His­to­ria del re­loj

La Opinión - Imágenes - - Especial -

Des­de el prin­ci­pio de la ci­vi­li­za­ción, el hombre ha ex­pe­ri­men­ta­do la ne­ce­si­dad de me­dir el tiem­po, pa­ra así re­gu­lar sus há­bi­tos y queha­ce­res. Las pri­me­ras ci­vi­li­za­cio­nes agrí­co­las desa­rro­lla­ron los pri­me­ros ca­len­da­rios, muy úti­les pa­ra de­ter­mi­nar los pe­río­dos de siem­bra y co­se­cha. No obs­tan­te, pron­to se hi­zo pa­ten­te la ne­ce­si­dad de con­tar con ins­tru­men­tos más pre­ci­sos que los ca­len­da­rios, es­pe­cial­men­te en la na­ve­ga­ción, pues era ne­ce­sa­rio com­pen­sar de al­gu­na for­ma la fal­ta de exac­ti­tud de es­tos pri­mi­ti­vos me­dios. Es­to mo­ti­vó a sa­bios de di­ver­sos pue­blos a idear me­ca­nis­mos con ables pa­ra re­gu­lar el tiem­po.

El pri­mer re­loj pro­pia­men­te tal fue la Clep­si­dra o re­loj de agua, in­ven­ta­do por los an­ti­guos egip­cios, que con­sis­tía en un re­ci­pien­te lleno de agua que se va­cia­ba a in­ter­va­los re­gu­la­res gra­cias a un ori cio prac­ti­ca­do en su par­te in­fe­rior. Más tar­de, en el año 1000 a.C., los sa­bios del Me­dio Orien­te crea­ron el re­loj de sol; en és­te, la som­bra de un pos­te ver­ti­cal caía so­bre una es­fe­ra mar­ca­da re­gu­lar­men­te, mo­vién­do­se se­gún trans­cu­rría el día. Es­te re­loj fue muy po­pu­lar en Asia. Otro in­ge­nio­so in­ven­to fue la ve­la-re­loj, desa­rro­lla­da por los an­glo­sa­jo­nes, que con­sis­tía en una ve­la mar­ca­da a in­ter­va­los re­gu­la­res, per­mi­tien­do así me­dir el tiem­po se­gún se de­rre­tía la ce­ra. Al­re­de­dor del si­glo XIII d.C. se po­pu­la­ri­zó el re­loj de are­na, for­ma­do por dos re­ci­pien­tes de vi­drio uni­dos por su par­te más es­tre­cha, a tra­vés de la cual caía are­na. El tiem­po que tar­da­ba en va­ciar­se un re­ci­pien­te era equi­va­len­te a una ho­ra. Los pri­me­ros re­lo­jes me­cá­ni­cos co­no­ci­dos fun­cio­na­ban con gran­des pe­sos que ha­cían gi­rar una so­la ma­ni­ve­la. Es­tos re­lo­jes eran muy ru­di­men­ta­rios e inexac­tos. Un gran avan­ce en el lo­gro de la pre­ci­sión fue la in­ven­ción del pén­du­lo co­mo me­ca­nís­mo re­gu­la­dor, rea­li­za­da por Ch­ris­tiaan Huy­gens (16291695) en el año 1657. La idea de Huy­gens per­mi­tió, ade­más, agre­gar al re­loj el mi­nu­te­ro, con lo cual es­te ins­tru­men­to ga­nó en exac­ti­tud y con abi­li­dad.

El pri­mer re­loj de pul­se­ra fue he­cho a pe­ti­ción de la rei­na de Ná­po­les María Ca­ro­li­na de Aus­tria en 1812. Es­te sin­gu­lar re­loj rea­li­za­do por ca­pri­cho de la Rei­na era un sim­ple re­loj de bol­si­llo ata­do o me­jor di­cho mon­ta­do so­bre un bra­za­le­te de oro y pie­dras pre­cio­sas. Sin em­bar­go, el pri­mer re­loj de pul­se­ra o me­jor di­cho de mu­ñe­ca fue una crea­ción del bra­si­le­ño Al­ber­to San­tos Du­mont y Louis Car­tier en 1901. No obs­tan­te, su fa­bri­ca­ción en ma­sa se pro­du­ce en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial que im­pul­só su uso cuan­do los o cia­les y soldados del ejér­ci­to se vie­ron obli­ga­dos a uti­li­zar­los, y des­pués de la gue­rra era co­mún que los hom­bres lle­va­ran en sus mu­ñe­cas el uti­li­ta­rio ar­te­fac­to.

Una dé­ca­da más tar­de del n de la Gran Gue­rra, en 1929, el re­lo­je­ro es­ta­dou­ni­den­se Wa­rren Al­bin Ma­rris­son in­ven­tó el re­loj de cuar­zo, con una im­pre­ci­sión de en­tre 30 y 0,3 se­gun­dos por año. En 1957 apa­re­cie­ron los re­lo­jes de pul­se­ra eléc­tri­cos. El pri­mer re­loj de pul­se­ra eléc­tri­co del mun­do fue el Ha­mil­ton Elec­tric. Di­chos re­lo­jes se ali­men­tan gra­cias al em­pleo de pe­que­ñas pi­las y fun­cio­nan me­dian­te di­mi­nu­tos dis­po­si­ti­vos que ha­cen avan­zar el se­gun­de­ro a sal­tos, mien­tras que las ma­ne­ci­llas co­rres­pon­dien­tes a las ho­ras y los mi­nu­tos se mue­ven, con ma­yor len­ti­tud, ac­cio­na­das por un en­gra­na­je con­ven­cio­nal. Hoy día ve­mos re­lo­jes en to­dos la­dos, en los mi­cro­on­das, en el DVD, en los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, en las compu­tado­ras, en el GPS, los te­le­vi­so­res. Ve­mos re­lo­jes plás­ti­cos, otros de no cris­tal don­de ve­mos su in­te­rior y su ex­tra­ño me­ca­nis­mo, re­lo­jes de pul­se­ras que son jo­yas y que va­len una for­tu­na. Me­dir el tiem­po se ha con­ver­ti­do en una ob­se­sión hu­ma­na, pe­ro pa­ra bien o pa­ra mal del hombre el tiem­po siem­pre con­tro­la­rá la ac­ción hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.