De Hans Ch­ris­tian An­der­sen: “La pe­que­ña ven­de­do­ra de fós­fo­ros”

La Opinión - Imágenes - - Portada -

Qué frío ha­cía! Ne­va­ba y co­men­za­ba osc ure­cer; era la úl­ti­ma no­che del año, la no­che de San Sil­ves­tre. Ba­jo aquel frío y en aque­lla os­cu­ri­dad, pa­sa­ba por la ca­lle una po­bre ni­ña, des­cal­za y con la ca­be­za des­cu­bier­ta... Ver­dad es que al sa­lir de su ca­sa lle­va­ba za­pa­ti­llas, pe­ro, ¡de qué le sir­vie­ron!

Eran unas za­pa­ti­llas que su ma­dre ha­bía lle­va­do úl­ti­ma­men­te, y a la pe­que­ña le ve­nían tan gran­des, que las per­dió al cru­zar co­rrien­do la ca­lle pa­ra li­brar­se de dos co­ches que ve­nían a to­da ve­lo­ci­dad.

Una de las za­pa­ti­llas no hu­bo me­dio de en­con­trar­la, y la otra se la ha­bía pues­to un mo­zal­be­te, que di­jo que la ha­ría ser­vir de cu­na el día que tu­vie­se hi­jos. Y así la po­bre­ci­lla an­da­ba des­cal­za con los des­nu­dos pie­ce­ci­tos com­ple­ta­men­te amo­ra­ta­dos por el frío.

En un vie­jo de­lan­tal lle­va­ba un pu­ña­do de fós­fo­ros, y un pa­que­te en una mano. En to­do el san­to día na­die le ha­bía com­pra­do na­da, ni le ha­bía da­do un mí­se­ro che­lín; vol­vía­se a su ca­sa ham­brien­ta y me­dio he­la­da, ¡y pa­re­cía tan aba­ti­da, la po­bre­ci­lla!

Los co­pos de nie­ve caían so­bre su lar­go ca­be­llo ru­bio, cu­yos her­mo­sos ri­zos le cu­brían el cue­llo. En un án­gu­lo que for­ma­ban dos ca­sas -una más sa­lien­te que la otra-, se sen­tó en el sue­lo y se acu­rru­có he­cha un ovi­llo.

En­co­gía los pie­ce­ci­tos to­do lo po­si­ble, pe­ro el frío la iba in­va­dien­do, y, por otra par­te, no se atre­vía a vol­ver a ca­sa, pues no ha­bía ven­di­do ni un fós­fo­ro, ni re­co­gi­do un tris­te cén­ti­mo. Su pa­dre le pe­ga­ría, ade­más de que en ca­sa ha­cía frío tam­bién; só­lo los co­bi­ja­ba el te­ja­do, y el viento en­tra­ba por to­das par­tes, pe­se a la pa­ja y los tra­pos con que ha­bían pro­cu­ra­do ta­par las ren­di­jas.

Te­nía las ma­ni­tas ca­si ate­ri­das de frío. ¡Ay, un fós­fo­ro la ali­via­ría se­gu­ra­men­te! ¡Si se atre­vie­se a sa­car uno so­lo del ma­no­jo, fro­tar­lo con­tra la pa­red y ca­len­tar­se los de­dos! Y sa­có uno: «¡ritch!». ¡Có­mo chis­peó y có­mo que­ma­ba! Dio una lla­ma cla­ra, cá­li­da, co­mo una lu­ce­ci­ta, cuan­do la res­guar­dó con la mano; una luz ma­ra­vi­llo­sa.

Le pa­re­ció a la pe­que­ñue­la que es­ta­ba sen­ta­da jun­to a una gran es­tu­fa de hie­rro, con pies y cam­pa­na de la­tón; el fue­go ar­día mag­ní ca­men­te en su in­te­rior, ¡y ca­len­ta­ba tan bien! La ni­ña alar­gó los pies pa­ra ca­len­tár­se­los a su vez, pe­ro se ex­tin­guió la lla­ma, se es­fu­mó la es­tu­fa, y ella se que­dó sen­ta­da, con el res­to de la con­su­mi­da ce­ri­lla en la mano.

En­cen­dió otra, que, al ar­der y pro­yec­tar su luz so­bre la pa­red, vol­vió a és­ta trans­pa­ren­te co­mo si fue­se de ga­sa, y la ni­ña pu­do ver el in­te­rior de una ha­bi­ta­ción don­de es­ta­ba la me­sa pues­ta, cu­bier­ta con un blan­quí­si­mo man­tel y na por­ce­la­na.

Un pa­to asa­do humea­ba de­li­cio­sa­men­te, re­lleno de ci­rue­las y man­za­nas. Y lo me­jor del ca­so fue que el pa­to sal­tó fue­ra de la fuen­te y, anadean­do por el sue­lo con un te­ne­dor y un cu­chi­llo a la es­pal­da, se di­ri­gió ha­cia la po­bre mu­cha­chi­ta. Pe­ro en aquel mo­men­to se apa­gó el fós­fo­ro, de­jan­do vi­si­ble tan só­lo la grue­sa y fría pa­red.

En­cen­dió la ni­ña una ter­ce­ra ce­ri­lla, y se en­con­tró sen­ta­da de­ba­jo de un her­mo­sí­si­mo ár­bol de Na­vi­dad. Era aún más al­to y más bo­ni­to que el que vie­ra la úl­ti­ma No­che­bue­na, a tra­vés de la puer­ta de cris­ta­les, en ca­sa del ri­co co­mer­cian­te.

Mi­lla­res de ve­li­tas, ar­dían en las ra­mas ver­des, y de és­tas col­ga­ban pin­ta­das es­tam­pas, se­me­jan­tes a las que ador­na­ban los es­ca­pa­ra­tes. La pe­que­ña le­van­tó los dos bra­ci­tos... y en­ton­ces se apa­gó el fós­fo­ro.

To­das las lu­ce­ci­tas se re­mon­ta­ron a lo al­to, y ella se dio cuen­ta de que eran las ru­ti­lan­tes es­tre­llas del cie­lo; una de ellas se des­pren­dió y tra­zó en el rma­men­to una lar­ga es­te­la de fue­go.

- Al­guien se es­tá mu­rien­do- pen­só la ni­ña, pues su abue­la, la úni­ca per­so­na que la ha­bía que­ri­do, pe­ro que es­ta­ba muer­ta ya, le ha­bía di­cho-:

- Cuan­do una es­tre­lla cae, un al­ma se ele­va ha­cia Dios.

Fro­tó una nue­va ce­ri­lla con­tra la pa­red; se ilu­mi­nó el es­pa­cio in­me­dia­to, y apa­re­ció la an­cia­na abue­li­ta, ra­dian­te, dul­ce y ca­ri­ño­sa.

-¡Abue­li­ta! -ex­cla­mó la pe­que­ña-. ¡Llé­va­me, con­ti­go! Sé que te irás tam­bién cuan­do se apa­gue el fós­fo­ro, del mis­mo mo­do que se fue­ron la es­tu­fa, el asa­do y el ár­bol de Na­vi­dad.

Se apre­su­ró a en­cen­der los fós­fo­ros que le que­da­ban, afa­no­sa de no per­der a su abue­la; y los fós­fo­ros bri­lla­ron con luz más cla­ra que la del pleno día. Nun­ca la abue­li­ta ha­bía si­do tan al­ta y tan her­mo­sa; to­mó a la ni­ña en el bra­zo y, en­vuel­tas las dos en un gran res­plan­dor, hen­chi­das de go­zo, em­pren­die­ron el vue­lo ha­cia las al­tu­ras, sin que la pe­que­ña sin­tie­ra ya frío, ham­bre ni mie­do. Es­ta­ban en la man­sión de Dios Nues­tro Se­ñor.

Pe­ro en el án­gu­lo de la ca­sa, la fría ma­dru­ga­da des­cu­brió a la chi­qui­lla, ro­jas las me­ji­llas, y la bo­ca son­rien­te... Muer­ta, muer­ta de frío en la úl­ti­ma no­che del Año Vie­jo.

La pri­me­ra ma­ña­na del Nuevo Año ilu­mi­nó el pe­que­ño ca­dá­ver, sen­ta­do, con sus fós­fo­ros, un pa­que­ti­to de los cua­les apa­re­cía con­su­mi­do ca­si del to­do. «¡Qui­so ca­len­tar­se!», di­jo la gen­te.

Pe­ro na­die su­po las ma­ra­vi­llas que ha­bía vis­to, ni el es­plen­dor con que, en com­pa­ñía de su an­cia­na abue­li­ta, ha­bía subido a la glo­ria del Año Nuevo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.