La as­tro­no­mía en Co­lom­bia

La Opinión - Imágenes - - Portada -

Se sa­be po­co de los co­no­ci­mien­tos as­tro­nó­mi­cos de los po­bla­do­res del te­rri­to­rio co­lom­biano du­ran­te la Épo­ca pre­co­lom­bi­na. El desa­rro­llo agrí­co­la de las cul­tu­ras im­pli­ca un cier­to co­no­ci­mien­to en el ca­len­da­rio. El ca­len­da­rio de la cul­tu­ra fue des­cri­to por La Ma­drid. El año se dis­tri­buía en lu­nas, y vein­te de es­tas com­po­nían el año ci­vil co­mún, con­te­nien­do trein­ta sie­te el de los Sa­cer­do­tes. Vein­te de es­tos gran­des años, con­for­ma­ban el ci­clo. El pri­mer ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co de Amé­ri­ca, fue cons­trui­do en San­ta­fé de Bo­go­tá pa­ra la Ex­pe­di­ción Bo­tá­ni­ca de la Nue­va Gra­na­da en­co­men­da­da a Celestino Mu­tis, y su pri­mer di­rec­tor fue el co­lom­biano Fran­cis­co de Cal­das (1768 - 1816). To­ma po­se­sión del mis­mo en 1805 e in­cor­po­ra al pe­que­ño re­frac­tor y equi­po exis­ten­te, nue­vos ins­tru­men­tos co­mo el cuar­to de círcu­lo de y el pén­du­lo de Graham. Des­de él, el na­tu­ris­ta y pró­cer es­ti­ma en 36’ 06” la la­ti­tud del his­tó­ri­co lu­gar y ha­ce otras ob­ser­va­cio­nes de in­te­rés as­tro­nó­mi­co, geo­dé­si­co y cli­má­ti­co. En­tre los as­tró­no­mos co­lom­bia­nos, so­bre­sa­le el ma­te­má­ti­co e in­ge­nie­ro ci­vil Julio Ga­ra­vi­to Ar­me­ro (1865-1920), di­rec­tor del an­te­rior Ob­ser­va­to­rio en 1892, profesor de as­tro­no­mía, cálcu­lo in ni­te­si­mal y me­cá­ni­ca ra­cio­nal, quien ade­más de sus tra­ba­jos de as­tro­no­mía ob­ser­va­cio­nal y as­tro­no­mía di­ná­mi­ca, apli­ca un mé­to­do pa­ra de­ter­mi­nar las ór­bi­tas de los co­me­tas de 1901 y 1910 usan­do re­gis­tros de ob­ser­va­ción su­yos. Ade­más de ha­ber lo­gra­do de­mos­tra­cio­nes ori­gi­na­les de teo­re­mas re­la­ti­vos al cam­bio de va­ria­bles ca­nó­ni­cas y tra­ba­jos em­plean­do es­tas va­ria­bles al mé­to­do pa­ra ór­bi­tas elíp­ti­cas; y ha­ber desa­rro­lla­do una ex­pre­sión pa­ra el com­ple­jo pro­ble­ma de los tres cuer­pos, con las “Fór­mu­las De ni­ti­vas pa­ra el Mo­vi­mien­to de la Lu­na” su obra más im­por­tan­te; qui­so al­can­zar un ins­tru­men­to teó­ri­co de gran uti­li­dad pa­ra pre­pa­rar efemérides co­mo com­ple­men­to del cro­nó­me­tro en la de­ter­mi­na­ción de lon­gi­tu­des. Hu­bie­ra al­can­za­do su ta­rea, pe­ro mu­rió en mar­zo de 1920 a la edad de 54 años. Pa­ra hon­rar su me­mo­ria, el 3 de oc­tu­bre de 1970 la Unión As­tro­nó­mi­ca In­ter­na­cio­nal de­sig­na con el nom­bre de crá­ter Ga­ra­vi­to a un crá­ter de 80 km en la par­te ocul­ta de la lu­na cu­yas coor­de­na­das son coor­de­na­das se­le­no­grá cas de la­ti­tud 48° al sur y 157° de lon­gi­tud orien­tal, en el la­do ocul­to de la lu­na.

Hoy cuen­ta Co­lom­bia con es­tu­dios de pos­gra­do a ni­vel de maes­tría y es­pe­cia­li­za­ción en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia, ins­ti­tu­ción que tie­ne a su car­go el his­tó­ri­co ob­ser­va­to­rio de 1805 y su pro­pio ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co, am­bos ads­cri­tos a su Fa­cul­tad de Cien­cias.

OB­SER­VA­TO­RIO AS­TRO­NÓ­MI­CO NA­CIO­NAL

La crea­ción del Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co Na­cio­nal fue ini­cia­ti­va del na­tu­ra­lis­ta José Celestino Mu­tis, cons­ti­tu­yen­do el pri­mer ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co que se cons­tru­yó en el con­ti­nen­te ame­ri­cano. La edi ca­ción (si­tua­da en la ca­rre­ra oc­ta­va con ca­lle oc­ta­va de Bo­go­tá) co­men­zó a cons­truir­se en el jar­dín de la Ex­pe­di­ción Bo­tá­ni­ca el 24 de ma­yo de 1802 ba­jo la di­rec­ción del ar­qui­tec­to ca­pu­chino Domingo de Pe­trés. La obra se con­clu­yó el 20 de agos­to de 1803. Mu­tis nom­bró co­mo res­pon­sa­ble al abo­ga­do co­mer­cian­te en te­las y cien­tí co au­to­di­dac­ta Fran­cis­co José de Cal­das, quien co­men­zó a rea­li­zar ob­ser­va­cio­nes as­tro­nó­mi­cas y me­teo­ro­ló­gi­cas a par­tir de di­ciem­bre de 1805.

Cal­das per­mi­tió que los jó­ve­nes crio­llos cons­pi­ra­do­res con­tra el ré­gi­men es­pa­ñol Antonio Na­ri­ño, Ca­mi­lo To­rres, José Ace­ve­do y Gó­mez, Antonio Ba­ra­ya se reunie­ran en los sa­lo­nes del Ob­ser­va­to­rio. Los tras­tor­nos po­lí­ti­cos acae­ci­dos po­co des­pués del 20 de julio de 1810, obli­ga­ron a Cal­das a des­cui­dar sus tra­ba­jos cien­tí cos. Nom­bra­do in­ge­nie­ro mi­li­tar con el gra­do de ca­pi­tán se de­di­có a ela­bo­rar ma­pas y pos­te­rior­men­te a la fa­bri­ca­ción de ar­mas pa­ra el ejér­ci­to. En di­ciem­bre de 1814, el ge­ne­ral Si­món Bo­lí­var to­mó por asal­to a San­ta­fé de Bo­go­tá lle­gan­do sus tro­pas a sa­quear el Ob­ser­va­to­rio e in­clu­so a to­mar co­mo rehén a Be­ne­dic­to Do­mín­guez, en­car­ga­do en­ton­ces por Cal­das de su cui­da­do.

TRAS LA IN­DE­PEN­DEN­CIA

Fu­si­la­do Cal­das por or­den del ge­ne­ral Pa­blo Mo­ri­llo en 1816, la ac­ti­vi­dad cien­tí ca en el Ob­ser­va­to­rio fue nu­la. Es­te aban­dono per­du­ró has­ta 1823, con la

lle­ga­da al país de la lla­ma­da Mi­sión Bous­sin­gault, la cual es­ta­ba com­pues­ta de cin­co jó­ve­nes cien­tí­fi­cos ex­tran­je­ros que ya ha­bía ade­lan­ta­do al­gu­nos es­tu­dios geo­ló­gi­cos en Ve­ne­zue­la. La co­mi­sión fue ini­cia­ti­va del ge­ne­ral Si­món Bo­lí­var in­tere­sa­do en so­li­ci­tar ayu­da fo­rá­nea pa­ra in­cen­ti­var el desa­rro­llo de la in­ge­nie­ría y las cien­cias na­tu­ra­les en la na­cien­te re­pú­bli­ca. El jo­ven quí­mi­co Jean-Bap­tis­te Bous­sin­gault reali­zó ob­ser­va­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas y fue asi­mi­la­do al Es­ta­do Ma­yor del Ejér­ci­to del Sur. De­sa­for­tu­na­da­men­te, la apa­tía de la cla­se po­lí­ti­ca per­mi­tió que la mi­sión se di­sol­vie­ra al ca­bo de po­cos años y en 1827 que­dó a car­go del li­te­ra­to y mé­di­co Be­ni­to Oso­rio quien por un año reali­zó ob­ser­va­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas. En los años 1830 es­tu­vo a car­go su­ce­si­va­men­te de Be­ne­dic­to Do­mín­guez quien pu­bli­có va­rios al­ma­na­ques as­tro­nó­mi­cos, Joaquín Acos­ta, quien reali­zó me­di­das me­teo­ro­ló­gi­cas, y de Fran­cis­co Javier Ma­tiz.

En 1848 pa­só a for­mar par­te del Co­le­gio Mi­li­tar, ins­ti­tu­ción crea­da un año an­tes por To­más Ci­priano de Mos­que­ra pa­ra la for­ma­ción de in­ge­nie­ros ci­vi­les y mi­li­ta­res. El Ob­ser­va­to­rio fue uti­li­za­do en­ton­ces co­mo au­la pa­ra las cla­ses de in­ge­nie­ría. En 1854 acae­ció el gol­pe mi­li­tar de Me­lo y con ello el Co­le­gio Mi­li­tar in­te­rrum­pió sus la­bo­res. El Ob­ser­va­to­rio que­dó aban­do­na­do, no sien­do otra co­sa que una to­rre va­cía. El go­bierno al­qui­ló las ins­ta­la­cio­nes pa­ra usos par­ti­cu­la­res, ha­bién­do­se lle­ga­do a es­ta­ble­cer allí una ven­ta de he­la­dos.

En 1859 se reanu­dó su ac­ti­vi­dad co­mo ob­ser­va­to­rio, nom­brán­do­se di­rec­tor el in­ge­nie­ro mi­li­tar José Cor­ne­lio Bor­da. En fe­bre­ro de 1862 fue ocu­pa­do por el ejér­ci­to de Leo­nar­do Ca­nal pa­ra ser­vir de for­ta­le­za a un cuer­po de ti­ra­do­res que sos­tu­vo un ti­ro­teo con­tra la igle­sia de San Agus­tín. En 1866 fue nom­bra­do di­rec­tor el in­ge­nie­ro y as­tró­no­mo In­da­le­cio Lié­vano Reyes. Lié­vano reali­zó ob­ser­va­cio­nes de ocul­ta­ción de es­tre­llas y pla­ne­tas por la Lu­na, cal­cu­ló efemérides y reali­zó ob­ser­va­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas.

El 26 de ma­yo de 1867 se vio con­ver­ti­do de re­pen­te en pri­sión-for­ta­le­za alo­jan­do co­mo re­clu­so al re­cién de­rro­ca­do pre­si­den­te To­más Ci­priano de Mos­que­ra has­ta el 22 de no­viem­bre, cuan­do par­tió des­te­rra­do ha­cia el Pe­rú. El mis­mo año San­tos Acos­ta or­ga­ni­zó la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia. En fe­bre­ro del año si­guien­te el doc­tor Ma­nuel An­cí­zar, en su ca­rác­ter de Rec­tor nom­bró a José María Gon­zá­lez Be­ni­to di­rec­tor de la ins­ti­tu­ción. Gon­zá­lez Be­ni­to dic­tó cla­ses de Me­teo­ro­lo­gía, As­tro­no­mía, Pa­leon­to­lo­gía y Geo­lo­gía. Se des­ta­can sus ob­ser­va­cio­nes de es­tre­llas fu­ga­ces. En 1882 apa­re­ció el pri­mer nú­me­ro de los Ana­les

del Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co Na­cio­nal de Bo­go­tá, des­ti­na­do a pu­bli­car los tra­ba­jos del es­ta­ble­ci­mien­to, que só­lo com­ple­tó seis en­tre­gas. En 1891 fue nom­bra­do di­rec­tor Julio Ga­ra­vi­to Ar­me­ro, quien reali­zó nu­me­ro­sos es­tu­dios teó­ri­cos y ob­ser­va­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas y as­tro­nó­mi­cas. Se des­ta­can sus tra­ba­jos so­bre el cálcu­lo de pro­ba­bi­li­da­des, óp­ti­ca ma­te­má­ti­ca y el mo­vi­mien­to de la Lu­na. Se le re­cuer­da co­mo un opo­si­tor de la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad y de las ma­te­má­ti­cas de Lo­ba­chevsky. Ba­jo su di­rec­ción el Ob­ser­va­to­rio go­zó sin em­bar­go de cier­ta ac­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca e in­ves­ti­ga­ti­va, lo­grán­do­se ob­te­ner re­sul­ta­dos in­tere­san­tes pe­se a la es­ca­sez y a la an­ti­güe­dad de sus equi­pos.

De cual­quier mo­do, sus ac­ti­vi­da­des se vie­ron afec­ta­das por las gue­rras ci­vi­les de fi­na­les del si­glo XIX y co­mien­zos del XX, que pa­ra­li­za­ron las ac­ti­vi­da­des de al­gu­nas fa­cul­ta­des de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal.

SI­GLO XX

En 1902, Ga­ra­vi­to y otros in­te­lec­tua­les re­or­ga­ni­za­ron la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría, des­ti­nan­do el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co co­mo lo­cal y sa­lón de cla­ses. Con la muer­te de Ga­ra­vi­to en 1920 el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co en­tra a una eta­pa de to­tal inac­ti­vi­dad. El en­ton­ces pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca Mar­co Fi­del Suá­rez de­ci­dió en­co­men­dar el Ob­ser­va­to­rio a cien­tí­fi­cos ex­tran­je­ros, lo cual aca­rreó la opo­si­ción de la So­cie­dad Co­lom­bia­na de In­ge­nie­ros. El lo­cal aca­bó por arrui­nar­se y los es­ca­sos ins­tru­men­tos y li­bros que que­da­ron des­pués de la muer­te de Ga­ra­vi­to se ex­tra­via­ron o da­ña­ron. Aun­que en 1921 el go­bierno de­sig­nó co­mo su­ce­sor a Si­món Sa­ra­so­la, un me­teo­ró­lo­go del Ob­ser­va­to­rio de San­tia­go de Cu­ba, és­te só­lo se de­di­có a las fun­cio­nes emi­nen­te­men­te me­teo­ro­ló­gi­cas fun­dan­do el OB­SER­VA­TO­RIO ME­TEO­RO­LÓ­GI­CO NA­CIO­NAL.

Con el ad­ve­ni­mien­to de Enrique Ola­ya He­rre­ra a la pre­si­den­cia del país, se es­ta­ble­ce el de­cre­to 1806 de 1930 don­de se re­or­ga­ni­za el Ob­ser­va­to­rio y es nom­bra­do co­mo di­rec­tor el in­ge­nie­ro Jorge Álvarez Lle­ras, uno de los dis­cí­pu­los de Ga­ra­vi­to. Álvarez Lle­ras fun­dó la Aca­de­mia Co­lom­bia­na de Cien­cias Exac­tas, Fí­si­co-Quí­mi­cas y Na­tu­ra­les y creó ade­más la re­vis­ta del mis­mo or­ga­nis­mo. En los pri­me­ros nú­me­ros de la mis­ma se pu­bli­ca­ron mu­chos de los tra­ba­jos de Ga­ra­vi­to, que has­ta en­ton­ces es­ta­ban iné­di­tos. Por man­da­to de la ley 65 de 1936, el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co fue in­cor­po­ra­do a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia.

En la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Álvarez Lle­ras pre­sen­tó re­nun­cia al car­go en 1949 y lo rem­pla­zó Be­li­sa­rio Ruiz Wil­ches, ba­jo cu­ya di­rec­ción se cons­tru­yó el Ob­ser­va­to­rio de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria en 1952. Pa­ra es­te nue­vo ob­ser­va­to­rio se com­pró un te­les­co­pio re­frac­tor apo­cro­má­ti­co de 4 ele­men­tos de 20 cm de aber­tu­ra y 3 me­tros de dis­tan­cia fo­cal, el cual ya ha­bía si­do uti­li­za­do en el Ob­ser­va­to­rio de Mar­se­lla, Fran­cia.

Tras Ruiz Wil­ches se nom­bró co­mo su rem­pla­zo al in­ge­nie­ro Jorge Arias de Greiff, quien fue di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio has­ta me­dia­dos de 1998. En­tre 1974 y 1980 la di­rec­ción es­tu­vo a car­go del in­ge­nie­ro Eduardo Brie­va Bus­ti­llo. Lue­go la di­rec­ción del departamento ha pa­sa­do a ma­nos de los pro­fe­so­res Benjamín Cal­vo Mo­zo, Ma­rio Armando Hi­gue­ra Gar­zón, Wi­lliam E. Cepeda y Juan Ma­nuel Te­jei­ro. En la ac­tua­li­dad la di­rec­ción es­tá a car­go de José Gregorio Por­ti­lla.

En 1969, con la crea­ción del Plan Quin­que­nal de Desa­rro­llo de la Uni­ver­si­dad se co­men­zó un es­tu­dio pa­ra ins­ta­lar un ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co mo­derno co­mo es­ta­ción re­mo­ta, me­dian­te un prés­ta­mo del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo. La con­di­ción del or­ga­nis­mo de dar prio­ri­dad a los pro­yec­tos con be­ne­fi­cio a cor­to pla­zo echó por tie­rra la ini­cia­ti­va. En 1979 exis­tió la po­si­bi­li­dad de reanu­dar el pro­yec­to, pe­ro es­ta vez por in­ter­me­dio de un in­ter­cam­bio co­mer­cial con la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na. Ba­jo la pre­si­den­cia de Vir­gi­lio Bar­co, el pro­yec­to, que se ha­lla­ba en un avan­za­do es­ta­do, se can­ce­ló.

En la ac­tua­li­dad el Ob­ser­va­to­rio es­tá a ni­vel de Departamento adscrito a la Fa­cul­tad de Cien­cias, se­de Bo­go­tá de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia. Rea­li­za la­bo­res de in­ves­ti­ga­ción, do­cen­cia y ex­ten­sión. Ad­mi­nis­tra la maes­tría en As­tro­no­mía, úni­co pro­gra­ma de pos­gra­do en As­tro­no­mía en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.