Por los vie­jos tiem­pos

La Opinión - Imágenes - - Especial -

(Auld Lang Sy­ne) es un poe­ma del ro­man­ti­cis­mo del escritor es­co­cés Ro­bert Burns, es­cri­to en 1788. Pron­to se con­vir­tió en un clá­si­co, y co­men­zó a ser can­ta­do por el pue­blo en oca­sión de al­gu­na des­pe­di­da, co­mo la partida de un ami­go, un fu­ne­ral, e in­clu­so pa­ra des­pe­dir al año.

Ro­bert Burns con­sig­nó que su poe­ma fue re­co­gi­do de una vie­ja ba­la­da per­di­da, la cual oyó en la­bios de un an­ciano es­co­cés. Al­gu­nos es­tu­dio­sos apun­tan una si­mi­li­tud en­tre los ver­sos de Burns y otros de Ja­mes Wat­son, edi­ta­dos en 1711, y lla­ma­dos:

Pe­ro Ro­bert Burns uti­li­za dos pa­la­bras es­co­ce­sas pa­ra el Old Long del poe­ma de Wat­son: Auld Lang, de idén­ti­co sig­ni­fi­ca­do: Ha­ce mu­cho. Por los vie­jos tiem­pos, en reali­dad, de­be­ría tra­du­cir­se co­mo: Ha­ce mu­cho tiem­po (Auld Lang Sy­ne).

El poe­ma, co­mo de­cía­mos, se trans­for­mó en una po­pu­lar can­ción fol­kló­ri­ca, que in­clu­so cru­zó las fron­te­ras de Es­co­cia. Exis­ten mul­ti­tu­des de ver­sio­nes en di­fe­ren­tes len­guas. En Es­pa­ña, por ejem­plo, se la co­no­ce co­mo El Vals de las Ve­las. ¿De­be­rían ser ol­vi­da­dos los vie­jos ami­gos y nun­ca re­cor­dar­los? ¿De­be­rían ser ol­vi­da­dos los vie­jos ami­gos y los vie­jos tiem­pos? Por los vie­jos tiem­pos, ami­go, por los vie­jos tiem­pos: to­ma­re­mos una co­pa de ca­ma­ra­de­ría por los vie­jos tiem­pos. Los dos he­mos co­rri­do por las la­de­ras y arran­ca­do las be­llas mar­ga­ri­tas, pe­ro he­mos erra­do mu­cho con los pies do­lo­ri­dos des­de los vie­jos tiem­pos. Por los vie­jos tiem­pos, ami­go, por los vie­jos tiem­pos: to­ma­re­mos una co­pa de ca­ma­ra­de­ría por los vie­jos tiem­pos. Los dos he­mos va­dea­do la co­rrien­te des­de el me­dio­día has­ta la ce­na, pe­ro am­plios ma­res han ru­gi­do en­tre no­so­tros des­de los vie­jos tiem­pos. Por los vie­jos tiem­pos, ami­go, por los vie­jos tiem­pos: to­ma­re­mos una co­pa de ca­ma­ra­de­ría por los vie­jos tiem­pos. Y he aquí una mano, mi fiel ami­go, y da­nos una de tus ma­nos, y ¡eche­mos un cor­dial tra­go de cer­ve­za por los vie­jos tiem­pos! Por los vie­jos tiem­pos, ami­go mío, por los vie­jos tiem­pos: to­ma­re­mos una co­pa de ca­ma­ra­de­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.