Ju­lio Gar­cía-He­rre­ros Pra­da, Al­ma y ner­vio de nues­tra bi­blio­te­ca

La Opinión - Imágenes - - Personaje - An­tón de Ro­ca Niz.

El pre­lu­di­do lo co­noz­co des­de las ban­cas del afa­ma­do co­le­gio Ca­la­sanz, don­de com­par­ti­mos con otros pe­ne­cas: To­to Yáñez, ac­tual en­do­don­cis­ta y su co­le­ga y pri­mo Ser­gio Yáñez, que es un ami­go lleno de bon­dad y cul­tu­ra. La pa­re­ja in­se­pa­ra­ble de Agus­tín Cas­tro y Ha­rold Gar­cía Tou­che, que enal­te­cen el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal de la car­dio­lo­gía y en­do­cri­no­lo­gía res­pec­ti­va­men­te. Juan Car­los Pra­da, que so­bre­sa­le co­mo em­pre­sa­rio gas­tro­nó­mi­co por su ca­li­dad y ama­bi­li­dad, Ál­va­ro Uri­be, ex­tra­or­di­na­rio obs­te­tra y gi­ne­có­lo­go, por tra­di­ción fa­mi­liar y vo­ca­ción, Mar­co Josué Ra­mí­rez, de re­nom­bre en el de­re­cho pri­va­do, en­tre otros.

La­men­to con tris­te­za la par­ti­da ab­sur­da de Ger­mán Her­nán­dez Val­de­rra­ma, que se can­só de vi­vir en pleno bo­tón oral de la vi­da. Te­nía par­te de ga­lán de ar­tes es­cé­ni­cas y ju­ga­ba fút­bol con ca­li­dez. To­dos éra­mos de es­pí­ri­tu avie­so y so­li­da­rios com­pa­ñe­ri­tos.

Ju­li­to, co­mo le lla­man sus ami­gos del al­ma, es­tu­dio co­mu­ni­ca­ción so­cial en la con­no­ta­da Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia. Con­tra­jo nup­cias con una her­ma­na de los re­co­no­ci­dos of­tal­mó­lo­gos Pe­ña­ran­da. Tie­nen una hi­ja mé­di­ca ja­ve­ria­na, que año­ra es­pe­cia­li­zar­se en anes­te­sio­lo­gía. Nues­tro di­rec­tor de la Bi­blio­te­ca Ju­lio Pé­rez Fe­rre­ro, se des­ta­ca por su pro­bi­dad, ade­re­za­da por su crea­ti­vi­dad y em­pren­di­mien­to. Asom­bra su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo con ló­gi­ca y sin­dé­re­sis. Tie­ne em­pa­tía con sus sub­al­ter­nos, por­que po­see don de gen­te he­re­de­ro del so­lar nu­tri­cio de sus ma­yo­res. Nun­ca ha­ce alar­de de su ra­lea o li­na­je por­que es hu­mil­de.

Su pro­ge­ni­tor ejer­ció el periodismo con pul­cri­tud, ela­bo­ra­ba la re­vis­ta his­tó­ri­ca Sa­ba­ti­na. Era her­mano del le­vi­ta Ra­fael Gar­cía-He­rre­ros, que se ca­rac­te­ri­zó por ser pas­tor de al­mas, y lí­der de su co­mu­ni­dad Eu­dis­ta y me­ce­nas de los des­va­li­dos; aún en los mo­men­tos ál­gi­dos de su vi­da es­pi­ri­tual ejem­plar.

La bi­blio­te­ca es­tá ubi­ca­da don­de fun­cio­nó el Hos­pi­tal San Juan de Dios. Ob­vio que re­for­ma­do el in­mue­ble por los me­jo­res ar­qui­tec­tos e in­ge­nie­ros de nues­tra ur­be. Cuen­ta con bue­na luz en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za que la cir­cun­da, es­pa­cios fun­cio­na­les am­plios y múl­ti­ples pa­ra con­fe­ren­cias, dic­tar cur­sos, pa­sar ci­ne, etc. Po­see sa­las de lec­tu­ra, de con­sul­ta, de he­me­ro­te­ca, de re­fe­ren­cia, de jue­gos in­fan­ti­les. Y to­do sis­te­ma­ti­za­do. ¡Qué ma­ra­vi­lla!

Es­te cen­tro de la cul­tu­ra es­tá po­si­cio­na­do a ni­vel lo­cal, re­gio­nal y na­cio­nal­men­te. Es ga­le­ría y mu­seo. Allí se rea­li­zan mag­nos even­tos: La fe­ria del li­bro, se dic­tan cur­sos de to­do or­den, se arrien­dan sa­lo­nes, se ofre­cen ban­que­tes con ex­qui­si­tez y buen pre­cio.

Ju­li­llo, co­mo le sue­lo lla­mar ca­ri­ño­sa­men­te es buen ad­mi­nis­tra­dor y lum­bre­ra pa­ra con­se­guir los de­na­rios o bi­yu­yos. Su asis­ten­te Ma­rie­la, cul­mi­nó con­ta­du­ría pú­bli­ca, es ama­ble, es ser­vi­cial y es e cien­te. Su con­ta­do­ra Yo­lan­da, es ex­pe­ri­men­ta­da, e in­te­li­gen­te y man­tie­ne pi­las con el ejer­ci­cio con­ta­ble. Y Li­lia­na su asis­ten­te, po­li­fun­cio­nal en gra­do su­mo, ” nun­ca lle­ga tar­de a ca­me­llar”. Jo­co­sa y a ve­ces gru­ño­na pe­ro, a la ho­ra del té, bue­na gen­te.

Oja­lá que la gen­te de bien y de mo­do y de em­pre­sas sol­ven­tes apor­ten a la bi­blio­te­ca pa­ra me­jo­rar en be­ne­fi­cio de los usua­rios y de la cul­tu­ra. Ac­tual­men­te cuen­ta con al­gu­nos alia­dos. Es la­men­ta­ble que la doc­to­ra Clau­dia Uri­be que era un bas­tión eco­nó­mi­co ya no es­te desem­pe­ñan­do la di­rec­ción de Com­fa­nor­te.

En ho­nor a la ver­dad, uno de sus múl­ti­ples ad­mi­ra­do­res es el ex mi­nis­tro de cul­tu­ra y ac­tual rec­tor de Ea t: Juan Luis Me­jía; que me di­ce en su se­de rec­to­ral en la pu­jan­te ciu­dad de Me­de­llín: “Que los li­bros lu­cen en la bi­blio­te­ca y las obras de ar­te en los mu­seos”.

Ju­lio Gar­cía-He­rre­ros Pra­da

An­to­nio Gar­cía-He­rre­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.