50 años de la Pro­mo­ción de ba­chi­lle­res 1968 del Co­le­gio Ca­la­sanz

La Opinión - Imágenes - - Portada - Os­car Pe­ña Gra­na­dos, M.D.

Han pa­sa­do 50 años des­de cuan­do el 28 de agos­to de 1968 nos gra­dua­mos 29 jó­ve­nes, en una bo­ni­ta ce­re­mo­nia en el tea­tro Zu­li­ma, en una con­jun­ción de an­he­los, con la emo­ción de los pa­dres, los ami­gos, los pro­fe­so­res, en quie­nes se sem­bra­ba una hue­lla de es­pe­ran­za por nues­tro por­ve­nir. So­mos par­te del re­cuer­do de Ca­la­sanz: ca­da uno, des­de su es­pa­cio y su tiem­po, se­gún su ta­len­to. Los más bri­llan­tes se lu­cie­ron; los me­nos, tam­bién, con es­fuer­zo com­pen­sa­mos las de­fi­cien­cias y su­pe­ra­mos obs­tácu­los. De ma­ne­ra que nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos y ofre­ce­mos al co­le­gio una ofren­da de gra­ti­tud. JPH.

Di­ce un tan­go muy fa­mo­so “Que vein­te años no es na­da” y yo lo usa­ría pa­ra de­cir “Que cin­cuen­ta años no es na­da”, cuan­do veo a mis com­pa­ñe­ros en los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra ce­le­brar me­dio si­glo de nues­tro gra­do de Ba­chi­lle­res.

Sin im­por­tar los ca­mi­nos que he­mos re­co­rri­do en es­te tiem­po, to­dos: ar­qui­tec­tos, agró­no­mos, in­ge­nie­ros, edu­ca­do­res, prós­pe­ros co­mer­cian­tes, doc­to­res en fí­si­ca y en medicina, vol­ve­mos a ser los mis­mos mu­cha­chos a pe­sar de la ar­tri­tis, las car­dio­pa­tías, la hi­per­ten­sión, la te­mi­da hi­per­tro a pros­tá­ti­ca, la an­ti­es­té­ti­ca cal­vi­cie y la lu­cha por­que las ti­nie­blas del ol­vi­do no bo­rren nues­tros re­cuer­dos.

Rá­pi­da­men­te sur­ge el mis­mo re­la­ji­to de otras épo­cas y se es­cu­chan los lla­ma­dos a Ca­ne­co, El Chi­vo, Chi­ri­cu­to, Ni­co­ti­na, Ca­ba­lli­to, Ga­rra­pa­to, Pa­cien­cia y de­más apo­dos que usá­ba­mos pa­ra nom­brar­nos en esos años que com­par­ti­mos en el Co­le­gio Ca­la­sanz de Cú­cu­ta.

Sin más pa­ra­fer­na­lia que el re­cuer­do co­mien­zo mi via­je por el tiem­po si­tuán­do­me en esa ma­ña­na de fe­bre­ro del año 59, cuan­do en­tré por pri­me­ra vez a las au­las del co­le­gio. Fun­cio­na­ba en un edi cio que te­nía ya al­gu­nos años, el cual ha­bía mu­ta­do su fun­ción ori­gi­nal de una fá­bri­ca de cer­ve­za pa­ra con­ver­tir­se en las ins­ta­la­cio­nes de un co­le­gio. Los ar­qui­tec­tos me di­rían que era un edi cio de estilo re­pu­bli­cano, de dos pi­sos, pin­ta­do de co­lor blanco mar l, si­tua­do en pleno cen­tro de Cú­cu­ta, ca­lle 13 en­tre ave­ni­das 5a. y 6a. En­quis­ta­do en la es­qui­na de la ave­ni­da Sex­ta fun­cio­na­ba un bar que nos da­ba un ade­lan­to de lo que po­dría en­con­trar­se ca­lle 13 arri­ba y el cual se en­car­ga­ba de dic­tar­nos la cá­te­dra de mú­si­ca de can­ti­na con su ro­co­la a to­do vo­lu­men en las tar­des.

Los pri­me­ros años trans­cu­rrie­ron ba­jo la tu­te­la del pa­dre To­mas Saiz, re­cién or­de­na­do y de buen tem­pe­ra­men­to. Pa­ra se­gun­do de pri­ma­ria, el pri­mer año que cur­sé en el Ca­la­sanz, es­tá­ba­mos agru­pa­dos cua­ren­ta y pi­co de mu­cha­chos bas­tan­te chi ados en un am­plio sa­lón del pri­mer pi­so. El pa­dre sa­bía en­cau­sar nues­tra ener­gía ha­cién­do­nos par­ti­ci­par en re­ñi­das ba­ta­llas pa­ra lo­grar los pri­me­ros pues­tos ha­cién­do­nos pre­gun­tas so­bre la ma­te­ria que co­rres­pon­día. Des­de el pri­mer mo­men­to se des­ta­ca­ron Sergio Yá­ñez, Joaquín Ce­lis, Her­nan­do Vi­lla­mi­zar en­tre otros, pe­ro los re­cuer­do a ellos en especial ya que fue­ron com­pa­ñe­ros en el res­to del via­je ha­cia nues­tro gra­do de Ba­chi­lle­res.

Con mu­cha fre­cuen­cia que­da­ba en un pues­to ve­cino al de Au­gus­to Mon­ta­gú, quien po­seía una gran ima­gi­na­ción y en los mo­men­tos de des­can­so me es­ce­ni ca­ba so­bre el pu­pi­tre, con sus ági­les de­dos, san­grien­tas ba­ta­llas, obras de tea­tro y de­más his­to­rias que sa­lían de su men­te. Esos mis­mos ági­les

de­dos le sir­vie­ron pa­ra ejer­cer con su cien­cia la Medicina en una de sus ra­mas qui­rúr­gi­cas.

El pa­dre usa­ba las pre­gun­tas cap­cio­sas en al­gu­nas oca­sio­nes, re­cuer­do en especial es­ta pre­gun­ta a la víc­ti­ma de turno: ¿De qué ta­ma­ño son los hue­vos que po­ne el go­ri­la? Co­mo nues­tro com­pa­ñe­ro no ha­bía pre­pa­ra­do bien el te­ma, los go­ri­las en esas épo­cas so­lo se veían en las pe­lí­cu­las de Tar­zán, y su ve­cino, un pri­mo su­yo en quien con aba por la­zos de san­gre le de­cía que, del ta­ma­ño de un ba­lón, op­tó por es­ta res­pues­ta pro­vo­can­do la car­ca­ja­da ge­ne­ral y la to­ma­du­ra de pe­lo por un buen tiem­po pi­dién­do­le to­dos no­so­tros hue­vos de go­ri­la fri­tos pa­ra el desa­yuno.

Tu­vi­mos que apren­der­nos la par­te del acó­li­to en la­tín co­mo se usa­ba en la épo­ca, y por ri­gu­ro­so turno ayu­dar en la mi­sa ma­tu­ti­na. No fal­ta­ba quien se equi­vo­ca­se y sol­ta­ra un Ky­riel Elei­son cuan­do no co­rres­pon­día o lo peor, to­car las cam­pa­ni­llas a re­ba­to por fue­ra del mo­men­to in­ten­cio­nal­men­te o por equi­vo­ca­ción, pro­vo­can­do la car­ca­ja­da ge­ne­ral de la fe­li­gre­sía y el cas­ti­go al in­frac­tor.

En esos años de la pri­ma­ria fue muy mar­ca­da la in uen­cia de lo es­pa­ñol, es­tu­diá­ba­mos to­das las ma­te­rias en una En­ci­clo­pe­dia que se traía de Es­pa­ña; el li­bro de lec­tu­ra, es­pe­cial­men­te una edi­ción de El Qui­jo­te adap­ta­da co­mo tex­to de es­tu­dio, ve­nía de ul­tra­mar. El co­le­gio nos pro­yec­ta­ba pe­lí­cu­las de Jo­se­li­to y Ma­ri­sol y re­ci­bía­mos anual­men­te al Pa­dre Sal­va­dor, már­tir en los cam­pos de con­cen­tra­ción re­pu­bli­ca­nos de la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la. El pa­dre To­más, a cio­na­do a los to­ros es­ce­ni ca­ba co­rri­das cuan­do nos veía abu­rri­dos de es­tu­diar, con to­re­ro, ban­de­ri­lle­ro, pi­ca­dor y un po­bre to­ro que su­frió una vez un ac­ci­den­te cuan­do el ban­de­ri­lle­ro se to­mó muy en se­rio su la­bor.

La par­te se­glar de la pri­ma­ria es­tu­vo a car­go prin­ci­pal­men­te de don Roque, gran­de en ta­ma­ño y hu­ma­ni­dad, quien in­ten­tó con­ver­tir en cracks de fútbol a tron­cos tan gran­des co­mo el sus­cri­to y creó el equi­po Los In­ven­ci­bles que otros lla­ma­ron los In­vi­si­bles por­que en el cam­po de jue­go no se nos veía una bue­na ju­ga­da. Acep­tan­do su fra­ca­so me in­vi­tó a par­ti­ci­par en una obra tea­tral que pre­sen­ta­mos pa­ra el ac­to

nal de quin­to año, con la cual se ce­rró nues­tro pa­so por el edi cio de la tre­ce y pa­sa­mos a las nue­vas ins­ta­la­cio­nes en el en­ton­ces co­no­ci­do co­mo ba­rrio Blanco.

La ado­les­cen­cia fue aún más lo­ca qui­zá por la car­ga de tes­tos­te­ro­na que ca­rac­te­ri­za esa edad; su­frie­ron con no­so­tros al­gu­nos pro­fe­so­res a quie­nes es­pe­ro no ofen­der con mis re­cuer­dos.

El profesor de Cien­cias Na­tu­ra­les a quien lla­má­ba­mos Cris­pín, ca­yó en des­gra­cia con al­gu­nos com­pa­ñe­ros cuan­do a rmó que te­ner un li­mo­nar en la ca­sa era co­mo te­ner una far­ma­cia. A par­tir de ese mo­men­to hu­bo un sis­te­má­ti­co sa­bo­teo du­ran­te los años que nos dio cá­te­dra y ja­más qui­so vol­ver a com­par­tir un sa­lón de cla­ses con no­so­tros.

Pa­bli­to Mar­tí­nez to­mó por su cuen­ta las lec­tu­ras en las cla­ses de Quí­mi­ca, leía mal al­gu­na fra­se o se in­ven­ta­ba al­gún tér­mino que no co­rres­pon­día so­lo pa­ra ha­cer­nos reír, a cos­ta in­clu­so de ser ex­pul­sa­do. Pe­ro co­mo nues­tro profesor te­nía mu­chas ocu­pa­cio­nes por ser un des­ta­ca­do pro­fe­sio­nal, a la cla­se si­guien­te Pa­bli­to vol­vía a leer con igua­les o peo­res re­sul­ta­dos.

Mon­sieur Gui­llot, profesor de fran­cés, ba­tió re­cord de ex­pul­sio­nes de cla­se con no­so­tros pues mien­tras un gru­po se de­di­ca­ba a pro­lon­gar inde ni­da­men­te la ter­mi­na­ción ain­si­so­it-il con que se na­li­za­ba las ora­cio­nes o a pro­nun­ciar mal el Me voi­ci, el otro gru­po pe­día a gri­to he­ri­do la ex­pul­sión ful­mi­nan­te por gro­se­ros de los in­frac­to­res. Ca­si me­dia cla­se se per­día en el bo­chin­che de las ex­pul­sio­nes y las pro­tes­tas de los afec­ta­dos.

El pun­to má­xi­mo su­ce­dió cuan­do el sa­cer­do­te en­car­ga­do de dic­tar Fí­si­ca tu­vo ne­ce­si­dad de via­jar a su país por una tem­po­ra­da lar­ga. De­ci­die­ron no rem­pla­zar­lo y dar­nos ese tiem­po pa­ra es­tu­dio, pe­ro no­so­tros lo in­ver­ti­mos en ha­cer una pa­ro­dia del pro­gra­ma “Di­lu­vio de Es­tre­llas” que pre­sen­ta­ba la en esa épo­ca ri­ca te­le­vi­sión de nues­tra que­ri­da Ve­ne­zue­la y don­de fá­cil­men­te dos o tres es­tre­llas de fa­ma mun­dial se pre­sen­ta­ban en una noche.

Te­nía­mos a Fernando Mar­tí­nez ha­cien­do las ve­ces de Gil­ber­ti­co Co­rrea co­mo pre­sen­ta­dor y pa­sa­ron por nues­tro escenario gran­des es­tre­llas. Re­cuer­do en especial La Ton­go­le­le, exó­ti­ca bai­la­ri­na de ori­gen me­xi­cano, por­que fue imi­ta­da con gran per­fec­ción.

An­te tan­ta lo­cu­ra y fra­ca­sa­da la es­tric­ta sca­li­za­ción que so­bre nues­tra pu­re­za reali­zó el pa­dre Juan Antonio, cre­ye­ron los bue­nos sa­cer­do­tes que nos cae­ría bien un re­ti­ro es­pi­ri­tual por fue­ra de nues­tro terruño. So­lo sir­vió pa­ra tras­la­dar es­te gru­po de chi ados a Bu­ca­ra­man­ga, don­de tu­vie­ron un mal nal pues fue­ron cas­ti­ga­dos con sen­dos lin­ter­na­zos, pro­pi­na­dos por el di­rec­tor de la ca­sa de re­ti­ro, por in­ver­tir las no­ches ju­gan­do car­tas en vez de re exio­nar so­bre sus pe­ca­dos.

Afor­tu­na­da­men­te pa­ra el Co­le­gio y tris­te­men­te pa­ra no­so­tros lle­gó un 28 de no­viem­bre de 1968, día en que pu­si­mos pun­to nal a la co­mu­ni­dad que se ha­bía for­ja­do en tan­tos años de es­tar jun­tos, pe­ro no a nues­tro com­pa­ñe­ris­mo, y por eso es­ta­mos hoy con­tes­tan­do al lla­ma­do del re­cuer­do y a hon­rar la me­mo­ria de quie­nes ya no es­tán en es­ta di­men­sión.

Oi­go el lla­ma­do a lis­ta: Aran­go, Bo­rre­ro, Ca­rri­llo, Cas­tri­llón, Ce­lis…y es­pe­ro es­cu­char el ¡pre­sen­te! de to­dos ¡¡¡ Un gran abra­zo, com­pa­ñe­ros !!!

Juan Pa­bón con el maes­tro don Roque.

Año 1968. Gru­po de al­fa­be­ti­za­ción: Sergio Mu­tis, Eduardo Pi­za­rro, Cam­po E. Bo­rre­ro, Juan Pa­bón, Jai­ro Nie­to, Joaquín Ce­lis, Ma­nuel Gon­zá­lez, José A. Ca­rri­llo, Ger­man Vi­lla­mi­zar, Jorge Aran­go, Au­gus­to Mon­ta­gut, Wi­lliam Fai­lla­ce, Os­car Pe­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.