Las me­du­sas

La Opinión - Mundo Infantil - - Portada -

No se pue­de ne­gar que la me­du­sa es una cria­tu­ra in­tere­san­te, pe­ro con mala fa­ma, pues para la ma­yo­ría de las per­so­nas son in­ti­mi­dan­tes. Una pi­ca­du­ra de me­du­sa es do­lo­ro­sa y pue­de re­sul­tar en in­fla­ma­ción y ar­dor, y pue­de ser fa­tal para los se­res hu­ma­nos de­pen­dien­do de la es­pe­cie; usa sus ten­tácu­los para pi­car. És­tos pue­den ser muy lar­gos y una per­so­na o cria­tu­ra vi­vien­te no tie­ne que es­tar en contacto cer­cano para ser pi­ca­do.

Un ha­llaz­go de res­tos fó­si­les mues­tra que las me­du­sas han es­ta­do en la Tie­rra por más de 700 mi­llo­nes de años, lo que las con­vier­te en una de las cria­tu­ras vi­vien­tes más an­ti­guas del mun­do.Vi­ven en los océa­nos; al­gu­nas cer­ca de la su­per­fi­cie, otras en el fon­do, en cual­quier tem­pe­ra­tu­ra, y son uno de los ani­ma­les más co­mu­nes en todos los ma­res.

No es ra­ro ver flo­tar so­bre las aguas del mar, o des­cu­brir so­bre la are­na de las ori­llas, unos glo­bos bri­llan­tes, trans­pa­ren­tes co­mo vi­drio que hu­bie­ra si­do in­fla­do por un mis­te­rio­so ar­tis­ta ma­rino. Si los to­ca­mos, una vio­len­ta sen­sa­ción de que­ma­du­ra nos qui­ta­rá to­do deseo de in­sis­tir en nues­tra in­ves­ti­ga­ción.

Se tra­ta de or­ga­nis­mos com­ple­jos que, a di­fe­ren­cia de los se­res hu­ma­nos, ca­re­cen de ce­re­bro, co­ra­zón y ex­tre­mi­da­des. Tie­nen una pro­di­gio­sa as­tu­cia para ca­zar a sus víc­ti­mas, gra­cias a su des­li­za­mien­to si­gi­lo­so. Ade­más, a sim­ple vista, pa­san inad­ver­ti­das por su cuer­po ca­si trans­pa­ren­te, con el 95% cons­ti­tui­do por agua. Una so­la me­du­sa pue­de li­be­rar óvu­los y es­per­ma por su cuen­ta; el pro­me­dio de vi­da de una me­du­sa de­pen­de de la es­pe­cie. Al­gu­nas vi­ven só­lo un par de ho­ras, otras lle­gan a vi­vir unos 6 me­ses, y al­gu­nas por lar­gos años.

Exis­ten más de 2.000 es­pe­cies de me­du­sas iden­ti­fi­ca­das por los ex­per­tos y se cree que exis­ten mu­chas es­pe­cies más en las pro­fun­di­da­des de los océa­nos; son in­ver­te­bra­dos sim­ples, su cuer­po es si­mé­tri­co, no tie­nen ce­re­bro, y se ba­san en re­cep­to­res ner­vio­sos para ayu­dar­se a so­bre­vi­vir. Se mue­ven ver­ti­cal­men­te por sus pro­pios me­dios, pe­ro su mo­vi­mien­to ho­ri­zon­tal es­tá con­tro­la­do por el vien­to y las co­rrien­tes ma­ri­nas.

Es­tos or­ga­nis­mos in­ver­te­bra­dos con forma de hon­go tie­nen una par­ti­cu­lar be­lle­za cuan­do se tras­la­dan con mo­vi­mien­tos rít­mi­cos, co­mo una som­bri­lla que se abre y se cie­rra; su cuer­po ge­la­ti­no­so se com­po­ne de una es­pe­cie de som­bre­ro o ca­pa­ra­zón con de­ce­nas de cé­lu­las ur­ti­can­tes - que ge­ne­ran úl­ce­ras y las­ti­man la piel hu­ma­na-, uti­li­za­das para ca­zar y de­fen­der­se. Cuen­tan, ade­más, con un fi­la­men­to en­ro­lla­do que se des­plie­ga para ata­car a sus víc­ti­mas in­yec­tán­do­les ve­neno.

Aun­que no lo pa­rez­can, son car­ní­vo­ras: pue­den ali­men­tar­se con pe­que­ños pe­ces y crus­tá­ceos, aun­que sue­len vi­vir a ba­se de planc­ton. En su ma­yo­ría son muy lin­das, pe­ro pe­li­gro­sas, por lo que es me­jor, “de­jar­las quie­tas”…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.