El ge­no­ci­dio cam­bo­yano

La Opinión - Imágenes - - Historia -

El ge­no­ci­dio cam­bo­yano fue obra del ré­gi­men maoís­ta de los Je­me­res Ro­jos. Ba­jo la di­rec­ción de Pol Pot, el ré­gi­men se pro­pu­so la crea­ción de un mo­de­lo so­cia­lis­ta agra­rio ba­sa­do en los idea­les del maoís­mo y el es­ta­li­nis­mo. Su po­lí­ti­ca se ca­rac­te­ri­zó por la ru­ra­li­za­ción for­za­da de los nú­cleos ur­ba­nos, tor­tu­ras, eje­cu­cio­nes ma­si­vas, tra­ba­jos for­za­dos ge­ne­ra­li­za­dos y malnu­tri­ción, cos­tan­do la vi­da de apro­xi­ma­da­men­te un cuar­to de la po­bla­ción del país. En­tre mi­llón y me­dio y tres mi­llo­nes de cam­bo­ya­nos fa­lle­cie­ron. El ge­no­ci­dio

na­li­zó con la in­va­sión viet­na­mi­ta. Se han des­cu­bier­to más de 20.000 fo­sas co­mu­nes, lla­ma­das Cam­pos de la Muer­te.

El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de los Je­me­res Ro­jos era pu­ri car el país, en si­mi­li­tud a lo in­ten­ta­do por la Ale­ma­nia na­zi, crear una ra­za su­pe­rior. Co­mo la ma­yo­ría de las víc­ti­mas eran de et­nia je­mer, la mis­ma de sus ver­du­gos, a ve­ces se de­no­mi­na al pro­ce­so un “au­to­ge­no­ci­dio”.

El 2 de enero de 2001, el go­bierno cam­bo­yano apro­bó una le­gis­la­ción pa­ra en­jui­ciar un nú­me­ro li­mi­ta­do de di­ri­gen­tes ro­jos. Es­tos co­men­za­ron el 17 de fe­bre­ro de 2009. El 7 de agos­to de 2014, Nuon Chea y Khieu Samp­han fue­ron de­cla­ra­dos cul­pa­bles y sen­ten­cia­dos a ca­de­na per­pe­tua por sus crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad. Los prin­ci­pa­les lí­de­res de los Je­me­res Ro­jos fue­ron:

Pol Pot (1925-1998). Su ver­da­de­ro nom­bre era Sa­loth Sar y era apo­da­do «Her­mano nú­me­ro 1», lí­der del mo­vi­mien­to des­de que asu­mió en 1963 co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral has­ta 1981, aun­que man­tu­vo su li­de­raz­go efec­ti­vo has­ta su muer­te.

Nuon Chea (n. 1926). En reali­dad, se lla­ma­ba Lau Kim Lorn; apo­da­do «Her­mano nú­me­ro 2» y tam­bién lla­ma­do Long Bun­ruot o Run­gloet Lao­di. Pri­mer mi­nis­tro y pre­si­den­te del Co­mi­té Per­ma­nen­te de la Kam­pu­chea De­mo­crá­ti­ca. Arres­ta­do en 2007 y sen­ten­cia­do a ca­de­na per­pe­tua en 2014.

Leng Sary (1925-2013). Na­ci­do en Viet­nam, hi­jo de un je­mer y una chi­na, con­cu­ña­do de Pol Pot. Su ver­da­de­ro nom­bre era Kim Trang y lo cam­bió pa­ra ocul­tar su ori­gen. Apo­da­do «Her­mano nú­me­ro 3». Arres­ta­do en 2007, pe­ro mu­rió an­tes de ser sen­ten­cia­do.

Khieu Samp­han (n. 1931). Apo­da­do «Her­mano nú­me­ro 4». Pri­mer mi­nis­tro y pre­si­den­te del Co­mi­té Per­ma­nen­te. Arres­ta­do en 2007, y sen­ten­cia­do de por vi­da sie­te años des­pués.

Ta Mok (1926-2006). Su ver­da­de­ro nom­bre era Ch­hit Choeun y fue co­no­ci­do co­mo «Her­mano nú­me­ro 5». Lí­der mi­li­tar del mo­vi­mien­to.

Son Sen (1930-1997). Apo­da­do «Her­mano nú­me­ro 89». Mi­nis­tro de De­fen­sa. Eje­cu­ta­do por or­den de Pol Pot con su fa­mi­lia ba­jo car­gos de trai­ción.

Kaing Guek Eav (n. 1942). Apo­da­do «Duch», lu­gar­te­nien­te de Son Sen y di­ri­gen­te de la pri­sión S-21. Arres­ta­do en 1999. En 2012 fue sen­ten­cia­do a ca­de­na per­pe­tua.

Yun Yat (1934-1997). Es­po­sa de Son Sen. Mi­nis­tra de In­for­ma­ción del ré­gi­men. Eje­cu­ta­da con su es­po­so.

Ke Pauk (1934-2002). Tam­bién lla­ma­do Kae Pok o «Her­mano nú­me­ro 13». Je­fe del dis­tri­to nor­te de Kam­pu­chea. Leng

irith (1932-2015). Es­po­sa de Ieng Sary y mi­nis­tra de Asun­tos So­cia­les. En 2007 fue arres­ta­da y juz­ga­da; mu­rió an­tes de la sen­ten­cia.

Cam­bo­ya fue un pe­que­ño país en­ce­rra­do en sí mis­mo du­ran­te mu­cho tiem­po. De­bi­do a es­to, desa­rro­lló un par­ti­cu­lar na­cio­na­lis­mo y un fuer­te vic­ti­mis­mo con­tra los “opre­so­res” ex­tran­je­ros.

En Asia el co­mu­nis­mo siem­pre ha es­ta­do muy vin­cu­la­do a los na­cio­na­lis­mos, na­cien­do de mo­vi­mien­tos de in­de­pen­den­cia an­ti­co­lo­nia­les. El prín­ci­pe No­ro­dom Siha­nouk (1922-2012) uti­li­zó su bue­na re­la­ción con Pa­rís pa­ra ne­go­ciar la in­de­pen­den­cia pa­cí ca de Cam­bo­ya. Con es­to le qui­tó el res­pal­do ideo­ló­gi­co a las pri­me­ras gue­rri­llas au­to­de­no­mi­na­das Kh­mer Is­sa­rak, «Je­me­res Li­bres». Su tra­di­cio­nal ten­den­cia al ais­la­mien­to lle­vó a Siha­nouk a in­ten­tar con­ver­tir Cam­bo­ya en un «is­lo­te de neu­tra­li­dad en me­dio de las gue­rras in­do­chi­nas».

Por otro la­do, la vio­len­cia era un mé­to­do tra­di­cio­nal de usar el po­der en Cam­bo­ya. La ar­qui­tec­tu­ra de Ang­kor y los ma­nus­cri­tos de los si­glos VIII-XIV, co­mo en to­da la re­gión, es­tán re­ple­tos de vio­len­cia. Es­ce­nas de gue­rra, de­por­ta­cio­nes de pue­blos con­quis­ta­dos a zo­nas re­mo­tas, es­cla­vi­za­cio­nes ma­si­vas, pi­so­tear con ele­fan­tes a con­cu­bi­nas re­pu­dia­das e ini­ciar el rei­na­do ma­sa­cran­do a la pro­pia fa­mi­lia eran el pan de ca­da día. Los Je­me­res Ro­jos uti­li­za­ron di­cho le­ga­do cul­tu­ral pa­ra res­pal­dar su ré­gi­men. Por ejem­plo, en la de­rro­ta del Reino de Cham­pā an­te los viet­na­mi­tas, fue­ron muer­tas o es­cla­vi­za­das 120.000 per­so­nas (1471).

Otro ras­go tra­di­cio­nal es el ab­so­lu­tis­mo. El go­ber­nan­te sue­le ser un dés­po­ta «ilus­tra­do» y au­to­crá­ti­co que in­ten­ta com­pen­sar una ad­mi­nis­tra­ción tra­di­cio­nal­men­te dé­bil. Ade­más, el gra­do de so­me­ti­mien­to de la po­bla­ción es al­tí­si­mo. A di­fe­ren­cia de los chi­nos, las re­be­lio­nes cam­pe­si­nas son es­ca­sas. La re­sis­ten­cia es in­di­vi­dual; bus­car asi­lo en re­gio­nes re­mo­tas y otros es­ta­dos.

En 1960 vol­vie­ron tras de una dé­ca­da de edu­ca­ción pa­ri­si­na va­rios in­te­lec­tua­les cam­bo­ya­nos: Pol Pot, Ieng Sary, Khieu Samp­han, Son Sen y Huo Yuon. Po­cos años des­pués, el pri­mer se­cre­ta­rio ge­ne­ral co­mu­nis­ta lo­cal, Tou Sa­mouth (c.1915-1962), des­apa­re­cía en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias (des­pués se sa­bría que fue pur­ga­do por los pol­po­tis­tas) y en 1963 Pol Pot se au­pa­ba al po­der del par­ti­do.

Rui­nas de Ang­kor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.