La es­tra­ta­ge­ma de Pearl Har­bor

La Opinión - Imágenes - - Historia -

El ata­que a Pearl Har­bor fue una ofen­si­va mi­li­tar sor­pre­sa efec­tua­da por la Ar­ma­da Im­pe­rial Ja­po­ne­sa con­tra la ba­se na­val de los Es­ta­dos Uni­dos en Pearl Har­bor (Ha­wái) en la ma­ña­na del domingo 7 de di­ciem­bre de 1941. El ata­que pre­ten­día ser una ac­ción pre­ven­ti­va des­ti­na­da a evi­tar la in­ter­ven­ción de la Flo­ta del Pa­cí co de los Es­ta­dos Uni­dos en las ac­cio­nes mi­li­ta­res que el im­pe­rio del Ja­pón es­ta­ba pla­nean­do rea­li­zar en el su­r­es­te asiá­ti­co con­tra las po­se­sio­nes ul­tra­ma­ri­nas del Reino Uni­do, Fran­cia, Paí­ses Ba­jos y Es­ta­dos Uni­dos. Los ja­po­ne­ses hi­cie­ron coin­ci­dir es­ta ofen­si­va con el ata­que a las po­se­sio­nes del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co en Hong Kong, Ma­la­sia y Singapur, las cua­les es­ta­ban ya en su po­der a me­dia­dos de fe­bre­ro de 1942.

El ata­que a Pearl Har­bor bus­ca­ba neu­tra­li­zar la Flo­ta del Pa­cí co de los Es­ta­dos Uni­dos y así pro­te­ger el avan­ce de Ja­pón en la Ma­la­sia bri­tá­ni­ca y en las In­dias Orien­ta­les Neer­lan­de­sas, don­de pre­ten­dían ac­ce­der a re­cur­sos na­tu­ra­les co­mo pe­tró­leo y cau­cho. La gue­rra en­tre Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos era una po­si­bi­li­dad de la que am­bas na­cio­nes eran cons­cien­tes des­de la dé­ca­da de 1920 y pa­ra la que ha­bían he­cho pla­nes, aun­que las ten­sio­nes no co­men­za­ron a sur­gir se­ria­men­te has­ta la in­va­sión ja­po­ne­sa de Man­chu­ria en 1931. En la dé­ca­da si­guien­te el im­pe­rio ni­pón con­ti­nuó su ex­pan­sión en Chi­na, lo que dio lu­gar a una gue­rra que se desató en 1937. Pa­ra ase­gu­rar su vic­to­ria en el con­ti­nen­te Ja­pón tra­tó de ais­lar a Chi­na y con­se­guir ser au­to­su cien­te en re­cur­sos na­tu­ra­les. Con es­ta fi­na­li­dad di­se­ñó la «Ope­ra­ción del sur». Sin em­bar­go, des­de di­ciem­bre de 1937 he­chos co­mo el ata­que ja­po­nés al bar­co es­ta­dou­ni­den­se USS Pa­nay y la ma­sa­cre de Nan­kín, en la que fue­ron ase­si­na­das más de 200.000 per­so­nas, pu­so a to­da la opi­nión pú­bli­ca oc­ci­den­tal en con­tra de Ja­pón e hi­zo que au­men­ta­ra el mie­do por el ex­pan­sio­nis­mo ni­pón. Ello lle­vó a los Es­ta­dos Uni­dos, el Reino Uni­do y Fran­cia a pro­veer asis­ten­cia nan­cie­ra a la Re­pú­bli­ca de Chi­na pa­ra la com­pra de ar­ma­men­to.

En 1940 Ja­pón ocu­pó la In­do­chi­na fran­ce­sa en un es­fuer­zo por lo­grar el con­trol de los su­mi­nis­tros que lle­ga­ban a Chi­na. Los Es­ta­dos Uni­dos can­ce­la­ron los en­víos de ae­ro­na­ves, re­pues­tos, ma­qui­na­ria y com­bus­ti­ble de avia­ción, al­go que los ja­po­ne­ses per­ci­bie­ron co­mo po­co amis­to­so. Sin em­bar­go, la na­ción nor­te­ame­ri­ca­na no de­tu­vo en­ton­ces las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo a Ja­pón por­que Was­hing­ton cre­yó que se­ría una me­di­da ex­tre­ma da­da la de­pen­den­cia ni­po­na del cru­do es­ta­dou­ni­den­se y por­que ello se­ría visto co­mo una pro­vo­ca­ción por Ja­pón.

PEARL HAR­BOR EL 30 DE OC­TU­BRE DE 1941

A co­mien­zos de 1941 el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Fran­klin D. Roo­se­velt or­de­nó el tras­la­do de la Flo­ta del Pa­cí co a Ha­wái des­de su ba­se an­te­rior en San Die­go y or­de­nó el rear­me de las Fi­li­pi­nas con la es­pe­ran­za de di­sua­dir la agre­sión ja­po­ne­sa en el Ex­tre­mo Orien­te. El al­to man­do ja­po­nés es­ta­ba erró­nea­men­te con­ven­ci­do de que cual­quier ata­que a las co­lo­nias bri­tá­ni­cas en el su­r­es­te asiá­ti­co pro­vo­ca­ría la en­tra­da de los Es­ta­dos Uni­dos en la gue­rra mun­dial, por lo que de­ci­dió lle­var a ca­bo un de­vas­ta­dor ata­que pre­ven­ti­vo que im­pi­die­ra la in­ter­fe­ren­cia na­val es­ta­dou­ni­den­se. Esa es­tra­te­gia ja­po­ne­sa de un gran ata­que pre­ven­ti­vo ya fue usa­da por Ja­pón con­tra los ru­sos en la gue­rra ru­so-ja­po­ne­sa el 8 de fe­bre­ro de 1904 en Port Art­hur. Los pla­ni ca­do­res ja­po­ne­ses tam­bién con­si­de­ra­ron ne­ce­sa­ria una in­va­sión de las is­las Fi­li­pi­nas. El Plan de Gue­rra Na­ran­ja es­ta­dou­ni­den­se pre­veía la de­fen­sa de las Fi­li­pi­nas con una fuer­za de éli­te de 40.000 hom­bres, pe­ro el ge­ne­ral Dou­glas Ma­cArt­hur se opo­nía por­que pen­sa­ba que era ne­ce­sa­ria una fuer­za diez ve­ces más nu­me­ro­sa, por lo que es­te plan nun­ca fue im­ple­men­ta­do.

Los Es­ta­dos Uni­dos ce­sa­ron la ex­por­ta­ción de pe­tró­leo a Ja­pón en ju­lio de 1941, una vez que se pro­du­jo la in­va­sión ni­po­na de la In­do­chi­na fran­ce­sa apro­ve­chan­do la caí­da de Fran­cia, aun­que en es­ta de­ci­sión tam­bién in­flu­ye­ron las nue­vas res­tric­cio­nes del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se al con­su­mo in­terno. Es­te gi­ro lle­vó a los ja­po­ne­ses a po­ner en mar­cha los pla­nes de con­quis­ta de las In­dias Orien­ta­les Neer­lan­de­sas, te­rri­to­rio ri­co en pe­tró­leo. La pla­ni ca­ción pre­li­mi­nar de los ja­po­ne­ses pa­ra ata­car en Pearl Har­bor y así pro­te­ger su mo­vi­mien­to ha­cia el “área de re­cur­sos del sur» ha­bía co­men­za­do a prin­ci­pios de 1941 ba­jo el aus­pi­cio del al­mi­ran­te Iso­ro­ku Ya­ma­mo­to, en­ton­ces co­man­dan­te de la Flo­ta Combinada ja­po­ne­sa.

El equi­po de pla­ni ca­ción es­tu­dió el in­ten­si­vo ata­que aé­reo que los bri­tá­ni­cos ha­bían desa­rro­lla­do en 1940 con­tra la ota ita­lia­na en Ta­ren­to, ejem­plo que fue de gran uti­li­dad pa­ra ellos en la pla­ni ca­ción de su bom­bar­deo de las fuer­zas na­va­les en Pearl Har­bor.

A pe­sar de es­tos pre­pa­ra­ti­vos, el plan de ata­que no fue apro­ba­do por el em­pe­ra­dor Hi­rohi­to has­ta el 5 de no­viem­bre, tras la ter­ce­ra de las cua­tro con­fe­ren­cias im­pe­ria­les or­ga­ni­za­das pa­ra tra­tar el asun­to. Has­ta el 1 de di­ciem­bre el em­pe­ra­dor no dio su au­to­ri­za­ción nal, des­pués de que la ma­yo­ría de los je­fes mi­li­ta­res ja­po­ne­ses le acon­se­ja­ran que la No­ta de Hull po­dría «des­truir los fru­tos del in­ci­den­te de Chi­na, po­ner en pe­li­gro Man­chu­kuo y so­ca­var el con­trol ja­po­nés de Co­rea».

A nes de 1941 mu­chos ob­ser­va­do­res creían que las hos­ti­li­da­des en­tre los Es­ta­dos Uni­dos y Ja­pón eran in­mi­nen­tes.

PLAN DE ATA­QUE

El plan de ata­que a Pearl Har­bor fue obra del al­mi­ran­te je­fe de la Flo­ta Combinada, Iso­ro­ku Ya­ma­mo­to, quien pa­ra­dó­ji­ca­men­te no creía que Ja­pón pu­die­ra ga­nar una gue­rra con Es­ta­dos Uni­dos y así lo ha­bía ad­ver­ti­do al Es­ta­do Ma­yor de la Ar­ma­da —«No se de­be li­brar una gue­rra con unas

pro­ba­bi­li­da­des tan pe­que­ñas de vic­to­ria», ha­bía es­cri­to en su in­for­me—. Pe­ro Ya­ma­mo­to pen­sa­ba que si la gue­rra nal­men­te es­ta­lla­ba su obli­ga­ción era ex­plo­rar la más mí­ni­ma po­si­bi­li­dad que hu­bie­ra de ga­nar­la. Así des­de la rma del Pac­to Tri­par­ti­to en sep­tiem­bre de 1940, al que se ha­bía opues­to por­que es­ta­ba con­ven­ci­do que con­du­ci­ría a la gue­rra con las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les, ha­bía co­men­za­do a di­se­ñar la es­tra­te­gia de la gue­rra en el Pa­cí co, lle­gan­do a la con­clu­sión de que la úni­ca op­ción de vic­to­ria pa­ra Ja­pón era ases­tar un gol­pe de­ci­si­vo al ini­cio de la gue­rra que qui­zá obli­ga­ra a Es­ta­dos Uni­dos a ne­go­ciar, y que ese gol­pe de­bía ser el ata­que a la ota es­ta­dou­ni­den­se del Pa­cí co en su pro­pia ba­se de Pearl Har­bor, en las is­las Ha­wái. Una idea des­ca­be­lla­da, y así se lo pa­re­ció al em­ba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano en To­kio Jo­seph Grew, cuan­do a na­les de ene­ro de 1941 le lle­ga­ron «ru­mo­res de gue­rra» de que «las fuer­zas mi­li­ta­res ja­po­ne­sas es­ta­ban pla­nean­do un ata­que sor­pre­sa ma­si­vo en Pearl Har­bor».

En fe­bre­ro de 1941 Ya­ma­mo­to le en­vió una car­ta, por me­dio del con­tra­al­mi­ran­te je­fe de la Un­dé­ci­ma Di­vi­sión Aé­rea Ta­ki­ji­ro Onis­hi, al ca­pi­tán Mi­no­ru Gen­da, miem­bro de la pla­na ma­yor de la Pri­me­ra Di­vi­sión Aé­rea y el me­jor pi­lo­to de la Ar­ma­da Im­pe­rial, en la que le pe­día que «in­ves­ti­ga­ra por­me­no­ri­za­da­men­te la via­bi­li­dad de un plan de ata­que» con avio­nes a Pearl Har­bor, re­co­no­cien­do que «no se­ría fá­cil lle­var a ca­bo al­go así». En la car­ta le de­cía que se tra­ta­ba de «ases­tar un gol­pe a la ota es­ta­dou­ni­den­se en Ha­wái, de for­ma que, du­ran­te un tiem­po, Es­ta­dos Uni­dos no pu­die­ra avan­zar ha­cia el pa­cí co oc­ci­den­tal». Dos meses des­pués Ya­ma­mo­to re­ci­bió la con­tes­ta­ción re­dac­ta­da por el con­tra­al­mi­ran­te Ta­ki­ji­ro Onis­hi que le de­cep­cio­nó por­que él y Gen­da só­lo ha­bla­ban de bom­bar­deos en pi­ca­do y en al­tu­ra y ha­bían des­car­ta­do el uso de torpe­dos lan­za­dos des­de los avio­nes de­bi­do a la es­ca­sa pro­fun­di­dad de las aguas de Pearl Har­bor —los torpe­dos ja­po­ne­ses ne­ce­si­ta­ban unos trein­ta me­tros pa­ra no in­crus­tar­se en el fon­do y di­ri­gir­se ha­cia su ob­je­ti­vo, mien­tras que la pro­fun­di­dad me­dia en Pearl Har­bor era de do­ce me­tros—. Pe­ro Ya­mo­mo­to in­sis­tió en que era po­si­ble el ata­que con torpe­dos y res­pon­dió que ha­bría que me­jo­rar­los y en­tre­nar a los pi­lo­tos en su uso.

Gen­da y Onis­hi se pu­sie­ron a tra­ba­jar in­me­dia­ta­men­te en la so­lu­ción de los pro­ble­mas que plan­tea­ba el uso de torpe­dos. Con la ayu­da de los téc­ni­cos con­si­guie­ron re­du­cir drás­ti­ca­men­te la pro­fun­di­dad a la que te­nían que hun­dir­se pa­ra po­der di­ri­gir­se al blanco, y adies­tra­ron a los pi­lo­tos pa­ra vo­lar muy ba­jo y dis­mi­nuir así la po­si­bi­li­dad de que los torpe­dos se em­po­tra­sen en el fon­do ma­rino cuan­do eran lan­za­dos des­de los avio­nes. En sep­tiem­bre co­men­za­ron los ejer­ci­cios de si­mu­la­ción bé­li­ca en la bahía de Kin­ko, en Ka­gos­hi­ma, ele­gi­da por su pa­re­ci­do con Pearl Har­bor. Nin­guno de los pi­lo­tos que par­ti­ci­pa­ron sa­bía cuál era el ob­je­ti­vo. A na­les de sep­tiem­bre el plan de ata­que a Pearl Har­bor ya es­ta­ba lis­to. Además de Gen­da y Onis­hi, el prin­ci­pal co­la­bo­ra­dor de Ya­ma­mo­to en su ela­bo­ra­ción nal ha­bía si­do Ka­me­to Ku­ros­hi­ma, un ex­tra­va­gan­te o cial de pla­ni ca­ción al que Ya­ma­mo­to es­ti­ma­ba mu­cho por­que le ofre­cía so­lu­cio­nes que nun­ca se le ha­bían ocu­rri­do a él y que se atre­vía a con­tra­de­cir­le.

Ini­cial­men­te el plan de ata­que a Pearl Har­bor pre­sen­ta­do por Ya­ma­mo­to fue re­cha­za­do por el Es­ta­do Ma­yor de la Ar­ma­da Im­pe­rial por ser de­ma­sia­do arries­ga­do y por em­plear de­ma­sia­dos re­cur­sos na­va­les que se­rían ne­ce­sa­rios en otros es­ce­na­rios bé­li­cos ya que se re­que­rían seis de los diez por­taa­vio­nes con que en­ton­ces con­ta­ba la Ar­ma­da Im­pe­rial. Pe­ro Ya­ma­mo­to no se con­for­mó y en­vió a To­kio a Ku­ros­hi­ma pa­ra que de­fen­die­ra el plan y co­mo úl­ti­mo re­cur­so ame­na­za­ra con su di­mi­sión y la de to­do su equi­po si no se acep­ta­ba. El 20 de oc­tu­bre el Es­ta­do Ma­yor ce­dió —no po­dían per­der al ma­rino de más pres­ti­gio de la Ar­ma­da— y lo apro­bó, a pe­sar de las dudas que se­guía sus­ci­tan­do el plan.

La fe­cha pa­ra el ata­que se jó en el lu­nes 8 de di­ciem­bre (domingo, 7 de di­ciem­bre en Ha­wái y Es­ta­dos Uni­dos) por­que la lu­na pro­por­cio­na­ría ese día una luz fa­vo­ra­ble que fa­ci­li­ta­ría el vue­lo de los avio­nes ja­po­ne­ses an­tes de que ama­ne­cie­ra.

El ata­que, lla­ma­do Ope­ra­ción Ha­wái u Ope­ra­ción AI per­se­guía va­rios ob­je­ti­vos. En pri­mer lu­gar, in­ten­ta­ba des­truir im­por­tan­tes uni­da­des na­va­les nor­te­ame­ri­ca­nas pa­ra im­pe­dir la in­ter­fe­ren­cia de su Flo­ta del Pa­cí co en la con­quis­ta ja­po­ne­sa de las In­dias Orien­ta­les Neer­lan­de­sas y Ma­la­sia. En se­gun­do lu­gar, es­pe­ra­ba ga­nar tiem­po pa­ra que Ja­pón con­so­li­da­se su po­si­ción e in­cre­men­ta­se su fuer­za na­val an­tes de que los nor­te­ame­ri­ca­nos au­men­ta­ran en un 70% el nú­me­ro de bu­ques de su ota, de acuer­do a lo apro­ba­do por el Ac­ta Vin­son-Walsh, y que así des­apa­re­cie­ra cual­quier op­ción de vic­to­ria ni­po­na. Por úl­ti­mo, se que­ría dar un gol­pe enor­me a la mo­ral nor­te­ame­ri­ca­na que di­sua­die­ra a los Es­ta­dos Uni­dos a sen­tar­se a la me­sa de ne­go­cia­cio­nes y evi­ta­ra em­pren­der una lar­ga gue­rra que se ex­ten­de­ría por to­do el océano Pa­cí co oc­ci­den­tal y has­ta el le­jano su­r­es­te asiá­ti­co. Pa­ra ma­xi­mi­zar es­te efec­to mo­ral se eli­gie­ron los aco­ra­za­dos co­mo ob­je­ti­vos prio­ri­ta­rios, pues és­tos eran en­ton­ces el or­gu­llo de cual­quier ar­ma­da. El ob­je­ti­vo

nal era per­mi­tir a Ja­pón la con­quis­ta sin in­ter­fe­ren­cias de to­do el su­r­es­te asiá­ti­co.

Sin em­bar­go, gol­pear a la Flo­ta del Pa­cí co es­ta­dou­ni­den­se que es­ta­ba an­cla­da en el puer­to ha­waiano te­nía dos cla­ras des­ven­ta­jas: los bu­ques a ata­car es­ta­ban fon­dea­dos en aguas muy po­co pro­fun­das, con lo que po­drían ser re ota­dos y re­pa­ra­dos con re­la­ti­va fa­ci­li­dad, y la ma­yo­ría de sus tri­pu­lan­tes so­bre­vi­vi­rían al ata­que por­que se en­con­tra­rían de per­mi­so en tie­rra o se­rían res­ca­ta­dos des­de el puer­to. Otro con­tra­tiem­po im­por­tan­te, co­no­ci­do por los ja­po­ne­ses, fue la au­sen­cia en Pearl Har­bor de los tres por­taa­vio­nes de la Flo­ta del Pa­cí co (En­ter­pri­se, Le­xing­ton y Sa­ra­to­ga). Iró­ni­ca­men­te, el al­to man­do de la ar­ma­da ja­po­ne­sa es­ta­ba tan im­bui­do de la doc­tri­na de una «ba­ta­lla de­ci­si­va» del al­mi­ran­te Al­fred Mahan, que ase­gu­ra­ba la vic­to­ria pa­ra la ar­ma­da que des­tru­ye­ra más aco­ra­za­dos del enemi­go, que Ya­ma­mo­to, a pe­sar de sus preo­cu­pa­cio­nes, de­ci­dió se­guir ade­lan­te. La con an­za de Ja­pón en su ca­pa­ci­dad pa­ra lo­grar la vic­to­ria en una gue­rra que pen­sa­ban se­ría cor­ta, les lle­vó a ig­no­rar otros ob­je­ti­vos en el puer­to ha­waiano, co­mo el as­ti­lle­ro, los de­pó­si­tos de com­bus­ti­ble y la ba­se de los sub­ma­ri­nos. Nin­guno fue ata­ca­do por­que los ni­po­nes pen­sa­ron que la gue­rra se­ría tan bre­ve que es­tas ins­ta­la­cio­nes no lle­ga­rían a in uir en el desarrollo de la con­tien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.