Men­sa­je de Na­vi­dad de Juan Pablo II

La Opinión - Imágenes - - Nacimiento -

Pu­bli­ca­mos el men­sa­je de Na­vi­dad que di­ri­gió Juan Pablo II a me­dio­día de es­te 25 de di­ciem­bre des­de el atrio de la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro del Vaticano.

1 “Un ni­ño nos ha na­ci­do, un hi­jo se nos ha da­do” (Is 9,5). Hoy se re­nue­va el mis­te­rio de la Na­vi­dad: na­ce tam­bién pa­ra los hom­bres de nues­tro tiem­po es­te Ni­ño que trae la sal­va­ción al mun­do; na­ce lle­van­do ale­gría y paz a to­dos. Nos acer­ca­mos al por­tal con­mo­vi­dos pa­ra en­con­trar, jun­to a Ma­ría, al Es­pe­ra­do de los Pue­blos, al Re­den­tor del hom­bre. “Cum Ma­ria con­tem­ple­mur Ch­ris­ti vul­tum”. Con­tem­ple­mos con Ma­ría el ros­tro de Cris­to: en aquel Ni­ño en­vuel­to en pa­ña­les y acos­ta­do en el pe­se­bre (cf. Lc 2, 7), es Dios que vie­ne a vi­si­tar­nos pa­ra guiar nues­tros pa­sos por el ca­mino de la paz (cf Lc 1, 79). Ma­ría lo con­tem­pla, lo aca­ri­cia y lo arro­pa, in­te­rro­gán­do­se so­bre el sen­ti­do de los pro­di­gios que ro­dean el mis­te­rio de la Na­vi­dad.

2 La Na­vi­dad, mis­te­rio de ale­gría. En esa no­che los án­ge­les han can­ta­do: “Glo­ria a Dios en el cie­lo y en la tie­rra paz a los hom­bres que Dios ama” (Lc 2, 14). Han anun­cia­do el acon­te­ci­mien­to a los pas­to­res co­mo «una gran ale­gría, que lo se­rá pa­ra to­do el pue­blo» (Lc 2, 10). Ale­gría, in­clu­so es­tan­do le­jos de ca­sa, la po­bre­za del pe­se­bre, la in­di­fe­ren­cia del pue­blo, la hos­ti­li­dad del po­der. Mis­te­rio de ale­gría a pe­sar de to­do, por­que «hoy os ha na­ci­do, en la ciu­dad de Da­vid, un salvador» (Lc 2, 11). De es­te mis­mo go­zo par­ti­ci­pa la Igle­sia, inun­da­da hoy por la luz del Hi­jo de Dios: las ti­nie­blas ja­más podrán apa­gar­la. Es la glo­ria del Ver­bo eterno, que, por amor, se ha he­cho uno de los nues­tros.

3 La Na­vi­dad, mis­te­rio de amor. Amor del Pa­dre, que ha en­via­do al mun­do a su Hi­jo uni­gé­ni­to, pa­ra dar­nos su pro­pia vi­da (cf. 1 Jn 4, 8-9). Amor del “Dios con no­so­tros”, el Em­ma­nuel, que ha ve­ni­do a la tie­rra pa­ra mo­rir en la Cruz. En el frío por­tal, en me­dio del si­len­cio, la Vir­gen Ma­dre, con pre­sen­ti­mien­tos en el co­ra­zón, sien­te ya el dra­ma del Cal­va­rio. Se­rá una lu­cha an­gus­tio­sa en­tre la luz y las ti­nie­blas, en­tre la muer­te y la vi­da, en­tre el odio y el amor. El prín­ci­pe de la paz, na­ci­do hoy en Be­lén, da­rá su vi­da en el Gól­go­ta pa­ra que en la tie­rra reine el amor.

4 Na­vi­dad, mis­te­rio de paz. Des­de la gru­ta de Be­lén se ele­va hoy una lla­ma­da apre­mian­te pa­ra que el mun­do no cai­ga en la in­di­fe­ren­cia, la sos­pe­cha y la des­con an­za, aun­que el trá­gi­co fe­nó­meno del te­rro­ris­mo acre­cien­te in­cer­ti­dum­bres y te­mo­res. Los cre­yen­tes de to­das las re­li­gio­nes, jun­to con los hom­bres de bue­na vo­lun­tad, aban­do­nan­do cual­quier for­ma de in­to­le­ran­cia y dis­cri­mi­na­ción, es­tán lla­ma­dos a cons­truir la paz: an­te to­do en Tie­rra San­ta, pa­ra de­te­ner nal­men­te la inú­til es­pi­ral de cie­ga vio­len­cia, y en Orien­te Me­dio, pa­ra apa­gar los si­nies­tros des­te­llos de un con­flic­to, que pue­de ser evi­ta­do con el es­fuer­zo de to­dos; en Áfri­ca, don­de ca­res­tías de­vas­ta­do­ras y lu­chas in­tes­ti­nas agra­van las con­di­cio­nes, ya pre­ca­rias, de pue­blos en­te­ros, si bien no fal­tan in­di­cios de op­ti­mis­mo; en La­ti­noa­mé­ri­ca, en Asia, en otras par­tes del mun­do, don­de cri­sis po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y so­cia­les in­quie­tan a nu­me­ro­sas fa­mi­lias y na­cio­nes. ¡Que la hu­ma­ni­dad aco­ja el men­sa­je de paz de la Na­vi­dad!

5 Mis­te­rio ado­ra­ble del Ver­bo En­car­na­do. Jun­to a ti, Vir­gen Ma­dre, per­ma­ne­ce­mos pen­sa­ti­vos an­te el pe­se­bre don­de es­tá acos­ta­do el Ni­ño, pa­ra par­ti­ci­par de tu mis­mo asom­bro an­te la in­men­sa con­des­cen­den­cia de Dios. Da­nos tus ojos, Ma­ría, pa­ra des­ci­frar el mis­te­rio que se ocul­ta tras la fra­gi­li­dad de los miem­bros del Hi­jo. En­sé­ña­nos a re­co­no­cer su ros­tro en los ni­ños de to­da ra­za y cul­tu­ra. Ayú­da­nos a ser tes­ti­gos creí­bles de su men­sa­je de paz y de amor, pa­ra que los hom­bres y las mu­je­res de nues­tro tiem­po, ca­rac­te­ri­za­do aún por ten­sos con­tras­tes e inau­di­tas vio­len­cias, re­co­noz­can en el Ni­ño que es­tá en tus bra­zos al úni­co Salvador del mun­do, fuen­te inago­ta­ble de la paz ver­da­de­ra, a la que to­dos as­pi­ran en lo más pro­fun­do del co­ra­zón.

«¡Fe­liz Na­vi­dad! Que la Paz de Cris­to reine en vues­tros co­ra­zo­nes, en las fa­mi­lias y en to­dos los pue­blos».

Juan Pablo II

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.