Yin y Yang

La Opinión - Mundo Infantil - - Portada -

Hoy que­re­mos con­tar­te de al­go di­fe­ren­te; en­se­ñan­zas an­ces­tra­les que nos llegan des­de el otro la­do del mun­do: ¿Has oí­do ha­blar del Yin Yang? Es un fa­mo­so sím­bo­lo que re­pre­sen­ta el equi­li­brio per­fec­to, per­te­ne­cien­te a una doc­tri­na chi­na lla­ma­da Tao. Es­ta en­se­ñan­za re­li­gio­sa fue es­cri­ta por Lao Tsé ha­ce más de 5.000 años, y se con­vir­tió en re­li­gión en el si­glo II d. C; su esen­cia se en­cuen­tra en el Dao­de­jing, li­bro del ca­mino y la vir­tud.

El Yin Yang es un sím­bo­lo di­ná­mi­co que re­pre­sen­ta la con­ti­nua in­ter­ac­ción de dos ener­gías y su equi­li­brio: sim­bo­li­za la ar­mo­nía y la igual­dad, pues sin el Yin no po­dría exis­tir el Yang, y al re­vés; son com­ple­men­ta­rios, y en su ac­ción con­jun­ta se ge­ne­ra vi­da. No exis­te na­da opues­to en­tre ellos, pues el uno se con­vier­te en el otro. Cuan­do una de es­tas dos ener­gías lle­ga a su má­xi­ma ex­pre­sión, ini­cia la trans­for­ma­ción en su opues­to, tal co­mo lo re­pre­sen­ta su fi­gu­ra, ya que ca­da par­te con­tie­ne la se­mi­lla de la otra, El Yang con­tie­ne la se­mi­lla del Yin, tan­to co­mo el Yin con­tie­ne la se­mi­lla del Yang.

Esa ar­mo­nía y com­ple­men­ta­ción sig­ni­fi­ca, se­gún el Taoís­mo, que to­dos los fe­nó­me­nos per­te­ne­cen a Yin o a Yang, y que su com­pen­sa­ción man­tie­ne es­ta­ble el uni­ver­so, pues to­do con­for­ma una uni­dad ab­so­lu­ta, cam­bia­ble, y prin­ci­pio de to­do; plan­tea la dua­li­dad de lo exis­ten­te en el uni­ver­so, co­mo dos fuer­zas fun­da­men­ta­les opues­tas y com­ple­men­ta­rias, que se en­cuen­tran en to­das las co­sas. El Yin es el prin­ci­pio fe­me­nino, la tie­rra, la os­cu­ri­dad, y la pa­si­vi­dad. El Yang es el prin­ci­pio mas­cu­lino, el cie­lo, la luz, y la ac­ti­vi­dad.

En el Tao al la­do mas­cu­lino lo lla­man Yang, y es el sol, el día blan­co. El Yin es el fe­me­nino, la lu­na, la no­che, y es ne­gra. Aun­que sue­ne lo­co de­cir­lo, así sea­mos hom­bres o mu­je­res, to­dos te­ne­mos una par­te Yin y una Yang. To­dos te­ne­mos en nues­tro ce­re­bro el he­mis­fe­rio iz­quier­do que es el mas­cu­lino, y el de­re­cho, el fe­me­nino.

Es­to quie­re de­cir que el iz­quier­do es el en­car­ga­do de nues­tra par­te ana­lí­ti­ca, ra­cio­nal, ló­gi­ca, ma­te­má­ti­ca, or­ga­ni­za­ti­va y di­ri­gen­te. Por el con­tra­rio, o me­jor, co­mo com­ple­men­to, el de­re­cho tie­ne que ver con la in­tui­ción, la crea­ti­vi­dad, lo sim­bó­li­co, el ar­te, la pro­tec­ción, las emo­cio­nes, los sue­ños…

El Yin Yang tam­bién re­pre­sen­ta la ener­gía de la re­no­va­ción por me­dio de ci­clos: fí­ja­te que su for­ma cir­cu­lar y su gra­fis­mo nos mues­tran ele­men­tos que co­bran mo­vi­mien­to y se al­ter­nan. Sa­be­mos que el uni­ver­so es­tá com­pues­to por una na­tu­ra­le­za que se al­ter­na de ma­ne­ra cí­cli­ca; se en­cuen­tra en per­ma­nen­te equi­li­brio di­ná­mi­co que cam­bia pa­ra vol­ver a con­for­mar­se de nue­vo. ¡Am­bos se con­su­men y se ge­ne­ran mu­tua­men­te!

Se pue­de apli­car el con­cep­to al fluir del tiem­po, a las es­ta­cio­nes, al nor­te y al sur… Al me­dio­día, cuan­do el sol es­tá en lo más al­to, es com­ple­ta­men­te Yang, y la me­dia­no­che es com­ple­ta­men­te Yin; el atar­de­cer se­ría el Yang trans­for­mán­do­se en Yin y el ama­ne­cer el Yin trans­for­mán­do­se en Yang.

Tam­bién se pue­de apli­car a las es­ta­cio­nes: el ve­rano es Yang, el in­vierno es Yin, ca­da una va des­va­ne­cién­do­se has­ta con­ver­tir­se en la otra, den­tro de sus pro­pios tiem­pos. Sa­bi­du­ría in­fi­ni­ta de la crea­ción, plan­tea­da ma­gis­tral­men­te des­de an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.