Da­niel Jor­dán.

El pa­dre Eli­seo so­li­ci­tó una se­de pro­vi­sio­nal y un te­rreno pa­ra edi car en el fu­tu­ro. La jun­ta con­si­guió el lo­cal de la Ca­lle 13 con Ave­ni­da 6, don­de fun­cio­na­ba la Cer­ve­ce­ría San­tan­der.

El 14 de no­viem­bre de 1953 lle­ga­ron a Bo­go­tá los pa­dres Mi­guel Ló­pez y Ma­rio Fer­nán­dez, quie­nes dos días des­pués se tras­la­da­ron a Cú­cu­ta y se hos­pea­don, tem­po­ral­men­te, en la ca­sa cu­ral de San Jo­sé. El 24 de di­ciem­bre lle­ga­ron a Car­ta­ge­na, en bar­co de va­por, los pa­dres Jo­sé, An­drés y el her­mano Antolín: des­pués vi­nie­ron Oti­lio, Ra­fael y Se­ra­fín. El pa­dre Mi­guel mu­rió en la ciu­dad, sien­do re­em­pla­za­do por el pa­dre Gon­za­lo Díaz.

El éxi­to fue re­la­ti­vo al co­mien­zo. En­ton­ces, el Dr. Ru­bio ideó un avi­só de pren­sa que fue pu­bli­ca­do en el pe­rió­di­co Sa­gi­ta­rio, de don Mon­te­gra­na­rio Sán­chez, en el cual se ofre­cía des­cuen­tos, así: por el se­gun­do hi­jo 75%, por el ter­ce­ro 50%; pa­ra las fa­mi­lias que pa­sa­ran de tres hi­jos en el co­le­gio, los de­más es­tu­dia­rían be­ca­dos.

Se abrió el co­le­gio con pri­ma­ria y ca­da año se fue in­cor­po­ran­do un nue­vo año lec­ti­vo. El uni­for­me era ha­bano, dis­tin­to del de los de­más co­le­gios de la ciu­dad, que era de co­lor azul ma­rino.

Así, el 8 de fe­bre­ro de 1954 em­pe­zó la his­to­ria del Co­le­gio Ca­la­sanz de Cú­cu­ta, sa­bia­men­te re­gen­ta­do por sa­cer­do­tes es­co­la­pios de no­ta­ble y grata re­cor­da­ción.

Lle­gó el día de co­lo­car la pri­me­ra pie­dra en la nue­va se­de, en el lu­gar don­de hoy es­tá el co­le­gio, en te­rreno com­pra­do a los se­ño­res Asiz Abra­jim, Er­nes­to Var­gas Lara y Jo­sé Saieh. Hu­bo elo­cuen­tes dis­cur­sos y ho­me­na­jes.

En la ac­tua­li­dad, el co­le­gio ha in­gre­sa­do al acer­vo de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas más im­por­tan­tes del país y es orgullo y pa­tri­mo­nio de la re­gión.

Epí­lo­go: Un día, ha­ce unos 20 años, mi hi­jo Ca­mi­lo Jo­sé me en­car­gó es­cri­bir una can­ción pa­ra San Jo­sé de Ca­la­sanz…

CAN­CIÓN A SAN JO­SÉ DE CA­LA­SANZ

Co­mo aquél car­pin­te­ro Jo­sé aún pro­di­gáis con ma­nos tier­nas la som­bra pro­tec­to­ra de la paz. La hue­lla de San Jo­sé, pa­dre de Je­sús, se re­nue­va en vues­tra mi­ra­da plá­ci­da cuan­do atis­ba en la ni­ñez la esen­cia de la bon­dad. Los ni­ños de Ca­la­sanz pro­lon­gan la es­pe­ran­za y el sue­ño de un ser ge­ne­ro­so y pro­fun­do que en­no­ble­ció la edu­ca­ción. pa­ra de­po­si­tar en las al­mas de los jó­ve­nes la fe, los fun­da­men­tos y una ma­ra­vi­llo­sa es­pi­ri­tua­li­dad. ¡Jo­sé, Jo­sé, Jo­sé! Aho­ra os lla­man los vientos pa­ra que so­co­rráis en la bo­rras­ca las ilu­sio­nes in­fan­ti­les, pa­ra que nu­tráis de vi­da la se­mi­lla del co­no­ci­mien­to y os alar­guéis con los años de los ni­ños pa­ra siem­pre.

Dr. Jo­sé An­to­nio Ru­bio

Dr. Mi­guel Gar­cía-He­rre­ros

Pa­dre Da­niel Jor­dán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.