La na­vi­dad en Nor­te de San­tan­der

La Opinión - Imágenes - - Memoria - Or­lan­do Cla­vi­jo

En el Nor­te de San­tan­der, ¿des­de cuán­do oí­mos y can­ta­mos vi­llan­ci­cos, ha­ce­mos el pe­se­bre, la no­ve­na de agui­nal­dos y el ár­bol de Na­vi­dad, y em­plea­mos las lu­ces de­co­ra­ti­vas na­vi­de­ñas?

Se­gún lo que he ave­ri­gua­do en tex­tos y ha­bla­do con per­so­nas de más de 90 años, es­te es el re­sul­ta­do:

PRI­ME­RO: el pe­se­bre. Real­men­te, del año 30 del si­glo pa­sa­do ha­cia atrás, el pe­se­bre, co­mo lo co­no­ce­mos hoy, con las imá­ge­nes de Ma­ría, José, el Ni­ño Je­sús, la mu­la y el buey, los re­yes ma­gos, el án­gel anun­cia­dor, los pas­to­res y las ove­jas, no era po­pu­lar.

El año 1953 pue­de con­si­de­rar­se sig­ni ca­ti­vo en ese pun­to. Po­seo un do­cu­men­to en que fi­gu­ran den­tro del in­ven­ta­rio de los bie­nes de una de nues­tras pa­rro­quias tres pe­se­bres. En los in­ven­ta­rios an­te­rio­res, des­de 1939, no apa­re­ce pe­se­bre al­guno.

El co­mer­cio fue de ni­ti­vo pa­ra ma­si car­lo por­que las fá­bri­cas se die­ron a pro­du­cir los per­so­na­jes de la Na­ti­vi­dad y mu­chos más co­mo bom­be­ros, ca­rros, ca­sas, avio­nes, po­li­cías, ele­fan­tes, ji­ra­fas, ma­rra­nos, pa­tos, enanos, pe­ces, etc., en un prin­ci­pio de “so­lo­loy” y lue­go de di­ver­sas pas­tas y bras, cau­cho, ce­rá­mi­ca, vi­drio y re­si­nas sin­té­ti­cas. (La pa­la­bra “so­lo­loy” pro­ce­de del ma­te­rial de los ju­gue­tes que lle­ga­ron de México, fa­bri­ca­dos en “ce­llu­loid”, tér­mino in­glés que la gen­te del co­mún con­vir­tió en “so­lo­loy”).

SE­GUN­DO: la no­ve­na de agui­nal­dos. Es sa­bi­do que la no­ve­na que co­mien­za así: “Be­nig­ní­si­mo Dios, de in ni­ta ca­ri­dad, que tan­to amás­teis a los hom­bres”, etc., vino del Ecua­dor. La ver­sión co­lom­bia­na es obra de la ma­dre Ma­ría Ig­na­cia, del co­le­gio La En­se­ñan­za de Bo­go­tá, a na­les del si­glo XIX. Ella le agre­gó los “go­zos”. Di­cha re­li­gio­sa se lla­ma­ba en la vi­da se­cu­lar Ber­til­da Sam­per Acos­ta, por cier­to, pa­rien­te del ex-pre­si­den­te Er­nes­to Sam­per.

En el año 1952, una im­pren­ta de Me­de­llín lan­zó una edi­ción po­pu­lar.

La no­ve­na se re­za­ba en un prin­ci­pio en las igle­sias y lue­go la prác­ti­ca se ex­ten­dió a los ho­ga­res ci­ta­di­nos; en los cam­pos se co­no­cie­ron de úl­ti­mo es­ta se­rie de ri­tos.

De los ho­ga­res, la no­ve­na de agui­nal­dos sal­tó a los cen­tros co­mer­cia­les, a las o ci­nas pú­bli­cas y pri­va­das y a los par­ques.

TER­CE­RO: ár­bol de Na­vi­dad. Aquí no hay dis­cu­sión en que se tra­ta de una cos­tum­bre im­por­ta­da de los Es­ta­dos Uni­dos. En cuan­to al año de su in­tro­duc­ción a Co­lom­bia, las can­cio­nes nos dan pis­tas se­gu­ras. La pri­me­ra es la cé­le­bre “24 di­ciem­bre”, que se re­pi­te in­fal­ta­ble­men­te to­dos los años, en la ver­sión sem­pi­ter­na de Lucy Fi­gue­roa: “Lle­gó di­ciem­bre con su ale­gría, mes de pa­rran­das y ani­ma­ción”.

Es una pa­rran­da pai­sa com­pues­ta por Fran­cis­co el Mono Gon­zá­les y gra­ba­da por pri­me­ra vez en México por el due­to de Pe­pe y Cha­ve­la en 1938. En una es­tro­fa se di­ce: “En­grin­go­la­dos chi­cos y abue­los ha­cen el ár­bol de Na­vi­dad”. ¿Qué sig­ni ca es­to? Que ya la cos­tum­bre grin­ga ha­bía pren­di­do.

De mo­do que po­de­mos da­tar por esos años, al­re­de­dor de 1938, la apa­ri­ción en nues­tro me­dio del ár­bol de Na­vi­dad.

Diez años más tar­de, en 1948, el gran maes­tro José Ba­rros com­po­ne “Ar­bo­li­to de Na­vi­dad”, hi­to que se­ña­la el arrai­go por esa épo­ca de la mo­da es­ta­dou­ni­den­se.

CUAR­TO: las lu­ces de Na­vi­dad. Las re­fe­ren­cias y re­cuer­dos se re­mon­tan a la mi­tad de la dé­ca­da de 1950, en que el co­mer­cio tam­bién cum­plió un pa­pel fun­da­men­tal en la or­na­men­ta­ción de los pe­se­bres, los ho­ga­res, las igle­sias y las pla­zas y edi cios pú­bli­cos. Las ti­ras de co­lo­ri­dos bom­bi­lli­tos ve­nían pri­me­ro en por­ce­la­na, den­tro de un pa­pá Noel. Lue­go sur­gie­ron los bom­bi­llos que se po­dían re­po­ner, y ahora te­ne­mos las lu­ces led. Aquí las lla­ma­mos “ins­ta­la­cio­nes”. Hoy en día en­ga­la­nan y ale­gran to­dos los ám­bi­tos y se rea­li­zan ce­re­mo­nias pa­ra su en­cen­di­do ape­nas co­men­zan­do di­ciem­bre.

QUIN­TO: los vi­llan­ci­cos. Tam­bién se re­mon­tan a la dé­ca­da de los 40 del si­glo XX. Las fa­mo­sas her­ma­nas Ga­ra­vi­to, por los años 50, de­ja­ron los can­tos más her­mo­sos pa­ra la tem­po­ra­da que aún re­sue­nan en emi­so­ras, en igle­sias y en ca­sas par­ti­cu­la­res.

En re­su­men, y en ge­ne­ral, en­tre los años 1938 y 1950 pue­de con­si­de­rar­se co­mo la eta­pa de ins­tau­ra­ción en el Nor­te de San­tan­der de las prin­ci­pa­les cos­tum­bres pa­ra ce­le­brar las fes­ti­vi­da­des de Na­vi­dad y Año Nue­vo.

Una tra­di­ción que man­tie­ne la fa­mi­lia Mar­cia­les Chaus­tre es rea­li­zar un pe­se­bre gi­gan­te en su ca­sa en ho­nor a su hi­jo fa­lle­ci­do en 1983, Hum­ber­to Mar­cia­les. Llevan 40 años en ese há­bi­to en ba­rrio Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.