60 años de ba­chi­lle­res Co­le­gio Sa­gra­do Co­ra­zón, pro­mo­ción 1958

Co­le­gio Sa­gra­do Co­ra­zón, pro­mo­ción 1958

La Opinión - Imágenes - - Portada - Ser­gio E. Ur­bi­na G., M.D.

El pa­sa­do mes de no­viem­bre de 2018, cum­pli­mos se­sen­ta años de egre­sa­dos, los alum­nos que en nú­me­ro de 44 ob­tu­vi­mos al ter­mi­nar el cur­so re­gu­lar de sex­to ba­chi­lle­ra­to de 1958, y apro­ba­dos los exá­me­nes de es­ta­do, el tí­tu­lo de Ba­chi­lle­res Bo­das de Pla­ta, en ce­re­mo­nia de lu­jo rea­li­za­da en el Tea­tro Zu­li­ma, mo­der­na y re­cién es­tre­na­da sa­la de ci­ne en la ciu­dad, en ce­re­mo­nia so­bria, ele­gan­te y de gra­ta re­cor­da­ción, que hoy trai­go a ma­ne­ra de re­se­ña co­mo tes­ti­go de ese ma­ra­vi­llo­so día, un miér­co­les 23 de no­viem­bre, se­gún reza la tar­je­ta de in­vi­ta­ción que to­da­vía guar­do en mi baúl de los re­cuer­dos.

Qui­zás pa­ra nues­tra ge­ne­ra­ción de esas pa­sa­das dé­ca­das, el gra­do de ba­chi­ller era la cul­mi­na­ción de una se­rie de acon­te­ci­mien­tos que se su­ce­dían ca­si en for­ma de cas­ca­da, por de­cir, inevi­ta­bles en el sen­ti­do que se ini­cia­ban muy tem­prano en los pri­me­ros cur­sos de la pri­ma­ria, aún in­fan­tes, pa­ra ir avan­zan­do año tras año, ya ado­les­cen­tes, has­ta cul­mi­nar ese úl­ti­mo pel­da­ño, lla­ma­do sex­to de ba­chi­lle­ra­to, que nos mar­ca­ba co­mo ga­na­do­res de una me­ta lle­na de es­fuer­zos, sa­cri cios, sin­sa­bo­res, co­mo tam­bién de mu­chas gra­ti ca­cio­nes, que nos abría las puer­tas de un fu­tu­ro que se sig­na­ba en po­der ini­ciar una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria pa­ra ob­te­ner un tí­tu­lo pro­fe­sio­nal, úl­ti­mo es­la­bón pa­ra lle­gar a la vi­da pro­duc­ti­va per­so­nal, ya con­ver­ti­dos en hom­bres he­chos y de­re­chos, co­mo la opor­tu­ni­dad de brin­dar sa­tis­fac­ción a la fa­mi­lia y lle­gar a ser úti­les a la so­cie­dad.

BRE­VE HIS­TO­RIA DEL CO­LE­GIO SA­GRA­DO CO­RA­ZÓN

El nom­bra­do co­le­gio es­co­gi­do por nues­tra fa­mi­lia pa­ra es­tu­diar, guar­da una his­to­ria im­por­tan­te en la ciu­dad, to­da vez que fue el pri­me­ro en su gé­ne­ro co­mo cen­tro pio­ne­ro de edu­ca­ción, tan­to de es­tu­dios de pri­ma­ria co­mo su­pe­rior, que le va­lió en su épo­ca el tí­tu­lo de De­par­ta­men­tal. Su pri­me­ra pro­mo­ción de ba­chi­lle­res da­ta de 1934, con nom­bres de ilus­tres egre­sa­dos que han da­do luz y es­plen­dor a es­te te­rru­ño pa­trio, ejem­plo de ex alumno, a un ex pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, amén de otros pro­fe­sio­na­les.

Ini­ció sus la­bo­res en lo­cal arren­da­do con un ta­ma­ño re­du­ci­do de edu­can­dos, a di­fe­ren­cia de los co­le­gios de hoy en día, los lla­ma­dos me­ga­co­le­gios que pue­den su­mar mi­les de ellos.

Sus orí­ge­nes se ini­cian con la lle­ga­da a la ciu­dad en el mes de abril de 1903 del pa­dre Pa­blo Ale­gría, pro­ce­den­te de los lla­nos de Arau­ca, de la co­mu­ni­dad re­li­gio­sa agus­ti­na re­co­le­ta, quien vie­ne hu­yen­do de la vio­len­cia, pro­mo­vi­da por las gue­rri­llas, se­cue­la inevi­ta­ble de las gue­rras ci­vi­les, y es re­ci­bi­do con en­tu­sias­mo por el pa­dre Domiciano Val­de­rra­ma, de la co­mu­ni­dad do­mi­ni­ca, pá­rro­co de la igle­sia San Jo­sé de la ciu­dad de Cú­cu­ta, quien le asig­na la di­rec­ción de la ca­pi­lla de Nues­tra Se­ño­ra del Car­men, ad­jun­ta al hos­pi­tal San Juan de Dios. Coin­ci­den en ideas y en­tre los dos pla­nean la crea­ción de un plan­tel edu­ca­ti­vo pa­ra va­ro­nes que sea de en­se­ñan­za mo­der­na y de avan­za­da, plan­tel que no exis­te en es­ta ciu­dad. Y el pa­dre Val­de­rra­ma que es el de­vo­to del Sa­gra­do Co­ra­zón, cree que con es­ta aper­tu­ra se le brin­de un ho­me­na­je a es­te san­tí­si­mo pa­trono, que, en­tre otras co­sas, el Pre­si­den­te de la Na­ción ha­bía con­sa­gra­do re­cien­te­men­te al país co­mo su má­xi­mo pa­trono.

El pa­dre Ale­gría via­ja a Bo­go­tá pa­ra ob­te­ner el per­mi­so del pro­vin­cial su­pe­rior de la co­mu­ni­dad, de la fun­da­ción de es­te co­le­gio y ob­te­ni­do, re­gre­sa a Cú­cu­ta acom­pa­ña­do de otros cua­tro sa­cer­do­tes

pa­ra se­guir con di­cho pro­yec­to. Por otra par­te, el pa­dre Val­de­rra­ma, acom­pa­ña­do y apo­ya­do por un gru­po de pres­tan­tes ciu­da­da­nos lo­ca­les, co­mo del apa­ra­to gu­ber­na­men­tal, lo­gra la con­se­cu­ción de los fon­dos pa­ra ini­ciar su fun­cio­na­mien­to, dán­do­se co­mo fe­cha de fun­da­ción el pri­me­ro de agos­to de 1903, con un cen­te­nar de alum­nos y cin­co maes­tros re­li­gio­sos.

En sus ini­cios, el co­le­gio no cuen­ta pa­ra su fun­cio­na­mien­to con lo­cal pro­pio, se arrien­dan ca­sas con­ti­guas de la ave­ni­da cuar­ta con ca­lle do­ce, se en­car­ga de su ma­ne­jo di­rec­ti­vo a per­so­nal se­glar de la ciu­dad, pe­ro por in­ter­me­dia­ción del cu­ra De­me­trio Men­do­za, pres­tan­te sa­cer­do­te de la cu­ria lo­cal, ob­tie­ne en Bo­go­tá que la co­mu­ni­dad re­li­gio­sa de la or­den de los Her­ma­nos de las Es­cue­las Cris­tia­nas, emi­nen­tes edu­ca­do­res, que ha­bían lle­ga­do a Co­lom­bia ha­cía ape­nas quin­ce años, se ha­gan car­go de la di­rec­ción del mis­mo a par­tir del 1 de fe­bre­ro de 1906. En fe­cha pos­te­rior, el 1 de enero de 1927, el co­le­gio en­tra a fun­cio­nar en los am­plios pre­dios de la Quin­ta Te­re­sa, lo­ca­li­za­da en la ave­ni­da 4 a. con No. 1-29, ca­so­na muy am­plia que sir­vió de ha­bi­ta­ción de la im­por­tan­te ma­tro­na de la so­cie­dad cu­cu­te­ña, do­ña Te­re­sa Bri­ce­ño de An­dres­sen, inau­gu­ra­da en 1893, cu­yos te­rre­nos son ce­di­dos pos­te­rior­men­te al de­par­ta­men­to por es­cri­tu­ra pú­bli­ca del 11 de agos­to de 1926, pa­ra que sean la se­de fu­tu­ra y per­ma­nen­te de la ins­ti­tu­ción, don­de fun­cio­na en la ac­tua­li­dad.

HIS­TO­RIA DE NUES­TRA PRO­MO­CIÓN DE BA­CHI­LLE­RES 1958

En nú­me­ro de 44 ini­cia­mos un pri­mer lu­nes de fe­bre­ro de 1958 un pu­ña­do de es­tu­dian­tes, mu­cha­chos en su ma­yor par­te na­tu­ra­les de Cú­cu­ta, gru­po con­for­ma­do por an­ti­guos com­pa­ñe­ros de cla­ses de au­las in­fe­rio­res, los cur­sos de pri­ma­ria, en los ya le­ja­nos años de 1948, y con con­ta­das ex­cep­cio­nes, al­gu­nos que se ha­bían que­da­do co­mo re­pi­ten­tes, y otros que se ha­bían aña­di­do al cur­so

nal del ba­chi­lle­ra­to. Así, to­dos éra­mos co­no­ci­dos, al­gu­nos más com­pin­ches que otros, pe­ro al nal, uni­dos por un ideal, lo­grar el tí­tu­lo de ba­chi­ller en el co­le­gio de ma­yor pres­tan­cia en la ciu­dad.

Ini­ciá­ba­mos así el ca­mino, qui­zá más pe­no­so que el ya re­co­rri­do de la pri­ma­ria, co­mo era al ter­mi­nar di­cho cur­so de sex­to de ba­chi­lle­ra­to, vi­sua­li­zar una pro­fe­sión de es­tu­dios su­pe­rio­res en un cen­tro uni­ver­si­ta­rio, des­tino que mar­ca­ría en for­ma de ni­ti­va la fu­tu­ra vi­da del es­tu­dian­te, y que fue la me­ta de mu­chos de no­so­tros, gra­dua­dos al nal, ya en ra­mas de la in­ge­nie­ría, de las ar­tes, de la me­di­ci­na, del de­re­cho, ar­qui­tec­tu­ra y de la do­cen­cia.

Nom­bro al­gu­nos hi­tos en la lí­nea del tiem­po que nos to­có vi­vir, dig­nos de ano­tar pa­ra esa dé­ca­da del 50: a prin­ci­pios del mes de no­viem­bre de 1952 Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca ha­ce prue­ba de la pri­me­ra bom­ba de hi­dró­geno; en el mis­mo años de 1952 se ex­pe­ri­men­ta la pri­me­ra va­cu­na be­bi­ble con­tra la po­lio­mie­li­tis ti­po Salk; en 1953 se es­truc­tu­ra la com­po­si­ción de la do­ble hé­li­ce del ADN hu­mano, que le va­lió más tar­de a sus des­cu­bri­do­res, el Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na; tam­bién un tre­ce de ju­nio de 1953, asu­me el po­der co­mo pre­si­den­te de Co­lom­bia, en el lla­ma­do gol­pe de opi­nión, el Ge­ne­ral Gus­ta­vo Ro­jas Pi­ni­lla, po­nien­do n a una he­ge­mo­nía par­ti­dis­ta que le cos­tó vi­vir al país una eta­pa de muer­te, su­dor y lá­gri­mas; en 1956 estalla la cri­sis del Ca­nal de Suez y en 1957, ba­jo el tra­ta­do de Ro­ma, na­ce la Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea, sin ol­vi­dar, que en Cu­ba se ges­ta­ba des­de 1951 una re­vo­lu­ción, lla­ma­da de los bar­bu­dos, al man­do de Fi­del Cas­tro, pa­ra de­rro­car la dic­ta­du­ra san­grien­ta de Ful­gen­cio Ba­tis­ta, que acon­te­ce un pri­me­ro de enero de 1959.

Co­mo rec­tor del Co­le­gio gu­ra­ba el her­mano Adol­fo, pre­fec­to de dis­ci­pli­na el Hno. Va­len­tín Ma­teus, y pro­fe­sor ti­tu­lar, Hno. Al­fre­do Cas­ti­llo Jai­mes, (to­dos fa­lle­ci­dos) quien es­te úl­ti­mo, des­pués de lla­mar a lis­ta, nos sa­lu­dó a ma­ne­ra de sen­ten­cia y en for­ma enér­gi­ca di­cién­do­nos: “Us­te­des son mu­chos, du­ran­te los re­sul­ta­dos men­sua­les del año irán des lan­do los que no sean ca­pa­ces de re­sis­tir el rit­mo del es­tu­dio im­pues­to en el Cur­so Sex­to Año, que de­be ser el mo­de­lo del Co­le­gio”. Con es­te re­to y desafío to­dos los 44 nos gra­dua­mos un miér­co­les 19 de no­viem­bre de 1958, co­mo Ba­chi­lle­res Bo­das de Pla­ta del co­le­gio, en ac­to so­lem­ne en el Tea­tro Zu­li­ma, pre­si­di­da la ce­re­mo­nia por el Se­ñor Go­ber­na­dor del De­par­ta­men­to, de au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas, Rec­tor y pro­fe­sor ti­tu­lar, mi­li­ta­res, de pa­dres de fa­mi­lia, ame­ni­za­da por la Or­ques­ta sin­fó­ni­ca del Dp­to. con el des le de en­tra­da al tea­tro ba­jo los acor­des de la mar­cha triun­fal de Aí­da, de Ver­di.

Pa­sa­dos ya es­tos pri­me­ros se­sen­ta años de la gra­dua­ción, pró­xi­mos a cum­plir­los, es bueno re­cor­dar que he­mos si­do al tra­vés del tiem­po un gru­po de ex -alum­nos muy uni­dos, no obs­tan­te de que mu­chos de ellos de­ja­ron la ciu­dad, he­mos ce­le­bra­do reunio­nes de egre­sa­dos en for­ma pe­rió­di­ca pa­ra los 10-25-40 y 50 años, to­dos acá en la ciu­dad, en ba­se al claus­tro del co­le­gio, don­de nos fue per­mi­ti­do re­pe­tir y re­cor­dar los prin­ci­pa­les ac­tos que en otros tiem­pos fue­ron glo­ria den­tro de la vi­da co­ti­dia­na de es­tu­dian­tes, la mi­sa, la lla­ma­da a lis­ta, el cen­tro li­te­ra­rio, más la pre­sen­ta­ción de ca­da uno de no­so­tros, don­de se con­tó

siem­pre con la asis­ten­cia de un buen nú­me­ro de ellos, la ma­yo­ría pro­ve­nien­tes de otras ciu­da­des del país y del ex­tran­je­ro, unos au­sen­tes en al­gu­nas de ellas, los que nun­ca vol­vie­ron, y los que ya han par­ti­do en for­ma de ni­ti­va a otra vi­da. Reunio­nes ba­jo la ex­pec­ta­ti­va de con­tar con un buen nú­me­ro de ex -com­pa­ñe­ros des­pués de la obli­ga­da in­vi­ta­ción a ce­le­brar­las, pe­ro que siem­pre nos per­mi­tie­ron vol­ver a re­to­mar las his­to­rias de los años pa­sa­dos en los glo­rio­sos claus­tros de nues­tro Co­le­gio, acom­pa­ña­dos siem­pre de nues­tras es­po­sas, pa­ra po­der co­no­cer los triun­fos pro­fe­sio­na­les de ca­da uno de no­so­tros, de la vi­da per­so­nal, del lo­gro de los hi­jos, en n, una su­ma de re­cuer­dos que son im­pe­re­ce­de­ros, que han si­do dig­nos de vi­vir y que hoy re­se­ño con mu­cha ale­gría, pe­ro tam­bién con mu­cha nos­tal­gia.

Al res­pec­to y lo trai­go co­mo un fe­liz re­cuer­do: en el en­cuen­tro de los 25 años de nues­tra gra­dua­ción, no­viem­bre de 1983, co­mo in­vi­ta­do de ho­nor del gru­po, tra­ji­mos los or­ga­ni­za­do­res de Bu­ca­ra­man­ga al her­mano Al­fre­do Cas­ti­llo Re­yes, que fue nues­tro pro­fe­sor ti­tu­lar, men­tor y nun­ca ol­vi­da­do per­so­na­je de la co­mu­ni­dad la­sa­llis­ta, quien nos des­pi­dió al nal de la reunión, con es­tas pa­la­bras: “Te­ned en cuen­ta que lo que co­ro­na a un hom­bre, lo que le da se­llo in­con­fun­di­ble y va­lio­sí­si­mo, lo que lo ele­va so­bre sus se­me­jan­tes, no es el triun­fo efí­me­ro, ni el fe­liz re­ma­te de mun­da­nas em­pre­sas, sino el el cum­pli­mien­to de un ideal éti­co, su­pe­rior a los ha­la­gos y a los opro­bios de la tie­rra; el su­je­tar las in­ten­cio­nes y los ac­tos de la exis­ten­cia, a las nor­mas in­que­bran­ta­bles y tras­cen­den­ta­les del de­ber cum­pli­do. Es­ta­mos en la tie­rra, vi­vi­mos la vi­da y te­ne­mos obli­ga­ción de dar­le sen­ti­do y va­lor…El hom­bre es el ele­men­to fun­da­men­tal de una na­ción, que se­rá exac­ta­men­te lo que él sea. Ade­más, y por en­ci­ma de es­to, ca­da hom­bre es un es­pí­ri­tu y una con­cien­cia, y de­be ha­cer lo po­si­ble por de­fen­der, dig­ni car y ele­var esa con­cien­cia y ese es­pí­ri­tu. Si vo­so­tros os pe­ne­tráis pro­fun­da­men­te de es­tas ver­da­des tan se­rias, se­réis ne­ce­sa­ria­men­te los ga­llar­dos de­fen­so­res de los va­lo­res de la au­tén­ti­ca cul­tu­ra cris­tia­na: Dios, la Pa­tria y la Fa­mi­lia”.

CE­LE­BRA­CIÓN 115 AÑOS DEL CO­LE­GIO

Pa­ra na­li­zar es­ta re­se­ña, las di­rec­ti­vas y ex alum­nos del Co­le­gio, en­ca­be­za­dos por un ilus­tre pro­fe­sio­nal egre­sa­do en 1966, Ed­gar A. Gra­na­dos M. re­si­den­te en Me­de­llín, y del Rv­do. Her­mano rec­tor, Niky Mur­cia Sua­rez, con­fec­cio­na­ron una am­plia agen­da de tra­ba­jo du­ran­te va­rios me­ses, que ter­mi­na en dos ac­tos muy es­pe­cia­les los días 2 y 3 de agos­to, uno que re­cor­dan­do las épo­cas del co­le­gio don­de se ce­le­bra­ba el lla­ma­do Cen­tro Li­te­ra­rio de los pri­me­ros vier­nes de ca­da mes en la ce­re­mo­nia de en­tre­ga de ca­li ca­cio­nes, vi­mos des lar gu­ras que de­cla­ma­ron poe­sía, ca­so del ilus­tre mé­di­co of­tal­mó­lo­go, Dr. Car­los Ve­ra Cris­to, que ve­ni­do de Es­pa­ña, don­de re­si­de, nos de­lei­tó con su ver­sión, “Se lla­ma­ba Lu­cía”, que en sus años de es­tu­dio en el claus­tro, al­gu­na vez la re­ci­tó; otros se die­ron al can­to, a la mú­si­ca or­ques­tal ti­po ba­la­das, a re­cor­dar anéc­do­tas de alum­nos de años pa­sa­dos, en n, un ac­to lu­ci­do y ale­gre, y pa­ra ter­mi­nar, el día tres, fe­cha del aniver­sa­rio del co­le­gio, en el lu­gar que sir­ve co­mo coliseo de ba­lon­ces­to, se pro­gra­mó un com­ple­to ac­to que com­pren­dió lo me­jor del ac­tual con­te­ni­do lúdico con que cuen­ta es­te plan­tel, la pre­sen­ta­ción de la or­ques­ta mu­si­cal y sus co­ros, in­ter­pre­tan­do obras tan­to clá­si­cas co­mo del fol­clor crio­llo, des le en pa­sa­re­la con tra­jes tí­pi­cos del país, el irrum­pir gran­dio­so de sus ban­das de gue­rra,

na­li­zan­do con con­de­co­ra­cio­nes que las di­rec­ti­vas del co­le­gio rin­die­ron a des­ta­ca­dos per­so­na­jes egre­sa­dos de sus claus­tros, co­mo a ca­da re­pre­sen­tan­te de cur­sos des­de la pri­me­ra pro­mo­ción de ba­chi­lle­res en 1934 al ac­tual de 2018.

Y co­mo cie­rre con bro­che de oro de es­ta ce­le­bra­ción, se edi­tó un buen ilustrado li­bro ti­tu­la­do: 115 años de His­to­ria, 1903-2018, que re­co­ge con lu­jo de de­ta­lles to­do lo re­fe­ren­te a la ins­ti­tu­ción, pro­duc­to de pa­gos de cuo­tas de los ex –alum­nos y de la em­pre­sa pri­va­da, con la di­rec­ción de pe­rio­dis­ta de la ciu­dad.

Es­ta fo­to­gra­fía es del gru­po de ba­chi­lle­res del Sa­gra­do Co­ra­zón de 1958, pe­ro to­ma­da en 1956 en un pa­seo a Pam­plo­na, cuan­do cur­sa­ban cuar­to de ba­chi­lle­ra­to. En ella apa­re­cen de iz­quier­da a de­re­cha, sen­ta­dos en pri­me­ra fi­la: Luis Al­ber­to Gó­mez Gá­mez, Luis En­ri­que Uri­be, Car­los Jus­to Gar­cía Arám­bu­la, Joa­quín Ca­sa­no­va Ro­me­ro, Jai­me Un­da Bae­na (f), Héc­tor Lu­cio Fos­si Yá­ñez, Jo­sé Tri­ni­dad Vi­lla­mi­zar Fi­gue­roa (f). Se­gun­da fi­la: Car­los Or­duz Gar­cía, Adol­fo Gar­cía Gra­na­dos, Ar­man­do San­ta­fé, Jo­sé del Car­men Ace­ve­do. De pie: Luis Jor­ge Gá­fa­ro Bri­ce­ño, Ál­va­ro Mo­reno, Jo­sé Olin­to Cano Ramírez, Fa­bri­cio Du­rán, Ger­man Gar­cía Du­rán, Her­za Ur­bi­na, Jo­sé A. Pe­ña, Ra­món Ma­ría Bau­tis­ta Her­nán­dez, Ger­man Ál­va­rez En­tre­na, Eduar­do Arias, Jai­me Gal­vis Gal­vis, Or­lan­do Gu­tié­rrez, Ser­gio E. Ur­bi­na Gon­zá­lez y Her­nan­do Jo­sé Arám­bu­la Ramírez. El Rec­tor del Co­le­gio era el Her­mano Adol­fo y el ti­tu­lar del cur­so era el Her­mano Al­fre­do. El pa­dre Luis Ale­jan­dro Jai­mes era el Ca­pe­llán del co­le­gio. Al­gu­nos de ellos se reúnen hoy pa­ra con­me­mo­rar di­cha fe­cha..

Ave­ni­da 5ª, as­pec­to par­cial.

Tea­tro Zu­li­ma.

Quin­ta Te­re­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.