¡ Año nue­vo, vi­da nue­va!

La Opinión - Mundo Infantil - - Portada -

En los sa­lu­dos que to­dos com­par­ti­mos con fa­mi­lia­res y ami­gos por la lle­ga­da de un nue­vo año, siem­pre desea­mos lo me­jor, y en mu­chos ca­sos no­so­tros mis­mos nos de­ci­mos: “Año nue­vo vi­da nue­va”, aun­que sa­be­mos que nues­tra vi­da no cam­bia­rá por el me­ro he­cho de cam­biar el nú­me­ro del año.

Pe­ro si po­de­mos ex­pe­ri­men­tar cam­bios po­si­ti­vos que me­jo­ren nues­tros días, y es­te es un tiem­po pro­pi­cio pa­ra ha­cer ba­lan­ces del que ter­mi­nó, y pro­po­ner­nos me­jo­rar al­gu­nas ac­ti­tu­des pa­ra ob­te­ner óp­ti­mos re­sul­ta­dos; ¿Y qué me­jor re­sul­ta­do que ser fe­li­ces?

Se­ma­nal­men­te Mun­do In­fan­til te ofre­ce pá­gi­nas de­di­ca­das a re­fle­xio­nar so­bre los va­lo­res que en­no­ble­cen la exis­ten­cia, por­que es­tá com­pro­ba­do que la per­so­na que los prac­ti­ca tie­ne fe­li­ci­dad; te­nién­do­los co­mo prin­ci­pio de tus sen­ti­mien­tos y de tu com­por­ta­mien­to, hoy te in­vi­ta­mos a pen­sar so­bre la ne­ce­si­dad de vi­vir con ale­gría; sa­be­mos que en to­do ca­so ha­brá di­fi­cul­ta­des, y co­sas que pre­fe­ri­ría­mos que fue­ran di­fe­ren­tes. Ser ale­gre no es es­tar siem­pre rién­do­nos, ni qui­tan­do im­por­tan­cia a las co­sas se­rias que de­be­mos afron­tar.

La ale­gría es una de las emo­cio­nes que to­dos ex­pe­ri­men­ta­mos en nues­tra vi­da; se des­cri­be co­mo un es­ta­do in­te­rior, fres­co y luminoso, ge­ne­ra­dor de bie­nes­tar ge­ne­ral, al­tos ni­ve­les de ener­gía, y una po­de­ro­sa y po­si­ti­va dis­po­si­ción. La ale­gría es un sen­ti­mien­to o va­lor; es la ac­ción cons­truc­ti­va, que pue­de ser per­ci­bi­da en to­da per­so­na, sien­do así que quien la ex­pe­ri­men­ta, la re­ve­la en su apa­rien­cia, len­gua­je, de­ci­sio­nes y ac­tos. ¡La ale­gría no se pue­de di­si­mu­lar!

Es el es­ta­do de áni­mo más con­for­ta­ble por el cual po­de­mos pa­sar, y la po­si­bi­li­dad de mos­trar una ca­ra con­tra­ria a la que se es­pe­ra de no­so­tros cuan­do no nos va bien, y te­ne­mos con­flic­tos o con­tra­rie­da­des; pe­ro si te­ne­mos es­pe­ran­za y con­fian­za en que sal­dre­mos ade­lan­te, la ac­ti­tud ale­gre y tran­qui­la es la ma­ne­ra de de­cir­le a la vi­da que las equi­vo­ca­cio­nes, las di­fi­cul­ta­des y los pro­ble­mas no tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra, y que nos que­dan fuer­zas pa­ra se­guir lu­chan­do, pues sa­be­mos que des­pués de la tem­pes­tad viene la cal­ma; ¡te­ne­mos mu­chas co­sas bue­nas, y ven­drán co­sas ma­ra­vi­llo­sas por vi­vir! La ale­gría me­jo­ra la sa­lud, y viene de la mano del op­ti­mis­mo…

Mu­chos es­tu­dios e in­ves­ti­ga­cio­nes afir­man la im­por­tan­cia de la ale­gría en nues­tra ca­li­dad de vi­da, ya que una ac­ti­tud ale­gre nos ha­ce sen­tir fe­li­ci­dad, y nos for­ta­le­ce; es­tá com­pro­ba­do que una me­jor ac­ti­tud in­flu­ye pa­ra que dis­fru­te­mos más y me­jor ca­da ins­tan­te de la vi­da.

Es muy com­pli­ca­do me­dir el ni­vel de ale­gría que una per­so­na tie­ne, pe­ro los ges­tos y ac­ti­tu­des lo de­mues­tran; ló­gi­ca­men­te no se tra­ta de vi­vir rién­do­nos a car­ca­ja­das, can­tan­do y bai­lan­do; no acep­tar ni en­men­dar los erro­res co­me­ti­dos, ni ac­tuar in­sen­si­ble­men­te an­ta el su­fri­mien­to de las per­so­nas que ama­mos; se tra­ta de asu­mir la vi­da ple­na­men­te cons­cien­tes del mo­men­to que vi­vi­mos, con ac­ti­tud tran­qui­la y ale­gre que se­re­pre­sen­te cla­ra­men­te en nues­tro cuer­po y ca­ra: la son­ri­sa, los ojos ilu­mi­na­dos, los ges­tos ami­ga­bles y to­do un con­jun­to de pos­tu­ras o ac­ti­tu­des cor­po­ra­les lo de­mues­tran.

Nues­tra ale­gría se for­ta­le­ce con la com­pa­ñía de se­res que­ri- dos, es­for­zán­do­nos en los pro­yec­tos que que­re­mos al­can­zar, tra­tan­do de co­no­cer­nos me­jor, y ac­tuan­do en con­se­cuen­cia; cui­dan­do nues­tra sa­lud, dan­do amor y ayu­dan­do a los de­más a la me­di­da de nues­tras ca­pa­ci­da­des; to­dos ele­men­tos con­tri­bu­yen a nues­tra ale­gría y la pue­den con­ver­tir en há­bi­to per­ma­nen­te; ¿te has da­do cuen­ta de la sen­sa­ción tan agra­da­ble que sen­ti­mos cuan­do com­par­ti­mos con per­so­nas ale­gres?

La ale­gría es muy im­por­tan­te pa­ra ha­cer de nues­tra exis­ten­cia al­go a dis­fru­tar en lu­gar de su­frir; ¡La vi­da no es un “va­lle de lá­gri­mas”!.En es­te año que es­ta­mos ini­cian­do, ponte co­mo pro­pó­si­to vi­vir con ale­gría, y lu­cha ca­da día por ha­cer­lo reali­dad; es­ta se­rá de­fi­ni­ti­va­men­te la for­ma en que pue­das de­cir con pro­pie­dad; ¡Año nue­vo, vi­da nue­va!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.