Cris­to Rey

La Opinión - Imágenes - - Testimonio - Luis Fer­nan­do Ca­rri­llo

El mo­nu­men­to de Cris­to Rey ha­ce par­te de la his­to­ria de Cúcuta. Si­tua­do en la an­ti­gua Lo­ma de la Cruz, ave­ni­da cuar­ta al sur, fue cons­trui­do por el maes­tro Mar­co León Ma­ri­ño, a pe­ti­ción del pá­rro­co de San Jo­sé, Da­niel Jor­dán. Fue inau­gu­ra­do el 27 de oc­tu­bre de 1947 (se­gún el his­to­ria­dor Luis Me­di­na): “con­sis­te en una in­men­sa es­fe­ra que sos­tie­ne una ima­gen gi­gan­tes­ca del Sa­gra­do Co­ra­zón, de 35 me­tros de al­tu­ra. En la es­fe­ra ba­se hay un al­tar den­tro de un ni­cho, con pe­da­zos de már­mol del al­tar de Cúcuta an­tes del te­rre­mo­to”.

Has­ta que lle­gó el mo­der­nis­mo Jor­dán ins­ti­tu­cio­na­li­zó la pro­ce­sión de Cris­to Rey, to­dos los años pa­ra esa fe­cha, con pre­sen­cia de au­to­ri­da­des. Al fren­te, el egre­gio sa­cer­do­te, im­per­tur­ba­ble ba­jo esas ce­jas ca­nas y ade­ma­nes va­ro­ni­les, con los que ma­ne­jó la ciu­dad du­ran­te va­rias dé­ca­das: des­de el púl­pi­to se­ña­la­ba la pau­ta de com­por­ta­mien­to ciu­da­dano. To­do mun­do le obe­de­cía, des­de el ge­ne­ral Agus­tín Berti pa­ra aba­jo. Só­lo ha­cia los 60 los jó­ve­nes se atre­vie­ron a la desobe­dien­cia, por­que Jor­dán se opu­so a un fes­ti­val za­naho­rio; le gri­ta­ban de no­che “vi­va el car­na­val, aba­jo Jor­dán”.

No le dio mu­cha im­por­tan­cia al asun­to; sim­ple­men­te lo co­men­ta­ba con Ja­cin­to Ró­mu­lo Vi­lla­mi­zar y con don Gui­ller­mo Es­la­va en sus reunio­nes dia­rias en el Par­que San­tan­der. (Don Gui­ller­mo, in­dig­na­do, de­cía: “¡qué muér­ga­nos, ex­ce­len­cia”!).

Era obli­ga­to­ria la asis­ten­cia de los co­le­gios a la pro­ce­sión, la cual arran­ca­ba de la igle­sia de San Jo­sé; por eso se re­cuer­da al Sa­gra­do Co­ra­zón con su ban­da de gue­rra co­man­da­da por el ‘Mo­cho’ Mon­ca­da, in­su­pe­ra­ble cor­ne­ta, con su só­lo im­pre­sio­nan­te. El Sa­le­siano, con su ban­da que pas­ma­ba a la asis­ten­cia con “el puen­te so­bre el río Kwai”. Los co­le­gios San­ta Te­re­sa, Pre­sen­ta­ción, Po­li­téc­ni­co del Nor­te, Es­tu­dios Co­mer­cia­les, a cu­yas pri­mo­ro­sas ni­ñas, cus­to­dia­das por sus maes­tros, no se per­mi­tía ni si­quie­ra una mi­ra­da.

Se o cia­ba la mi­sa, se agi­ta­ban las ban­de­ras, las ban­das to­ca­ban el himno na­cio­nal y Jor­dán pro­nun­cia­ba su dis­cur­so de or­den. Al

nal, to­do mun­do pa­ra ca­si­ta a con­tar­le a pa­pá y ma­má lo que ha­bía pa­sa­do.

To­do eso se re­cuer­da aho­ra con la res­tau­ra­ción del mo­nu­men­to, inex­pli­ca­ble­men­te aban­do­na­do ha­ce años. El si­tio es im­po­nen­te y des­de allí se ob­ser­va la ciu­dad en to­da su di­men­sión fí­si­ca y sen­ti­men­tal.

Oja­lá en la res­tau­ra­ción ten­ga vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te y sea un ho­me­na­je a Da­niel Jor­dán, quien se­gu­ra­men­te ob­ser­va des­de la so­le­dad de la muer­te có­mo la Cúcuta que qui­so se des­hi­zo en ma­nos de unos nue­vos due­ños que no die­ron la ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.