La amis­tad

Las va­ca­cio­nes con Juan

La Opinión - Mundo Infantil - - Portada -

Ya era miér­co­les, des­de el do­min­go es­tá­ba­mos con mis pa­dres en una ca­si­ta her­mo­sa en la pla­ya, a una cua­dra del mar. La abue­la Cora es­ta­ba con no­so­tros. Ella vi­ve en su apar­ta­men­to, pe­ro to­dos los ene­ros, de los 12 que ya ten­go, se va de va­ca­cio­nes con no­so­tros. Es lin­do que la abue­la nos acom­pa­ñe, prin­ci­pal­men­te por­que en la no­che es ella la que co­ci­na esas ri­quí­si­mas pi­zas, que con mi her­ma­na Sara de­vo­ra­mos.

Es­ta­ba en la baranda po­nién­do­me al día con mis ami­gos por chat, ¡Cuán­tas co­sas pa­sa­ron des­de el vier­nes! El olor­ci­to de la tor­ta en el horno me des­con­cen­tra­ba, cuan­do al­go me des­orien­tó…, mi ca­be­za se sa­cu­dió fuer­te­men­te y to­do vo­ló. Des­pués en­ten­dí que el que vo­lé fui yo, por­que lo que me sa­có de la si­lla fue un tre­men­do pe­lo­ta­zo.

Me le­van­té en­fu­re­ci­do y gri­té:

_ ¡Sa­raaa! Mi ma­dre res­pon­dió des­de la ha­ma­ca: _Es­tá en el ba­ño, Manuel. Mi­ré a to­dos la­dos, na­da ha­bía allí, na­die an­da­ba por allí. Lla­mé a Za­ku­ra, el pe­rro, lo mi­ré, im­po­si­ble que seas vos, pen­sé. Re­gre­sé a mi im­por­tan­te ta­rea de po­ner­me al día con la ba­rra. De­jé la pe­lo­ta en la si­lla es­pe­ran­do que al­guien vi­nie­ra por ella.

De a ra­ti­tos la mi­ra­ba, co­mo pre­gun­tán­do­le, ¿De dón­de sa­lis­te vos? No tu­ve que es­pe­rar mu­cho pa­ra des­cu­brir el mis­te­rio. No ha­bían pa­sa­do cin­co mi­nu­tos cuan­do es­cu­ché la vos de la abue­la:

-Manuel, ¿Encontraste una pe­lo­ta en el pa­tio?

– Voy – gri­té, al tiem­po que la to­ma­ba y ca­mi­na­ba al fren­te arras­tran­do las chi­ne­las. Ahí es­ta­ba, un se­ñor enor­me con ca­ra muy se­ria me mi­ra­ba fi­ja­men­te, de­trás de él se aso­mó tí­mi­da­men­te Juan, mi com­pa­ñe­ro de gra­do 5. ¡Cuán­tos años que no lo veía, más de 5 años! Des­de aque­lla fies­ta de fin de cur­sos que bai­la­mos dis­fra­za­dos co­mo duen­des.

Es­ta­ba muy gor­do y ca­si ni me mi­ró. La abue­la ha­bla­ba sin pa­rar, ma­má aco­ta­ba al­gu­na pa­la­bra mien­tras pa­pá en­ta­bla­ba una con­ver­sa­ción cohe­ren­te con Joa­quín, el pa­dre de Juan. Tí­mi­da­men­te le al­can­cé la pe­lo­ta y él sin men­cio­nar pa­la­bra la to­mó. Des­pués de unos mi­nu­tos la reunión se ter­mi­nó, Juan y su pa­pá se ale­ja­ron ha­cia el por­tón des­pi­dién­do­se de to­dos. Me que­dé muy tris­te, lo mi­ra­ba y no po­día creer, an­tes éra­mos co­mo her­ma­nos.

De re­pen­te Juan se da la vuel­ta y me di­ce: Manuel

– ¿A qué ho­ra vas a la pla­ya ma­ña­na? ¿Va­mos jun­tos? -Si va­mos… ¿Que­res que­dar­te a co­mer la tor­ta de la abue­la aho­ra?

Juan se que­dó a co­mer, y ahí sí, em­pe­za­ron las va­ca­cio­nes pa­ra mí.

“Un ami­go es al­guien que te da to­tal li­ber­tad pa­ra ser tú mis­mo”. Jim Mo­rri­son

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.