Ora­ción de No­che­bue­na

La Opinión - Imágenes - - Poesía - MEDARDO ÁN­GEL SILVA

In­fan­te-Dios: el pá­li­do bar­do me­di­ta­bun­do canta el ad­ve­ni­mien­to del di­vino te­so­ro, y, an­te quien da su vi­da al co­ra­zón del mun­do, ofren­da su ple­ga­ria -su mi­rra, in­cien­so y oro-. No por el que ce­le­bra la glo­ria de tu pas­cua en­tre ru­bios her­vo­res de cá­li­do cham­pa­ña, ni por el al­ma frí­vo­la, ni por la bo­ca de as­cua en que el so­fis­ma te­je su­til he­bra de ara­ña... Por los huér­fa­nos ni­ños, los de pa­dres ig­no­tos, que es­pe­ran el pre­sen­te real en la ven­ta­na, y só­lo nie­ve en­cuen­tran en sus za­pa­tos ro­tos, a la ro­sa­da luz de la nue­va ma­ña­na; por esas po­bres vír­ge­nes que con­su­me la anemia, víc­ti­mas inocen­tes de pa­ter­na­les vi­cios; y por los me­le­nu­dos hi­jos de la Bohe­mia en quie­nes ha ejer­ci­do Sa­turno ma­le­fi­cios; por la no­via que es­pe­ra y es­pe­ra eter­na­men­te, la ci­me­ra de Or­lan­do, el plu­món de Ama­dís o la voz de Romeo, has­ta que un día sien­te que un fú­ne­bre en­lu­ta­do la lle­va dul­ce­men­te, en su bar­qui­lla de ébano, a un re­mo­to país; Por los me­di­ta­bun­dos hi­jos de la Sop­hia, los her­ma­nos de Faus­to, que hu­yen­do del con­tac­to mun­da­nal, se lan­za­ron a la ti­nie­bla fría del Ser y del No-Ser, y sin luz y sin guía per­dié­ron­se en la no­che su­pre­ma de lo Abs­trac­to; y por los va­ga­bun­dos y por los ato­rran­tes que ja­más co­no­cie­ron la fa­mi­liar dul­zu­ra, por esos ig­no­ra­dos y tris­tes co­me­dian­tes de la tra­gi­co­me­dia de la Ma­la­ven­tu­ra. Por el que en do­lo­ro­sas ho­ras de su vi­gi­lia to­ma por sal­va­ción el pu­ñal o el ve­neno y por el tro­ta­mun­dos sin pan y sin fa­mi­lia, que in­mo­ló a los sen­ti­dos cuan­to en él era bueno; por esos cu­yos nom­bres son de mar­ca de lu­di­brio -al­mas pa­ti­bu­la­rias, lí­vi­dos cri­mi­na­les-, por esos cu­ya mar­cha de atroz des­equi­li­brio acom­pa­ñan los sie­te Pe­ca­dos Ca­pi­ta­les; y por el Me­ta­fí­si­co in­can­sa­ble que su­fre de un ob­se­sor pro­ble­ma el tor­ce­dor eterno, que es peor que lle­var la es­cla­vi­na de azu­fre que Sa­ta­nás ofre­ce al ma­lo en el In­fierno; Se­ñor, y, so­bre to­do, por el tris­te Poe­ta, en cu­yo pe­cho vi­bra la pe­ren­ne ar­mo­nía, por ese ma­go, due­ño de la vir­tud se­cre­ta de ha­cer de sus do­lo­res luz, sue­ño y me­lo­día; por ellos mi ora­ción lle­na de man­se­dum­bre, por ellos mi­rra, in­cien­so y oro mis can­tos den... Vuel­ve tus ojos pu­ros a aque­lla mu­che­dum­bre y ábre­les el te­so­ro de tus gra­cias. ¡Amén!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.