La Si­re­ni­ta

La Opinión - Imágenes - - Relato - Hans Christian An­der­sen

El cuen­to de ‘La Si­re­ni­ta’ fue pu­bli­ca­do el 7 de abril de 1837 por el es­cri­tor y poe­ta da­nés Hans Christian An­der­sen, fa­mo­so por sus cuen­tos pa­ra ni­ños. Cuen­ta la his­to­ria de Ariel, una si­re­na so­ña­do­ra que quie­re vivir fue­ra del agua ya que cree que es lo me­jor que po­dría pa­sar­le en la vi­da.

En el fon­do de los océa­nos ha­bía un precioso pa­la­cio en el cual vi­vía el Rey del Mar jun­to a sus cin­co hi­jas, be­llí­si­mas si­re­nas. La más jo­ven, la Si­re­ni­ta, además de ser la más her­mo­sa, po­seía una voz ma­ra­vi­llo­sa.

Cuan­do can­ta­ba, to­dos los ha­bi­tan­tes del fon­do del mar acu­dían pa­ra es­cu­char­la. Además de can­tar, Si­re­ni­ta so­ña­ba con sa­lir a la su­per cie pa­ra ver el cie­lo y co­no­cer el mun­do de los hom­bres, co­mo lo re­la­ta­ban sus her­ma­nas.

Pe­ro su pa­dre le de­cía que solo cuan­do cum­plie­ra los 15 años ten­dría su per­mi­so pa­ra ha­cer­lo. Pa­sa­dos los años, nal­men­te lle­ga­ron el cum­plea­ños y el re­ga­lo tan desea­dos.

Si­re­ni­ta por n pu­do sa­lir a res­pi­rar el ai­re y ver el cie­lo, des­pués de oír los con­se­jos de su pa­dre: ‘Re­cuer­da que el mun­do de arri­ba no es el nues­tro, só­lo po­de­mos ad­mi­rar­lo. So­mos hi­jos del mar. Sé pru­den­te y no te acer­ques a los hom­bres’.

Y al emer­ger­se del agua Si­re­ni­ta se que­dó de bo­ca abier­ta. To­do era nue­vo pa­ra ella. Y to­do era her­mo­so, ¡fas­ci­nan­te! Si­re­ni­ta era fe­liz. Pa­sa­dos unos mi­nu­tos, Si­re­ni­ta pu­do ob­ser­var, con asom­bro, que un bar­co se acer­ca­ba y pa­ra­ba. Se pu­so a es­cu­char vo­ces. Y pen­só en lo cuan­to le gus­ta­ría ha­blar con ellos.

Pe­ro mi­ró a su lar­ga cola y com­pren­dió que eso era im­po­si­ble. Con­ti­nuó mi­ran­do al bar­co. A bor­do ha­bía una gran es­ta de aniver­sa­rio. El ca­pi­tán del bar­co cum­plía vein­te años de edad. mo­reno, Si­re­ni­ta de por­te se que­dó real, y ató­ni­ta son­reía al fe­liz. ver el La jo­ven. Si­re­ni­ta Era sin­tió al­to, una ex­tra­ña Al­go que sen­sa­ción ja­más de ha­bía ale­gría sen­ti­do y su­fri­mien­to en su co­ra­zón. a la vez. La agi­tó es­ta las se­guía olas, has­ta sa­cu­dien­do que re­pen­ti­na­men­te y pos­te­rior­men­te un vien­to vol­can­do fuer­te el bar­co. el jo­ven Si­re­ni­ta ca­pi­tán vio co­mo caía al mar. Na­dó lo que pu­do pa­ra so­co­rrer­lo, has­ta que le tu­vo en sus bra­zos. El jo­ven es­ta­ba in­cons­cien­te, pe­ro Si­re­ni­ta na­dó lo que pu­do pa­ra lle­var­lo has­ta tie­rra. De­po­si­tó el cuer­po del jo­ven so­bre la are­na de la pla­ya y es­tu­vo fro­tan­do sus ma­nos in­ten­tan­do des­per­tar­lo. Pe­ro un mur­mu­llo de vo­ces que se apro­xi­ma­ban la obli­ga­ron a re­fu­giar­se en el mar. Des­de el mar, vio co­mo el jo­ven re­co­bra­ba el co­no­ci­mien­to y agra­de­cía, equi­vo­ca­da­men­te, a una jo­ven da­ma por ha­ber­le sal­va­do la vi­da. Si­re­ni­ta vol­vió a la man­sión pa­ter­na y les con­tó to­da su ex­pe­rien­cia. Des­pués pa­só días llo­ran­do en su ha­bi­ta­ción. Se ha­bía enamo­ra­do del jo­ven ca­pi­tán pe­ro sen­tía que ja­más po­dría es­tar con él. Días des­pués, Si­re­ni­ta acu­dió de­ses­pe­ra­da a la ca­sa de la He­chi­ce­ra de los Abis­mos. Que­ría des­ha­cer­se de su cola de pez a cual­quier pre­cio. E hi­cie­ron un trato: Si­re­ni­ta ten­dría dos pier­nas a cam­bio de re­ga­lar su her­mo­sa voz a la he­chi­ce­ra que le ad­vir­tió: “Si el hom­bre que amas se ca­sa con otra, tu cuer­po des­apa­re­ce­rá en el agua co­mo la es­pu­ma de una ola”.

Asin­tien­do a las con­di­cio­nes de la he­chi­ce­ra, Si­re­ni­ta be­bió la pó­ci­ma má­gi­ca e in­me­dia­ta­men­te per­dió el co­no­ci­mien­to. Cuan­do des­per­tó se en­con­tra­ba ten­di­da en la are­na de la pla­ya, y a su la­do es­ta­ba el jo­ven ca­pi­tán que in­ten­ta­ba ayu­dar­la a le­van­tar­se. Y le di­jo: “te lle­va­ré al cas­ti­llo y te cu­ra­ré”.

Du­ran­te los días siguientes, Si­re­ni­ta pa­só a ves­tir­se co­mo una da­ma, y acom­pa­ña­ba al prín­ci­pe en sus pa­seos. Era in­vi­ta­da a los bai­les de la cor­te pe­ro co­mo no po­día ha­blar, no po­día ex­pli­car al prín­ci­pe lo que ha­bía su­ce­di­do en la no­che que le sal­vó.

El prín­ci­pe no pa­ra­ba de pen­sar en la da­ma que pen­sa­ba ha­ber sal­va­do su vi­da y Si­re­ni­ta se da­ba cuen­ta de eso. Pe­ro el des­tino le re­ser­va­ba otra sor­pre­sa.

Un día, avis­ta­ron un gran bar­co que se acer­ca­ba al puer­to. El bar­co traía una des­co­no­ci­da que en­se­gui­da lla­mó la aten­ción del prín­ci­pe. Si­re­ni­ta sin­tió un agu­do dolor en su co­ra­zón, y sin­tió que per­de­ría a su prín­ci­pe pa­ra siem­pre.

El prín­ci­pe que­dó pren­da­do de la jo­ven des­co­no­ci­da, que no era otra que la bru­ja dis­fra­za­da, y al ha­ber­le ro­ba­do su voz, el prín­ci­pe cre­yó que era su sal­va­do­ra y se enamo­ró de ella.

Le pi­dió ma­tri­mo­nio, y pa­ra ce­le­brar­lo fue­ron in­vi­ta­dos a ha­cer un gran via­je por mar al día si­guien­te, acom­pa­ña­dos tam­bién por la Si­re­ni­ta. Al caer la no­che, Si­re­ni­ta, re­cor­dan­do el acuer­do que ha­bía he­cho con la he­chi­ce­ra, es­ta­ba dis­pues­ta a sa­cri car su vi­da y a des­apa­re­cer en el mar, has­ta que es­cu­chó la lla­ma­da de sus her­ma­nas.

- ¡Si­re­ni­ta! ¡Si­re­ni­ta! ¡So­mos no­so­tras, tus her­ma­nas!. Es­cu­cha con aten­ción, hay una for­ma de rom­per el he­chi­zo y re­cu­pe­rar la voz que la bru­ja te ha ro­ba­do. Si be­sas al prín­ci­pe con­se­gui­rás que se enamo­re de ti y se rom­pa el en­can­ta­mien­to.

La Si­re­ni­ta co­rrió y co­rrió has­ta el gran sa­lón don­de iba a co­men­zar la ce­re­mo­nia de boda. Se lan­zó a los bra­zos del prín­ci­pe y le be­só, de­jan­do a to­dos bo­quia­bier­tos.

La he­chi­ce­ra re­cu­pe­ró su des­agra­da­ble voz y as­pec­to, y la Si­re­ni­ta pu­do ex­pli­car lo que ha­bía ocu­rri­do real­men­te. La bru­ja fue en­ce­rra­da en el ca­la­bo­zo, y el prín­ci­pe se dis­cul­pó con la Si­re­ni­ta.

Esa mis­ma tar­de se ce­le­br­ño la boda en­tre la Si­re­ni­ta y el prín­ci­pe, y to­dos can­ta­ron pa­ra ce­le­brar su amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.