¿Amé­ri­ca pa­ra lxs ame­ri­canxs?

La Opinión - Imágenes - - Debate - Gus­ta­vo Car­va­jal

Des­de ha­ce va­rios años he visto ca­da vez más que ami­gos y co­no­ci­dos es­cri­ben pa­la­bras co­mo La­ti­nXs y Ami­[email protected] en in­tert­net. Es­to, cla­ro es­tá, en vir­tud de la lu­cha por la vi­si­bi­li­dad de la mu­jer y las per­so­nas trans en el len­gua­je, así co­mo la “des­pa­triar­ca­li­za­ción” del idio­ma.

Soy pro­fe­sor de es­pa­ñol co­mo se­gun­da len­gua y es­ta dis­cu­sión sur­ge ca­da vez con más fre­cuen­cia en mis cla­ses, ca­si siem­pre ter­mi­nan­do en un cor­dial pe­ro in­có­mo­do desacuer­do en­tre las alum­nas mu­je­res y yo, el pro­fe­sor hom­bre. Mi pri­mer ins­tin­to es re­cha­zar el uso de la X en lu­gar de la vo­cal, y soy muy es­cép­ti­co acer­ca de los be­ne cios de cam­biar la “o” del mas­cu­lino/neu­tro pa­ra es­cri­bir la “e” co­mo neu­tro. Es de­cir, no soy fan del “to­des” en lu­gar del ha­bi­tual “to­dos” pa­ra nom­brar al gru­po.

El ma­lai­se, o La ma­lai­se, de nues­tra épo­ca me ator­men­ta cuan­do ten­go la sen­sa­ción opues­ta, es de­cir, cuan­do me pre­gun­to: ¿es­ta­ré sien­do un vie­jo tra­di­cio­na­lis­ta, de aque­lla es­tir­pe que siem­pre re­cha­cé en los años de es­cue­la, ese pro­fe­sor le­gis­la­ti­vo y sin ima­gi­na­ción que no pue­de con­ce­bir un mun­do con el to­des en lu­gar del to­dos?, “to­des mis ami­gues son amo­ro­ses.”, ¿es im­po­si­ble con mi sen­si­bi­li­dad de di­no­sau­rio ima­gi­nar a los poe­tas del fu­tu­ro es­cri­bien­do es­ta fra­se?

Pue­de ser que un ma­chis­mo in­ve­te­ra­do y so­te­rra­do me nu­ble an­te los be­ne cios de es­ta nue­va re­gla del ha­bla, pe­ro tam­bién pue­de ser que mi hu­mil­de amor por la tra­di­ción de 1100 años del es­pa­ñol me in­cli­ne a con­ser­var su gra­má­ti­ca in­tac­ta co­mo un obis­po que se em­pe­ña en pro­te­ger su mi­tra. Es­te pro­ble­ma me per­tur­ba úl­ti­ma­men­te al pun­to de qui­tar­me el sue­ño; es­te es mi in­ten­to por acla­rar las ideas y por re­cu­pe­rar el des­can­so.

Pien­so que hay tres he­chos res­pec­to a la len­gua que son in­con­tes­ta­bles en lo que se re ere a es­ta dis­cu­sión. Pri­me­ro que la len­gua es un re ejo de la so­cie­dad, es de­cir que hay una co­ne­xión in­ne­ga­ble en­tre la cul­tu­ra y la len­gua. Si no fue­ra así no sa­bría­mos que es­ta­mos an­te un mexicano cuan­do es­cu­cha­mos la in­ter­jec­ción “no ma­mes, güey”. El se­gun­do es que des­de que te­ne­mos evi­den­cia, la so­cie­dad oc­ci­den­tal ha si­do pa­triar­cal, en el sen­ti­do de que los hom­bres han do­mi­na­do la es­fe­ra pú­bli­ca y han go­za­do de ma­yor po­der pa­ra di­ri­gir el des­tino de los pue­blos. El ter­cer pun­to que es do­ble, es que ¡por su­pues­to que el len­gua­je cam­bia!, y una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que el len­gua­je cam­bia es por­que la co­ne­xión en­tre el sig­ni ca­do y el sig­ni can­te de una pa­la­bra es ar­bi­tra­ria: no hay nada en los so­ni­dos “pe-rro” que des­cri­ba al me­jor ami­go del hom­bre me­jor que los so­ni­dos chien, dog o gòu.

Tam­bién sa­be­mos que el ha­bla pre­ce­de a la es­cri­tu­ra y por lo tan­to a la gra­má­ti­ca (la prue­ba de eso es que pa­ra apren­der a ha­blar no ne­ce­si­ta­mos ir a la es­cue­la, mien­tras que pa­ra es­cri­bir sí). Si bien es cier­to que las len­guas cambian, la evi­den­cia que arro­ja la his­to­ria es que pri­me­ro cam­bia el len­gua­je oral y lue­go cam­bia la gra­má­ti­ca del idio­ma. Por ejem­plo, la pri­me­ra gra­má­ti­ca del es­pa­ñol, la de Ne­bri­ja, apa­re­ció en 1492, 600 años des­pués de la exis­ten­cia del cas­te­llano ha­bla­do y 450 des­pués de la apa­ri­ción del Can­tar del Mío Cid.

Se­gún Con­cep­ción Com­pany, pro­fe­so­ra “rock star” de la UNAM , Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, to­ma tres ge­ne­ra­cio­nes de ha­blan­tes pa­ra que un cam­bio so­cial se re eje en la gra­má­ti­ca de una len­gua. Un ejem­plo: en tiem­pos de Cer­van­tes las per­so­nas so­lían de­cir “en­tré­go­te­lo” pe­ro no­so­tros hoy de­ci­mos “te lo en­tre­go”. Con el tiem­po a los ha­blan­tes (que son los úni­cos due­ños de la len­gua) les pa­re­ció me­nos en­go­rro­so y más cla­ro de­cir los pro­nom­bres “te” y “lo” an­tes del ver­bo con­ju­ga­do, y even­tual­men­te esa se vol­vió la re­gla gra­ma­ti­cal.

Por otro la­do, si bien el len­gua­je y la cul­tu­ra tie­nen una co­ne­xión, no hay evi­den­cia de que el gé­ne­ro gra­ma­ti­cal in uya en el trato que re­ci­ben las mu­je­res en una so­cie­dad. Nin­gu­na len­gua in­dí­ge­na de Amé­ri­ca tie­ne gé­ne­ro gra­ma­ti­cal, y na­die pue­de de­cir que los pue­blos in­dí­ge­nas ame­ri­ca­nos son me­nos pa­triar­ca­les que los es­pa­ño­les (es co­no­ci­do có­mo los wa­yuús en Co­lom­bia ne­go­cian a sus es­po­sas a cam­bio de chi­vos). El far­si tam­po­co tie­ne gé­ne­ro gra­ma­ti­cal, pe­ro en Irán las mu­je­res tie­nen que cu­brir­se la ca­be­za so pe­na de ir pre­sas y los gays, de acuer­do al go­bierno, no exis­ten.

Aho­ra sí, per­mí­tan­me abu­rrir­los: La gra­má­ti­ca es la dis­ci­pli­na que es­tu­dia có­mo ha­blar y es­cri­bir con co­rrec­ción. Tie­ne tres gran­des par­tes: fo­né­ti­ca, mor­fo­lo­gía y sin­ta­xis (con­si­de­ro la se­mán­ti­ca – es­tu­dio del sig­ni ca­do de las pa­la­bras - co­mo ra­ma de la lin­güís­ti­ca y no de la gra­má­ti­ca) . He­mos di­cho que, si es­tá vi­va, la len­gua uye co­mo un río. Se­gún lo veo, los cam­bios se pue­den ma­ni­fes­tar de 3 for­mas se­gún las tres ca­te­go­rías gra­ma­ti­ca­les.

Un cam­bio fo­né­ti­co es, por ejem­plo, el del fo­ne­ma /j/ por el fo­ne­ma /Sh/. Hoy es­cri­bi­mos Mé­xi­co, pe­ro en tiem­pos de Her­nán Cor­tés se de­cía “Més­hi­co” y hoy por su­pues­to de­ci­mos “Mé­ji­co”. Mor­fo­lo­gía es el es­tu­dio de los mor­fe­mas, un mor­fe­ma es por ejem­plo la ter­mi­na­ción de un ver­bo con­ju­ga­do. Un cam­bio mor­fo­ló­gi­co es la des­apa­ri­ción del fu­tu­ro del sub­jun­ti­vo, hoy ape­nas lo con­ser­va­mos

La ter­mi­na­ción “o” del sus­tan­ti­vo mas­cu­lino/neu­tro del plu­ral no es un sím­bo­lo del pa­triar­ca­do sino só­lo un ves­ti­gio de és­te.

en refranes co­mo “a don­de fue­res haz co­mo vie­res” o en ex­pre­sio­nes co­mo “sea co­mo fue­re”. Pe­ro hoy en día el pre­sen­te del sub­jun­ti­vo nos bas­ta y es to­tal­men­te co­rrec­to de­cir “a don­de va­yas haz co­mo veas”. El ter­cer ti­po de cam­bio es sin­tác­ti­co, es de­cir el que tie­ne que ver con la or­ga­ni­za­ción de las par­tes de la ora­ción.

El he­cho cier­to acer­ca de los cam­bios en la len­gua, sean sin­tác­ti­cos, mor­fo­ló­gi­cos o fo­né­ti­cos, es que no es po­si­ble se­ña­lar con exac­ti­tud las ra­zo­nes que los pro­du­cen. No fue­ron el re­sul­ta­do de una sin­gu­la­ri­dad o de un de­cre­to, sino de un pro­ce­so de se­di­men­ta­ción lin­güís­ti­ca. Es de­cir, los cam­bios en la len­gua se pro­du­cen or­gá­ni­ca­men­te co­mo se for­ma un fa­ra­llón, o los mean­dros de un río. Si bien un acon­te­ci­mien­to po­lí­ti­co pue­de ser el ger­men de un cam­bio en la len­gua, hay com­po­nen­tes aza­ro­sos e im­pon­de­ra­bles a lo lar­go del pro­ce­so que tam­bién ejer­cen su in ujo. Tra­tar de ha­cer cam­bios fo­né­ti­cos a par­tir de una cam­pa­ña po­lí­ti­ca es ar­ti cio­so y di­fí­cil­men­te e caz.

En­tre vie­jos y nuevos vo­ca­blos exis­te una com­pe­ten­cia dar­wi­nia­na por la su­per­vi­ven­cia, nue­vas ex­pre­sio­nes lle­gan y otras ca­du­can, se que­dan las que sir­ven a los ha­blan­tes y las que se vuel­ven ob­so­le­tas se pier­den. Por lo tan­to, es le­gí­ti­mo que quie­nes quie­ran ir en con­tra de la re­gla ac­tual lo ha­gan, pues­to que ca­da quien tie­ne de­re­cho de ha­blar y ex­pre­sar­se co­mo quie­ra. Si un es­tu­dian­te de­ci­de po­ner en prác­ti­ca con­cien­zu­da­men­te es­ta hi­pó­te­sis y sus­ti­tuir la “e” por la “o” en su con­ver­sa­ción dia­ria y en su es­cri­tu­ra aca­dé­mi­ca, no tie­ne por qué ser re­pren­di­do. La X me fas­ti­dia por­que es una ta­cha­du­ra, un bo­rrón y una ne­ga­ción to­tal de la exis­ten­cia del gé­ne­ro, sin em­bar­go, no pue­do im­pe­dir que mis ami­gos y co­no­ci­dos la usen (así co­mo nun­ca pu­de per­sua­dir a mi her­ma­na de que no es­cu­cha­ra re­gue­tón)

Aho­ra bien, de­cir “to­des” en lu­gar de “to­dos” no re­pre­sen­ta nin­gún pro­ble­ma sin­tác­ti­co. Pa­ra de­cir la fra­se “Les maes­tres de Co­lom­bia son ab­ne­ga­des y mal pa­ga­des” no ten­go que cam­biar el or­den de los sin­tag­mas. Mor­fo­ló­gi­ca­men­te es otra his­to­ria, pues se tra­ta pre­ci­sa­men­te de cam­biar la ter­mi­na­ción del sus­tan­ti­vo plu­ral mas­cu­lino/neu­tro pa­ra for­mar un plu­ral neu­tro úni­co: “to­des”. Des­de el pun­to de vis­ta prác­ti­co es­te es un cam­bio in­ne­ce­sa­rio. Cuan­do di­go la fra­se “a los maes­tros co­lom­bia­nos les pa­gan mal” no se for­ma en mi men­te la ima­gen de un gru­po de maes­tros hom­bres so­la­men­te, sino la de un gru­po abs­trac­to que in­clu­ye mu­je­res, hom­bres y cual­quie­ras otros se­xos co­no­ci­dos y por co­no­cer. Cuan­do di­go “Maes­tros” me re ero a aque­llo que los in­te­gran­tes del gru­po com­par­ten, in­de­pen­dien­te de la iden­ti­dad se­xual. Por lo tan­to, no hay nin­gu­na ra­zón mor­fo­ló­gi­ca pa­ra cam­biar el “to­dos” por el “to­des”. Pe­ro co­mo la re­la­ción en­tre sig­ni ca­do y sig­ni can­te es ar­bi­tra­ria tam­po­co hay ra­zón ló­gi­ca por la cual no se pue­da de­cir “to­des” en lu­gar de “to­dos”.

El cam­bio fo­né­ti­co es evi­den­te por­que im­pli­ca sus­ti­tuir la no­ta mu­si­cal “o” por la no­ta “e”, co­mo una or­ques­ta que cam­bia de cla­ve. Es­toy en con­tra del uso de la X por­que la pro­nun­cia­ción “ecs” es po­co fre­cuen­te en es­pa­ñol que es un idio­ma emi­nen­te­men­te vo­cá­li­co di­ri­gi­do por sus cin­co notas mu­si­ca­les dis­cre­tas: a, e, i, o, u. Es­tos cam­bios fo­né­ti­cos o de me­lo­día son di­fí­ci­les de ha­cer, re­quie­ren una di­li­gen­cia y cons­tan­cia que es in­jus­to exi­gir a los ha­blan­tes in prom­ptu. El ha­bla de­be ser an­te to­do fun­cio­nal; es de­cir de­be evi­tar am­bi­güe­da­des que di cul­ten la co­mu­ni­ca­ción: pri­me­ro el len­gua­je oral ex­pre­si­vo, cla­ro y fun­cio­nal y lue­go los vi­tu­pe­ra­dos vo­lú­me­nes de la RAE.

Las per­so­nas que es­cri­ben el La­ti­nxs y uti­li­zan en sus con­ver­sa­cio­nes la “e” en lu­gar de la “o” co­mo plu­ral neu­tro, lo ha­cen mo­ti­va­dos por un deseo de jus­ti­cia so­cial. Pe­ro se equi­vo­can en pen­sar que el “to­dos” es un in­di­cio de la opre­sión he­te­ro-pa­triar­cal. El “to­dos” no es en reali­dad un sím­bo­lo del pa­triar­ca­do en el idio­ma, sino ape­nas un ves­ti­gio de la so­cie­dad pa­triar­cal que lo creó. Un ver­da­de­ro in­di­cio del ma­chis­mo en el len­gua­je de hoy, es por ejem­plo que una zo­rra des­ca­ra­da sea una mu­jer, pe­ro un zo­rro pa­ra los ne­go­cios sea hom­bre. Una fra­se co­mo “le pre­sen­to a do­ña Ma­ría de Bus­ta­man­te” cla­ra­men­te in­di­ca que la se­ño­ra es pro­pie­dad de un tal Bus­ta­man­te, o cuan­do se di­ce “lle­ga­ron los doc­to­res con sus es­po­sas” se se­ña­la la pre­pon­de­ran­cia del hom­bre y el gra­do de in­fe­rio­ri­dad de la mu­jer. El he­cho so­cial y lin­güís­ti­co más pal­ma­rio de do­mi­na­ción pa­triar­cal es que los ni­ños to­men el ape­lli­do del pa­pá siem­pre, aun­que es­te sea un bueno pa­ra nada.

El “to­dos” es só­lo un ves­ti­gio de la cul­tu­ra que jó es­tas re­glas del idio­ma. No es po­si­ble bo­rrar to­dos los ves­ti­gios del pa­triar­ca­do en nues­tra cul­tu­ra, si así fue­ra en­ton­ces ha­bría que tum­bar la ca­pi­lla Six­ti­na, des­con­ti­nuar los pan­ta­lo­nes y de­jar de usar el es­pa­ñol por com­ple­to pues lo crea­ron tam­bién los ma­chos pa­triar­ca­les. Te­ne­mos que pre­gun­tar­nos si el pro­pó­si­to de es­ta en­mien­da gra­ma­ti­cal es en reali­dad lo­grar una igual­dad efec­ti­va en­tre hom­bres y mu­je­res, o si más bien se tra­ta de obli­te­rar to­do re­cor­da­to­rio de que las so­cie­da­des que crea­ron el idio­ma eran pa­triar­ca­les.

Es le­gí­ti­mo que la gen­te use en su vi­da dia­ria el “la­ti­nes” o el “ami­gues”, si esa es su ba­ta­lla. Lo que sí no pue­do ha­cer es ngir que es la mía (Me re­pug­na el se­xis­mo, pe­ro no creo que es­ta sea una for­ma con­ve­nien­te o e caz pa­ra com­ba­tir­lo). Me sen­ti­ría co­mo un hi­pó­cri­ta y un de­ma­go­go ha­blan­do con el “to­des no­so­tres”; no me sien­to ca­paz de ex­pre­sar una emo­ción so­lem­ne y pro­fun­da con es­te nue­vo sonido… no pue­do ima­gi­nar­me en un en­tie­rro di­cién­do­le a la viu­da “el di­fun­to y yo éra­mos gran­des ami­gues”. Por lo de­más tam­po­co voy a re­pren­der a un es­tu­dian­te que uti­li­ce la mis­ma fra­se, ni voy a eli­mi­nar de mis con­tac­tos a los co­no­ci­dos que es­cri­ban La­ti­nxs o Ami­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.