Don Abraham

(Con­ver­sa­ción con Don Abraham Liz­cano, en el 2012)

La Opinión - Imágenes - - Portada - Juan Pa­bón Hernández

En es­tos años de re­ti­ro, don Abraham Liz­cano Ca­ñas vi­ve de sus re­cuer­dos; des­de cuan­do na­ció, el 9 de agos­to de 1929, son tan­tas las cir­cuns­tan­cias va­lio­sas de su vi­da, que de ellas asu­me su pro­pia vi­sión de las di­fe­ren­tes épo­cas en las cua­les desa­rro­lló su vo­ca­ción de maes­tro.

Al­gún día de 1930, la vio­len­cia po­lí­ti­ca afec­tó la es­truc­tu­ra de la fa­mi­lia y su se­ño­ra ma­dre, viu­da ha­cía po­cos me­ses, hu­bo de sa­lir de Bo­cha­le­ma, con nue­ve hi­jos, en­tre quie­nes se ha­lla­ban un ni­ño de tres me­ses, Abraham, y ocho her­ma­nos; el des­tino, Pam­plo­na, y la in­cer­ti­dum­bre de for­jar las con­di­cio­nes pa­ra edu­car una fa­mi­lia nu­me­ro­sa, en­tre la ca­ren­cia de con­di­cio­nes y la ne­ce­si­dad de op­tar por soluciones efec­ti­vas.

Es­ta ma­dre va­le­ro­sa tra­ba­jó in­can­sa­ble­men­te, ca­da día, des­pués de mi­sa de cin­co de la ma­ña­na, en su o cio de cos­tu­re­ra, y en la­bo­res com­ple­men­ta­rias de fa­bri­ca­ción de al­par­ga­tas, pan pa­ra los se­mi­na­ris­tas y sol­da­dos, com­pra y ven­ta de sal, en n, en una in­ten­sa mi­sión per­so­nal de pro­cu­rar la sub­sis­ten­cia a sus hi­jos. Don Abraham na­rra con nos­tal­gia la se­cuen­cia de acon­te­ci­mien­tos que le fue­ron ocu­rrien­do, a par­tir de cuan­do ini­ció su apren­di­za­je en la es­cue­la, con el ejer­ci­cio de ac­ti­vi­da­des co­mo la de ser acó­li­to, sus es­tu­dios de la­tín con los Re­den­to­ris­tas y su pa­so por Ser­vi­tá, cer­ca de Má­la­ga. Lue­go, la oca­sión de ir a Car­ta­ge­na (1948), co­mo se­mi­na­ris­ta, con la ayu­da del sa­cer­do­te Emilio Gó­mez Se­rrano, de Cu­cu­ti­lla, ciu­dad en la que hi­zo Fi­lo­so­fía y un año de Teo­lo­gía, a la vez que sir­vió de ins­truc­tor de ca­te­cis­mo en la zo­na mar­gi­nal de Cham­ba­cú, apre­cian­do de cer­ca la mi­se­ria, la pro­mis­cui­dad y la enor­me bre­cha so­cial que ha­ce de la so­cie­dad un enig­ma in­jus­to, y cruel, por el des­equi­li­brio en las opor­tu­ni­da­des. Sin em­bar­go, fue en esos tiem­pos en que se con­ven­ció de que el sa­cer­do­cio no era su ins­pi­ra­ción, y que de­bía bus­car otras op­cio­nes: vino a Cú­cu­ta y, cir­cuns­tan­cial­men­te, tam­bién, tu­vo la opor­tu­ni­dad de em­pe­zar co­mo profesor en el Co­le­gio de los Sa­le­sia­nos, el 12 de abril de 1951, y a ad­qui­rir la ex­pe­rien­cia do­cen­te que lo ha­bría de con­du­cir por el res­to de su exis­ten­cia. Fue una la­bor ar­dua, com­bi­na­da con el apren­di­za­je del ór­gano pa­ra to­car en las mi­sas, e in­clu­so con la co­la­bo­ra­ción en las fae­nas de lim­pie­za de los pa­si­llos y sa­lo­nes. Trans­cu­rrie­ron cua­tro años, y don Abraham hu­bo de ir a Ba­rran­qui­lla a co­la­bo­rar a su her­mano sa­cer­do­te y tra­ba­jar en al­gu­na que otra em­pre­sa. La lle­ga­da de un te­le­gra­ma de los sa­le­sia­nos lo re­gre­só a la ciu­dad; ini­ció nue­va­men­te su do­cen­cia en las asig­na­tu­ras de His­to­ria, La­tín, Geo­gra­fía y Es­pa­ñol, has­ta que cua­tro años des­pués, el Co­le­gio Ca­la­sanz re­qui­rió de sus ser­vi­cios, desem­pe­ñán­do­se co­mo profesor de ba­chi­lle­ra­to, en­ton­ces pri­me­ro a sex­to, por tre­ce años, en­tre 1960 y 1973.

Allí tu­ve la for­tu­na de co­no­cer­lo y apre­ciar su es­tu­pen­do don co­mo for­ma­dor de jó­ve­nes, ade­más de la re­cie­dum­bre de su estilo pa­ra en­se­ñar y una fuer­za de ca­rác­ter que con­vo­ca­ba a la dis­ci­pli­na. Era ru­do don Abraham, es cier­to, pe­ro, aho­ra, las generaciones de es­tu­dian­tes que nos edu­ca­mos ba­jo su in ujo, agra­de­ce­mos la de­di­ca­ción y cons­tan­cia con las cua­les se pro­pu­so in­cul­car­nos el amor por el es­pa­ñol, a cos­ta de ti­ro­nes de orejas, ha­la­das de pa­ti­llas y al­gún re­gla­zo que caía en las ma­nos por cual­quier con­ju­ga­ción mal em­plea­da.

Con un or­gu­llo ab­so­lu­ta­men­te me­re­ci­do me di­ce: “fui un ex­ce­len­te profesor”. Cla­ro que sí, y de ello so­mos tes­ti­mo­nio los mi­les de alum­nos que re­ci­bi­mos su ins­truc­ción. En el Ca­la­sanz fue pre­fec­to de dis­ci­pli­na y mo­de­lo de cum­pli­mien­to: “só­lo me en­fer­ma­ba en va­ca­cio­nes”, ex­pre­sa con la cer­ti­dum­bre de ha­ber cum­pli­do su de­ber.

En 1973, sien­do se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Miguel Méndez Camacho y je­fe de Di­vi­sión Carlos Or­duz, sus an­ti­guos dis­cí­pu­los, ob­tu­vo el nom­bra­mien­to co­mo profesor del co­le­gio de Ar­bo­le­das, as­cen­dien­do in­me­dia­ta­men­te a Rec­tor, car­go que ocu­pó du­ran­te 21 años, has­ta 1994, fe­cha de su re­ti­ro, con el be­ne­plá­ci­to de una co­mu­ni­dad que va­lo­ró su pro­fe­sio­na­lis­mo y no de­jó que las va­rian­tes de la po­lí­ti­ca lo cam­bia­ran; des­de el pá­rro­co de turno, los di­ri­gen­tes, y la pro­pia ciu­da­da­nía, se ge­ne­ra­ban mo­vi­mien­tos de res­pal­do an­te al­gu­na se­ñal de tras­la­do.

Una pe­na de­jó aque­lla par­te de su vi­da, la muer­te en ac­ci­den­te de trán­si­to de su es­po­sa, Blan­ca Au­ro­ra, ma­dre de sus tres hi­jos. La re­cuer­da con emo­ción y gra­ti­tud, con una pro­fun­da con­cien­cia de ha­ber re­ci­bi­do de esa mu­jer bon­da­do­sa el amor y la re­ci­pro­ci­dad por tan­to es­fuer­zo.

Aho­ra, lo ha­llé retirado, con­va­le­cien­te de una ci­ru­gía, pe­ro con el mis­mo ca­rác­ter fuer­te, en una ca­sa de San Luis, re­cor­dan­do la tremenda ex­pe­rien­cia de ha­ber vi­vi­do ín­te­gra­men­te, de exi­gir siem­pre se­rie­dad y res­pe­to, fé­rrea dis­ci­pli­na y ac­ti­tud de com­pro­mi­so. (So­lo una lá­gri­ma furtiva me de­jó ob­ser­var la sen­si­bi­li­dad es­con­di­da en su al­ma y el anhelo de dis­fru­tar de su ju­bi­la­ción con un po­co más de sa­lud. In­clu­so, pen­só ir al se­mi­na­rio a ofre­cer su ser­vi­cio gra­tui­to pa­ra im­par­tir la­tín, pe­ro su con­di­ción fí­si­ca no se lo per­mi­tió).

Don Abraham es un ejem­plo pa­ra el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Qui­zá pro­fe­so­res co­mo él, del estilo de an­tes, co­mo se di­ce, sean in­dis­pen­sa­bles en la ac­tua­li­dad pa­ra su­pe­rar la in­con­sis­ten­cia de los mo­de­los de en­se­ñan­za.

El ejer­ci­cio de es­cri­bir es­ta no­ta me cau­sa zo­zo­bra. Tal vez la aprue­be, y no me vea yo le­van­ta­do de mi asien­to por las pa­ti­llas, con la voz gra­ve di­cien­do: “Pa­bón, con­ju­gue bien!”

Don Abraham Liz­cano Ca­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.