La de­fen­sa de los im­po­si­bles

La Opinión - Imágenes - - Portada - Se­ra­fín Bau­tis­ta Vi­lla­mi­zar

No sé dón­de leí, es­cri­bí, es­cu­ché o apren­dí que el gra­ve pro­ble­ma del hom­bre es ha­ber na­ci­do, pues a par­tir de ese ins­tan­te, es de­cir, des­de los pri­me­ros ala­ri­dos anun­cian­do y acla­man­do la exis­ten­cia hu­ma­na, em­pe­za­mos una cruen­ta ba­ta­lla en de­fen­sa de la vi­da, bus­can­do prác­ti­cas que es­tén a la van­guar­dia de es­tra­te­gias que pro­rro­guen los se­gun­dos, por allá, al me­nos has­ta la per­pe­tui­dad, pre­ten­dien­do tor­cer­le el cue­llo a las le­yes de la na­tu­ra­le­za que no son per­du­ra­bles, es­pe­cial­men­te con la car­ne y con los hue­sos, cre­yen­do ilu­sa­men­te que­bran­tar las nor­mas que ges­tan el jue­go de las vi­ci­si­tu­des en cuan­to se ga­na o se pier­de; en re­su­mi­das cuen­tas, con los aso­mos de la luz tam­bién ini­cia­mos una lu­cha des­pia­da­da de ca­ra al sol, in­clu­so, de es­pal­das a la lu­na, pa­ra im­pe­dir el acia­go mo­men­to de la fa­ta­li­dad que tar­de o tem­prano se ins­ta­la en unos bre­ves ins­tan­tes de do­lor y co­lo­rín co­lo­ra­do, es­ta reali­dad vi­ven­cial se ha aca­ba­do.

En­ton­ces, fren­te a lo pa­té­ti­co de la trá­gi­ca pe­ro de­sigual con­tien­da, vi­da­muer­te, re­co­rre­mos el ca­mino de los años que nal­men­te nos con­du­ce al irre­ver­si­ble des­tino, an­tes, ob­via­men­te su­peran­do es­co­llos que se cons­tru­yen so­bre la ola de em­bes­ti­das co­man­da­da por la tro­pa de los ma­los es­pí­ri­tus, esos en­gen­dros que go­bier­na el án­gel de la os­cu­ri­dad en su uni­ver­so de in­cer­ti­dum­bre y a quien, en la me­di­da de las cir­cuns­tan­cias hay que en­ca­rar y has­ta desafiar, día tras día, que si no pa­ra ven­cer­lo, a él y a su ne­gra da­ma de com­pa­ñía, aman­tes de la au­sen­cia, de no do­ble­gar­los, im­po­si­ble, reite­ro, en su an­tro de ma­lé­vo­las pre­ten­sio­nes, al me­nos obli­gar­los a pos­po­ner sus tem­pra­ne­ras in­ten­cio­nes de ha­cer­nos sus eter­nos mo­ra­do­res allí en el ma­ca­bro la­be­rin­to de ti­nie­blas, ese es­pa­cio ne­ga­do a los arre­bo­les y a la cla­ri­dad pa­ra so­ña­do­res, ateos y cris­tia­nos. Es­tas prue­bas que se pre­sen­tan en la co­ti­dia­ni­dad co­mo exa­men, al bor­de del sa­cri cio, las te­ne­mos que en­fren­tar con mu­cha pa­cien­cia y re­sig­na­ción, gra­cias al cie­lo, sin ol­vi­dar la co­la­bo­ra­ción del crea­dor que al nal de cuen­tas es quien nos de­ja a la de­ri­va es­pe­ran­do, del tiem­po y de los com­por­ta­mien­tos, que se ha­ga su san­ta vo­lun­tad; de to­das ma­ne­ras, el due­ño de lo que exis­te, lo abs­trac­to y lo ma­te­rial, es el úni­co que nos pue­de ayu­dar pa­ra que nues­tra es­ta­día y re­co­rri­do por la su­per­cie de los es­pe­jis­mos sea más len­ta y pla­cen­te­ra, en la pre­via a des­pa­char­nos, en la ru­ta de re­gre­so, a la pla­ta­for­ma de la ma­dre tie­rra pa­ra va­rios, o al mis­mí­si­mo cen­tro de lo des­co­no­ci­do pa­ra los des­agra­de­ci­dos in­cré­du­los, hi­jos de la he­re­jía que se jac­tan en vo­ci­fe­rar a los cua­tro vien­tos, dis­que no creen ni en lá­gri­mas de mu­jer ni en ren­gue­ras de pe­rro.

De las men­cio­na­das gue­rras in­tes­ti­nas pue­den dar fe to­dos, ab­so­lu­ta­men­te to­dos los ilus­tres vi­si­tan­tes del ul­tra­ja­do y mal­que­ri­do pla­ne­ta, con la di­fe­ren­cia, uno que otro de los que han con­ta­do con la ayu­da di­vi­na, o el to­que­ci­to de la bue­na dis­ci­pli­na, o de quie­nes han re­ci­bi­do el apo­yo de los apor­tes he­re­di­ta­rios pa­ra su­pe­rar la ba­rre­ra del si­glo, cla­ro que sin acer­car­se, nin­guno de los an­te­rio­res, ni de vai­nas, a la mar­ca mun­dial es­ta­ble­ci­da por Ma­tu­sa­lén, el abue­lo de Noé, ilus­tre Pa­triar­ca Ju­dío, pues, se­gún las sa­gra­das es­cri­tu­ras du­ró 969 años y les to­có matarlo a ga­rro­te, co­mo lo cuen­tan las ma­las len­guas, pues­to que no que­ría mo­rir­se por nin­gu­na cau­sa, mo­ti­vo, ra­zón o cir­cuns­tan­cia.

Her­mo­sa y úni­ca es la opor­tu­ni­dad de vi­vir, des­de lue­go, acep­tan­do los im­pre­de­ci­bles al­ti­ba­jos de la suer­te, las múl­ti­ples opor­tu­ni­da­des pa­ra bien o pa­ra mal, al­gu­nas fa­bri­ca­das al azar, hay de las que su­pues­ta­men­te vie­nen mar­ca­das por el des­tino y tam­bién aque­llas cuan­do por ter­que­dad le acer­ca­mos más aque­zas al cuer­po, en n, di­chas va­ria­bles que por prin­ci­pios bio­ló­gi­cos, ge­né­ti­cos o arrai­gos

a la pro­pia es­tir­pe, con o sin fun­da­men­tos re­li­gio­sos, son las que nos de­jan en ter­mi­na­les o ae­ro­puer­tos im­pro­vi­sa­dos, lis­tos pa­ra em­pren­der el via­je que no tie­ne re­gre­so; y es que es­te em­bar­que sin nin­gu­na otra op­ción a es­qui­var la par­ti­da, dis­pues­to al abor­da­je en la es­ta­ción de los adio­ses por los que nal­men­te uno se va sin otas, sin tre­nes o sin bar­cos, no de­ja al­ter­na­ti­va. Lo cier­to es que cuan­do sue­na el cla­rín de re­ti­ra­da y dan la or­den de aban­do­nar el mun­do, mis que­ri­dos pa­sa­je­ros y com­pa­ñe­ros de pa­san­tías, no hay ma­ne­ra de ba­jar­nos de esa im­pla­ca­ble na­ve blin­da­da a la con­si­de­ra­ción de su­pli­cas con na­da ni con na­die. Se par­te y pun­to sin que ha­ya vuel­ta atrás, así el se­ña­la­do re­nie­gue o pa­ta­lee por no lle­var las pas­ti­lli­tas del ma­reo, o las vian­das por si aca­so en la tra­ve­sía lo aco­sa el ape­ti­to o por­que le da mu­cho pe­sar aban­do­nar a la ma­mi­ta, o a sus hi­jos, re­vuél­quen­se los que­jum­bro­sos y con­chu­dos que no al­can­za­ron a pa­gar las deu­das o al­gún asun­to pen­dien­te cuan­do en sus ra­tos li­bres se hi­cie­ron los pen­de­jos y a tal ra­zón no cum­plie­ron o de­ja­ron ta­reas in­con­clu­sas. Lle­ga­da la ho­ra del duelo ho­ri­zon­tal, la de­cla­ra­to­ria es bru­tal, mor­tal di­ría yo: Má­xi­mo vein­ti­cua­tro ho­ras pa­ra los llo­ri­queos y de ahí en ade­lan­te a en­te­rrar al pa­cien­te de in­me­dia­to por­que se nos api­cha la víc­ti­ma.

Por lo an­te­rior y co­mo al­ter­na­ti­va pa­ra amor­ti­guar un ins­tan­te las obli­ga­to­rias des­pe­di­das, le in­vi­to a us­ted y a mu­chos más pa­ra que a par­tir de ya prac­ti­que­mos el ejer­ci­cio de sa­bo­rear la are­pi­ta que nos po­de­mos co­mer hoy, en vir­tud que a lo me­jor ese bo­ca­di­to, de no dis­fru­tar­lo aho­ra, lo pue­de ve­nir de­vo­ran­do el ve­cino o cual­quier opor­tu­nis­ta de los que abun­dan por do­quier, sin des­co­no­cer al bu­ró­cra­ta hol­ga­zán que siem­pre vi­ve a des­pen­sa del tra­ba­jo ajeno.

Cues­ta y mu­cho so­pe­sar la reali­dad, la de te­ner muy cla­ro que aquí es­ta­mos de pa­sa­da; de análo­ga ma­ne­ra fas­ti­dia acep­tar el jue­go vo­lá­til del ca­len­da­rio, ese mal­di­to ho­ra­rio que po­co a po­co nos con­vier­te en re­cuer­do co­mo in­su­mo pa­ra que otros vi­si­tan­tes y nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ocu­pen nues­tro es­pa­cio. Sin pre­sun­cio­nes ni egoís­mos, así sea a re­ga­ña­dien­tes, te­ne­mos que aban­do­nar la vi­da sin lle­var­nos na­da, pe­ro, apun­tán­do­le a la ló­gi­ca del des­pla­za­mien­to, sa­bien­do ri­cos y po­bres que no hay pre­tex­tos que val­gan pa­ra eva­dir la cir­cu­la­ción por el pla­ne­ta, ni tra­ta­dos que de­ten­gan a esa ti­ra­na, ma­tro­na de pro­pios y ex­tra­ños, por­que he vis­to pe­lear a los san­tos por por­cio­nes de pan y de tie­rra, por amor y por go­tas de agua, por de­fen­der la in­mor­ta­li­dad de la exis­ten­cia, por ama­man­tar in­tere­ses pres­ta­dos, por afán de po­der y de fuer­za; los he ob­ser­va­do lu­char con­tra el tiem­po, ha­cién­do­le opo­si­ción a los vien­tos, y es que hay mu­chos con an­sias de triun­fo, pe­ro no vis­lum­bra el que lle­gue has­ta ella, la se­ño­ra que vis­te de ne­gro, la cul­pa­ble de tan­tas des­gra­cias, la due­ña ab­so­lu­ta del mun­do, la enemi­ga im­pla­ca­ble del hom­bre, la ase­si­na del ger­men hu­mano, y aun­que es tar­de em­pe­zar la ba­ta­lla, es de cuer­dos ad­mi­tir la ley de los con­tra­rios, se ten­gan con­vic­cio­nes o no, exis­ta el cie­lo pa­ra los bue­nos o aque­lla ca­sa gran­de don­de se alo­jan los de­mo­nios que atien­den a los im­píos. Con fun­da­men­to en mi dis­pa­ra­ta­do plan­tea­mien­to, se pien­se en el pre­mio o el cas­ti­go, al nal de los tiem­pos, ayú­den­me, me­jor, bus­que­mos, to­dos, una fór­mu­la pa­ra de­rro­tar por n a la muer­te que nos lle­va a re­jo ha­cia los des­pe­ña­de­ros del ol­vi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.