Cua­tro dé­ca­das de ar­te mo­derno en Me­de­llín

(Frag­men­to)

La Opinión - Imágenes - - Museo - Johnny R. Quin­te­ro (*) (*) Re­vis­ta Di­ners

La es­ta­ción del me­tro más cer­ca­na al Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Me­de­llín (MAMM) es In­dus­tria­les; lle­va su nom­bre por la an­ti­gua vo­ca­ción de es­te sec­tor. Así lo anun­cia la fa­cha­da del mu­seo, que ocu­pa el edi cio que al­gún día al­ber­gó Ta­lle­res Ro­ble­do, un gal­pón de te­chos al­tos que guar­da­ba una fun­di­ción de hie­rro y ace­ro y que cus­to­dia una co­lec­ción de más de dos mil pie­zas de ar­te.

Adentro se ex­hi­be “El ar­te en An­tio­quia y la dé­ca­da de los se­ten­ta”. Una in­ter­pre­ta­ción que re­cu­pe­ra al­gu­nas de las obras que fue­ron ex­pues­tas cuan­do el mu­seo abrió sus puer­tas en el sa­lón co­mu­nal del ba­rrio Car­los E. Res­tre­po.

El MAMM se fun­dó en 1978 en la ga­le­ría La O ci­na, de Sie­rra, quien ani­ma­do por el en­tu­sias­mo que ha­bían ge­ne­ra­do las bie­na­les de Col­te­jer. Só­lo el 22 de abril de 1980 pu­do te­ner una se­de fí­si­ca y co­men­zar las ex­po­si­cio­nes.

“Es un ejer­ci­cio de ar­queo­lo­gía ins­ti­tu­cio­nal, de au­to­co­no­ci­mien­to, im­por­tan­te por todo lo que im­pli­ca ha­cer un mon­ta­je de nue­vo en un es­pa­cio to­tal­men­te dis­tin­to, mu­chos años des­pués, sin te­ner un ar­chi­vo ni me­mo­ria y muy po­ca in­for­ma­ción de lo que real­men­te su­ce­dió”, ex­pli­ca Ma­ría Mer­ce­des Gon­zá­lez.

¿Cree que el MAMM es­tá en­tre los tres mu­seos más im­por­tan­tes de Co­lom­bia?

Es una pre­gun­ta di­fí­cil de con­tes­tar por­que cuan­do uno ha­bla de mu­seos es un uni­ver­so muy di­ver­so. Se­gún los re­gis­tros del Sis­te­ma de Mu­seos del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra hay más de 600, de dis­tin­ta mag­ni­tud y di­ver­sos te­mas. Lo que sí creo es que, en es­te mo­men­to, en el mundo del ar­te, el MAMM es un re­fe­ren­te.

¿Qué lo ha­ce un re­fe­ren­te?

No so­la­men­te por todo lo que es­tá su­ce­dien­do hoy o por todo el pro­ce­so re­cien­te de ex­pan­sión (se agre­ga­ron 7200 me­tros cua­dra­dos en 2015 con una in­ver­sión de 24.000 mi­llo­nes de pe­sos). Creo que, por ejem­plo, en los ini­cios, a prin­ci­pio de la dé­ca­da de 1980, lo fue tam­bién por­que, si bien ha­bía otros mu­seos de ar­te mo­derno que se fun­da­ron en el país (de he­cho, el MAMM es uno de los úl­ti­mos), en ese mo­men­to se arries­gó a ha­cer una can­ti­dad de even­tos que eran im­pen­sa­bles pa­ra la épo­ca. Por ejem­plo, en 1981 se lle­vó a ca­bo el “Pri­mer co­lo­quio de Ar­te no-ob­je­tual y ar­te ur­bano”. Mu­chas per­so­nas di­je­ron que ha­bía si­do una es­pe­cie de con­tra­bie­nal a la bie­nal de ar­te que hu­bo ese año. Vi­nie­ron, ade­más, ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les co­mo Nés­tor Gar­cía Can­cli­ni, Nelly Ri­chard, Ana Men­die­ta, Mar­ta Mi­nu­jín, inima­gi­na­bles pa­ra te­ner en un mu­seo pe­que­ño y con una in­fra­es­truc­tu­ra mo­des­ta.

¿Có­mo ha­ce el MAMM pa­ra sos­te­ner­se, mien­tras que otros pa­res, co­mo el Mam­bo, es­tán en cri­sis?

Ob­via­men­te, en cua­ren­ta años de his­to­ria, el mu­seo tam­bién ha atra­ve­sa­do mo­men­tos com­pli­ca­dos. Los años di­fí­ci­les de Me­de­llín los fue­ron asi­mis­mo pa­ra el mu­seo, de po­ca ac­ti­vi­dad, de po­ca asis­ten­cia. Pe­ro creo que hay una ca­de­na de es­fuer­zo, com­pro­mi­so y ge­ne­ro­si­dad, que se ha te­ji­do muy bien. Me­de­llín y Bo­go­tá son dos ciu­da­des muy dis­tin­tas, no so­lo en ta­ma­ño, cul­tu­ral­men­te, sino tam­bién en las di­ná­mi­cas. Esa ca­de­na ha te­ni­do una gran can­ti­dad de ac­to­res que han he­cho es­to po­si­ble. Tam­bién las jun­tas di­rec­ti­vas, equi­pos de tra­ba­jo, y pien­so, más re­cien­te­men­te, en el com­pro­mi­so de la Al­cal­día de Me­de­llín, que es un ele­men­to di­fe­ren­cia­dor. Su rol, cuan­do lo com­pa­ras con otras ciu­da­des, ha si­do de­ter­mi­nan­te. El com­pro­mi­so del sec­tor pri­va­do, de em­pre­sas que tie­nen un arraigo muy fuer­te en An­tio­quia, pe­ro que hoy son mul­ti­la­ti­nas, tam­bién nos ha ayu­da­do.

¿Qué re­tos que­dan fren­te al mu­seo?

Un tra­ba­jo de con­so­li­da­ción. De he­cho, ese cons­ti­tu­ye nues­tro nor­te de ac­ción des­de 2016. Pa­ra no­so­tros un ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio con­sis­te en man­te­ner la ca­li­dad en la pro­gra­ma­ción. Lo otro es có­mo for­ta­le­cer el mo­de­lo de sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, que se con­si­de­ra uno de los frentes im­por­tan­tes pa­ra una en­ti­dad cul­tu­ral co­mo es­ta. Có­mo te­ner una ba­se de re­cur­sos pro­pios más al­ta. Va­mos por buen ca­mino. Hoy ese por­cen­ta­je de in­gre­sos pro­pios as­cien­de al 32 %, pe­ro qui­sié­ra­mos que fue­ra más grande. Y có­mo se­guir tra­ba­jan­do muy de la mano del sec­tor pri­va­do y del Es­ta­do. El año pa­sa­do ce­rra­mos con 110.000 vi­si­tan­tes y Me­de­llín tie­ne dos mi­llo­nes y me­dio de ha­bi­tan­tes, así que creo que exis­te un es­pa­cio de cre­ci­mien­to muy grande, por­que esa ci­fra no re­pre­sen­ta ni si­quie­ra el 10 % de la ciu­dad. Eso sin pen­sar en los otros mu­ni­ci­pios del área me­tro­po­li­ta­na.

¿Có­mo ayu­da el ar­te, los mu­seos, es­pe­cí ca­men­te el MAMM, a la po­bla­ción?

Es­to es un es­pa­cio de co­no­ci­mien­to, don­de creo que la gen­te pue­de en­ten­der las di­fe­ren­cias de otra ma­ne­ra, a tra­vés del len­gua­je ar­tís­ti­co. Con­si­de­ro que eso ayu­da a ha­cer ciu­da­da­nos más em­pá­ti­cos, per­so­nas más so­li­da­rias, hoy que se ha­bla de la em­pa­tía co­mo un va­lor tan im­por­tan­te en los pro­ce­sos de re­con­ci­lia­ción. Pien­so que es un es­pa­cio don­de el sen­ti­do de hu­ma­ni­dad se vi­ve in­ten­sa­men­te, don­de es­tán in­vo­lu­cra­das las emo­cio­nes, la sen­si­bi­li­dad. Se tra­ta de un pro­ce­so de lar­go alien­to, pe­ro que­da la chis­pa, la in­quie­tud, la cu­rio­si­dad, y eso pue­de de­ri­var en otras co­sas. El mu­seo ayu­da a co­no­cer el mundo de una ma­ne­ra dis­tin­ta a co­mo uno lo pue­de co­no­cer a tra­vés de un pe­rió­di­co, el no­ti­cie­ro o la uni­ver­si­dad.

Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Me­de­llín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.