Dan­te Alig­hie­ri: “La Vi­da Nue­va”:

Dan­te Alig­hie­ri (1265-1321)

La Opinión - Imágenes - - Libro -

C“ha­blan

omo los poe­tas tie­nen más li­cen­cia en el len­gua­je que los pro­sa­do­res, y co­mo quie­nes

e n ri­ma no son sino poe­tas vul­ga­res, justo y ra­zo­na­ble es que se les con­ce­da ma­yor li­cen­cia en el len­gua­je que a los de­más que se ex­pre­san en vul­gar” . (Ibd. Dan­te Alig­hie­ri “La Vi­da Nue­va”).La Vi­ta Nuo­va (“Vi­da nue­va”) es la pri­me­ra obra co­no­ci­da de Dan­te Alig­hie­ri, es­cri­ta en­tre 1292 y 1293, po­co des­pués de la muer­te de su ama­da Beatriz.

El sen­ti­do del tí­tu­lo vie­ne da­do por la re­no­va­ción vi­tal que ex­pe­ri­men­ta el poe­ta al enamo­rar­se de su ama­da. El te­ma de la obra es el amor pla­tó­ni­co de Dan­te por su ama­da Beatriz. La pa­la­bra “beatriz” (la­tín bea­trix) sig­ni­fi­ca “bea­ti­fi­ca­do­ra” o “da­do­ra de bie­na­ven­tu­ran­za”. Unas ve­ces se es­cri­be en la obra con ma­yús­cu­las y otra con mi­nús­cu­las. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que, al co­mien­zo de la obra, ha­blan­do de Beatriz, se di­ce que “la qua­le fu chia­ma­ta da mol­ti Bea­tri­ce lí qua­li non sa­pe­vano che sì chia­ma­re” (“la cual fue lla­ma­da Beatriz por mu­chos que no sa­bían que así se lla­ma­ba”). El pri­me­ro iden­ti­fi­car a Beatriz con una mu­jer real, Bea­tri­ce Por­ti­na­ri, fue Boc­cac­cio, en su Trat­ta­te­llo in lau­de di Dan­te. La exal­ta­ción de la mu­jer que ofre­ce Dan­te en es­ta obra va más allá de lo ca­rac­te­rís­ti­co del amor cortés: Beatriz es­tá por en­ci­ma de las pa­sio­nes hu­ma­nas, y per­te­ne­ce a la es­fe­ra de lo ce­les­te (“don­na an­ge­li­ca­ta”, o “mu­jer an­ge­li­cal”).

FRASES DE “LA VI­DA NUE­VA”:

“Lue­go de mi na­ci­mien­to, el lu­mi­no­so cie­lo ha­bía vuel­to ya nue­ve ve­ces al mis­mo pun­to, en vir­tud de su mo­vi­mien­to gi­ra­to­rio, cuan­do apa­re­ció por vez pri­me­ra an­te mis ojos la glo­rio­sa da­ma de mis pen­sa­mien­tos, a quien mu­chos lla­ma­ban Beatriz, en la ig­no­ran­cia de cuál era su nom­bre. Y a la ver­dad que des­de en­ton­ces en­se­ño­reó­se Amor de mi al­ma, que a él se unió in­con­ti­nen­te, y co­men­zó a te­ner so­bre mí tan­to as­cen­dien­te y tal do­mi­nio, por la fuer­za que le da­ría mi mis­ma ima­gi­na­ción, que vi­me obli­ga­do a cum­plir cuan­to se le an­to­ja­ba”. “La ho­ra en que me lle­gó su dul­cí­si­mo sa­lu­do fue pre­ci­sa­men­te la no­na de aquel día… Pen­san­do en ella se apo­de­ró de mí un sua­ve sue­ño, en el que me so­bre­vino una vi­sión ma­ra­vi­llo­sa, pues pa­re­cía­me ver en mi es­tan­cia una nu­be­ci­lla de co­lor de fue­go, en cu­yo in­te­rior per­ci­bía la fi­gu­ra de un va­rón que in­fun­día te­rror a quien lo mi­ra­se, aun­que mos­trá­ba­se tan ri­sue­ño, que era co­sa ex­tra­ña”. “Un día (a la ho­ra de no­na, apro­xi­ma­da­men­te) al­zó­se en mí, con­tra es­te ad­ver­sa­rio de la ra­zón, un pen­sa­mien­to per­ti­naz. Creí ver a la bie­na­ven­tu­ra­da Beatriz con las ber­me­jas ves­ti­du­ras con que pri­me­ro se mos­tró a mis ojos y tan ju­ve­nil co­mo cuan­do por vez pri­me­ra la vi”. “A par­tir de aque­lla vi­sión, co­men­zó mi es­pí­ri­tu na­tu­ral a ver­se per­tur­ba­do en su de­sen­vol­vi­mien­to, pues mi al­ma ha­llá­ba­se en­tre­ga­da por com­ple­to a pen­sar en aque­lla gen­ti­lí­si­ma mu­jer… Vien­do yo su cuer­po ya­cen­te sin el al­ma en­tre otras mu­chas mu­je­res que llo­ra­ban las­ti­me­ra­men­te, re­cor­dé que ha­bía­le vis­to en com­pa­ñía de mi gen­ti­lí­si­ma ama­da, y no pu­de con­te­ner al­gu­nas lá­gri­mas. Así llo­ran­do, de­ci­dí de­di­car, unas pa­la­bras a su muer­te, en vir­tud de ha­ber­la vis­to al­gu­na vez con la da­ma de mis pen­sa­mien­tos”. “Con fre­cuen­cia pen­sa­ba tan do­lo­ri­do, que ol­vi­dá­ba­me has­ta del si­tio don­de me en­con­tra­ba. Con es­te re­cru­de­ci­mien­to de sus­pi­ros re­no­vó­se el amor­ti­gua­do llan­to, de ma­ne­ra que mis ojos pa­re­cía que so­la­men­te desea­ran llo­rar, y su­ce­día a me­nu­do que, por el llan­to con­ti­nuo, se po­nía en torno a los ojos ese pur­pu­rino co­lor que sue­le aso­mar cuan­do se re­ci­be al­gu­na tor­tu­ra”.

“Tras la su­so­men­ta­da vi­sión, y una vez pro­nun­cia­das las pa­la­bras que Amor me obli­gó a de­cir, mu­chos y di­ver­sos pen­sa­mien­tos co­men­za­ron a asal­tar­me y com­ba­tir­me en for­ma tal, que con­tra al­gu­nos de ellos no po­dría de­fen­der­me. Cua­tro con­si­de­ra­cio­nes, so­bre to­do, in­quie­ta­ban mi vi­da; una de ellas era és­ta: bueno es el do­mi­nio de Amor, ya que apar­ta el en­ten­di­mien­to de sus sier­vos de to­das las co­sas vi­les. Otra era és­ta: na­da bueno es el do­mi­nio de Amor, pues cuan­ta más fe se tie­ne, más gra­ves y do­lo­ro­sos ex­tre­mos ha­ce pa­sar. Otra era és­ta: tan dul­ce al oí­do es el nom­bre de Amor, que im­po­si­ble me pa­re­ce que su in­fluen­cia no sea dul­ce en to­do. Y la cuar­ta era és­ta: la mu­jer por quien Amor así te ase­dia no es co­mo las de­más mu­je­res, cu­yo co­ra­zón fá­cil­men­te se pue­de ga­nar”.

Dan­te y Beatriz.

Vir­gi­lio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.