La Co­lo­nia de Lour­des:

Un pre­tex­to y mu­cha His­to­ria

La Opinión - Imágenes - - Región - Luis Ar­tu­ro Me­lo D.

Un día cual­quie­ra de ma­yo de 1983, en al­gu­na de las cua­tro es­qui­nas de la ave­ni­da Ce­ro con la ca­lle 13, se to­pa­ron Te­re­si­ta Li­za­ra­zo Pe­ña­ran­da, el mé­di­co Gui­ller­mo La­to­rre y el pe­da­go­go Ar­man­do Yá­ñez, tres lour­den­ses del ca­fé, con el áni­mo de con­cre­tar una idea del año an­te­rior.

Ha­bían re­pa­sa­do mu­chas nos­tal­gias y con­clu­ye­ron re­no­var con más fre­cuen­cia las que­ren­cias fra­ter­na­les de la al­dea, so­lo fal­ta­ba un pre­tex­to, co­mo fue, lle­var re­ga­los na­vi­de­ños a los ni­ños e ins­tau­ra­ron una fe­cha de re­torno pa­ra siem­pre. Lue­go de­ci­die­ron cons­ti­tuir for­mal­men­te la Co­lo­nia de Lour­des de los re­si­den­tes en Cú­cu­ta.

Des­de en­ton­ces ha pa­sa­do 35 na­vi­da­des y ale­grías, una que otra luc­tuo­sa tris­te­za, con­me­mo­ra­cio­nes im­por­tan­tes, for­ta­le­ci­mien­to de tra­di­cio­nes y con­vic­cio­nes, rea rma­cio­nes de fe cris­tia­na y su­pera­cio­nes del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co lo­cal.

En el pri­mer ejer­ci­cio del re­torno, los cálcu­los que­da­ron cor­tos y los tre­cien­tos re­ga­los ca­si ori­gi­nan una aso­na­da. Des­de en­ton­ces so­bra la ge­ne­ro­si­dad y se rea­li­za un cen­so de los ni­ños ve­re­da por ve­re­da, los de la po­bla­ción ur­ba­na y se pro­yec­ta la rea­li­za­ción de obras de tras­cen­den­cia. Se en­ri­que­ció el equi­po or­ga­ni­za­cio­nal de la Co­lo­nia, con lí­de­res des­ta­ca­dos de dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des co­mo Je­sús Me­di­na Pa­rra, Eddy Pas­to­ra Gómez, Pas­tor Apon­te, Noé Gómez, Se­gun­do Cas­te­lla­nos, Ramón Ca­ba­lle­ro, Las her­ma­nas Suz Suz, Axe­lint­ha Me­lo, Ara­cely y Olga La­to­rre, Ma­til­de y Mer­ce­di­tas Fo­re­ro, Ol­gui­ta Mantilla Suá­rez, Mar­le­ne Mon­ta­gut, pues las ac­ti­vi­da­des se mul­ti­pli­ca­ron y los re­cau­dos siem­pre más exi­to­sos. Y de ca­da reu­nión que for­ta­le­cía la amis­tad y la fra­ter­ni­dad, sur­gían in­quie­tu­des his­tó­ri­cas que nos han per­mi­ti­do re­cons­truir orí­ge­nes, tra­di­cio­nes, su­ce­sos im­por­tan­tes, no so­lo de Lour­des, sino de esa por­ción im­por­tan­te del oc­ci­den­te del De­par­ta­men­to. Y es que se­gre­ga­do Gra­ma­lo­te del añe­jo mu­ni­ci­pio de Sa­la­zar, los pio­ne­ros de la nueva con­quis­ta por el flan­co oc­ci­den­tal ha­cia el Ca­ta­tum­bo, par­tie­ron de Gra­ma­lo­te, Yá­ñez, Pe­ña­ran­da y Or­do­ñez, abrien­do tro­chas, cons­tru­yen­do ca­mi­nos em­pe­dra­dos, ha­cien­das con sus in­men­sos ca­se­ro­nes de ta­pias pi­sa­das y de

pa­tios en­claus­tra­dos, fun­dan­do ca­se­ríos y po­bla­cio­nes. El más con­no­ta­do pio­ne­ro y fun­da­dor fue el Pres­bí­te­ro Rai­mun­do Or­dó­ñez Yá­ñez, sol­da­do, es­cri­tor y pas­tor de al­mas.

Ta lvez, esas reunio­nes fre­cuen­tes de la co­lo­nia cre­cien­te, fue la que lle­vó a Te­re­si­ta Li­za­ra­zo a des­an­dar en el 2007, el pe­ri­plo que hi­zo el cu­ra Or­dó­ñez Yá­ñez a Eu­ro­pa en 1920, ocho me­ses en pleno pac­to de Ver­sa­lles, y su vi­si­ta a Lour­des de Fran­cia, y así des­cu­brir por qué a su re­gre­so el pio­ne­ro, le cam­bió el nom­bre a la al­dea que fun­dó. (1)

Sí, por­que el cu­ra Or­dó­ñez, que na­ció en Ga­lin­do an­tes Cal­de­re­ros el año de la Cons­ti­tu­ción fe­de­ral (1863), a sus 20 años ya ter­mi­na­ba sus es­tu­dios cle­ri­ca­les en el se­mi­na­rio bo­go­tano y la gue­rra de Nú­ñez en 1885 le obli­gó a re­ti­rar­se y re­gre­sar. Siem­pre fue un cu­ra Ma­riano. So­lo se or­de­nó, al re­in­cor­po­rar­se en el Se­mi­na­rio de Nueva Pamplona en 1891. An­tes de lle­gar a Lour­des, fue cu­ra en San­to Do­min­go de Si­los, el mu­ni­ci­pio co­mu­ne­ro, en Mu­tis­cua, en Cá­co­ta, en Le­bri­ja, en Su­ra­tá, en Car­ca­sí, en Flo­ri­da­blan­ca, en Ar­bo­le­das y en Sar­di­na­ta. (2)

El po­bla­do de las que­ren­cias de Te­re­sa, Gui­ller­mo, Ar­man­do y Chu­cho Me­di­na, ini­cial­men­te fue un ca­se­río cre­cien­te al­re­de­dor de su igle­sia pa­rro­quial, hoy lla­ma­da la ca­pi­lla y se le lla­mó La Con­cep­ción. Co­lo­quial­men­te lla­ma­da; “La Cun­cia”. Su cons­truc­ción la ini­ció el Cu­ra Or­do­ñez en 1905 y eri­gi­da ba­jo la ad­vo­ca­ción de Nues­tra Se­ño­ra del Per­pe­tuo So­co­rro; la ter­mi­nó de cons­truir en 1911, con ese in­men­so atrio y unas be­llí­si­mas e in­men­sas es­ca­li­na­tas que per­du­ran.

En el re­co­rri­do de lo des­an­da­do por Te­re­sa en su via­je a Fran­cia en el 2007, di­ce que en­ten­dió el cam­bio del nom­bre que reali­zó el fun­da­dor, de La Con­cep­ción por el de Lour­des, por el pa­re­ci­do to­po­grá­fi­co, en es­pe­cial; la ca­lle de las ar­te­sa­nías del pue­blo fran­cés, muy si­mi­lar a la ca­lle lar­ga de nues­tro pue­bli­to pa­ra su­bir a la ca­pi­lla y sus es­ca­li­na­tas, que dio ori­gen a la pa­rro­quia en 1911 por man­da­to del obis­po de Pamplona y a co­rre­gi­mien­to de Gra­ma­lo­te en 1914 y a Mu­ni­ci­pio con La Or­de­nan­za No. 44 del 29 de abril de 1925. (3)

La ac­tual Igle­sia Pa­rro­quial o de Nues­tra Se­ño­ra del Car­men, la ini­ció el pa­dre Or­dó­ñez en 1927 en la me­di­da en que el cre­ci­mien­to del po­bla­do iba des­cen­dien­do ha­cia la Ha­cien­da de los Dar­da­ne­los.

Se hi­zo fa­mo­sa la leyenda de las pe­ni­ten­cias que im­po­nía a sus fie­les pecadores, con­sis­ten­te en traer can­ti­da­des de pie­dra, pa­ra la cons­truc­ción de tan enor­me tem­plo, cu­yos pla­nos tra­jo des­de Eu­ro­pa.

Mu­chas rea­li­za­cio­nes han con­cre­ta­do la Co­lo­nia de Lour­des, ade­más del re­torno na­vi­de­ño y los re­ga­los a los ni­ños cam­pe­si­nos y ur­ba­nos. La Cons­truc­ción de las 14 es­ta­cio­nes del via­cru­cis en un re­co­rri­do de ca­si cin­co ki­ló­me­tros del po­bla­do al mi­ra­dor del Al­to. La Gru­ta de la Vir­gen de Lour­des y su ca­rre­tea­ble tu­rís­ti­co, in­ver­sio­nes en el an­cia­na­to de la po­bla­ción, la Ca­pi­lla de la Agrí­co­la, que es un tem­plo y sa­la de ve­la­cio­nes cam­pe­si­nas. Que­dan tan­tas in­quie­tu­des his­tó­ri­cas que he­mos des­pe­ja­do con cró­ni­cas in­ves­ti­ga­das de los años 20, que nos da­ría pa­ra otras glo­sas in­tere­san­tes de las le­yen­das pio­ne­ras de oc­ci­den­te. Y es­tas mo­ti­va­cio­nes, se­rían u in­tere­san­te pre­tex­to.

Pa­dre Rai­mun­do Or­dó­ñez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.