Ta­rea de Vi­da (II)

La Opinión - Imágenes - - Poesía - Mer­ce­des Cor­tés Gam­boa

QUIE­RO SER UN LU­CE­RO

Sur­gí del Océano, sur­gí de la na­da sur­gí de la eter­ni­dad!

No sé cuán­do se unie­ron mil des­ti­nos, no sé a qué ho­ras se jun­ta­ron dos go­tas de agua pa­ra em­pe­zar a vi­vir!

¡Oh Se­ñor! gra­cias por el mi­la­gro de na­cer! ¡Gra­cias por la luz de un nue­vo día!

Quie­ro, se­ñor, ser un lu­ce­ro que ama­ne­ce, ¿Se­rá mu­cho pe­dir­te?

Me so­me­to a ti, has de mi lo que quie­ras, es tan be­llo ser un lu­ce­ro!

Un lu­ce­ro son­ríe, cen­te­llea y ti­ti­la,

un lu­ce­ro des­pi­de ti­bios ra­yos,

un lu­ce­ro re­ga­la fue­go y pi­de fue­go,

un lu­ce­ro vi­ve las no­ches y los días,

un lu­ce­ro ama, Se­ñor.

¡Quie­ro ser un lu­ce­ro que ama y es ama­do!

LE­TI­CIA

Tu grá­cil fi­gu­ra evo­co so­ña­do­ra...

De tu ima­gen, vie­nen a mí los re­cuer­dos.

De nin­fas her­mo­sas re­vi­ves pa­sa­dos, de es­tre­llas do­ra­das de­te­ni­das en el cie­lo.

¿Qué te pa­sa ami­ga cuan­do tu sem­blan­te ri­co en to­dos los ma­ti­ces pa­seas en real ca­rro­za?

Pri­sio­ne­ra es­tás en un cas­ti­llo de nos­tal­gias! In­quie­ta siem­pre, pa­seas tu va­go mi­rar...

¿Cuán­do de tu al­ma Le­ti­cia, desata­rá el des­tino sus la­zos?

PRI­ME­RA FE­LI­CI­DAD

¡Fe­li­ci­dad! Te es­toy es­pe­ran­do to­da una vi­da, ¿Qué vo­lá­til eres que no te pue­do al­can­zar?

Te sue­ño mil ve­ces, te ten­go en mis ma­nos y te es­ca­pas tal vez rién­do­te de mí.

Te es­pe­ro una vi­da y no tar­das un mi­nu­to, de­mo­ras un sol y una lu­na, es­pe­ro y con­tem­plo del hi­lo de la lu­na al ple­ni­lu­nio, veo pa­sar mil so­les lu­mi­no­sos y ti­bios... Con­tem­plo in­fi­ni­ta­men­te el ca­mi­nar de las es­tre­llas,

¿Qué es­pe­ras de mí, fe­li­ci­dad?

Quie­ro vi­vir­te, te­ner­te jun­to a mi co­ra­zón, sen­tir real­men­te tu vi­vir ya no so­ñan­do, ha­cia ti alar­go in­men­sa­men­te los bra­zos, mis ma­nos cla­man por aca­ri­ciar­te!

¿Por qué te ríes de mí?

¿Por qué hu­yes y te es­con­des? No me desafíes, ¿Aca­so no crees en mí?

Te pa­go en la mis­ma mo­ne­da y me sien­to de nue­vo a so­ñar dul­ce­men­te, se­re­na­men­te... es­pe­rán­do­te! ven, ven a mi re­ga­zo tierno y cá­li­do

SE­GUN­DA FE­LI­CI­DAD

Fe­li­ci­dad, te ten­go en mis ma­nos, no ne­ce­si­to pa­la­bras pa­ra de­cir­te cuan fe­liz soy, ne­ce­si­ta­ría mil ros­tros pa­ra ex­pre­sar mi son­ri­sa, lle­gas­te co­mo lle­gan las co­sas gran­des, tan­tas ve­ces so­ña­das, tan­tas ve­ces es­pe­ra­das... Vis­tes tra­je lu­mi­no­so de es­pe­ran­za rea­li­za­da, lle­gas­te, que­da­men­te, ines­pe­ra­da­men­te, dul­ce­men­te, tra­yen­do tras de ti, lu­ces de es­tre­llas, tí­mi­das bri­sas, re­pi­car de cam­pa­nas!

Te ten­go y em­pie­zo a te­jer mi ma­de­ja de en­sue­ño so­bre sue­ño rea­li­za­do! ¡Fe­li­ci­dad! ¡Ple­ni­tud!

Te ten­go en mis ma­nos y te re­ten­dré pa­ra siem­pre; te guar­da­ré ce­lo­sa, co­que­ta, con­fia­da, tra­ta­ré de alar­gar­te in­de­fi­ni­da­men­te….

Sin mal­gas­tar­te...

De ilu­sión en ilu­sión, de es­pe­ran­za en es­pe­ran­za,

“vi­vien­do ca­da mo­men­to en su mo­men­to”.

ES­PE­RAN­DO LA FE­LI­CI­DAD

¿Qué ha­ces ahí pa­ra­do es­pe­ran­do la fe­li­ci­dad vien­do pa­sar su ima­gen fe­liz, vo­lá­til, mohí­na?

En las tan­tas ve­ces que ha­bla­mos, me con­ta­bas de tu es­pe­ra, de tu im­pa­cien­te es­pe­ra. Veías el país de tus sue­ños do­ra­dos son­reír...

El ha­da de tus sue­ños dul­ce­men­te es­pe­rán­do­te. En las tan­tas ve­ces que te co­no­cí dia­lo­gan­do, me con­mo­vió tan­to la ter­nu­ra de tu co­ra­zón, el le­jano mi­rar de tus ojos, el cá­li­do con­tac­to de tus ma­nos, tu sem­blan­te ri­sue­ño ca­si im­pre­ci­so ....

¿Qué ha­ces ahí pa­ra­do es­pe­ran­do la fe­li­ci­dad?

¿Se ha­brá aca­so pro­pa­sa­do tu im­pa­cien­te es­pe­ra? No sé, es tan fá­cil y tan di­fí­cil al­can­zar­la.

A ve­ces cla­ma­mos por ella y nos mi­ra in­de­fi­ni­ble­men­te. Va pa­san­do, va gi­ran­do co­mo una rue­da lo­ca, va to­can­do con la pun­ta de sus alas mil des­ti­nos, ten­ta­do­ra, ri­sue­ña, ju­ve­nil ....

As­tu­ta e im­pía, bus­can­do al me­jor pos­tor.

MI­RAN­DO LA CIU­DAD

So­bre un te­lón de pla­ta, veo emer­ger tu fi­gu­ra, al fon­do un cas­ti­llo va­lien­te se yer­gue, im­po­nen­te co­mo una for­ta­le­za ....

Las chi­me­neas res­pi­ran el hu­mo can­sa­do .... Al río han ido las go­tas cá­li­das del su­dor de una fren­te ago­bia­da. Vuel­vo a mi­rar la le­ja­nía .... el río, el mar, el in­fi­ni­to...

! Mis ideas vie­nen y van, se me­cen con la bri­sa, se ca­lien­tan con el Sol! Se de­tie­nen, se es­ca­pan ....

Ayer se com­pra­ron es­cla­vos, hoy se ven­den hom­bres li­bres!

Mis ideas se ba­lan­cean con las olas ... Re­gre­san al pa­sa­do ....

Ayer se lá­ti­go al in­dio...

¡Hoy vol­ve­mos a ser es­cla­vos!

Di­rec­tor Emé­ri­to: Eus­tor­gio Col­me­na­res B. Di­rec­tor: Jo­sé Eus­tor­gio Col­me­na­res Os­sa Edi­tor: Juan Pa­bón Her­nán­dez. Asis­ten­te de edi­ción: Ós­car Gue­va­ra. Di­se­ño y Dia­gra­ma­ción: Ma­ría Ca­ro­li­na Suá­rez Gar­cía IM­PRE­SO EN LA RO­TA­TI­VA DE LA OPI­NIÓN / Tel: 5829999 [email protected]­pi­nion.com.co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.