Año 2985

La Opinión - Imágenes - - Portada - Car­los L. Ve­ra Cris­to

Tan cau­sa­do pro­fun­do in­te­rés no so­lo en­tre los ex­per­tos de la Ar­queo­lo­gía sino qui­zás más aún en­tre los que se preo­cu­pan por el com­por­ta­mien­to so­cial y la lo­so­fía de vi­da de las gen­tes, los des­cu­bri­mien­tos que re­por­ta el pro­fe­sor C. Fe­ra­kraist en el in­for­me nal so­bre sus sie­te años de in­ves­ti­ga­cio­nes en la re­gión ad­ya­cen­te al ca­ñón for­ma­do co­mo se sa­be se­gún re­cien­tes es­tu­dios geo­ló­gi­cos por los ríos que de­mar­ca­ban la fron­te­ra más sep­ten­trio­nal que se­pa­ra­ba dos paí­ses de la an­ti­gua ci­vi­li­za­ción que po­bló ha­ce ca­si un mi­le­nio la re­gión nor­te de Su­ra­mé­ri­ca. Más pre­ci­sa­men­te la zo­na que ro­dea al la­go de Ma­ra­cai­bo, que por ese en­ton­ces, an­tes de que se ele­va­ra su ni­vel con el de los ma­res, no te­nía las ri­ve­ras ado­sa­das a la cor­di­lle­ra de los An­des. En mi ar­tícu­lo de di­vul­ga­ción cien­tí ca del mes an­te­pa­sa­do co­men­té so­bre la for­ma­ción de di­cho ca­ñón. Pe­ro no es­tá de más que re­cuer­de que mo­nu­men­ta­les erup­cio­nes vol­cá­ni­cas ocu­rri­das ha­ce ca­si se­te­cien­tos años le­van­ta­ron las tie­rras a la­do y la­do de los tres ríos, que, se­gún la tra­di­ción de los abo­rí­ge­nes ac­tua­les, des­cen­dien­tes de los an­ti­guos po­bla­do­res, se lla­ma­ban Pam­plo­ni­ta, Ta­chi­ra (con acen­to en la i) y Zu­lía (con acen­to en la i tam­bién), obs­tru­yen­do com­ple­ta­men­te sus cau­ces. Co­mo con­se­cuen­cia de ello se creó un la­go gran­de, pe­ro lo res­tan­te de los cau­ces que­dó to­tal­men­te se­co, con la sub­si­guien­te de­sola­ción de las ex­ten­sas tie­rras que ellos irri­ga­ban. Por for­tu­na, (si po­de­mos ex­pre­sar­lo así) el ca­lor y la po­quí­si­ma llu­via ya ha­bían oca­sio­na­do que no so­lo allí sino en mu­chas otras zo­nas de la tie­rra la ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes emi­gra­ran ha­cia las ore­cien­tes co­lo­nias de Mar­te y las lu­nas sa­tur­nia­nas, que ter­mi­na­ron de con­so­li­dar­se con ese ma­si­vo éxo­do de te­rres­tres op­ti­mis­tas, afa­no­sos y enér­gi­cos. Así que las des­gra­cias cau­sa­das por las erup­cio­nes no fue­ron ma­si­vas. Con el tiem­po las aguas del la­go fue­ron ero­sio­nan­do y ex­ca­van­do el di­que im­pues­to por ro­cas al n y al ca­bo are­no­sas y en cua­tro­cien­tos años más ha­bían re­con­quis­ta­do su cur­so ha­cia el Atlán­ti­co. Pe­ro no con tres ver­tien­tes dis­tin­tas sino co­mo un gran ca­ñón úni­co de cen­te­nas de ki­ló­me­tros de lar­go, tres de an­cho y me­dio de pro­fun­do. Co­mo es bien sa­bi­do, si­tio tu­rís­ti­co fa­vo­ri­to de mu­chos via­je­ros del sis­te­ma so­lar ha­bi­ta­do. En la ac­tua­li­dad el Ins­ti­tu­to HAARPSURA de ma­ne­jo de los cam­pos mag­né­ti­cos en la Io­nos­fe­ra lle­va pre­ci­pi­ta­cio­nes es­ta­cio­na­rias pe­ro fre­cuen­tes a la zo­na, de ma­ne­ra que unos seis mil abo­rí­ge­nes, des­cen­dien­tes de los que nun­ca qui­sie­ron sa­lir de la re­gión, vi­ven allí plá­ci­da­men­te de­di­ca­dos a la agri­cul­tu­ra con la que abas­te­cen, en coope­ra­ción con otros vein­te mil que pue­blan las zo­nas ru­ra­les sep­ten­trio­na­les del sub­con­ti­nen­te, a ca­si to­da la re­gión de Su­ra­mé­ri­ca que es­tá en la­ti­tud más al nor­te que el río Ama­zo­nas. Su len­gua es­tá más re­la­cio­na­da con el an­ti­guo es­pa­ñol que la nues­tra, por­que no­so­tros, tras los mo­vi­mien­tos hu­ma­nos de­bi­dos al cam­bio cli­má­ti­co, or­ga­ni­za­dos pe­ro ma­si­vos, he­mos ad­qui­ri­do ma­yor por­cen­ta­je de las len­guas an­ti­guas de la mi­tad Sep­ten­trio­nal (Nor­te) de la tie­rra en sus di­fe­ren­tes lon­gi­tu­des (Orien­tal y Oc­ci­den­tal).

El he­cho es que los ha­llaz­gos del pro­fe­sor Fe­ra­kraist mues­tran mu­chos in­di­cios de que los ha­bi­tan­tes pri­mi­ti­vos de la re­gión men­cio­na­da te­nían no­ta­bles cua­li­da­des y con­cep­tos es­pi­ri­tua­les y so­cia­les, que de­be­rían ser un ejem­plo pa­ra to­dos los que vivimos en es­tas épo­cas im­preg­na­das por el uti­li­ta­ris­mo y el in­di­vi­dua­lis­mo. En los pri­me­ros años de las ex­ca­va­cio­nes se ha­bían en­con­tra­do res­tos de edi ca­cio­nes de con­si­de­ra­ble ta­ma­ño pa­ra ha­ber­se cons­trui­do ha­ce ca­si un mi­le­nio, pe­ro lo más in­tri­gan­te fue­ron los res­tos de un mo­nu­men­to en el que re­sal­ta una pla­ca de már­mol en el idio­ma an­te­ce­sor del ver­nácu­lo ac­tual, o sea en el des­apa­re­ci­do an­ti­guo es­pa­ñol. A par­tir del que ha­blan hoy los na­ti­vos y con la ayu­da de pro­ce­sa­do­res el pro­fe­sor lo­gró des­ci­frar­lo. Las pri­me­ras pa­la­bras es­ta­ban muy des­gas­ta­das, así que so­la­men­te se pu­do re­co­brar “as ar­mas”, es­pa­cio da­ña­do, “in­de­pen­den­cia”, es­pa­cio da­ña­do. Pe­ro en se­gui­da, cla­ra­men­te pre­ser­va­do, “las le­yes os da­rán la li­ber­tad”. Fra­se dig­na de en­mar­car­se en nues­tro par­la­men­to mil años des­pués. Aho­ra bien, al avan­zar las ex­ca­va­cio­nes ha­cia el Nor-orien­te de las an­te­rio­res, úl­ti­ma­men­te se de­tec­tó y des­en­te­rró un pe­que­ño tú­nel ex­tra­or­di­na­ria­men­te ca­mu ado y blin­da­do por mu­ros de ce­men­to, que con­tie­ne mu­chos lin­go­tes de oro e in­nu­me­ra­bles tro­zos de pa­pel es­pe­cial que po­dría co­rres­pon­der al di­ne­ro usa­do en­ton­ces, de co­lor ver­do­so y con la ci­fra 100 im­pre­sa so­bre ca­da uno de ellos. Pro­ba­ble­men­te se tra­ta­ba de un si­tio sa­gra­do pues­to que a po­cas de­ce­nas

de ki­ló­me­tros en va­rias di­rec­cio­nes se han en­con­tra­do in­di­cios de tem­plos de con­si­de­ra­ble ta­ma­ño. Ha­bía en el tú­nel unos pe­que­ños ob­je­tos rec­tan­gu­la­res in­creí­ble­men­te con­ser­va­dos que tras com­ple­jos es­tu­dios fue­ron iden­ti­fi­ca­dos co­mo por­ta­do­res de vi­deo-men­sa­jes. Se ha de­du­ci­do que el si­tio per­te­ne­cía a la ju­ris­dic­ción de dos ca­ci­ques, por­que en­tre aplau­sos de quie­nes los ro­dean, se ve en ellos a dos abo­rí­ge­nes uni­for­ma­dos, uno de los cua­les pre­sen­tan co­mo GABINO y el otro con un nom­bre lar­go que sue­na co­mo MANUL o MANUELGUEVARA. En sen­dos men­sa­jes am­bos in­di­can que la ri­que­za se de­be dis­tri­buir con la de­bi­da jus­ti­cia en­tre los ha­bi­tan­tes de la re­gión. Y has­ta don­de se ha lo­gra­do tra­du­cir, ins­tan a la po­bla­ción a ata­car a los que aca­pa­ran de­ma­sia­dos bie­nes. Los ins­tan tam­bién a de­fen­der los va­lio­sos cul­ti­vos que tie­nen, que al pa­re­cer no so­lo traían die­ta y eco­no­mía muy sa­lu­da­ble a la re­gión y sus ha­bi­tan­tes, sino que pro­por­cio­na­ban gran ale­gría y bie­nes­tar al ser con­su­mi­dos. Los fuer­tes cam­bios cli­má­ti­cos y po­si­ble­men­te la emi­gra­ción ma­si­va han he­cho des­apa­re­cer

es­tas es­pe­cies que aho­ra es­tán fue­ra de las po­si­bi­li­da­des de nues­tra agri­cul­tu­ra. Por otra par­te, en al­gu­nos de los vi­deo-men­sa­jes hay es­ce­nas de hom­bres y mu­je­res con muy po­cos atuen­dos y en po­si­cio­nes bas­tan­te li­be­ra­das, lo que in­di­ca que exis­tía una gran igual­dad en­tre los se­xos. Si a es­to se aña­de la ad­mi­ra­ble éti­ca dis­tri­bu­ti­va ex­pre­sa­da por los dos ca­ci­ques, po­de­mos ver que los an­ti­guos po­bla­do­res cons­ti­tuían una cul­tu­ra muy su­pe­rior a la nues­tra en al as­pec­to hu­mano del tér­mino. En el úl­ti­mo mes de sus ex­ca­va­cio­nes el pro­fe­sor Fe­ra­kraist hi­zo un sen­sa­cio­nal des­cu­bri­mien­to de por­ta­do­res de vi­deo-men­sa­jes aún más so­fis­ti­ca­dos, de pe­que­ños cir­cui­tos (des­de lue­go mu­cho más gran­des que los usa­dos hoy en día) a tres­cien­tos ki­ló­me­tros ha­cia el Sur-oc­ci­den­te de los an­te­rio­res, en don­de se con­fir­man las de­duc­cio­nes a que se ha lle­ga­do so­bre la fi­lo­so­fía de los pri­mi­ti­vos ha­bi­tan­tes de la re­gión. En to­dos ellos un ca­ci­que cu­yo nom­bre ha po­di­do des­ci­frar­se co­mo Jan­ma­nuel (o manul) en­vía a sus gen­tes men­sa­jes muy pa­re­ci­dos a los en­via­dos por los otros dos ca­ci­ques que he men­cio­na­do. Yo me he en­tre­vis­ta­do en va­rias oca­sio­nes con el pro­fe­sor Fe­ra­kraist, en el Club 07 del par­que Ti­tán (así lla­ma­do por el más pres­ti­gio­so en­cla­ve hu­mano en las lu­nas sa­tur­ni­nas), pi­so 376 del com­ple­jo ve­nu­sino 11.438, uno de los más gran­des con­glo­me­ra­dos que hay en es­te nues­tro pla­ne­ta, pri­me­ro de los co­lo­ni­za­dos por la ra­za hu­ma­na. No me im­por­ta de­cir que el pro­fe­sor y yo so­mos pri­mos le­ja­nos, con lo cual es­pe­ro no mo­les­tar a na­die pa­re­cien­do pre­su­mi­do. Men­ciono el he­cho por­que de­bi­do a ello ha­ce po­co tiem­po me en­vió los re­sul­ta­dos de su ge­no­ma, pre­gun­tán­do­me si me in­co­mo­da­ría que me so­li­ci­ta­ra ha­cer­me yo el mío pa­ra ver si se con­fir­ma­ban al­gu­nos da­tos que lo ha­bían im­pre­sio­na­do en el su­yo. Lo hi­ce, co­rro­bo­ran­do que co­mo es­pe­rá­ba­mos, com­par­ti­mos ge­nes in­doeu­ro­peos, ame­ri­ca­nos, me­di­te­rrá­neos y afri­ca­nos. Pe­ro lo que nos in­tere­sa­ba era ver si al ha­cer más es­pe­cí­fi­ca la cla­si­fi­ca­ción, es de­cir, in­ves­ti­gan­do la Com­pa­ti­bi­li­dad de Po­bla­ción Glo­bal y la de Re­gión Uni­ver­sal, tam­bién en mi ca­so el lu­gar en don­de ma­yor por­cen­ta­je de in­di­vi­duos com­par­ten los ge­nes que te­ne­mos, es pre­ci­sa­men­te la re­gión su­r­ame­ri­ca­na a la que me he ve­ni­do re­fi­rien­do, si­tua­da a tan­tas de­ce­nas de mi­llo­nes de ki­ló­me­tros de don­de no­so­tros vivimos. Y efec­ti­va­men­te, mis re­sul­ta­dos en ese as­pec­to fue­ron igua­les a los del pro­fe­sor Fe­ra­kraist. Si el pro­fe­sor y yo tu­vié­ra­mos es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca por coin­ci­den­cia, ya ha­bría ra­zón pa­ra em­pe­zar a in­tri­gar­se. Pe­ro el he­cho de que sien­do pri­mos se­gun­dos la com­par­ta­mos, in­di­ca con mu­chas po­si­bi­li­da­des que nues­tro ori­gen fa­mi­liar pa­só en el si­glo XX por esa sim­pá­ti­ca re­gión de la tie­rra. El pro­fe­sor cree que eso ex­pli­ca por qué sin­tió siem­pre la in­cli­na­ción de in­ves­ti­gar allí y ter­mi­nó de­di­can­do a ello sie­te años de su im­por­tan­te tiem­po.

Cuan­do re­con­fir­ma­mos es­to eran las cua­tro de la tar­de. Los dos de­ci­di­mos can­ce­lar otros com­pro­mi­sos de tra­ba­jo y de­di­car­nos a gus­tar un Car­de­nal Men­do­za, que se pro­du­ce en Ve­nus con la mis­ma ex­ce­len­cia que en la tie­rra. Nos cau­sa­ba una cá­li­da sen­sa­ción de bie­nes­tar con­ver­sar so­bre los des­cu­bri­mien­tos ex­ca­va­dos en la tie­rra de nues­tros orí­ge­nes y sa­ber que nues­tros an­ces­tros eran gen­tes de gran es­pi­ri­tua­li­dad, que de­bi­do a sus ecuá­ni­mes prin­ci­pios y cos­tum­bres dis­fru­ta­ban de un ni­vel de vi­da y se­gu­ri­dad que aún la so­cie­dad de aho­ra en­vi­dia­ría. Igual­men­te, que ha­bían lo­gra­do cul­ti­var re­mar­ca­bles ve­ge­ta­les. Y lo que es más, que eran un ejem­plo pa­ra es­ta hu­ma­ni­dad ac­tual, apro­ve­cha­da y egoís­ta. A las 8.30 de la no­che la ce­na en­car­ga­da nos lle­gó por te­le­trans­por­ta­ción. Cuan­do me re­ti­ré a ca­sa des­pués de dis­fru­tar­la, (tam­bién pu­do in­fluir en ello la bo­te­lla de Car­de­nal Men­do­za) me di cuen­ta de que el tiem­po ha­bía trans­cu­rri­do ca­si sin per­ci­bir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.