Las sie­te ma­ra­vi­llas

La Opinión - Mundo Infantil - - Infantil -

Hoy te na­rra­mos una sen­ci­lla historia, que po­drás com­par­tir con tu fa­mi­lia y com­pa­ñe­ros, ex­po­nien­do tus ar­gu­men­tos: Desean­do com­par­tir con sus dis­cí­pu­los, cier­to día un pro­fe­sor pi­dió a su gru­po de es­tu­dian­tes enu­me­rar lo que con­si­de­ra­ban las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do; aun­que ha­bía desacuer­dos, la si­guien­te lis­ta fue la que con­si­guió la ma­yo­ría de los vo­tos: 1. Las Pi­rá­mi­des de Egip­to 2. El Taj Maha­jal 3. El Gran Ca­ñón del Co­lo­ra­do 4. El Ca­nal de Pa­na­má 5. Las Ca­ta­ra­tas de Niá­ga­ra 6. La Ca­te­dral de San Pe­dro 7. La Mu­ra­lla Chi­na.

Es­tas ma­ra­vi­llas al­ter­na­ron ho­no­res con la igle­sia de San Ba­si­lio, en la Pla­za Ro­ja de Mos­cú; la torre Eif­fel en Pa­rís, Pe­tra en Jor­da­nia, Ma­chu Pic­chu, en Pe­rú, y la zo­na ar­queo­ló­gi­ca de Chi­cén It­zá en la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, Mé­xi­co; el Cris­to Re­den­tor de Rio de Ja­nei­ro, o el Co­li­seo ro­mano, pa­ra enu­me­rar so­lo al­gu­nas.

Mien­tras re­co­lec­ta­ba los vo­tos, el pro­fe­sor se dio cuen­ta que un es­tu­dian­te no ha­bía su­ge­ri­do na­da; in­me­dia­ta­men­te le pre­gun­tó si te­nía al­gún in­con­ve­nien­te con su lis­ta.

El jo­ven le con­tes­tó: sí, un po­co; no po­dría es­co­ger, ¡por­que exis­ten tan­tas ma­ra­vi­llas!El pro­fe­sor di­jo: bien, si nos di­ces lo que tie­nes, pro­ba­ble­men­te po­dría­mos ayu­dar­te…

El jo­ven va­ci­ló, y des­pués di­jo: Pien­so que las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do son: Po­der ver Po­der to­car Po­der oír Po­der sen­tir Po­der reír Po­der oler Y so­bre to­do, po­der amar.

El sa­lón que­dó to­tal­men­te en si­len­cio, y se po­dría es­cu­char la caí­da de un al­fi­ler. Esas co­sas que pa­sa­mos por al­to co­mo sim­ples y co­mu­nes son en reali­dad ma­ra­vi­llas; es­to nos re­cuer­da que las co­sas más pre­cio­sas de la vi­da, ¡son re­ga­los que Dios nos ha da­do!

No ol­vi­de­mos que el amor co­mo va­lor es la fuer­za que nos im­pul­sa ha­cia el bien; nos pro­du­ce fuer­za, paz, tran­qui­li­dad, ale­gría y bie­nes­tar. “Ama has­ta que te due­la. Si te due­le bas­tan­te, es bue­na se­ñal,” de­cía la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.