Chi­ná­co­ta, de ca­pi­tal de la na­ción chi­ta­re­ra a ca­pi­tal de la paz

Tra­ta­do de Paz de Chi­ná­co­ta en la Gue­rra de los Mil Días: 116 años (1902-101)

La Opinión - Imágenes - - Efemérides - (*) Cen­tro de His­to­ria de Chi­ná­co­ta. Miem­bro de las Aca­de­mias de His­to­ria de Nor­te de San­tan­der y de Oca­ña.

Fue en la co­mar­ca de Chi­ná­co­ta en el año de gra­cia de 1533, es un va­lle ver­de, on­du­la­do con bos­ques be­llí­si­mos, de pron­to, la

echa cer­te­ra y ve­ne­no­sa de un in­dio Chi­ta­re­ro atra­ve­só la gar­gan­ta del in­va­sor des­pre­ve­ni­do. Fue la muer­te del con­quis­ta­dor ale­mán Am­bro­sio Al nger, quien pro­ve­nien­te des­de Co­ro en el li­to­ral ve­ne­zo­lano ex­plo­ran­do las cos­tas de Ma­ra­cai­bo y la Gua­ji­ra, in­cur­sio­nan­do lue­go ha­cia el in­te­rior del con­ti­nen­te por los ca­lu­ro­sos ris­cos de la se­rra­nía del Pe­ri­já, ac­tua­les te­rri­to­rios del Ce­sar y Nor­te de San­tan­der.

Sim­bo­li­za es­te trá­gi­co he­cho el en­cuen­tro vio­len­to de dos mun­dos, cu­rio­sa­men­te el ven­ci­do fue el in­va­sor, mar­cán­do­se el he­cho co­mo un hi­to his­tó­ri­co, que, sin te­ner un as­pec­to o ac­to fun­da­cio­nal con los ri­tua­les de la usan­za es­pa­ño­la, sí evi­den­cian los al­bo­res del pro­ce­so de ci­vi­li­za­ción y de­sa­rro­llo po­bla­cio­nal en el va­lle de los Chi­ta­re­ros. Se ori­gi­na des­de en­ton­ces un pro­ce­so de con­quis­ta, po­bla­mien­to y cris­tia­ni­za­ción de los na­ti­vos re­si­den­tes del ma­yor cen­tro po­bla­cio­nal de los chi­ta­re­ros re­gis­tra­do por cro­nis­tas de la Con­quis­ta. Las fa­mi­lias na­ti­vas es­ta­ban dis­per­sas en el am­plio te­rri­to­rio com­pren­di­dos en­tre la fran­ja nor­te del río Chi­ca­mo­cha en el San­tan­der de hoy has­ta el bra­zo mon­ta­ño­so de la cor­di­lle­ra an­di­na que se ex­tien­de por el Tá­chi­ra ve­ne­zo­lano.

En 1550 se re­gis­tra el pri­mer tí­tu­lo de En­co­mien­da de Chi­ná­co­ta a don Gon­za­lo Ma­cías quien la aban­do­na al po­co tiem­po de es­ta­ble­ci­da. Diez años des­pués se or­de­na al nue­vo en­co­men­de­ro Juan Ra­mí­rez de An­dra­da, la cons­truc­ción de una ca­pi­lla doc­tri­ne­ra y que fue­ra re­gi­da por el do­mi­ni­co fray Fran­cis­co Ca­be­za, de los re­li­gio­sos mi­sio­ne­ros del pri­mer con­ven­to en Pamplona.

En 1586 se “con rma o reha­ce” (1) el asen­ta­mien­to ur­ba­nís­ti­co de Chi­ná­co­ta. Se da el tra­za­do de las ca­lles y la pla­za, con los bohíos ali­nea­dos en re­tí­cu­la or­to­go­nal a la usan­za de los pue­blos de Es­pa­ña pa­ra for­mar un pue­blo. Du­ran­te la vi­si­ta del oi­dor Juan de Vi­lla­bo­na y Zu­bia­rre en 1623, se rea­li­za en los te­rri­to­rios de la po­bla­ción la más gran­de con­gre­ga­ción de pue­blos in­dí­ge­nas en to­da la pro­vin­cia de Pamplona, es la erec­ción for­mal de la doc­tri­na de Chi­ná­co­ta co­mo en­ti­dad te­rri­to­rial y mo­de­lo en la Nueva Gra­na­da del es­ta­ble­ci­mien­to de una re­pú­bli­ca de los in­dios pro­pues­ta por el pa­dre De las Ca­sas.

Por el año de 1756 los ve­ci­nos de Bo­cha­le­ma so­li­ci­tan la se­gre­ga­ción ecle­siás­ti­ca de la pa­rro­quia de Chi­ná­co­ta, de es­te mis­mo año da­ta el li­bro no. uno de re­gis­tros de la pa­rro­quia San Juan Bau­tis­ta. Co­mo cu­ra­to y doc­tri­na for­mal de na­tu­ra­les de Chi­ná­co­ta sub­sis­tió has­ta prin­ci­pios del si­glo die­ci­nue­ve, es a par­tir de 1822, que to­dos los cu­ra­tos de la pro­vin­cia de Pamplona fue­ron igua­la­dos co­mo cu­ra­tos mo­der­nos o dis­tri­tos pa­rro­quia­les en el nue­vo or­de­na­mien­to te­rri­to­rial de la re­pú­bli­ca.

Ha­cia 1860, en te­rri­to­rios al orien­te de la co­mar­ca chi­ta­re­ra, y du­ran­te la pre­si­den­cia de Ma­riano Os­pi­na Ro­drí­guez, se pro­du­ce el com­ba­te en­tre las fuer­zas con­ser­va­do­ras cen­tra­lis­tas de­rro­ta­das por las tro­pas li­be­ra­les su­ble­va­das de Estrada, Ote­ro y Vi­lla­mi­zar. Dos años des­pués del te­rre­mo­to de Cú­cu­ta, cuan­do la po­bla­ción se re­cu­pe­ra­ba del es­tre­me­ce­dor sa­cu­dón, en La Don­jua­na, ac­tual co­rre­gi­mien­to al nor­te de la co­mar­ca, se en­fren­tan las tro­pas de la re­vo­lu­ción con­ser­va­do­ra que se ha­bían or­ga­ni­za­do con­tra el es­que­ma fe­de­ra­lis­ta de los Es­ta­dos Uni­dos de Co­lom­bia en 1877 co­no­ci­da co­mo la ba­ta­lla de La Don­jua­na. Fue­ron más de 750 ba­jas en­tre los dos ban­dos, los he­ri­dos fue­ron aten­di­dos im­pro­vi­sa­da­men­te en Chi­ná­co­ta. Trans­cu­rrie­ron ca­si ocho años has­ta el 24 de di­ciem­bre de 1884, cuan­do o cial­men­te na­ce el hos­pi­tal San Juan de Dios, fun­da­do por el Pbro. Ma­nuel Ma. Li­zar­do con la co­la­bo­ra­ción y do­na­ti­vos del pue­blo.

En no­viem­bre del mis­mo año, Chi­ná­co­ta es ata­ca­da por el ejér­ci­to con­ser­va­dor, los ge­ne­ra­les Eu­se­bio Ca­cua y Vi­cen­te Vi­lla­mi­zar, pro­ce­den­tes de Pla­na­das (hoy Ra­gon­va­lia) bus­ca­ban re­cu­pe­rar la po­bla­ción en­con­tran­do una in­fran­quea­ble de­fen­sa de la pla­za prin­ci­pal por un pe­lo­tón li­be­ral re­vo­lu­cio­na­rio. En es­ta ac­ción el sol­da­do Li­san­dro Jáu­re­gui es­cri­bió un día “La más be­lla pá­gi­na de his­to­ria ha­za­ño­sa y he­roi­ca de Chi­ná­co­ta” al de­fen­der con arro­jo y cer­te­ra pun­te­ría la “es­qui­na re­don­da” ca­se­rón don­de fun­cio­na la ac­tual Al­cal­día en el mar­co la pla­za prin­ci­pal. El heroico ti­ra­dor lo­gró con­te­ner la em­bes­ti­da con­ser­va­do­ra has­ta que “irrum­pie­ron por el ba­rrio del Vie­jo com­ba­tien­tes con di­vi­sas ama­ri­llas en el som­bre­ro, los que al gri­to de ¡Viva la re­vo­lu­ción! Arre­me­tie­ron vio­len­ta­men­te con­tra las tro­pas con­ser­va­do­ras. Eran sol­da­dos Bo­cha­le­me­ros que sa­be­do­res de los apu­ros en que es­ta­ban las fuer­zas li­be­ra­les vo­la­ron en su au­xi­lio”. (2)

Du­ran­te la Gue­rra de los Mil Días so­bre­sa­le una de las más atro­ces ma­sa­cres ocu­rri­da el 23 de no­viem­bre de 1899 en la ha­cien­da “Bue­nos Ai­res” en la re­gión de Is­ca­lá. Un con­tin­gen­te li­be­ral en mar­cha des­de Bu­ca­ra­man­ga a Cú­cu­ta de­ci­dió per­noc­tar en te­rre­nos de la ha­cien­da, en­te­ra­dos los

Con­ser­va­do­res en­vían un co­man­do noc­turno que in­cen­dió la ca­su­cha don­de se ha­bían re­fu­gia­do los re­vo­lu­cio­na­rios, obli­gán­do­los a sa­lir y sin con­tem­pla­ción al­gu­na por no ha­ber com­ba­te, ni al es­ta­do de in­de­fen­sión, pro­ce­die­ron ma­sa­crar­los a ma­che­te. Los res­tos del diez­ma­do con­tin­gen­te fue­ron re­ci­bi­dos en la po­bla­ción por el Gral. del ejér­ci­to li­be­ral Ben­ja­mín He­rre­ra. Tam­bién, el 9 de ma­yo de 1900 se pro­du­ce el en­fren­ta­mien­to en “Apar­ta­de­ros” hoy co­rre­gi­mien­to “El Dia­man­te”, fue un com­ba­te noc­turno y san­grien­to don­de mu­rie­ron va­rias de­ce­nas de com­ba­tien­tes, la ma­yo­ría de Chi­ná­co­ta.

El Tra­ta­do de Paz de Chi­ná­co­ta se rma 21 de no­viem­bre de 1902. El ob­je­ti­vo fue neu­tra­li­zar las ac­cio­nes de las gue­rri­llas li­be­ra­les que ha­bían que­da­do ac­ti­vas en la re­gión san­tan­de­rea­na. Fir­ma­do en­tre los Ge­ne­ra­les Ramón Gon­zá­lez Va­len­cia, del ejér­ci­to go­bier­nis­ta, quien lle­ga­ría a la Pre­si­den­cia de Co­lom­bia en 1909, y los Ge­ne­ra­les re­vo­lu­cio­na­rios Ri­car­do Ja­ra­mi­llo y Ri­car­do Ti­ra­do Ma­cías. Sol­da­dos y je­fes de am­bos ban­dos con­su­mie­ron en pa­cí ca her­man­dad tres ove­jos traí­dos de las dehe­sas is­ca­le­ñas. El mis­mo día, en el aco­ra­za­do nor­te­ame­ri­cano “Wisconsin” fon­dea­do en las cos­tas de Pa­na­má, se rma el tra­ta­do del mis­mo nom­bre, a par­tir de allí que­da se­lla­da la se­pa­ra­ción del ist­mo pa­na­me­ño del ma­pa co­lom­biano. Un mes an­tes, el 24 de oc­tu­bre se ha­bía rma­do el tra­ta­do de Neer­lan­dia, en los te­rre­nos de una ha­cien­da a ori­llas del Mag­da­le­na.

En 1906 se fun­da el Co­le­gio San Luis Gon­za­ga por ini­cia­ti­va y tra­ba­jos del sa­cer­do­te Luis Ma­ría Fi­gue­roa, el pá­rro­co trae al pue­blo una im­pren­ta que al po­co tiem­po se con­vier­te en uno de los pri­me­ros ta­lle­res ti­po­grá cos del De­par­ta­men­to. La in uen­cia de Chi­ná­co­ta en la re­gión y pue­blos cir­cun­ve­ci­nos hace que en 1914 la Asam­blea de­par­ta­men­tal ins­ti­tu­ye­ra la cuar­ta pro­vin­cia del de­par­ta­men­to lla­ma­da Pro­vin­cia de Ri­caur­te, con ca­pi­tal Chi­ná­co­ta y con­for­ma­da por los pue­blos ve­ci­nos de Ra­gon­va­lia, He­rrán, Bo­cha­le­ma, Du­ra­nia, To­le­do y La­ba­te­ca. La nueva pro­vin­cia se o cia­li­zó con la inau­gu­ra­ción de la Es­cue­la Ur­ba­na de Va­ro­nes “Ma­riano Os­pi­na Ro­drí­guez”. El ex pre­si­den­te Gon­zá­lez Va­len­cia di­ser­tó so­bre los pe­li­gros del con­su­mo de la chi­cha en la ju­ven­tud.

Cua­tro dé­ca­das más ade­lan­te, en agos­to de 1942 y con la ben­di­ción del sa­cer­do­te Lo­ren­zo Ri­ve­ra se inau­gu­ra el mo­nu­men­to a la “Vir­gen de la Paz” cons­trui­da con apor­tes par­ti­cu­la­res, li­mos­nas y ba­za­res, en cla­mor de la co­mu­ni­dad por la pa­ci ca­ción de la política bi­par­ti­dis­ta. En el año de 1953 se le ha­cen tra­ba­jos de or­na­men­ta­ción en gra­das, ver­jas, jardines y siem­bra de ár­bo­les en sus al­re­de­do­res.

21 de no­viem­bre de 1952, se con­me­mo­ró el Cin­cuen­te­na­rio de la rma del Tra­ta­do de Paz con so­lem­ne y con­cu­rri­do ac­to. Aquel día se ins­ta­ló una pla­ca con­me­mo­ra­ti­va en la ca­sa don­de se rmó el tra­ta­do. Es­ta vez hu­bo ora­ción pa­trió­ti­ca, al­muer­zo y co­pa de cham­pa­ña, el ofre­ci­mien­to fue he­cho por el se­cre­ta­rio de edu­ca­ción del mo­men­to Dr. Car­los Her­nán­dez Ya­ru­ro. Os­car Ver­gel Pa­che­co, Go­ber­na­dor pre­sen­te, Los doc­to­res Luis Ga­briel Cas­tro, Ál­va­ro Lu­na Gómez, Fe­li­pe Ca­nal Sor­zano, Miguel Gar­cía He­rre­ros y el al­cal­de Avi­lio Ca­ñas apres­ti­gia­ron con su pre­sen­cia y ora­to­ria la con­me­mo­ra­ción. La Pla­za Ri­caur­te es trans­for­ma­da y cam­bia su nom­bre a Par­que prin­ci­pal Ramón Gon­zá­lez Va­len­cia.

Trans­cu­rri­dos cin­cuen­ta ca­len­da­rios lle­ga el Cen­te­na­rio de la rma del Tra­ta­do, se ce­le­bró en el par­que prin­ci­pal con la pre­sen­cia del pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca Dr. Ál­va­ro Uri­be Vé­lez, Mi­nis­tros del des­pa­cho, Go­ber­na­dor del de­par­ta­men­to, di­plo­má­ti­cos, his­to­ria­do­res y per­so­na­li­da­des que acom­pa­ña­ron emo­ti­va­men­te la con­me­mo­ra­ción en 2002. Fue una oca­sión his­tó­ri­ca pa­ra el mu­ni­ci­pio, una más cu­yo ges­tor prin­ci­pal fue don Jor­ge Muñoz, lí­der cí­vi­co y cul­tu­ral del mu­ni­ci­pio. Es­te in­can­sa­ble y vi­sio­na­rio per­so­na­je, aca­dé­mi­co y con­ce­jal, de­jó tes­ti­mo­nio real de su em­pu­je y amor a Chi­ná­co­ta en el par­que de la Con­fra­ter­ni­dad y de la Paz Bo­li­va­ria­na, es­pa­cio pú­bli­co cons­trui­do por Muñoz Jai­me pa­ra el uso de la co­mu­ni­dad fren­te al hos­pi­tal de la po­bla­ción, allí ful­gu­ran­te con mi­ra­da

ja ha­cia el nor­te la es­cul­tu­ra del Li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var he­cha por el ar­tis­ta lo­cal Re­yes Flo­res.

A los 116 años de la rma del Tra­ta­do, es­te 21 de no­viem­bre de 2018, el Co­mi­té Cí­vi­co por la Paz, el gru­po Cul­tu­ral Pri­mer Pa­so, Cen­tro de His­to­ria de Chi­ná­co­ta, Con­ce­jo y Ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, ra­ti can la im­por­tan­cia his­tó­ri­ca en la tra­di­cio­nal ce­le­bra­ción que co­rro­bo­ra la vo­ca­ción ci­vi­lis­ta y ta­lan­te hos­pi­ta­la­rio de nues­tras gen­tes. El Tra­ta­do de Paz de Chi­ná­co­ta ra­di­ca su im­por­tan­cia y vi­gen­cia en el plan­tea­mien­to con­cre­to de ob­je­ti­vos, los con­te­ni­dos de inclusión so­cial y res­ti­tu­ción de de­re­chos y ga­ran­tías po­lí­ti­cas a los ven­ci­dos, la ba­se lo­só ca y con­cep­tual del Tra­ta­do de Paz lo ha­cen un re­fe­ren­te his­tó­ri­co y es­tu­dio de ca­so en la his­to­rio­gra­fía del con ic­to en Co­lom­bia.

Par­ques, puen­tes, mo­nu­men­tos son tes­ti­mo­nios de la vo­ca­ción de paz y hos­pi­ta­li­dad de es­ta en­can­ta­do­ra po­bla­ción, le­yen­das, even­tos cul­tu­ra­les y sen­ti­das con­me­mo­ra­cio­nes his­tó­ri­cas que no aban­do­nan el sue­ño de la con­vi­ven­cia pa­cí ca, crea­do­ra y pro­duc­ti­va en­tre los co­lom­bia­nos.

Es­ta­tua del Gral. Ramón Gon­zá­lez Va­len­cia.

Per­so­na­jes de la épo­ca des­fi­lan rum­bo a la mi­sa de la ce­le­bra­ción 50 años del Tra­ta­do de Chi­ná­co­ta, en 1952.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.