Una Na­vi­dad per­fec­ta

La Opinión - Imágenes - - Nacimiento - Pe­dro Pablo Sa­cris­tán

De en­tre to­das las es­tre­llas que bri­llan en el cie­lo, siem­pre ha­bía exis­ti­do una más bri­llan­te y be­lla que las de­más. To­dos los pla­ne­tas y es­tre­llas del cie­lo la con­tem­pla­ban con ad­mi­ra­ción, y se pre­gun­ta­ban cuál se­ría la im­por­tan­te mi­sión que de­bía cum­plir. Y lo mis­mo ha­cía la es­tre­lla, cons­cien­te de su in­com­pa­ra­ble be­lle­za.

Las du­das se aca­ba­ron cuan­do un gru­po de án­ge­les fue a bus­car a la gran es­tre­lla: -Co­rre. Ha lle­ga­do tu mo­men­to, el Se­ñor te lla­ma pa­ra en­car­gar­te una im­por­tan­te mi­sión. Y ella acu­dió tan rá­pi­do co­mo pu­do pa­ra en­te­rar­se de que de­bía in­di­car el lu­gar en que ocu­rri­ría el su­ce­so más im­por­tan­te de la his­to­ria. La es­tre­lla se lle­nó de or­gu­llo, se vis­tió con sus me­jo­res bri­llos, y se dis­pu­so a se­guir a los án­ge­les que le in­di­ca­rían el lu­gar. Bri­lla­ba con tal fuer­za y be­lle­za, que po­día ser vis­ta des­de to­dos los lu­ga­res de la tie­rra, y has­ta un gru­po de sa­bios de­ci­dió se­guir­la, sa­be­do­res de que de­bía in­di­car al­go im­por­tan­te. Du­ran­te días la es­tre­lla si­guió a los án­ge­les, in­di­can­do el ca­mino, an­sio­sa por des­cu­brir có­mo se­ría el lu­gar que iba a ilu­mi­nar. Pe­ro cuan­do los án­ge­les se pa­ra­ron, y con gran ale­gría di­je­ron “Aquí es”, la es­tre­lla no lo po­día creer. No ha­bía ni pa­la­cios, ni cas­ti­llos, ni man­sio­nes, ni oro ni jo­yas. Só­lo un pe­que­ño es­ta­blo me­dio aban­do­na­do, su­cio y ma­lo­lien­te. - ¡Ah, no! ¡Eso no! ¡Yo no pue­do des­per­di­ciar mi bri­llo y mi be­lle­za alum­bran­do un lu­gar co­mo és­te! ¡Yo na­cí pa­ra al­go más gran­de! Y aun­que los án­ge­les tra­ta­ron de cal­mar­la, la fu­ria de la es­tre­lla cre­ció y cre­ció, y lle­gó a jun­tar tan­ta so­ber­bia y or­gu­llo en su in­te­rior, que co­men­zó a ar­der. Y así se con­su­mió en sí mis­ma, des­apa­re­cien­do. ¡Me­nu­do pro­ble­ma! Tan só­lo fal­ta­ban unos días pa­ra el gran mo­men­to, y se ha­bían que­da­do sin es­tre­lla. Los án­ge­les, pre­sa del pá­ni­co, co­rrie­ron al Cie­lo a con­tar a Dios lo que ha­bía ocu­rri­do. És­te, des­pués de me­di­tar du­ran­te un mo­men­to, les di­jo: - Bus­cad y lla­mad en­ton­ces a la más pe­que­ña, a la más hu­mil­de y ale­gre de to­das las es­tre­llas que en­con­tréis. Sor­pren­di­dos por el man­da­to, pe­ro sin du­dar­lo, por­que el Se­ñor so­lía ha­cer esas co­sas, los án­ge­les vo­la­ron por los cie­los en bus­ca de la más di­mi­nu­ta y ale­gre de las es­tre­llas. Era una es­tre­lla pe­que­ñí­si­ma, tan pe­que­ña co­mo un gra­ni­to de are­na. Se sa­bía tan po­ca co­sa, que no da­ba nin­gu­na im­por­tan­cia a su bri­llo, y de­di­ca­ba to­do el tiem­po a reír y char­lar con sus ami­gas las es­tre­llas más gran­des. Cuan­do lle­gó an­te el Se­ñor, es­te le di­jo:

- La es­tre­lla más per­fec­ta de la crea­ción, la más ma­ra­vi­llo­sa y bri­llan­te, me ha fa­lla­do por su so­ber­bia. He pen­sa­do que tú, la más hu­mil­de y ale­gre de to­das las es­tre­llas, se­rías la in­di­ca­da pa­ra ocu­par su lu­gar y alum­brar el he­cho más im­por­tan­te de la his­to­ria: el na­ci­mien­to del Ni­ño Dios en Be­lén.

Tan­ta emo­ción lle­nó a nues­tra es­tre­lli­ta, y tan­ta ale­gría sin­tió, que ya ha­bía lle­ga­do a Be­lén tras los án­ge­les cuan­do se dio cuen­ta de que su bri­llo era in­sig­ni can­te y que, por más que lo in­ten­ta­ra, no era ca­paz de bri­llar mu­cho más que una lu­ciér­na­ga.

“Cla­ro”, se di­jo. “Pe­ro có­mo no lo ha­bré pen­sa­do an­tes de acep­tar el en­car­go. ¡Si soy la es­tre­lla más pe­que­ña! Es to­tal­men­te im­po­si­ble que yo pue­da ha­cer­lo tan bien co­mo aque­lla gran es­tre­lla bri­llan­te... ¡Que pe­na! Mi­ra que ir a des­apro­ve­char una oca­sión que en­vi­dia­rían to­das las es­tre­llas del mun­do...”.

En­ton­ces pen­só de nuevo “to­das las es­tre­llas del mun­do”. ¡Se­gu­ro que es­ta­rían en­can­ta­das de par­ti­ci­par en al­go así! Y sin du­dar­lo, sur­có los cie­los con un men­sa­je pa­ra to­das sus ami­gas:

“El 25 de di­ciem­bre, a me­dia­no­che, quie­ro com­par­tir con vo­so­tras la ma­yor glo­ria que pue­de ha­ber pa­ra una es­tre­lla: ¡alum­brar el na­ci­mien­to de Dios! Os es­pe­ro en el pue­ble­ci­to de Be­lén, jun­to a un pe­que­ño es­ta­blo.”

Y efec­ti­va­men­te, nin­gu­na de las es­tre­llas re­cha­zó tan ge­ne­ro­sa in­vi­ta­ción. Y tan­tas y tan­tas es­tre­llas se jun­ta­ron, que en­tre to­das for­ma­ron la Es­tre­lla de Na­vi­dad más be­lla que se ha­ya vis­to nun­ca, aun­que a nues­tra es­tre­lli­ta ni si­quie­ra se la dis­tin­guía en­tre tan­to bri­llo. Y en­can­ta­do por su ex­ce­len­te ser­vi­cio, y en pre­mio por su hu­mil­dad y ge­ne­ro­si­dad, Dios con­vir­tió a la pe­que­ña men­sa­je­ra en una pre­cio­sa es­tre­lla fu­gaz, y le dio el don de con­ce­der de­seos ca­da vez que al­guien vie­ra su be­llí­si­ma es­te­la bri­llar en el cie­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.