Poe­tas del 68

La Ge­ne­ra­ción sin Nom­bre 1968-2018 Fe­de­ri­co Díaz-Gra­na­dos (Com­pi­la­dor)

La Opinión - Imágenes - - Poesía - DA­VID BO­NELLS RO­VI­RA (CHÍA, 1946)

El cua­derno cul­tu­ral No 11 de la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia, da a co­no­cer a un gru­po de jó­ve­nes que a fi­na­les de los 60 co­men­za­ron a apa­re­cer en la poe­sía co­lom­bia­na co­mo vo­ces des­co­no­ci­das: Gio­van­ni Ques­sep, El­kin Res­tre­po, Ani­ta Eck­berg, Ma­nuel Hernández, Mi­guel Mén­dez Ca­ma­cho, Henry Luque Mu­ñoz, Jai­me Gar­cía Maf­fla, Ál­va­ro Mi­ran­da, Ma­ría Mer­ce­des Ca­rran­za, Au­gus­to Pi­ni­lla, Da­vid Bo­nells Ro­vi­ra, Jo­sé Luis Díaz-Gra­na­dos, Da­río Ja­ra­mi­llo Agu­de­lo, Gus­ta­vo Co­bo Bor­da y Mar­ta Can­fi­eld y quie­nes, des­de ha­ce más de me­dio si­glo, si­guen com­par­tien­do una amis­tad y el ofi­cio de la es­cri­tu­ra. CIU­DAD EN RUI­NAS

Mi pa­dre ha­bla­ba tam­bién, de una ciu­dad en rui­nas. Yo no sé si era Ro­ma o Ber­lín

O sím­ple­men­te Cúcuta des­pués del te­rre­mo­to.

La que fue­ra de las tres que hu­bie­se si­do, ha­bi­tó pa­ra siem­pre su me­mo­ria, y so­bre­vi­vió al ol­vi­do.

POM­PE­YA

La tie­rra tem­bló y se es­cu­cha­ron rui­dos ex­tra­ños.

El vol­cán hi­zo ex­plo­sión y el cie­lo se ilu­mi­nó con el res­plan­dor de las ro­cas ar­dien­tes.

Den­sas nu­bes de ce­ni­za y hu­mo se ex­ten­die­ron so­bre los ríos de la­va que cu­brían lo que en­con­tra­ban a su pa­so, des­tru­yén­do­lo.

Po­co des­pués el vol­cán se apa­gó por com­ple­to. -Ba­jo las ce­ni­zas del Ve­su­bio que­dó Pom­pe­ya se­pul­ta­da-.

CAR­TA A MA­RIO RI­VE­RO

Cuan­do los mu­cha­chos del ba­rrio fui­mos al cir­co, Ex­pec­tan­tes asis­ti­mos al es­pec­tácu­lo. Des­pués de la fan­fa­ria, apa­re­ció el elen­co, Y co­men­za­ron a des­fi­lar por la are­na

Los enanos en zan­cos.

Los pa­ya­sos con su ca­ra de ha­ri­na,

El do­ma­dor de man­sas fie­ras,

La ama­zo­na y sus po­tros,

Y el ca­ba­lle­ro de frac y flor en el ojal

Que re­me­da­ba al ma­go.

Tras un re­do­ble de tam­bor, los ma­ro­me­ros

En los tra­pe­cios eje­cu­ta­ron sus acro­ba­cias,

En me­dio de nues­tro asom­bro, con­ver­ti­do en aplau­sos. -Yo desea­ba lo­ca­men­te ca­mi­nar por la cuer­da flo­ja, Pe­ro el león no me qui­ta­ba los ojos de en­ci­ma.

LE­TA­NÍA

Se­ñor, da­le una opor­tu­ni­dad a los vir­tuo­sos y dé­ja­los caer en la ten­ta­ción pa­ra que no con­de­nen a quie­nes des­cu­bri­mos que el abis­mo es só­lo otra va­rian­te del ca­mino.

Se­ñor, no prohi­bas la gu­la de los mí­se­ros ni la vio­len­cia de los dé­bi­les ni la ava­ri­cia de los des­po­seí­dos.

Se­ñor, otór­ga­le so­ber­bia a los hu­mil­des pa­ra que no re­di­man a sus amos per­mi­tién­do­les ser ca­ri­ta­ti­vos.

Re­fres­ca, se­ñor, la des­me­mo­ria mo­ra­lis­ta y di­lu­ye las som­bras que con­fun­den la cas­ti­dad del in­de­ci­so.

Per­mí­te­nos, se­ñor, desear la mu­jer y no la rui­na de nues­tros deu­do­res y de­ja que el sea pró­ji­mo quien ten­ga que po­ner la otra me­ji­lla.

Se­ñor, si es­te reino no es tu­yo co­mo di­cen qui­ta la vi­ga de mis ojos

y cám­bia­la por la pa­ja de los de mi ve­cino y dé­ja­nos el go­ce de caer y re­caer en el via­cru­cis de cul­pas in­con­clu­sas pa­ra el jui­cio fi­nal de los re­mor­di­mien­tos por los pe­ca­dos que des­co­no­ci­mos o nos fue­ron ne­ga­dos en la re­su­rrec­ción de cuer­pos que co­mien­za aho­ra y en la ho­ra de nues­tra muer­te, amén.

RECUÉRDAME DES­NU­DA

¿En qué bar es­ta­rás dón­de tu ri­sa sue­ne más que la mú­si­ca? ¿Dón­de tu pe­lo sea el rin­cón más os­cu­ro d ela fies­ta y tu es­co­te la ven­ta­na me­jor ilu­mi­na­da?

Al­guien sa­brá que eres im­pre­de­ci­ble de la cin­tu­ra pa­ra aba­jo, ha­cia arri­ba te sal­va la son­ri­sa y esa mi­ra­da au­sen­te co­mo si no qui­sie­ras com­pa­ñía.

¿A quién de­ci­dis­te se­du­cir? ¿Al­go tie­ne de mí tu pró­xi­ma aven­tu­ra?

Recuérdame, des­nu­da y no ol­vi­des que na­die sa­be más de tu cuer­po que mis ma­nos.

ES­CRI­TO EN LA ES­PAL­DA DE UN ÁR­BOL

No re­cuer­do si el ár­bol da­ba fru­tos o som­bra, só­lo sé que dio pá­ja­ros.

Que era el cen­tro del pa­tio y de la in­fan­cia.

Que en la ma­de­ra fá­cil ta­llé tu nom­bre en­ci­ma de un co­ra­zón fle­cha­do.

Y no re­cuer­do más: tan­to subió tu nom­bre con el ár­bol que pu­dis­te es­ca­par­te en la pri­me­ra co­se­cha que dio pá­ja­ros.

MI­GUEL MÉN­DEZ CA­MA­CHO (CÚCUTA, 1942)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.