El co­man­dan­te Ca­nino

La Opinión - Imágenes - - Relato - Be­to Rodríguez

De Ca­si­mi­ro La­bra­dor pocas per­so­nas sa­bían de su pa­sa­do, en el ba­rrio lo con­si­de­ra­ban due­ño de gran for­tu­na, se­cre­tis­ta ti­be­tano, fé­rreo mi­li­tar glo­rio­so en el cam­po so­li­ta­rio, ex juez in exi­ble, drás­ti­co pa­dre y aman­te de los pe­rros ori­gen de su pos­tre­ra des­gra­cia.

Lo lla­ma­ban tuer­to o dál­ma­ta por­que en una tar­de sa­lió aca­lo­ra­do a la llu­via, y la ha­za­ña lo con­de­nó a mi­rar gris de la­do de por vi­da, con la ven­ta­ja de po­der des­pis­tar a quien lo en­fo­ca­ra de fren­te.

De ma­dru­ga­da Ca­si­mi­ro sa­ca­ba a pa­sear un enor­me pastor al cual los pro­fa­nos en ma­te­ria zoo­ló­gi­ca lo con­si­de­ra­ban ale­mán, pe­ro se tra­ta­ba de un her­mo­so ejem­plar de ho­ci­co frío, de ra­za al­sa­cia­na.

El bi­cho te­nía al­gu­nos cru­ces, en­tre és­tos la in­ter­ven­ción de una lom­briz so­li­ta­ria acom­pa­ña­da de otros pa­rá­si­tos.

El ca­nó lo in­fun­día res­pe­to en­tre los pa­rro­quia­nos, cuan­do al mo­rir el día, con pa­so mar­cial, oron­do, tam­bién sa­ca­ba a ai­rear al cua­drúpe­do que de­ja­ba mar­ca te­rri­to­rial en ca­da ár­bol y en el par­que su enor­me su­cie­dad pa­re­ci­da a un ra­ci­mo de ba­na­nas.

Al­gu­nos le re­cla­ma­ban por la con­ta­mi­na­ción ori­gi­na­da en el irra­cio­nal ser, pe­ro ter­mi­na­ban me­dro­sos, re­ta­dos por el cas­tren­se a ter­mi­nar el asun­to en el es­ta­dio del honor don­de “pe­rro no co­me pe­rro” y no hay ve­te­ri­na­rio ni va­cu­na an­ti­rrá­bi­ca que val­ga.

Ado­ra­dor de la bes­tia el mi­li­tar que nun­ca mos­tró los ala­ma­res, pe­ro ha­bla­ba de sus ha­za­ñas en ba­ta­lla, le pa­gó en­se­ñan­za en las me­jo­res es­cue­las y la ha­bi­li­dad de la mas­co­ta lle­gó a tal pun­to que apren­dió a ha­cer nu­dos ma­ri­ne­ros, a leer la co­rres­pon­den­cia sin rom­per­la y ano­ta­ba si­gi­lo­so los da­tos del re­mi­ten­te. A la pren­sa don­de se re­pi­ten las no­ti­cias con di­fe­ren­tes nom­bres, fe­chas y ca­ras ca­da día, se re­ser­va­ba el de­re­cho de ana­li­zar­la con pe­rruno des­dén.

Vie­jo dic­ta­dor im­pu­so a sus hi­jos la obli­ga­ción de lle­gar tem­prano de noche. Tam­bién es­ta­ban en el de­ber de pre­sen­tar un de­ta­lla­do in­for­me de sus an­dan­zas, pa­ra no de­ge­ne­rar su pro­sa­pia ple­na de pró­ce­res de no­ble as­cen­den­cia.

Cuan­do los he­re­de­ros, ma­yo­res de edad, no apa­re­cían a leer el li­bro de en­tra­da, a rmar la mi­nu­ta, fu­rio­so le ha­cía oler sus pren­das de ves­tir a la bes­tia, los bus­ca­ba has­ta en los bur­de­les y ga­ri­tos de don­de los sa­ca­ba a ga­rro­te.

Ca­da vez que los mu­cha­chos se in­su­bor­di­na­ban, eran so­me­ti­dos a die­ta de pan, agua, ca­la­bo­zo y se­ve­ra dis­ci­pli­na­ria de pa­tio pa­ra for­jar el es­pí­ri­tu.

En mo­men­tos de so­laz el opre­sor de ba­rria­da po­nía con pa­la­bras téc­ni­cas a ha­cer ca­brio­las de­tec­ti­ves­cas al sa­bue­so, mien­tras alar­dea­ba de los premios ob­te­ni­dos en so­lem­nes fe­rias, des­de la co­pa va­cía, el salto de la pul­ga, la des­pren­di­da ga­rra­pa­ta, la par­vo­vi­ro­sis, el mo­qui­llo y el as­pa del es­ta lo­co­co.

Una noche cuan­do char­la­ba con su mu­jer en el jar­dín de su for­ti ca­da ca­sa, pa­sa­ron dos ex­tra­ños con una gi­gan­te pe­rra en ce­lo. El man­so mas­tín en­lo­que­ció, sal­tó una pa­red de dos me­tros y se per­dió pa­ra siem­pre a bor­do de un ca­mión.

Al de­pri­mi­do gru­ñón no le sir­vie­ron in­ves­ti­ga­do­res pri­va­dos, ni fuer­tes pro­pi­nas pa­ra en­con­trar al in­gra­to pro­duc­to de su des­ve­lo.

Los ve­ci­nos re­tor­na­ron al par­que sin ta­pa­bo­cas, las ma­tas no vol­vie­ron a se­car­se y Ca­si­mi­ro de noche le la­dra­ba a la lu­na lle­na.

A la ho­ra de dor­mir ras­trea­ba, da­ba tres vuel­tas, aga­cha­do no te­nía a quien mo­ver­le la co­la y sus ate­rra­do­res ga­ñi­dos atraían a la Po­li­cía.

Los felices ha­bi­tan­tes, le acon­se­jan can­ce­lar la cuo­ta y sa­cri cio de vi­gi­lan­te re­sig­na­ción.

¡La ver­dad es que en nin­gún ba­rrio ama­ron tan­to a los la­dro­nes!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.