La vi­si­ta de los Re­yes Ma­gos

La Opinión - Mundo Infantil - - Portada -

Ha­bía una vez, ha­ce mu­chos años, tres re­yes que ade­más de ser muy sa­bios, eran ca­pa­ces de leer e in­ter­pre­tar las es­tre­llas. Uno vi­vía en Eu­ro­pa, otro en Asia y otro en Áfri­ca y los tres pa­sa­ban no­ches y no­ches mi­ran­do las es­tre­llas, lo que nin­guno sa­bía es que una de ellas cam­bia­ría su vi­da por com­ple­to.

Un buen día, Mel­chor el rey eu­ro­peo, de lar­ga bar­ba blan­ca, tan lar­ga co­mo su in­te­li­gen­cia, es­ta­ba mi­ran­do las es­tre­llas des­de su pa­la­cio.

De pron­to vio una es­tre­lla fu­gaz, que se de­tu­vo arri­ba en el fir­ma­men­to y bri­lló más que las de­más.

Mel­chor se sin­tió tan in­tri­ga­do que de­ci­dió en­ca­mi­nar­se ha­cia el ho­ri­zon­te pa­ra ver­la más cer­ca. Ca­bal­gó so­bre su ca­me­llo y par­tió de via­je.

Gas­par, rei­na­ba en Asia, sus ca­be­llos y bar­ba eran cas­ta­ños y, co­mo Mel­chor era un hom­bre de gran sa­bi­du­ría.

Él tam­bién vio la es­tre­lla des­de su cas­ti­llo y sin pen­sar­lo dos ve­ces, mon­tó so­bre su ca­me­llo y em­pren­dió la mar­cha tras la pre­cio­sa luz. En Áfri­ca, otro rey fa­mo­so por sus pre- dic­cio­nes as­tro­ló­gi­cas, se en­con­tra­ba mi­ran­do el fir­ma­men­to. Su nom­bre era Baltasar y so­bre él se po­só tam­bién la bri­llan­te es­tre­lla. Mel­chor co­rrió a sus es­ta­blos, mon­tó a lo­mos de su ca­me­llo y se en­ca­mi­nó tras la bri­llan­te es­tre­lla. Al ca­bo de unos días de via­je, los tres re­yes se en­con­tra­ron en el ca­mino; to­dos co­men­za­ron a ha­blar del fir­ma­men­to y de aque­lla nue­va es­tre­lla que les atraía po­de­ro­sa­men­te. Los tres lle­ga­ron a la mis­ma con­clu­sión: la es­tre­lla les lle­va­ría al na­ci­mien­to de un nue­vo rey, el Rey de re­yes. To­dos es­tu­vie­ron de acuer­do que ne­ce­si­ta­ban lle­var re­ga­los dig­nos de su per­so­na. Mel­chor de­ci­dió pues lle­var oro, Gas­par in­cien­so y Baltasar mi­rra, los me­jo­res pre­sen­tes de la épo­ca. Tras un lar­go via­je los Re­yes Ma­gos lle­ga­ron has­ta Be­lén, jus­to allí don­de se ha­bía po­sa­do la es­tre­lla y en­con­tra­ron con gran ale­gría y tal y co­mo ha­bían pen­sa­do un be­bé, con su ma­dre Ma­ría y su pa­dre, Jo­sé. Mel­chor, Gas­par y Baltasar, se pu­sie­ron de ro­di­llas fren­te al pe­se­bre don­de dor­mía el Ni­ño y pu­sie­ron los re­ga­los a sus pies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.