La unión ha­ce la fuerza

La Opinión - Mundo Infantil - - Portada -

En una ci­vi­li­za­ción en la que la que se en­se­ña que la com­pe­ten­cia es la ba­se del triun­fo per­so­nal y de po­der al­can­zar me­tas, fre­cuen­te­men­te se ven ejem­plos de que la unión ha­ce la fuerza, y que el gran ob­je­ti­vo a al­can­zar so­lo lo lo­gra­re­mos cuan­do sea­mos ca­pa­ces de lu­char uni­dos. Es­ta es la pro­pues­ta que hoy que­re­mos trans­mi­tir­te, y te la ilus­tra­re­mos con dos anéc­do­tas que su­ce­die­ron en di­fe­ren­tes con­ti­nen­tes, pe­ro que de­mues­tran que, si de­ja­mos atrás nues­tro egoís­mo, la hu­ma­ni­dad ten­dría paz, y vi­vi­ría­mos felices…

Una an­tro­pó­lo­ga que tra­ba­ja­ba con una tri­bu afri­ca­na de­ci­dió or­ga­ni­zar un jue­go para de­jar su re­cuer­do en­tre los ni­ños cuan­do su tiem­po de per­ma­nen­cia con ellos ter­mi­na­ra; ella que­ría que los pe­que­ños ami­gui­tos la re­cor­da­ran con una son­ri­sa. Co­lo­có una ces­ta con fru­tas de­ba­jo del ár­bol más lin­do del lu­gar, y or­ga­ni­zó una ca­rre­ra; les di­jo a los ni­ños que el pri­me­ro que lle­ga­ra, po­dría co­mer­se to­da la fru­ta él so­lo. Pe­ro se que­dó muy sor­pren­di­da cuan­do todos los ni­ños se co­gie­ron de las ma­nos, y ca­mi­na­ron jun­tos ha­cia el ob­je­ti­vo; al lle­gar a él, se sen­ta­ron en el sue­lo y no pa­ra­ban de reír mien­tras com­par­tían los frutos de la ca­nas­ta.

In­ten­tan­do ave­ri­guar la ra­zón de su com­por­ta­mien­to, la an­tro­pó­lo­ga les pre­gun­tó por­qué ha­bían obra­do así, y los ni­ños res­pon­die­ron: Ubun­tu, ami­ga, ¿Có­mo uno de no­so­tros po­dría es­tar feliz, si los de­más es­tán tris­tes? Con es­ta res­pues­ta, ella en­ten­dió que, en­tre ellos, ja­más ha­bría com­pe­ten­cia, sino co­la- bo­ra­ción; la pa­la­bra Ubun­tu sig­ni­fi­ca “Soy quien soy, por­que so­mos todos no­so­tros”.

La an­tro­pó­lo­ga apren­dió de los ni­ños ese día que hay va­lo­res que no tie­nen na­da que ver con los avan­ces mo­der­nos, ni con las re­li­gio­nes de las per­so­nas, sino que es­tán pro­fun­da­men­te arrai­ga­dos en el es­pí­ri­tu co­lec­ti­vo de ci­vi­li­za­cio­nes que apa­ren­te­men­te son atra­sa­das, pe­ro de las que te­ne­mos mu­cho que apren­der… ¡Ubun­tu!

Otra experiencia real que re­afir­ma es­ta pro­pues­ta es la que se vi­vió ha­ce al­gu­nos años en una olim­pia­da de ni­ños es­pe­cia­les en Seattle (Es­ta­dos Uni­dos); allí, nue­ve par­ti­ci­pan­tes, todos con de­fi­cien­cia men­tal se ali­nea­ron para la sa­li­da de la ca­rre­ra de 100 me­tros pla­nos.

A la se­ñal, todos par­tie­ron, ca­da uno se­gún su ca­pa­ci­dad, pe­ro con el deseo de dar lo me­jor de sí, ter­mi­nar la ca­rre­ra y ganar el pre­mio. Todos ex­cep­to uno que tro­pe­zó, ca­yó al pi­so y co­men­zó a llorar. Los ocho com­pa­ñe­ros oye­ron su llan­to, dis­mi­nu­ye­ron el pa­so y mi­ra­ron ha­cia atrás; vie­ron al mu­cha­cho llo­ran­do, se de­tu­vie­ron y re­gre­sa­ron, ¡todos!

Una de las ni­ñas con sín­dro­me de Down se arro­di­lló, le dio un be­so y le di­jo: “No te preo­cu­pes, vas a ganar”. Y todos, los nue­ve com­pe­ti­do­res en­tre­la­za­ron los bra­zos y ca­mi­na­ron jun­tos has­ta la lí­nea de lle­ga­da.

El es­ta­dio en­te­ro se pu­so de pie, los aplau­sos du­ra­ron mu­chos mi­nu­tos y las per­so­nas que vi­vie­ron esa experiencia re­pi­ten esa his­to­ria una y otra vez; por­que en el fon­do, todos sa­be­mos que lo que real­men­te im­por­ta, más que ganar in­di­vi­dual­men­te, es ayu­dar a los de­más a ven­cer, aun­que eso sig­ni­fi­que dis­mi­nuir nues­tro pa­so, y cam­biar de rumbo, ya que el ver­da­de­ro sen­ti­do de la vi­da, es que todos ga­ne­mos jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.