Pi­pino El Bre­ve

La Opinión - Imágenes - - Portada -

Ala muer­te de Car­los Mar­tel, és­te re­par­tió —a la usan­za de la épo­ca— sus tí­tu­los en­tre sus dos hi­jos: Car­lo­mán he­re­dó el car­go de ma­yor­do­mo (Je­fe de Go­bierno o Pri­mer Mi­nis­tro) del pa­la­cio de Aus­tra­sia y Pi­pino, el de ma­yor­do­mo del pa­la­cio de Neus­tria. Es el pe­rio­do de la de­ca­den­cia de la di­nas­tía me­ro­vin­gia, cuan­do los re­yes no tie­nen ya nin­gu­na au­to­ri­dad y los ma­yor­do­mos de pa­la­cio son los ver­da­de­ros go­ber­nan­tes del Es­ta­do. Car­lo­mán y Pi­pino se re­par­ten en­ton­ces el po­der del reino fran­co, que go­ber­na­rán en­tre los dos, lu­chan­do, en pri­mer lu­gar, por de­vol­ver la es­ta­bi­li­dad a las fron­te­ras del reino.

Co­mien­zan en­se­gui­da una re­for­ma de la Igle­sia con la ayu­da del obis­po san Bo­ni­fa­cio y se rea­li­zan dos con­ci­lios: el pri­me­ro en Aus­tra­sia, con­vo­ca­do por Car­lo­mán en 742-743; el se­gun­do por Pi­pino, en 744 en Sois­sons (Neus­tria), en el que adop­ta­rá las de­ci­sio­nes to­ma­das en el con­ci­lio de Aus­tra­sia. Es­ta re­for­ma es­ta­ble­ce­rá la je­rar­quía en el seno del cle­ro fran­co, a cu­ya ca­be­za se en­cuen­tra Bo­ni­fa­cio (evan­ge­li­za­dor de Ger­ma­nia), co­mo di­ri­gen­te de los obis­pos.

En 747 Car­lo­mán se re­ti­ra a la vi­da mo­nás­ti­ca y cede la ma­yo­ría de Aus­tra­sia a su her­mano pe­que­ño, con lo cual Pi­pino se con­vier­te en el di­ri­gen­te efec­ti­vo de to­do el reino fran­co. Des­de ese mo­men­to, co­mien­za un du­ro en­fren­ta­mien­to pa­ra des­ha­cer­se de Chil­de­ri­co III, el so­be­rano me­ro­vin­gio del que de­pen­de o cial­men­te. Pa­ra de­mos­trar la inuti­li­dad de los re­yes me­ro­vin­gios, Car­los Mar­tel ha­bía de­ja­do va­can­te el trono tras la muer­te de Teo­do­ri­co IV en 737 (du­ran­te los sie­te años de va­cío real, to­dos los do­cu­men­tos o cia­les lle­va­rán la fe­cha de 737). En 743, Pi­pino li­be­ra a Chil­de­ri­co del mo­nas­te­rio en el que lo ha­bía en­ce­rra­do su pa­dre y le per­mi­te ocu­par el trono del que ha­bía si­do des­po­seí­do. Su re­torno pro­pi­cia la coa­li­ción for­ma­da, en­tre otros, por el du­que de los ale­ma­nes y Hu­nald, de Aqui­ta­nia, que reac­cio­nan mal an­te la eli­mi­na­ción po­lí­ti­ca de Gri­fón (her­ma­nas­tro de Pi­pino y Car­lo­mán) pe­ro, al re­po­ner a Chil­de­ri­co en el trono, Pi­pino con­si­gue un me­dio pa­ra apa­ci­guar­los du­ran­te un tiem­po.

Ha­cia 744, con­trae nup­cias con Ber­tra­da de Laon, lla­ma­da «la del pie gran­de», hi­ja de Ca­ri­ber­to, Con­de de Laon (el apo­do se le pu­so por te­ner un pie más gran­de que el otro).

En 750, Pi­pino en­vía una de­le­ga­ción fran­ca a en­tre­vis­tar­se con el pa­pa Za­ca­rías, en so­li­ci­tud de una au­to­ri­za­ción pa­ra po­ner n al de­ca­den­te reino me­ro­vin­gio y ocu­par el trono de Chil­de­ri­co. Za­ca­rías acep­ta y de­cla­ra que «de­be ser rey el que ejer­ce la reali­dad del po­der». El pa­pa ne­ce­si­ta­ba que los fran­cos tu­vie­ran un rey con au­to­ri­dad pa­ra com­ba­tir con­tra los lom­bar­dos, un pue­blo de ori­gen ger­má­ni­co que no prac­ti­ca­ba el cris­tia­nis­mo y re­pre­sen­ta­ba una ame­na­za pa­ra la Igle­sia.

En no­viem­bre de 751, Pi­pino de­po­ne a Chil­de­ri­co III y se ha­ce co­ro­nar por san Bo­ni­fa­cio en el cam­po de ma­yo en Sois­sons, sien­do pro­cla­ma­do por una asam­blea de obis­pos, no­bles y Leu­des (gran­des del reino). Es­ta elec­ción se con­si­gue sin de­rra­ma­mien­to de san­gre. Chil­de­ri­co III, tras ser de­pues­to, es ton­su­ra­do (pier­de sus lar­gos ca­be­llos, signo del po­der en­tre los fran­cos) y ter­mi­na sus días en­ce­rra­do en el mo­nas­te­rio de San Ber­tin, cer­ca de Saint-Omer.

Pe­ro, aun­que Pi­pino ha­ya con­se­gui­do el tí­tu­lo de rey y su po­der, és­te no le per­te­ne­ce, y es­ta rup­tu­ra de la di­nas­tía me­ro­vin­gia pre­ci­sa de una nue­va que de­be­rá re­em­pla­zar la su­ce­sión na­tu­ral de pa­dres a hi­jos. Es­ta con­ti­nui­dad que­da ase­gu­ra­da por la con­sa­gra­ción real se­gui­da de la un­ción, sim­bo­li­za­da en el bau­tis­mo de Clo­do­veo I y la alian­za par­ti­cu­lar en­tre la Igle­sia y los re­yes fran­cos. Es en Sois­sons, don­de el obis­po Bo­ni­fa­cio, su con­se­je­ro di­plo­má­ti­co, le un­gi­rá mar­can­do su fren­te con el acei­te san­to —el Saint-Ch­rê­me— co­mo ya se ha­cía a lo lar­go de una ce­re­mo­nia en la que se con­sa­gra­ba a los re­yes vi­si­go­dos de To­le­do. Por me­dio de es­ta un­ción, el rey de los fran­cos, a par­tir de ese mo­men­to in­ves­ti­do de una mi­sión de guía mi­li­tar y re­li­gio­sa, os­ten­ta la fuer­za mo­ral del «de­re­cho di­vino», es de­cir, de «di­ri­gir los pue­blos que Dios le con­fía»; pe­ro es­ta le­gi­ti­mi­dad tie­ne un cos­te: el de la de­li­dad a la Igle­sia y a quien la di­ri­ge, el pa­pa Es­te­ban II que, des­de Ro­ma, ha da­do su con­sen­ti­mien­to pa­ra el cam­bio de di­nas­tía.

Pi­pino se­rá con­sa­gra­do por se­gun­da vez, por Bo­ni­fa­cio, en di­ciem­bre de ese mis­mo año, en Ma­gun­cia, co­mo se­ñor de Aus­tra­sia.

APO­YO DE RO­MA Y LU­CHA CON­TRA LOS LOM­BAR­DOS

El cis­ma de Bi­zan­cio obli­gó al pa­pa­do a aliar­se con el rey de los fran­cos. El nue­vo pa­pa, Es­te­ban II (su­ce­sor de Za­ca­rías muer­to en 752) pi­de ayu­da mi­li­tar pa­ra lu­char con­tra los lom­bar­dos y su rey As­tol­fo (o As­tolf), que ame­na­zan a Ro­ma. Si el pa­pa Es­te­ban se de­ci­de a atra­ve­sar los Al­pes pa­ra so­li­ci­tar la ayu­da del rey de los fran­cos (es la pri­me­ra vez que un pa­pa em­pren­de se­me­jan­te via­je), es por­que no tie­ne otra elec­ción. El pro­tec­tor ha­bi­tual de la Igle­sia es el em­pe­ra­dor bi­zan­tino que go­bier­na en Cons­tan­ti­no­pla ba­jo el Im­pe­rio ro­mano de Orien­te, pe­ro és­te se en­cuen­tra en pre­ca­rias con­di­cio­nes y no tie­ne po­si­bi­li­dad de con­cu­rrir en au­xi­lio del pa­pa­do.

El 6 de enero, en el pa­la­cio de Pont­hion, en el sur de Cham­pa­ña, el rey Pi­pino se pos­tra de­lan­te del pa­pa Es­te­ban II y, con su­ma de­fe­ren­cia, to­ma la bri­da de su ca­ba­llo, re­pro­du­cien­do el mis­mo ges­to ele­gan­te del em­pe­ra­dor Cons­tan­tino I el Gran­de an­te el pa­pa Sil­ves­tre I. Fue un ac­to po­lí­ti­co muy há­bil. Es­te­ban II le pro­po­ne a Pi­pino una alian­za ase­gu­rán­do­le una se­gun­da con­sa­gra­ción, rea­li­za­da por él mis­mo, la «gra­cia di­vi­na» pa­ra el rey de los fran­cos y pa­ra sus hi­jos. El acuer­do de ni­ti­vo se pac­ta el 14 de abril en Quierzy-sur-Oi­se, en el nor­te de Pa­rís. En tan­to que el pa­pa apor­ta su apo­yo es­pi­ri­tual a Pi­pino, es­te úl­ti­mo se com­pro­me­te a ofre­cer a la San­ta Se­de un do­mi­nio lo su cien­te­men­te gran­de co­mo pa­ra que pue­da pre­ser­var­le de to­da agre­sión.

El do­min­go 28 de ju­lio de 754, en la ba­sí­li­ca de Saint Den­nis, el pa­pa Es­te­ban II con­sa­gra a Pi­pino y le con ere los tí­tu­los de Rey de los Fran­cos y Pa­tri­cio de los ro­ma­nos (Pa­tri­cius Ro­ma­no­rum). Los hi­jos y he­re­de­ros de Pi­pino, Car­lo­mán y Car­los, tam­bién son con­sa­gra­dos en la mis­ma ce­re­mo­nia, al igual que su ma­dre Ber­ta. El pa­pa es­ta­ble­ce, por me­dio de es­te ac­to, un es­tre­cho la­zo de con­ti­nui­dad en­tre la un­ción rea­li­za­da a los re­yes del An­ti­guo Tes­ta­men­to y los re­yes de la nue­va di­nas­tía. Es­ta con­sa­gra­ción po­ne fin, ofi­cial­men­te, a la di­nas­tía me­ro­vin­gia y le­ga­li­za el ad­ve­ni­mien­to de los Ca­ro­lin­gios al po­der.

Ase­gu­ran­do el rei­na­do de Pi­pino III so­bre los fran­cos y con­sa­grán­do­le el mis­mo co­mo tal, el pa­pa ha mar­ca­do las dis­tan­cias con el em­pe­ra­dor de Bi­zan­cio. La San­ta Se­de se so­me­te, a par­tir de aho­ra y pa­ra su se­gu­ri­dad, a los so­be­ra­nos fran­cos. Es el prin­ci­pio de una lar­ga co­la­bo­ra­ción, aun­que a me­nu­do tor­men­to­sa, con los Ca­ro­lin­gios y sus le­ja­nos he­re­de­ros del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co. Y co­mo con­se­cuen­cia de es­ta con­sa­gra­ción, la le­gi­ti­mi­dad del rey de los fran­cos, a ve­ces de «de­re­cho di­vino», no de­pen­de­rá ex­clu­si­va­men­te de los se­ño­res fran­cos elec­to­res del rey. Pi­pino se con­si­de­ra, sin em­bar­go, el pri­mer rey por la vo­lun­tad de Dios y el prin­ci­pio de es­te rei­na­do de «de­re­cho di­vino» du­ra­rá en Fran­cia sin in­te­rrup­ción du­ran­te cien­to on­ce años.

Pi­pino no pue­de, por tan­to, rehu­sar la pe­ti­ción del pa­pa. Nue­vo «Da­vid» y pri­mer rey cris­tiano, por la «gra­cia de Dios», es­tá obli­ga­do a cum­plir con el pa­pa Es­te­ban II (en tan­to que hi­jo ama­do de la Igle­sia, to­man­do la de­fen­sa de su San­ta Ma­dre) y a rom­per su alian­za con los lom­bar­dos. El en­vío de una de­le­ga­ción el 14 de oc­tu­bre de 754 pa­ra cal­mar a los lom­bar­dos en sus reivin­di­ca­cio­nes, no sur­ti­rá efec­to; y en 755 Pi­pino lan­za con­tra ellos una pri­me­ra ex­pe­di­ción de la que sa­le vic­to­rio­so. Pe­ro al año siguiente, los lom­bar­dos po­nen si­tio a Ro­ma. Por tan­to, de 756 a 758 de­be­rá lan­zar Pi­pino tres cam­pa­ñas con­tra ellos has­ta con­se­guir echar­los has­ta las cer­ca­nías de Rá­ve­na.

Al nal de es­tas ex­pe­di­cio­nes, Pi­pino el Bre­ve acu­de a en­tre­gar al pa­pa los te­rri­to­rios con­quis­ta­dos: vein­ti­dós ciu­da­des de la Ita­lia cen­tral, Rá­ve­na, Pe­ru­sa y las pro­vin­cias de Emi­lia-Ro­mag­na y de la Pen­ta­po­le se unen a Ro­ma, for­mán­do­se así el nue­vo Es­ta­do Pon­ti cio. No obs­tan­te, Pi­pino, tras es­ta vic­to­ria, mul­ti­pli­ca­rá sus es­fuer­zos di­plo­má­ti­cos pa­ra in­ten­tar res­ta­ble­cer la con­cor­dia en­tre los lom­bar­dos y Ro­ma.

CON­SO­LI­DA­CIÓN DEL REINO

Du­ran­te su rei­na­do, Pi­pino con­si­guió de­vol­ver el or­den en su reino:

Con los gran­des se­ño­res, ob­tu­vo su va­sa­lla­je por me­dio de ju­ra­men­tos de de­li­dad

Lo­gró ex­pul­sar de ni­ti­va­men­te a los ára­bes de la Sep­ti­ma­nia, pro­vin­cia del reino fran­co, tras la to­ma de Nar­bo­na en el 759.

Re­cu­pe­ró la Aqui­ta­nia tras una lar­ga se­rie de ba­ta­llas con­tra Gai er, du­que de Aqui­ta­nia, de 761 a 768.

No obs­tan­te, de­be­rá con­ti­nuar lu­chan­do pa­ra ase­gu­rar su au­to­ri­dad en las fron­te­ras, es­pe­cial­men­te en Ger­ma­nia don­de, des­pués de la ab­di­ca­ción de Car­lo­mán en 747, tu­vo que en­fren­tar­se con su her­ma­nas­tro Gri­fón, hi­jo ile­gí­ti­mo de Car­los Mar­tel, que se ha­bía he­cho re­co­no­cer co­mo du­que de Ba­vie­ra. Una vez ven­ci­do, fue nom­bra­do du­que del Meno, mar­ca crea­da por él; fue la ma­ne­ra de ale­jar­lo de los bá­va­ros y di­sua­dir­le de cual­quier re­vuel­ta. Pe­ro, des­gra­cia­da­men­te, se en­fren­tó a los lom­bar­dos y fue ase­si­na­do.

En 754-755, Pi­pino ini­cia una re­for­ma mo­ne­ta­ria con la adop­ción del de­na­rio de pla­ta en 755 e ins­tau­ran­do el diez­mo en 756. El Edic­to de Ver fue una pri­me­ra ten­ta­ti­va de uni­for­mar el pe­so y el as­pec­to del de­na­rio de pla­ta fran­co, pe­ro la mar­ca de la au­to­ri­dad real no gu­ra sis­te­má­ti­ca­men­te en la mo­ne­da has­ta la lle­ga­da de Car­lo­magno, a par­tir de 793.

LA MUER­TE DE PI­PINO EL BRE­VE

Mu­rió el 24 de sep­tiem­bre de 768 en Saint-De­nis, tras ha­ber re­par­ti­do el reino, si­guien­do la vie­ja cos­tum­bre fran­ca, en­tre sus dos hi­jos Car­los I (el fu­tu­ro Car­lo­magno) y Car­lo­mán. Fue en­te­rra­do en la aba­día de Saint-De­nis, don­de tam­bién re­po­san su hi­jo Car­lo­mán, muer­to en 771, y su es­po­sa Ber­tra­da, fa­lle­ci­da en 783.

Pi­pino El Bre­ve

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.