La ser­vi­dum­bre vo­lun­ta­ria

La Opinión - Imágenes - - Ciudad - Leo­pol­do J. Vera Cris­to (Re­co­pi­la­do por: Gas­tón Ber­mú­dez V.)

Ca­da vez que voy a Cú­cu­ta com­prue­bo que no hay ex­pe­rien­cia más agra­da­ble que vi­si­tar­la. Us­ted pue­de au­sen­tar­se el tiem­po que desee, pe­ro al re­gre­sar, las pri­me­ras bri­sas cá­li­das que lo re­ci­ben en el “Ca­mi­lo Da­za” le ha­cen te­ner la sen­sa­ción de que nun­ca ha sa­li­do de la ciu­dad.

Mil ve­ces he re­pa­sa­do con ve­ne­ra­ción el ca­mino que por años re­co­rrí ida y vuelta en­tre mi ca­sa y el co­le­gio, con­ver­san­do con los ár­bo­les que aún que­dan fren­te a las ca­sas del pa­sa­do que hoy se pin­tan de avi­sos con­ta­mi­nan­tes. Me los sé de me­mo­ria por­que fue­ron mis ami­gos y traen el olor de una ju­ven­tud con edi­ción li­mi­ta­da.

Ba­jan­do des­de la ave­ni­da sex­ta por la ca­lle ca­tor­ce has­ta la se­gun­da, ca­mi­ná­ba­mos de­re­cho has­ta la ca­lle no­ve­na y lue­go ha­cia el orien­te pa­ra lle­gar por la ce­ro a La Sa­lle. En el ca­mino la Go­ber­na­ción, la ca­sa de los Yá­ñez Car­va­jal, la de los Fo­re­ro, la es­qui­na de los Quin­ta­na fren­te a los Be­ní­tez, la ca­so­na de los Pe­ña­ran­da, la ca­sa de los Ca­sa­no­va, to­das son par­te de mi his­to­ria.

De vuelta ha­bía que pa­sar por el Co­le­gio San­to Án­gel con la es­pe­ran­za de un tí­mi­do sa­lu­di­to fe­me­nino des­de sus ven­ta­nas, que en­tre otras era lo má­xi­mo que ob­te­nía­mos. Al­can­zá­ba­mos la ave­ni­da quin­ta en el par­que San­tan­der, subía­mos por El Ley has­ta la Sex­ta y an­tes de lle­gar a ca­sa pa­sá­ba­mos por el al­ma­cén de los Blanco, don­de do­ña Au­ri­ta nos con­sen­tía. De­cía Ki­ko Blanco que él no te­nía la cul­pa de ha­ber na­ci­do fren­te a las o ci­nas de cer­ve­za Águi­la.

Cas­ti­ga­da por la in­di­fe­ren­cia de los di­ri­gen­tes y la pa­si­vi­dad de quie­nes cre­cie­ron sin co­no­cer su his­to­ria, mi Cú­cu­ta si­gue re­bo­san­te de cu­cu­te­ños afec­tuo­sos, no­bles y ca­lu­ro­sos co­mo el cli­ma en que vi­ven. Un pue­blo ge­ne­ro­so que re­ci­be y con­sue­la a quie­nes hu­yen de la tra­ge­dia trans­fron­te­ri­za.

El cu­cu­te­ño es tí­mi­do y sen­ci­llo con el con­se­cuen­te en­tor­pe­ci­mien­to de sus ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción, pro­yec­tan­do así una ima­gen equi­vo­ca­da. Pa­sa­mos por ser mal­ge­nia­dos, de “ma­las pulgas” y has­ta po­co so­cia­bles. La ima­gen que pro­yec­ta­mos ha si­do dis­tor­sio­na­da, pe­ro la do­ci­li­dad y la en­tre­ga cuan­do brin­da­mos amis­tad, na­die nos las pue­de qui­tar.

En la épo­ca de la bo­nan­za re­ci­bi­mos com­pa­trio­tas de to­das las la­ti­tu­des; mu­chos aco­gi­dos hos­pi­ta­la­ria­men­te con­ti­nua­ron vi­vien­do en­tre no­so­tros, otros se fue­ron agra­de­ci­dos des­pués de ha­ber he­cho for­tu­na y, por úl­ti­mo, mu­chos se fue­ron sin te­ner tiem­po ni vo­lun­tad pa­ra pa­gar los arrien­dos que de­bían. A no­so­tros nos que­dó el pro­ble­ma de la ma­la si­tua­ción, y cla­ro es­tá, una ima­gen des­di­bu­ja­da.

Re­cien­te­men­te nos in­va­die­ron pa­si­va­men­te los her­ma­nos ve­ne­zo­la­nos; al­gu­nos di­cen que no fue­ron pre­ci­sa­men­te los de mos­trar y que en na­da ayu­da­rán a una po­si­ble re­cu­pe­ra­ción. Cu­rio­so, hoy es­tá de mo­da en los me­dios de­cir que es­ta­mos pa­gan­do el fa­vor que nos hi­cie­ron ha­ce tiem­po al re­ci­bir­nos en mo­men­tos de vio­len­cia y ham­bru­na co­lom­bia­na.

La ver­dad es que fui­mos a tra­ba­jar, unos co­mo pro­fe­sio­na­les, otros co­mo sim­ples obre­ros y otros mu­chos co­mo do­més­ti­cos; en­tre otras por­que ha­bía que te­ner vi­sa pa­ra pa­sar más allá de San Cristóbal. Pe­ro Ja­más vi­vi­mos esa es­pan­to­sa si­tua­ción ac­tual ve­ne­zo­la­na y an­tes bien re­ci­bi­mos siem­pre a los re­fu­gia­dos de las va­rias dic­ta­du­ras ve­ci­nas del si­glo XX.

Ese es el pro­ble­ma de no co­no­cer nues­tra his­to­ria y no sen­tir nues­tro terruño. Pe­ro un pue­blo ge­ne­ro­so no re­pa­ra en esas pe­que­ñe­ces his­tó­ri­cas y re­ci­be con los bra­zos abier­tos a quie­nes tor­tu­ran al otro la­do de una fron­te­ra don­de so­lo un río se­pa­ra a her­ma­nos con idén­ti­co ori­gen.

En el úl­ti­mo me­dio si­glo he­mos pa­sa­do siem­pre por ser una ciu­dad co­mer­cial que ama­ne­cía pre­gun­tan­do por el pre­cio del bo­lí­var y ano­che­cía so­ñan­do con la de­va­lua­ción del pe­so. La ver­dad es que por la “bue­na si­tua­ción”, ni si­quie­ra nos preo­cu­pa­mos por exi­gir­les a quie­nes ve­nían a ven­der sus pro­duc­tos la lo­ca­li­za­ción de sus fá­bri­cas en nues­tra ciu­dad pa­ra ga­ran­ti­zar en el fu­tu­ro un ren­glón dis­tin­to de sub­sis­ten­cia.

Lo cier­to es que la “bo­nan­za” no per­mi­tió que hu­bie­ra un ver­da­de­ro sen­ti­do de co­mu­ni­dad; ese sen­ti­do que per­mi­te pro­gra­mar or­ga­ni­za­da­men­te el fu­tu­ro con ba­se en el anhelo de un ma­ña­na me­jor pa­ra las generaciones ve­ni­de­ras. El ma­ne­jo de la co­sa pú­bli­ca no le im­por­ta­ba a una gran ma­yo­ría de la po­bla­ción que con­tri­buía eco­nó­mi­ca­men­te con la mis­ma can­ti­dad pa­ra apo­yar dos y has­ta tres ideo­lo­gías com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes.

Así se ob­tu­vo una cla­se po­lí­ti­ca con­se­cuen­te con la pa­si­vi­dad con­tem­pla­ti­va. La di­ri­gen­cia se lle­nó de fo­ras­te­ros que ve­nían por lo su­yo y se iban con lo su­yo, has­ta el pun­to de es­cu­char que la ciu­dad es­tá aho­ra fé­rrea­men­te ma­ne­ja­da por al­guien que no es cu­cu­te­ño y ni si­quie­ra vi­ve en ella.

Las co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas que for­ma­ron tan­tas generaciones en el res­pe­to por la Ley y en el te­mor a Dios, hoy tie­nen que ro­gar pa­ra que les per­mi­tan se­guir cum­plien­do su mi­sión. El con­ser­va­to­rio que for­mó va­rias generaciones mu­si­ca­les, des­apa­re­ció an­te la in­di­fe­ren­cia ciu­da­da­na. Los muy va­lio­sos gru­pos que lu­chan por cam­biar la con­cien­cia co­mu­nal, son vis­tos con in­di­fe­ren­cia y aban­dono.

Las nue­vas generaciones ig­no­ran la his­to­ria de su pa­tria chi­ca y no pue­den ima­gi­nar que hu­bo un pa­sa­do de gran­de­za for­ja­do a pun­ta de co­ra­je, ci­vis­mo y ho­nes­ti­dad; por el con­tra­rio, asu­men que la si­tua­ción que les to­có vi­vir es una pro­lon­ga­ción de un pa­sa­do del cual no son cul­pa­bles.

Se nos fue la tran­qui­li­dad y se nos es­ca­pó de las ma­nos el ma­ne­jo de lo nues­tro en es­te pe­da­ci­to de pa­tria que arro­gan­te­men­te con­si­de­ra­mos ex­clu­si­vo. Hoy la vio­len­cia pe­ne­tró hon­do en nues­tros ho­ga­res, re­cor­dán­do­nos que aún so­mos par­te de Co­lom­bia y que com­par­ti­mos sus pe­sa­res con ma­yor in­de­fen­sión que los de­más.

Pe­ro los su­ce­sos no vie­nen so­los. Ha­ce 470 años Etien­ne de la Boe­tie, de­cía en su dis­cur­so so­bre la ser­vi­dum­bre vo­lun­ta­ria:

“…Có­mo pue­de te­ner tan­tas ma­nos pa­ra gol­pear­lo a us­ted, si no es us­ted quien ha de­ja­do que uti­li­ce las su­yas?...

…Có­mo pue­de dis­po­ner de un tal po­der so­bre us­ted si no es us­ted mis­mo quien se lo ha otor­ga­do? Qué cuen­tas po­dría nal­men­te ajus­tar­le, si re­sul­ta que us­ted es en­cu­bri­dor del la­drón, que lo ro­ba, cóm­pli­ce del ase­sino que lo mata y trai­dor que se trai­cio­na a sí mis­mo?”

Los que no te­ne­mos ni el po­der ni la fuer­za, so­lo dis­po­ne­mos de un ar­ma: la edu­ca­ción. Tal vez así lo­gre­mos una di­ri­gen­cia que no sea in­fe­rior a su pue­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.