El sai­ne­te de la dro­ga

La Opinión - Imágenes - - Debate - Leo­pol­do Ve­ra Cris­to

El pro­ble­ma de la dro­ga­dic­ción ad­qui­rió ri­be­tes cir­cen­ses en es­te ro­cam­bo­les­co país. Pasamos del pe­ca­do mor­tal al de­li­to co­ne­xo, pa­ra ter­mi­nar, des­cu­brien­do aho­ra que hay que ha­cer al­go o aca­ba­re­mos en una olla más gran­de que la del Car­tu­cho. To­das las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras de­pen­den de lo que de­ci­da ha­cer la pre­sen­te pa­ra po­ner en su si­tio un ne­go­cio per­ver­so que ame­na­za con de­ge­ne­rar la des­cen­den­cia hu­ma­na, aun­que al­gu­nos opi­nen que lo re­crea­ti­vo no da­ña.

Las con­tra­par­tes lle­gan a te­ner po­si­cio­nes mo­na­ca­les pa­ra unos; por ob­vias ra­zo­nes se tra­ta de un pe­ca­do y pa­ra otros es una ex­pre­sión de lo que lla­man el li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad. To­dos pa­re­cen te­ner sus pro­pios y tristes in­tere­ses sin que a na­die le in­tere­se la ver­dad: ago­ni­za el fu­tu­ro del país en ma­nos de una ju­ven­tud que a na­die le im­por­ta de­fen­der.

Los gran­des del ne­go­cio des­cu­brie­ron que el mer­ca­do do­més­ti­co es más sen­ci­llo y ren­ta­ble que la lu­cha in­ter­na­cio­nal con car­te­les san­gui­na­rios y sis­te­mas ju­di­cia­les de pro­ba­da ope­ra­bi­li­dad. Por el con­tra­rio, por es­tos la­res don­de se ne­go­cia la ley y se glo­ri ca al trans­gre­sor, el ban­que­te es­tá per­ma­nen­te­men­te ser­vi­do. De un 8 a un 12% de los co­lom­bia­nos en­tre los 12 y los 65 años han con­su­mi­do al­gu­na vez dro­ga. El ne­go­cio mue­ve en un año ca­si la mis­ma can­ti­dad de di­ne­ro que la co­rrup­ción, acla­ran­do que ha­ce par­te de la mis­ma.

En los ba­res de las zo­nas ro­sas, cer­ca de to­das las uni­ver­si­da­des y en los par­ques, pu­lu­la la ven­ta y el con­su­mo de dro­gas. Pe­ro lo que re­sul­ta es­pe­luz­nan­te es que, de los 10 mi­llo­nes de es­tu­dian­tes en co­le­gios, más del 10% in­ha­lan co­caí­na y/o fu­man ma­ri­gua­na. Hay un ejér­ci­to de jí­ba­ros ron­dan­do los co­le­gios, es­cu­da­dos en la le­ga­li­dad de la do­sis mí­ni­ma y la to­le­ran­cia de po­der lle­var múl­ti­ples do­sis con la ex­cu­sa de te­ner las do­sis dia­rias de to­da la se­ma­na. Exis­ten es­tu­dian­tes ex­pen­de­do­res que ade­más tie­nen la fun­ción úni­ca de in­du­cir con dul­ces y ga­lle­tas a los ni­ños en el con­su­mo de dro­ga, ta­rea que cum­plen sal­tan­do de co­le­gio en co­le­gio cuan­do son ex­pul­sa­dos.

Aun­que hay más de 400 ollas en Bo­go­tá, hoy el sis­te­ma cam­bió y se va­le de la adic­ción a las re­des so­cia­les co­mo vehícu­lo se­gu­ro y eco­nó­mi­co de co­mer­cia­li­za­ción. Por es­tos días ya no hay du­da que es­ta adic­ción a las re­des es­tá cau­san­do neu­ro-si­co­pa­to­lo­gías en sus usua­rios, mien­tras con­tri­bu­ye al hun­di­mien­to de los adic­tos en el in erno so­cial de la dro­ga­dic­ción. Va­le la pe­na de­jar cla­ro que las dro­gas ge­ne­ran de­pen­den­cia has­ta en un 70% de los con­su­mi­do­res, de­pen­dien­do de la dro­ga y de la to­le­ran­cia in­di­vi­dual, au­men­tan­do el ries­go mien­tras más tem­prano em­pie­ce el con­su­mo.

Pa­re­ce men­ti­ras que ha­ya du­da so­bre la ur­gen­cia de con­tro­lar el mi­cro­trá co. So­la­men­te en lo que va del año la sca­lía ha in­ter­ve­ni­do 1033 re­des y cap­tu­ra­do 3441 per­so­nas re­la­cio­na­das con el te­ma. Los ge­nios de turno ca­carean que hay que ir tras los pro­duc­to­res y los gran­des ca­pos del ne­go­cio y que no po­de­mos lle­nar las cár­ce­les de jí­ba­ros. Co­mo si los jí­ba­ros que mue­ven el ne­go­cio en las ca­lles de Nue­va York o de Bo­go­tá no fue­ran pre­ci­sa­men­te los agen­tes y la ra­zón del en­ri­que­ci­mien­to de esos gran­des pa­dri­nos. y co­mo si lo uno qui­ta­ra lo otro o co­mo si tu­vié­ra­mos que lle­nar las cár­ce­les, pe­ro de bue­nos.

Otros ca­te­drá­ti­cos del so sma sos­tie­nen que eso au­men­ta­ría las ga­nan­cias de los jí­ba­ros, que ven­de­rían el do­ble a quie­nes se les con squen las do­sis. Có­mo si los po­bres adic­tos pu­die­ran con­se­guir la pla­ta en los ár­bo­les. ¿Se­rá en­ton­ces que no se pue­de arres­tar a los acu­sa­dos de ro­bo en la ca­lle por­que sus se­cua­ces li­bres de­lin­qui­rían en­ton­ces el do­ble pa­ra re­cu­pe­rar lo per­di­do? ¿No se­rá pre­ci­sa­men­te que apli­car jus­ti­cia es el me­jor mé­to­do di­sua­si­vo?

So­bre el te­ma han opi­na­do en los me­dios mé­di­cos doc­to­ra­dos en dro­ga­dic­ción. Se­gún ellos las so­cie­da­des cien­tí cas exi­gen que se dis­tin­ga en­tre la adic­ción co­mo en­fer­me­dad y el “uso re­crea­ti­vo en ni­ños …que con­lle­va a adic­ción y de­pen­den­cia, …lo cual de­be te­ner­se en cuen­ta a la ho­ra de ela­bo­rar po­lí­ti­cas”. Cla­rí­si­mo, no se tra­ta de nin­gún des­cu­bri­mien­to, de­be es­tar en el an­ti­guo có­di­go de Ham­mu­ra­bi; otra co­sa es que por ha­cer pre­ven­ción y edu­ca­ción no se in­ter­ven­ga la ca­de­na de mi­cro­trá co, no se de en­da al con­su­mi­dor de for­ma que no mue­ra en el in­ten­to y no se pro­te­ja al ciu­da­dano co­mún que con­vi­ve con las ollas en las ca­lles. Tra­ba­jar en lo an­te­rior de nin­gu­na ma­ne­ra es qui­tar­le la dig­ni­dad al con­su­mi­dor, co­mo opi­nó un ilus­tre co­le­ga si­quia­tra en los me­dios, por­que ade­más tam­bién hay que sal­va­guar­dar la dig­ni­dad de los otros ciu­da­da­nos.

Qué bueno fue­ra que las so­cie­da­des mé­di­cas le en­tre­ga­ran ade­más al go­bierno un sus­tan­cio­so es­tu­dio que in­clu­ya las ac­cio­nes edu­ca­ti­vas y pre­ven­ti­vas, sin obs­ta­cu­li­zar la la­bor de in­ter­ve­nir las si­tua­cio­nes de fac­to pro­du­ci­das por la ac­ción de los jí­ba­ros. Tra­ba­jar en la edu­ca­ción y pre­ven­ción pa­ra evi­tar la dro­ga­dic­ción es una con­clu­sión fá­cil que re­sul­ta obli­ga­to­ria, pe­ro que de nin­gu­na ma­ne­ra ex­clu­ye la re­so­lu­ción de los pro­ble­mas plan­tea­dos por la ven­ta y el con­su­mo pú­bli­co de dro­gas si­co­tró­pi­cas. Lo an­te­rior es es­pe­cial­men­te cier­to si se con­si­de­ra que los re­sul­ta­dos de la la­bor edu­ca­ti­va re­quie­ren tiem­po.

Hoy, por ra­zo­nes bien co­no­ci­das, au­men­ta­mos las hec­tá­reas sem­bra­das de co­ca en más del 150% en un lap­so re­la­ti­va­men­te cor­to. Cul­pa­mos a los con­su­mi­do­res del Nor­te en nues­tro afán de pa­sar de aga­che, eva­dien­do la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer cum­plir nues­tras le­yes y los com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les de con­tro­lar la pro­duc­ción. Es­te año he­mos ro­to to­dos los re­cords en to­ne­la­das de dro­ga co­lom­bia­na in­cau­ta­da en los puer­tos ame­ri­ca­nos, es­pa­ño­les, ita­lia­nos e in­gle­ses. Sin ocul­tar nues­tro de­re­cho a exi­gir a la so­cie­dad in­ter­na­cio­nal co­la­bo­ra­ción en la erra­di­ca­ción, te­ne­mos que asu­mir con va­lor el com­pro­mi­so de des­nar­co­ti­zar­nos.

Es fá­cil pa­sar por pro­gre­sis­ta exi­gien­do la le­ga­li­za­ción de las dro­gas. la dis­cu­sión se ha cen­tra­do en pro­ble­mas de or­den mo­ral y yo creo que la de­ci­sión de­be­ría ade­más es­tar muy in uen­cia­da por las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas que ge­ne­ral­men­te no ad­mi­ten mu­chos ti­tu­beos.

Quie­nes pro­po­nen la le­ga­li­za­ción tie­nen ra­zón al de­cir que al­gu­nas co­sas me­jo­ra­rán: la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da pro­ba­ble­men­te se ale­ja­rá del ne­go­cio, ha­brá una re­duc­ción del di­ne­ro des­ti­na­do a ha­cer cum­plir las le­yes con­tra las dro­gas, ha­brá al­gu­na mer­ma en los cos­tos cau­sa­dos por los ro­bos y le­sio­nes rea­li­za­dos por los dro­ga­dic­tos pa­ra con­se­guir la dro­ga, y en el plano in­ter­na­cio­nal, los go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos pro­ba­ble­men­te de­ja­rán de ser ame­na­za­dos por las ban­das de tra can­tes ade­más de po­der ex­por­tar pa­cí ca­men­te la dro­ga.

Ha­bría que es­tu­diar el cos­to so­cial y eco­nó­mi­co de la le­ga­li­za­ción. Si com­pa­ra­mos la gue­rra con­tra las dro­gas y la prohi­bi­ción fe­de­ral con­tra el al­cohol en los EE.UU. Du­ran­te los años vein­te, en­con­tra­mos al­gu­nas di­fe­ren­cias, em­pe­zan­do por el he­cho de que el al­cohol ha si­do par­te de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal du­ran­te mi­les de años y las dro­gas se pu­sie­ron de mo­da des­de 1962. el 90% de las per­so­nas que con­su­men al­cohol, ra­ra vez se in­to­xi­can; en las dro­gas el ele­men­to bá­si­co es la in­to­xi­ca­ción.

El al­cohol a pe­sar de que ten­ga di­fe­ren­tes pre­sen­ta­cio­nes (vino, ron, cer­ve­za etc.) Es uno so­lo, mien­tras las va­ria­cio­nes en las dro­gas son ili­mi­ta­das; hoy se di­ce que hay más de 32 sus­tan­cias psi­coac­ti­vas. Ha­bría que le­ga­li­zar el ba­zu­co lo mis­mo que la co­caí­na lo mis­mo que el LSD o que la ma­rihua­na; de lo con­tra­rio siem­pre ha­bría un mer­ca­do negro. Si se de­ter­mi­na una edad mí­ni­ma pa­ra el con­su­mo de las dro­gas, el mer­ca­do negro fun­cio­na­ría pa­ra el res­to de los con­su­mi­do­res.

Es in­tere­san­te ana­li­zar que an­tes de la prohi­bi­ción del al­cohol en 1920, el con­su­mo de al­cohol en los EEUU pro­me­dia­ba 11.7 li­tros por per­so­na por año. Du­ran­te la dé­ca­da de la prohi­bi­ción es­te con­su­mo ca­yó a 3.2 li­tros y se man­tu­vo en 6.75 li­tros por año, diez años des­pués de la de­ro­ga­ción de la prohi­bi­ción. Es de­cir que la ile­ga­li­dad re­du­jo el uso a una cuar­ta par­te de su ni­vel pre­vio, pa­ra no ha­blar de que la in­ci­den­cia de ci­rro­sis he­pá­ti­ca se re­du­jo a la mi­tad.

De los datos an­te­rio­res po­dría­mos de­du­cir que, si se le­ga­li­za­ra la dro­ga los mi­llo­nes de con­su­mi­do­res ac­tua­les en los EEUU cre­ce­rían en un 110%, sien­do op­ti­mis­tas, por­que al­gu­nos sos­tie­nen que co­mo el pla­cer ofre­ci­do por la dro­ga es ins­tan­tá­neo y su­pe­rior al del al­cohol, el por­cen­ta­je au­men­ta­ría. En­tre el 10% y el 15% de los con­su­mi­do­res de al­cohol se con­vier­te en al­cohó­li­cos; en el ca­so de la co­caí­na el 70% de los con­su­mi­do­res se con­vier­te en adic­tos. Son bien ale­gres las a rma­cio­nes que sos­tie­nen que la de­pen­den­cia a las dro­gas es­tá en­tre el 10% y el 25%.; ha­bría que in­ves­ti­gar­lo en mu­chas dro­gas, es­tra­tos so­cia­les y per­so­na­li­da­des.

Se cal­cu­la que el 30% del cos­to es­ti­ma­do del abu­so de las dro­gas se des­ti­na a ha­cer cum­plir la ley y el res­to se em­plea en tra­tar de sub­sa­nar que­bran­tos de sa­lud de los adic­tos y en re­po­ner pér­di­das de pro­duc­ción. Si por la le­ga­li­za­ción, que por lo ex­pli­ca­do an­te­rior­men­te do­bla­ría el por­cen­ta­je de los con­su­mi­do­res de la dro­ga, se aho­rra­ra el pri­mer 30% men­cio­na­do, se do­bla­rían o tri­pli­ca­rían los cos­tos de sa­lud y de pér­di­das en la pro­duc­ción.

Por úl­ti­mo, ana­li­ce­mos que, si anual­men­te mue­ren 250.000 per­so­nas por el abu­so del al­cohol y 400.000 por fu­mar, y la le­ga­li­za­ción em­pu­ja­se el nú­me­ro to­tal de dro­ga­dic­tos a so­lo la mi­tad de los al­cohó­li­cos, mo­ri­rían más de 300.000 per­so­nas adi­cio­na­les por año. si a es­to le agre­ga­mos el po­ten­cial de las dro­gas, sus efec­tos de­bi­li­tan­tes, los efec­tos de­ge­ne­ra­ti­vos y can­ce­rí­ge­nos de al­gu­nas de ellas y la po­si­bi­li­dad de con­traer el si­da al uti­li­zar­las, es­ta can­ti­dad cre­ce­ría in­con­tro­la­ble­men­te.

No pa­re­ce ser un buen ne­go­cio pa­ra la so­cie­dad or­ga­ni­zar cen­tros que re­par­tan a los adic­tos psi­coac­ti­vos pa­ra que no de­lin­can bus­cán­do­las, co­mo pre­ten­día un exal­cal­de de Bo­go­tá. La des­in­to­xi­ca­ción es un tra­ba­jo muy se­rio que se rea­li­za en cen­tros es­pe­cia­li­za­dos y no en par­ques pú­bli­cos; lo con­tra­rio se­ría ayu­dar al hun­di­mien­to pro­gre­si­vo de in­de­fen­sos es­cla­vos de la dro­ga y ayu­dar a en­ri­que­cer a quie­nes la pro­du­cen.

Bien di­fí­cil el te­ma de la le­ga­li­za­ción. Ha­brá quie­nes apre­cien en for­ma di­fe­ren­te el pro­ble­ma, co­sa res­pe­ta­ble, pe­ro no exis­te nin­gu­na ra­zón pa­ra tra­tar de ta­par el sol con un de­do. De to­das for­mas, uno ten­dría que acep­tar que las ci­fras siem­pre han te­ni­do un va­lor de­ter­mi­nan­te cuan­do se tra­ta de to­mar de­ci­sio­nes en cuestión de cos­to so­cial y eco­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.