La adar­ga al bra­zo, to­da fan­ta­sía y la lan­za en ris­tre, to­da co­ra­zón

Un hi­dal­go re­cuer­do pa­ra es­ta ge­ne­ra­ción de ca­la­san­cios que com­ple­ta ya ca­si me­dio si­glo de ven­tu­ras y aven­tu­ras.

La Opinión - Imágenes - - Literatura - Ser­gio Yá­ñez Ca­nal

Por esas ca­sua­li­da­des, no tan ca­sua­les pa­re­ce ser, re­leí con unos ami­gos el In­ge­nio­so Hi­dal­go Don Qui­jo­te de la Man­cha du­ran­te 1997, fe­cha que re­sul­tó ser el de la ce­le­bra­ción de los 450 años del na­ci­mien­to de Don Mi­guel Cer­van­tes Saa­ve­dra el más gran­de es­cri­tor de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. Re­leí, re­pi­to, por­que no ca­bía del or­gu­llo al con­tar que el Qui­jo­te ha­bía si­do mi li­bro de lec­tu­ra du­ran­te los dos úl­ti­mos años de pri­ma­ria en el co­le­gio Ca­la­sanz de Cúcuta.

Con la guía de don Ro­que a quien veo siem­pre de buen hu­mor e in­sis­tien­do en la bue­na mo­du­la­ción, en la im­por­tan­cia de ir un pá­rra­fo ade­lan­te pa­ra po­der le­van­tar la vis­ta al au­di­to­rio y en aquel im­po­si­ble ar­te de to­mar el li­bro en­tre el ín­di­ce y el me­ñi­que pa­ra lue­go con la ayu­da del pul­gar, el ín­di­ce dis­cre­ta­men­te pa­sa­ra la ho­ja, se le­yó con es­pí­ri­tu in­fan­til las aven­tu­ras de aquel ex­tra­ño per­so­na­je “luz y es­pe­jo de to­da la ca­ba­lle­ría an­dan­te” quien des­per­ta­ba la ri­sa y el llan­to con la na­tu­ra­li­dad que so­lo la in­fan­cia pue­de com­pren­der, sin dra­ma­ti­zar y acep­tan­do la vi­da co­mo un jue­go don­de se ga­na y se pier­de y don­de ca­da nue­vo día per­mi­te otro des­per­tar.

El ni­ño aco­ge con na­tu­ra­li­dad esa ge­nial ima­gi­na­ción que creó co­mo cción aque­llos per­so­na­jes de des­co­mu­na­les fa­za­ñas y tris­tes gu­ras. Es la edad don­de los sue­ños em­pie­zan a mez­clar fan­ta­sía y reali­dad y van con­so­li­dan­do los de­seos que, al re­ci­bir el tí­tu­lo de ado­les­cen­tes, es­to es el de ba­chi­lle­res, ca­da uno sa­le a pro­cu­rar con ese ím­pe­tu ju­ve­nil que em­pie­za a tro­pe­zar con sus mo­li­nos de vien­to.

Ha­ce 30 años de­ja­mos el co­le­gio y al pen­sar en la iden­ti­dad, en lo que so­mos, la me­mo­ria, frá­gil don­ce­lla, no pue­de de­jar de re­co­no­cer que aquel tiem­po de ca­la­san­cios que nos vio pa­sar de la pri­ma­ria al ba­chi­lle­ra­to, de la in­fan­cia a la ado­les­cen­cia en­cu­bre en sus se­cre­tos gran par­te de nues­tras raí­ces y de las ex­pli­ca­cio­nes de nues­tro deam­bu­lar pos­te­rior por las Man­chas de la vi­da.

De to­das esas imá­ge­nes quie­ro des­ta­car lleno de con­ten­to, y tal vez, ca­pri­cho­sa o ca­sual­men­te esa lec­tu­ra in­fan­til.

Allí se apren­dió a re­co­no­cer en el hi­dal­go de “com­ple­xión re­cia, se­co de car­nes y en­ju­to de ros­tro “la en­car­na­ción del ideal, ca­si in exi­ble. Y en San­cho, su

el es­cu­de­ro su úni­co y ver­da­de­ro ami­go, la ex­pe­rien­cia del vi­vir que se ade­cua a la lla­ma­da reali­dad.

Ese re­cuer­do in­fan­til se trans­for­ma en ado­les­cen­te cuan­do se em­pie­za a en­ten­der to­do aque­llo que sus­ci­ta el men­cio­nar el “mú­si­co y pe­re­grino y sig­ni ca­ti­vo” nom­bre de la sin par Dul­ci­nea del To­bo­so. Evo­ca el amor cor­te­sano, lo pla­tó­ni­co, la idea­li­za­ción de la ama­da y el sin­nú­me­ro de va­rian­tes de la ga­lan­te­ría. Es ado­les­cen­te, cuan­do se en­tien­de y dis­fru­ta aquel pa­sa­je de las re­co­men­da­cio­nes de don Qui­jo­te a San­cho cuan­do al en­viar­lo en bus­ca de Dul­ci­nea, le di­ce: “...que has de sa­ber, San­cho, si no lo sa­bes, que en­tre los aman­tes, las ac­cio­nes y mo­vi­mien­tos ex­te­rio­res que mues­tran, cuan­do de sus amo­res se tra­ta, son cer­te­rí­si­mos co­rreos que traen las nue­vas de lo que allá en lo in­te­rior del al­ma pa­sa”.

Aho­ra bien, vo­lan­do cual Cla­vi­le­ño so­bre Jos 30 años pos­te­rio­res, po­de­mos re­cor­dar que: “fri­sa­ba la edad de nues­tro hi­dal­go con los 50 años”, cuan­do re­suel­ve lan­zar­se al jue­go de la vi­da, car­ga­do de ex­pe­rien­cias y to­do el cú­mu­lo de lec­tu­ras que se su­po­ne le han doc­to­ra­do pa­ra el ma­ne­jo de la ra­zón de la sin­ra­zón que en­cuen­tra por do­quier.

Se di­ce, tam­bién, que Cer­van­tes em­pe­zó a crear su in­mor­tal per­so­na­je a la edad de 50 años.

Hoy to­dos nos acer­ca­mos a ese me­dio si­glo de ven­tu­ras y aven­tu­ras. Na­da me­jor en es­tos mo­men­tos, cuan­do el Qui­jo­te de ca­da uno co­mien­za a san­chi car­se y el San­cho a qui­jo­ti­zar­se, que con­tar con el in­ge­nio vi­sio­na­rio de Don Mi­guel y la me­mo­ria trans­pa­ren­te de su hi­dal­go re­cuer­do.

An­tes de col­gar­te pé­ño­la mía, pa­ra­fra­sean­do al pru­den­tí­si­mo Cide Ha­me­te Be­nen­gue­li pri­mer y ver­da­de­ro au­tor del Qui­jo­te, quie­ro desear­nos a to­dos que vi­va­mos si­glos in ni­tos pa­ra gus­to y con­ten­to de los nues­tros, pe­ro eso sí a la ma­ne­ra del hi­dal­go man­che­go (co­mo en el ver­so de Dar­lo) siem­pre con

La adar­ga al bra­zo, to­da fan­ta­sía y la lan­za en ris­tre, to­da co­ra­zón.

(*) Cúcuta, no­viem­bre de 1998. Ce­le­bra­ción de los 50 años del Ba­chi­lle­ra­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.